Ir al contenido principal

Curse of the Sea Rats, un "ratoidvania" español que ha alcanzado su meta de Kickstarter en solo un día

curse of the sea rats
Acción, plataformas, exploración y animación tradicional se dan la mano en Curse of the Sea Rats, un proyecto muy original que ha arrasado en Kicstarter.

Curse of the Sea Rats, el nuevo proyecto del estudio barcelonés Petoons Studio, acaba de lanzar su campaña en kickstarter... y ha sido un éxito instantáneo. En solo un día, ha superado con creces su meta de 15.000 €, y al momento de escribir estas líneas ya va por 22.000.

Aunque el proyecto se presentó el verano pasado, es ahora cuando se ha lanzado la campaña de financiación, junto con un primer tráiler. Curse of the Sea Rats es un "ratoidvania" de desplazamiento lateral con personajes dibujados y animados a mano, al estilo de la animación clásica de Disney. Los entornos sí que serán en 3D y con varias capas de profundidad, y los efectos ambientales de luz y sombras afectarán igual a los elementos 2D y 3D.

Aunque quizás lo más sorprendente son sus protagonistas, cuatro marineros que caen en una maldición y son convertidos en ratas, y naufragan en la costa de Irlanda, en el año 1777. Les espera una aventura que combina acción, plataformas y exploración en un gran mapa no lineal con hasta 12 entornos diferentes basados en la geografía irlandesa.

La aventura para 1 jugador rondará las 12 horas, pero también habrá modos multijugador cooperativo para 4 jugadores. Cada uno de ellos tendrá habilidades especiales y su propio árbol de habilidades, y la aventura tendrá varios finales.

Esta microSD de 128GB es la más barata de Amazon y es perfecta para tu Switch

En su proyecto de kickstarter encontrarás mucha más información, con fichas detalladas de los cuatro personajes jugables, arte conceptual y una demostración de cómo han realizado la animación tradicional.

Sea of the Curse Rats tiene previsto su lanzamiento en PC (Steam), Nintendo Switch, PS4 y Xbox One, sin fecha prevista aún. No descartan lanzarlo tampoco en las consolas de nueva generación. El juego lleva en desarrollo siete meses.

Y además