Análisis

Sound Shapes y su análisis con ritmo

Por Mercedes López
-

¿Quién dice que en la fusión de géneros ya está todo visto? Prepárate para disfrutar del primer “plataformas musical”, en el que el ritmo es tan importante como los saltos… y eso solo es el principio.

Si una cosa ha caracterizado a Sony desde su primera PlayStation, es que siempre ha apostado por los juegos distntos. Sí, ha respaldado los bombazos y sagas de éxito, pero sin dejar de ofrecer experiencias diferentes. En concreto, parece que el género musical siempre ha tenido un hueco especial y ahí están para demostrarlo Parappa the Rapper,

Un Jammer Lammy, Vib Ribbon o DJ FX & Scratch, por mencionar algunos ejemplos. Muchos de ellos no pasaban de ser meras curiosidades o experimentos, que pecaban de simples a la hora de jugar, aunque gracias a la distribución digital y PS Store hemos podido ver experiencias musicales con mucho más de juego, como Everyday Shooter o Sound Shapes, que llega en exclusiva a PS3 y PS Vita la próxima semana y que apuesta por combinar la jugabilidad clásica de las plataformas con la música…

Saltando al ritmo de Beck, Deadmau5…

La premisa inicial de Sound Shapes es muy sencilla: es un plataformas de desarrollo 2D en el que nos esperan 19 niveles con un un punto de partida y una meta, en los que debemos recoger monedas. Disponemos de un botón de salto y un de sprint, así como acciones especiales como “pegarnos” a determinadas paredes y techos.

El resto, es lo habitual: hay enemigos, disparos y zonas rojas que debemos evitar. ¿Y que es lo que hace especial a Sound Shapes? Pues que nosotros modificamos directamente el sonido: cada moneda que recojamos activa un sonido que nos acompañará durante parte del nivel, a los que hay que añadir los que puntualmente emiten las plataformas o enemigos que tocamos o cualquier otro elementos con el que interactuamos…

Hasta tal punto la música es importante que la presentación de los 5 mundos que ofrece el juego se realiza como si fueran un disco, siendo cada pista un nivel (incluso podemos hacer scratch en la pantalla de selección de nivel). Lo mejor de todo es que cada uno de estos “discos” o mundos está ambientado con la música de algunos artistas conocidos, como Beck, Deadmau5 o Jim Guthrie (conocido por la excepcional banda sonora del sobresaliente juego iPhone/Ipad Sword&Sorcery), permitiendo que la parte sonora sea de lo mejorcito del juego… pero no lo único.

Estética para todos los gustos

Cada uno de estos 5 mundos o discos, además, cuenta con un estilo gráfico diferente, que van desde los píxeles clásicos que rinden homenaje a clásicos como Asteroids o Space Invaders, pasando por las formas planas de colores vivos, los píxeles “modernos” de Superbrothers (los padres del mencionado Sword & Sorcery) o el look cómic de los temas de Beck.

Desde el punto de vista estético, todos los niveles tienen algo por lo que llaman la atención e incluyen dinámicas propias, como un minihomenaje a Arkanoid, bloques que debemos empujar para activar determinados interruptores… Aunque el objetivo siempre es llegar a la meta, en cada mundo siempre encontrarás algo nuevo que te dejará boquiabierto…

Además, superar los niveles tiene recompensa: desbloqueamos la siguiente del disco y, además, un set de objetos que podemos usar en el editor de niveles, el otro gran componente de Beat Shapes. Y es que gracias a su sencillo editor podemos crear infinitos niveles con los sonidos y elementos gráficos de los discos que componen la campaña. La mecánica para crear niveles es muy sencilla: en pantalla aparece una rejilla, sobre la que colocamos presionando en pantalla los sonidos de diferentes instrumentos (que serán las monedas a recoger) y efectos, para a continuación, poner los enemigos, los obstáculos y otros peligros, que incluso podemos ampliar y rotar con el panel táctil trasero. Todo muy, muy sencillo y, aunque se echan en falta opciones algo más profundas como poder elegir notas a la hora de crear la música, es más que suficiente para un “afiionado”.

Con el espíritu LittleBigPlanet

El editor es la excusa perfecta para sumarse al carro del “crea y comparte” de LittleBigPlanet y permite crear niveles prácticamente iguales a los que superarás en la campaña. Y es más, no faltan las opciones de comunidad para compartir los niveles con otros usuarios, probar los que creen otros jugadores, valorarlos o participar en ránkings online (se mide el tiempo tardado y las monedas recogidas).

Un detalle final que pone la guinda a un título que encantará a los amantes de los juegos musicales, pero que el resto puede encontrar un poco flojo y, sobre todo corto… pero por los 13 euros que cuesta, bien merece la pena probarlo. No te dejará indiferente porque nunca has probado nada parecido.

Valoración

Una curiosa propuesta que encantará a los fans de los juegos diferentes. Si disfrutaste con Parappa, Music, Everyday Shooter y otros “experimentos” musicales, seguro que te gustará.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Es “más juego” que otros títulos musicales. El editor es simple de usar. El estilo gráfico.

Lo peor

La campaña es realmente breve (tardarás unas seis horas en completarla como mucho).

Lecturas recomendadas