Virginia
Análisis

Virginia - Análisis del thriller indie que recuerda a Twin Peaks

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS4

¿Qué es Virginia? Me preguntaba mientras jugaba una y otra vez a la aventura interactiva que nos propone Variable State. Tras pasarme una y otra vez el thriller ambientado en los 90, puedo decir que Virginia es arte. Aquí os dejamos nuestro análisis de la aventura para que saquéis vuestras propias conclusiones.

A lo largo del año, es difícil encontrar juegos realmente innovadores y completamente nuevos. Un caso excepcional y especial es Virginia, un título que se aleja de las sagas anuales que pueblan estos meses los estantes de las tiendas y de los juegos más convencionales. Pero, ¿qué es Virginia? El título desarrollado por Variable State y distribuido por 505 Games nos propone vivir en nuestras carnes un thriller paranormal que bebe directamente de grandes series de la televisión de los 90 como Twin Peaks y Expediente X, así como de otras modernas como True Detective o películas como Fargo. De hecho, en ciertos momentos, parece escrito por el mismísimo David Lynch por su forma de narrar la historia que roza el auténtico surrealismo.

Virginia tiene muchas peculiaridades y de todas ellas os vamos a hablar en nuestro análisis. Pero, la más chocante y a la vez interesante, es que se trata de un juego completamente mudo, no hay diálogos entre los personajes, sólo gestos y miradas que lo dicen todo. Esto puede hacer que no sea un juego apto para todo tipo de paladares y que vaya dirigido más a aquellos jugadores que quieren experimentar con un arte como el de los videojuegos. Virginia no alardea de gráficos o mecánicas complicadas, Virginia es narratividad y dejarse llevar por el universo de la aventura.

Bienvenidos, novatos

Año 1992. George Bush y Boris Yeltsin acaban de poner fin a la Guerra Fría, Barcelona organiza los Juegos Olímpicos de Verano, Sevilla está en boca de todos con la Expo y Lucas Fairfax desaparece de su cuarto en Kingdom, Virginia. En la piel de Anne Tarvor, novata del FBI que acaba de graduarse en la academia, tendremos que investigar qué ha ocurrido con Lucas. No estamos solos, nos acompaña la experimentada agente Maria Halperin a la que le ha caído el marrón de asesorarnos en nuestro primer caso. Así comienza nuestro viaje por el idílico condado de Burgess hasta la aislada ciudad de Kingdom en Virginia, en la que nadie parece conocer los motivos de la extraña desaparición de Lucas Fairfax. A medida que vamos avanzando en nuestra investigación, la trama se complica y asuntos oficiales del FBI se entremezclan con el caso que tenemos que resolver. 

Y, hasta aquí, todo lo que podemos contar del argumento para no reventaros las sorpresas que nos ha preparado Variable State. Además, tampoco conviene que os contemos más ya que cada uno puede sacar sus propias conclusiones al final de la aventura. Virginia es un juego que te invita a comenzar el viaje en más de una ocasión para poder entender perfectamente sus saltos en el tiempo, sueños extraños y momentos oníricos. Su duración nos hará más fácil volver una y otra vez ya que completar la aventura interactiva nos llevará unas dos horas sin explorar mucho y algo más si nos detenemos en buscar sus coleccionables.

Un videojuego que es una experiencia artística

Sin duda, Virginia es un videojuego, pero no uno convencional, es un experimento. Este medio que nos divierte y entretiene cada día, también puede ser utilizado para ofrecernos contenidos más artísticos como ya vimos en The Witness, Everybody’s Gone to the Rapture, Gone Home o Abzû. Virginia es una de esas experiencias, una aventura que se centra exclusivamente en la narrativa y en interactuar con el entorno. Los directores nos cuentan la evolución de los personajes y la historia suprimiendo algunos acontecimientos. Esta técnica narrativa es muy utilizada en el cine, aunque en los videojuegos no la hemos visto tanto y puede confundir un poco al principio de nuestra partida. Pero, a medida que vas avanzando, te vas acostumbrando a saltar de una estancia a otra como si de una ensoñación se tratara. 

Dentro de este experimento que es Virginia, nos encontramos con la ausencia total de diálogo. Como os hemos avanzado antes, los personajes no hablan, todo el argumento nos lo cuentan con la expresión de los personajes, alguna carta perdida y los informes a los que tenemos acceso como agentes del FBI. Esto hace que tengas que estar todavía más alerta en la aventura, pendiente de una mala cara, un gesto, una mirada o un esbozo de sonrisa. La música se convierte en un elemento fundamental en el transcurso de la historia y es una magnífica acompañante. 

Las mecánicas de juego son sencillas, ya bastante tenemos con la trama. Desarrollada en primera persona, nuestra labora se basa en desplazarnos por los escenarios, buscar pistas e interactuar con algún objeto concreto. No es complicado saber por dónde ir ya que en la pantalla aparece un puntero que se agranda ligeramente cuando tenemos que prestar atención a un objeto. Lo cierto es que, en este apartado, todo está demasiado guiado y se echa en falta un poquito más de libertad a la hora de interactuar con objetos o personajes, incluso poder variar algo en el camino marcado y tomar alguna decisión. Pero, está claro que no es lo que pretendían con Virginia. 

Lo mismo os estáis preguntando si tenemos puzles o coleccionables pues sí y no, los rompecabezas son la propia trama que nosotros tenemos que ir desgranando en nuestra cabeza, mientras que sí hay algunos objetos como plumas, flores… que podemos coleccionar para hacer que salten trofeos. No son demasiados, pero hay que estar atentos porque se nos pueden pasar por alto en los escenarios. 

Virginia
Colecciona flores

Expresividad y deliciosa música

Me encantan las bandas sonoras sean de videojuegos, películas, musicales o teatro y, os aseguro que la de Virginia es una de las más bonitas que he escuchado en los últimos años. Ya de primeras llama la atención que la música compuesta por Lyndon Holland está interpretada por la Orquesta Filarmónica de Praga, pero una vez que empiezas a jugar, es ella la que te va hablando y guiando por la aventura interactiva. Te dan ganas de cerrar los ojos y dejar parado al personaje para disfrutar de cada nota y cada acorde es, simplemente, espectacular. Es digna de una película y no parece sacada de un videojuego indie. La música te habla y te ofrece toda clase de sensaciones: tensión, tranquilidad, acción, relax… incluso hay un claro homenaje a Twin Peaks en una de las composiciones. 

En cuanto al apartado gráfico, no pretende hacer grandes alardes, aunque está muy cuidado a nivel artístico. Virginia es un juego desarrollado con el motor gráfico Unity con estilo Cel Shading que destaca por la expresividad y las animaciones faciales de los personajes que son capaces de transmitir más allá de las palabras. 

Una aventura original y cautivadora

Virginia es un juego rompedor, complicado en muchos aspectos de la trama, pero que logra su objetivo de generar una experiencia de juego extraña y confusa. Realmente, cuando terminé las dos horas de partida no sabía que había pasado, tuve que volver a jugar una segunda vez para cerciorarme de si era real lo que había visto y así poder sacar una mejor conclusión. Todavía no tengo muy claro si lo que yo creo que sucedió es verdad o mentira y es que, esa es una de las grandezas de Virginia, tomar lo cotidiano y normal para luego retorcerlo. La aventura interactiva de Variable State es un título muy personal que nos habla de la amistad, lealtad, traición y la identidad sin una sola palabra. Un juego de lo más creativo que merece ser probado, aunque sea por curiosidad. Virginia ya está disponible por 9,99 euros para PS4, Xbox One, PC y Mac.

Virginia

Valoración

Una aventura interactiva personal y muy original que rompe con muchos esquemas establecidos en los videojuegos. Es un ejercicio artístico en toda regla y un juego que hay que probar aunque sea por curiosidad.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Una trama digna de David Lynch que te invita a repetir. Su lenguaje cinematográfico y diseño artístico son de lo más efectivos. Su maravillosa BSO.

Lo peor

Muy corto y demasiado guiado. El argumento puede resultar confuso en una primera partida. No poder interactuar con mayor número de objetos.

Lecturas recomendadas