Intel y AMD se fusionan para crear un superprocesador

intel core 8

Cuando dos compañías son las que se disputan el trono, siempre surge una competencia que se convierte en una especie de batalla entre amantes de ambas compañías. Pasa en consolas, en el fútbol y, claro, entre componentes de ordenador como las tarjetas gráficas (con la lucha entre AMD y NVIDIA) y en procesadores (con AMD también de por medio e Intel).

Estos últimos años, sin embargo, no ha habido demasiada batalla, ya que Intel y NVIDIA (que se suelen relacionar, pero que tienen sus disputas también en términos de procesadores) han monopolizado las gamas medias y altas tanto de procesadores como de tarjetas gráficas. Este año la cosa ha cambiado un poco, ya que AMD ha lanzado una nueva generación de GPU capaz de plantar cara a NVIDIA, así como unos procesadores, los AMD Ryzen, que ya pueden toserle a los de Intel.

Intel de octava gen en Amazon

Por eso, debido a esa batalla, el anuncio de una fusión entre Intel y AMD es sorprendente. No, no es que las dos compañías se unan para siempre y deje de haber competencia. Se trata de una unión entre Intel y AMD para crear el que puede ser el procesador más potente del mercado. Como leemos en ComputerHoy, el Kaby Lake G, que así podría ser bautizado la APU resultado de esta unión entre AMD e Intel, sería una evolución de la octava generación de los Intel Core de serie H.

Intel pondrá toda su experiencia y buen hacer creando procesadores sobre la mesa mientras que AMD hará lo propio, pero con la parte gráfica. Se trata, por tanto, de un procesador que se denomina APU al llevar la GPU y la CPU en un único chip. Esto es algo que tanto AMD como Intel llevan años haciendo, pero AMD lleva la ventaja frente a las GPU Intel HD gracias a la experiencia a la hora de desarrollar Xbox One y PS4.

APU de AMD

Será un procesador monstruoso gracias al uso de la memoria HBM2 de AMD, una memoria que conectará la CPU y la GPU del chip a una velocidad de vértigo.

Lanzamiento y precio del procesador de Intel y AMD

Eso sí, como podéis adivinar, esta unión no nos va a salir barata ya que, parece que ambas compañías están desarrollando el chip con el primer trimestre del 2018 en mente a un precio de entre 1.200 y 1.400 dólares. La innovación no es barata, pero sí muy interesante en este caso, ya que podría ser un chip que nos permitiera prescindir de una tarjeta gráfica.

NVIDIA, la gran perjudicada

Está claro que NVIDIA tiene experiencia de sobra creando tarjetas gráficas y siempre será mejor una tarjeta dedicada que una integrada, pero la fusión entre Intel y AMD podría perjudicar a NVIDIA. Y es que, imaginad que este nuevo chip es capaz de igualar la potencia de la GPU de Xbox One X, pero mejorando el procesador, algo que no es difícil, gracias a la experiencia, arquitectura y base de Intel con la octava generación. 

Veremos qué pasa y a qué cuota de mercado van dirigidos estos chips, pero es, a priori, algo muy prometedor.

Lecturas recomendadas