Así son los procesadores Intel con gráfica AMD Radeon

Intel AMD

Perros y gatos. Nvidia y AMD. Intel y... AMD. Cada gran compañía suele tener otra de un tamaño similar con la que compite en el mismo segmento de productos. Durante años, Intel y AMD mantuvieron una gran batalla en el terreno de los procesadores hasta que Intel tomó la delantera absoluta en el campo de las CPU y AMD se mantuvo en un segundo plano mientras intentaba lidiar en el terreno de las gráficas contra Nvidia.

Los nuevos chips de Intel en Amazon

Ahora, ambos fabricantes están en un momento dulce ya que, Intel acaba de lanzar sus procesadores de octava generación y AMD ha vuelto, por fin, a la batalla por la gama alta tanto en procesadores (con la familia Ryzen) como en gráficas (con las nuevas Radeon RX Vega). Sin embargo, no todo es como el agua y el aceite y ya tenemos entre manos el procesador de Intel con GPU discreta de AMD.

Hace unas semanas os contamos que ambas compañías estaban trabajando en esta especie de superprocesador y ha sido en el CES de Las Vegas que acaba de comenzar el marco en el que dicha nueva CPU se ha presentado. Se trata de un chip que combina la arquitectura de CPU de la nueva generación de Intel y una GPU de AMD Radeon y, de los cinco modelos presentados, el más potente es el i7-8809G, un procesador que llegará hasta los 4,2 GHz y ofrecerá hasta 3,7 teraflops de potencia gráfica bruta.

Intel AMD
Necesitaremos nuevas placas para estos chips...

Además, la gráfica parece que tendrá 4 GB de memoria HBM2 y estos chips llegarán en dos configuraciones en función de la potencia y el consumo. La versión con gráficas RX Vega GL consumirá unos 65W y la versión GH unos 100W que, además, incorporan una configuración desbloqueada. Ahora bien, ¿para qué queremos este tipo de procesadores? Intel quiere apostar por los mini-ordenadores y convertibles 2 en 1 y con estos chips se aseguran una potencia sin precedentes en este tipo de dispositivos.

Chip Intel GPU AMD

Como leemos en Computer Hoy, el equivalente en potencia bruta de estos nuevos procesadores es un Intel i7 de hace tres años y una GPU 950M. Veremos hasta qué punto avanza esta unión, pero los fabricantes se aseguran utilizando este tipo de chips una placa base más pequeña para poder mejorar el sistema de refrigeración o incorporar baterías más grandes.

Lecturas recomendadas