Ir al contenido principal
Brigandine Legend of Runersia análisis
Análisis

Brigandine: The Legend of Runersia, análisis de Nintendo Switch y PS4 (edición física incluida)

Versión comentada: Nintendo Switch

Regresamos al reino ficticio de Runersia para traeros el análisis de Brigandine: The Legend of Runersia para Nintendo Switch y PS4, la secuela de un recordado juego de PlayStation de 1998 que, como otros tantos exponentes del género, no llegó a Europa. Por eso, si te preguntas si merece la pena, aquí te lo vamos a contar.

Lanzado hace algo menos de un año en formato digital, Brigandine: The Legend of Runersia para Nintendo Switch es la secuela de un RPG de PlayStation de 1998 que no nunca pudimos disfrutar aquí de manera oficial... Un título que, como otros muchos exponentes del género, se sumó al tsunami RPG que provocaron títulos como Final Fantasy VII, abriéndose su propio nicho con sus distinto planteamiento.

Así, Brigandine: The Legend of Forsena gozó de un éxito moderado y gustó a los fans de la estrategia más táctica, casi propia de un juego de tablero, y es justo ese mismo concepto, como vamos a ver en el análisis de Brigandine: The Legend of Runersia para Nintendo Switch, el que ha retomado Matrix Software, los desarrolladores de la secuela (no crearon el original). Para ir abriendo boca, un trailer...

Como habéis podido ver, Brigandine recuerda a muchos juegos que hemos visto con anterioridad, como Fire Emblem o Risk, y de todos ellos coge algunas ideas y mecánicas, y las adapta a su manera. Pero, del mismo modo, también difiere en bastantes conceptos, sobre todo si la comparamos con la también longeva serie de Intelligent Systems.

La primera gran diferencia es que aquí, la historia de fondo, es algo anecdótica. El reino de Runersia está dividido o compuesto por seis naciones, y puedes elegir la que quieras para empezar a jugar la campaña. Aquí no hay un poder sobrenatural ni un enemigo poderoso, ni un villano de ese tipo, es una historia más mundana con problemas y rencillas provocados por los hombres.

Opinión Brigandine Legend of Runersia

Así pues, cada nación tiene sus motivaciones para liarse la manta a la cabeza e intentar expandir sus dominios invadiendo al resto. Unos, como la tribu Shinobi por liberarse del yugo del resto de naciones y convertirse en estado soberano; otros por intereses económicos que les permitan tener mayor riqueza. Lo dicho, luchillas que tienen un poso bastante creíble en muchos casos. 

Y básicamente a eso se puede reducir la historia: sí, hay diálogos, vamos conociendo más motivaciones de cada reino... pero no esperes una historia como la de un RPG lineal o de corte más clásico, porque no lo vas a encontrar. Eso sí, tendrás que saber inglés, japonés o chino, que son los idiomas en los que llegan los textos del juego, para poder entenderlo todo.

Aunque hemos dicho que no hay un enemigo "poderoso", no faltan los elementos de fantasía en este contexto bélico. El más importante viene de la mano de los llamados Caballeros de las Runas, que cuentan con la habilidad de comandar pequeños ejércitos de monstruos capaces de aniquilar a legiones de soldados humanos en un santiamén.  

Muy bien, interesante... ¿pero cómo se juega? Pues como hemos adelantado, se trata de un juego de estrategia y táctica, en el que una vez elegido la nación con la que vamos a jugar (ojo, algunas parten con desventajas, como estar rodeadas por todas las demás naciones y ser blanco de todas ellas) nuestra meta es conquistar al resto de territorios en un límite de tiempo (o estaciones, que lo llaman en el juego).

Análisis Brigandine Legend of Runersia

De este modo, cada estación se compone de dos fases, una de planificación, en la que movemos y gestionamos nuestras tropas (podemos desplazarlas a bastiones enemigos, reforzar una de nuestras bases o mandarlas a expediciones para que vuelvan con objetos, nuevos caballeros de la runa, etc.), así como equipar a las unidades con mejores objetos, cambiar los monstruos de nuestro ejército o revivir a los caídos...

La segunda fase es la de ataque, en la que podemos atacar cualquier bastión enemigo adyacente con las unidades desplazadas a nuestra base colindante (que puede albergar hasta tres caballeros con sus respectivos ejércitos). Si el bastión enemigo está vacío, o el nuestro, será conquistado sin lucha... Si no, tocará librar un combate por turnos sobre la clásica rejilla (con baldosas hexagonales, en este caso).

Análisis Brigandine Legend of Runersia PS4

Estos combates cuentan con sus propias reglas, como los efectos del terreno en el que combatimos (pantano, pradera, montaña...), que los monstruos desplegados deben estar siempre dentro de un área de influencia del caballero de la runa para poder ser comandados, o que algunas unidades no puedan atacar después de moverse, como es el caso de los magos.

Si derrotamos "ruler" o mandatario rival, el territorio pasa a ser nuestro, juntos con los monstruos que se hayan quedado atrás. Así, el jugador tiene total libertad para decidir a qué bastiones ataca, si prefiere centrarse en una nación (que suele ser lo más inteligente), o diversifica y se enzarza con más de un rival...

Esto, es, a grandes rasgos, la mecánica básica de Brigandine: Legend of Runersia... pero sobra decir que hay mucho más por detrás. Además del complejo sistema de menús y submenús, están las opciones tácticas y estrategias, los distintos objetos para equipar, las expediciones y otras muchas opciones que te llevará tiempo dominar. 

A esto se suma que la IA puede tomar decisiones totalmente distintas cada vez que cargamos una partida, y que también puede variar en respuesta a nuestras decisiones. Es decir, si no conoces el juego original, y llegas de nuevas al género... pues no estamos hablando del juego más amigable del mundo.

Análisis Brigandine PS4

Aunque el juego cuenta con un tutorial que repasa las opciones generales del juego, en contextos favorables (cómo moverse, atacar, algunas tácticas...), lo cierto es que cuando comenzamos a jugar, Brigandine para PS4 y Nintendo Switch te suelta la mano... y ahí te las apañes. Esto tiene un lado bueno, y otro malo.

El bueno es que dispara la rejugabilidad: no sólo por las 6 naciones que podemos manejar, sino también porque a base de enfrentarnos a las dificultades, aprenderemos cosas que casi seguro usarás en siguientes partidas.

Como contrapartida, lo negativo es que este arranque tan áspero puede frustrar, sobre todo si no estas acostumbrado al rol más táctico. Del mismo modo, algunas de las reglas que rigen el juego, por ejemplo en la faceta de combate, hacen que algunos momentos puedan resultar tediosos para algunos paladares, aunque cabe destacar que los combates tienden a ser ágiles.

Completar la campaña de Runersia puede llevar más o menos horas, dependiendo de diversas variables (en modo fácil tenemos tiempo ilimitado, mientras que en normal y difícil, tenemos un número cerrado de temporadas, así como una IA de dificultad creciente), pero fácilmente puede dejar las 30 horas, cerca de 100 si queremos completarlo todo, incluido el capiítulo adicional que se desbloquea al terminar la campaña.

Análisis Brigandine Legend of Runersia PS4

Del mismo modo, aunque el Brigandine: Legend of Runersia cuenta con un bellísimo arte, a cargo de Raita Kazama y su equipo (y que como podréis ver más abajo, cuenta con su propio libro de arte en la edición limitada del juego), donde destaca por méritos propios el diseño de los personajes, no está del todo aprovechado. Por ejemplo, durante el juego sólo aparecen los personajes, con diseños estáticos, sin animaciones, durante los diálogos.

Después, estos personajes se plasman en las 3D, junto con los monstruos, con un buen diseño, pero que de nuevo dejan unas animaciones bastante básicas. Los escenarios, por su parte, aunque tienen detalles coloristas y bellos, tienen algunos detalles que parecen más propios de un juego con componente procedimental... pero no es el caso.

Pero todos estos elementos cumplen su cometido, y como en otros juegos del género, quizá no sean lo más importante de la experiencia, aunque siempre ayudan. Del mismo modo, la banda sonora acompaña sin destacar, quizá porque al ser una experiencia menos dirigida por la historia, cuenta con temás más bien genéricos.

¿Y qué hay de la edición física? Pues que sin duda los extras que trae son de esos que harán las delicias de los fans del juego, y del rol en general. El libro de ilustraciones llega con los textos en japonés, para no alterar las anotaciones de los bocetos, sin olvidar que también incluye la banda sonora en CD, un set de postales y un precioso mapa de tela, todo contenido en una gran caja del tamaño del libro.

Todo esto hace que nuestra opinión de Brigandine: The Legend of Runersia sea clara y cristalina. Se trata de un juego que disfrutarán sobre todo los fans más acérrimos de la estrategia rolera. No es un juego "amigable" de primeras, como pueda ser Fire Emblem The Three Houses, y de hecho, puede ser un juego que ames u odies, a partes iguales. Pero si muerdes el anzuelo y conectas con su fórmula, disfrutarás de un juego con enormes posibilidades y muy rejugable.

Valoración

Brigandine: The Legend of Runersia no es un juego para todo el mundo. Si eres un hacha en la táctica y la estrategia rolera, tienes muchas papeletas para disfrutarlo, sabiendo que es un juego áspero de primeras, que no lleva de la mano al jugador y que algunas decisiones pueden desconcertar,

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Es un juego abierto, puedes elegir reino y actuar como quieras para conquistar el resto. El arte. Los combates son ágiles. La edición física.

Lo peor

El juego no te lleva de la mano y puede desesperar. Algunas reglas y decisiones de diseño. Sin traducir.

Y además