Ir al contenido principal
Sin remordimientos
Análisis

Crítica de Sin remordimientos, thriller de acción protagonizado por Michael B. Jordan

Crítica de Sin remordimientos (Without Remorse), un thriller de acción basado en la novela de homónima de Tom Clancy dirigida por Stefano Sollima.

Tal y como os hemos contado en nuestro reportaje sobre la presentación de Sin remordimientos (Without Remorse), la nueva película de Stefano Sollima (ZeroZeroZero, Sicario: El día del soldado, Suburra) se estrenará en Prime Video a nivel mundial este viernes 30 de abril de 2021.

Producida y protagonizada por Michael B. Jordan, es una adaptación de la novela homónima del prolífico Tom Clancy publicada por primera vez en 1993.

La trama de Sin remordimientos gira en torno a la ciertos temas que son leit motiv en las obras de Clancy como la corrupción, el espionaje y la pérdida de fe en los mecanismos del Estado para hacer justicia.

Nos presenta al personaje de John Kelly, un marine de los Navy Seal que descubre una conspiración internacional mientras busca hacer justicia por el asesinato de su mujer a manos de un escuadrón de soldados rusos.

Poco antes de que su vida se ponga patas arriba, había participado en una operación encubierta en la región de Siria cuya finalidad era rescatar a un operativo de la CIA tomado como rehén, de modo que todo apunta a que es una represalia directa.

En Washington DC el agente de la CIA Robert Ritter y el secretario de defensa Thomas Clay estudian cómo responder al ataque, que se ha producido en suelo estadounidense y puede conducir a una escalada de violencia sin precedentes si el asunto no se maneja con extremo cuidado.

Uniendo fuerzas con la comandante Karen Greer su misión destapará de manera involuntaria un complot encubierto que amenaza con llevar a Estados Unidos y a Rusia a la guerra. Teniendo una fuerte división entre el honor personal y la lealtad a su país, Kelly tendrá que luchar sin piedad contra sus enemigos para tratar de evitar el desastre y revelar las poderosas figuras que están detrás de esta operación.

Sin remordimientos mata dos pájaros de un tiro: para empezar es una película de orígenes del personaje John Clark que, como decíamos, forma parte del mismo universo de Jack Ryan (que ha tenido como sabéis distintas versiones recientemente con Chris Pine encarnándolo en Jack Ryan: operación sombra o por John Krasinski en la serie Jack Ryan de Prime Video). Esto significa que "abre el melón" de cara a crear una franquicia que suena bastante apetecible y que, por otra parte y no menos importante, deja abierta también la puerta a posibles crossovers.

No es la primera vez que vemos, por cierto, la encarnación de John Clark: ha sido interpretado por Willem Dafoe en Peligro inminente y por Liev Schreiber en Pánico nuclear, pero ahora se aprecia una voluntad de continuidad muy clara. En pocas palabras: Michael B. Jordan ha tomado posesión del personaje para largo y, de hecho, una de las cosas que señaló en la rueda de prensa internacional a la que asistimos de forma virtual fue que le sorprendió que esta novela (y el personaje como protagonista) no se hubiese abordado antes. 

Esto queda patente también en lo que se refiere a su entrega personal y a la de los intérpretes de los que se ha rodeado y entre quienes brilla especialmente Jodie Turner-Smith (embarazada durante el rodaje, aunque nadie lo sospecharía) que le aporta a la película también otro plus: incorporar a una intérprete femenina en un rol de máxima responsabilidad militar. Dos de las escenas más contundentes de Sin remordimientos las protagonizan mano a mano con el desplome de un avión y una larguísima secuencia submarina en la que Jordan hace gala de su capacidad para mantenerse en apnea.

Sin remordimientos

Stefano Sollima firma una película que tiene pulso narrativo, pero en la que es difícil encontrar su sello autoral y que acusa también el golpe de ser bastante de la vieja escuela: los cambios geopolíticos respecto a la novela son sustanciales a fin de representar el mundo en el que vivimos hoy, con amenazas reconocibles, pero aún así es fácil adelantarse a la trama porque sigue mucho una fórmula preestablecida. A poco que la audiencia esté familiarizada con el reparto y sus trabajos previos, se olerá los giros de guión desde lejos.

Atentos, jugones, al final, porque se apunta precisamente cuál puede ser la próxima entrega y apunta a estar emparentada con cierta saga de videojuegos... Puede que esta primera entrega vuele por libre, pero es para darle un trampolín de realidad a la película con la idea de alcanzar, en un horizonte cercano, Rainbow Six.

Valoración

Sin remordimientos es un aperitivo interesante: una película de orígenes correcta con constantes secuencias de acción y un elenco entregado. Por desgracia también resulta algo previsible al apegarse demasiado a la fórmula de thriller de acción al uso.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Es una película de la vieja escuela que no renuncia a introducir algunas secuencias trepidantes que sería impensable haber rodado hace 20 años.

Lo peor

El casting de los antagonistas: si escoges a los actores de siempre es fácil adelantarse a las revelaciones de la trama.

Y además