Ir al contenido principal

Las empleadas de Rocksteady defienden al estudio ante la acusación de inacción por los casos de acoso

Batman Arkham Knight
La trama de casos sexuales dentro Rocksteady (y la presunta inacción de la compañía frente a los mismos) se complica: la fuente del artículo de The Guardian sale del anonimato denunciando al estudio, mientras que las mujeres empleadas actualmente en la compañía publican un comunicado defendiendo a Rocksteady.

Ayer, el medio The Guardian publicó un artículo en el que exponía graves casos de abusos sexuales dentro de Rocksteady (creadores de la saga Batman Arkham), que sin embargo no fueron solventados por la compañía. El medio reveló la existencia de una carta firmada por 10 de las 16 empleadas de la compañía en 2018 y enviada a la dirección del estudio, en la que denunciaban insultos a la comunidad transgénero, comentarios inapropiados y de carácter sexual y despectivo.

La fuente de The Guardian, que por entonces permanecía en el anonimato, denunciaba que a pesar de la carta la compañía no tomó medidas para atajar estos problemas, más allá de un seminario obligatorio sobre buen comportamiento. Exponía también que muchas de las firmantes de la carta, incluida ella, ya no estaban en la compañía, y había oído otros testimonios de nuevos incidentes desde entonces que involucran a empleados senior, todos ellos hombres.

Según dijo un representante de Rocksteady a The Guardian, a raíz de recibir la carta la empresa tomó medidas para prevenir más casos. Sin embargo, no reveló la existencia de la carta al resto de empleados del estudio hasta el día en el que el medio publicó la noticia.

Rocksteady no se pronunció sobre el asunto hasta esta tarde, pero no con un comunicado firmado por la dirección, sino con una nueva carta firmada por 7 de las 10 mujeres que firmaron la carta original de 2018

Esta nueva declaración está escrita únicamente en representación de las mujeres que siguen en la empresa, y aseguran que no ha sido coaccionada por la dirección ni nadie en Rocksteady. "Sentimos la necesidad de reflejar lo que de verdad ocurrió en ese momento y cómo esto se ha tratado desde entonces".

"Sentimos que la fuente anónima [de The Guardian] pretendía hablar en representación de todas las mujeres de Rocksteady, y no creemos que ese artículo sea una representación justa de nosotras o los eventos en aquél momento".

Explica que desde que el estudio recibió la carta, se tomaron acciones inmediatas que resultaron en una serie de reuniones con las mujeres del estudio para proveer un espacio seguro en el que hablar de los problemas que sufrían y cómo resolverlos. "Se han hecho esfuerzos continuados para asegurar que tenemos una voz en el estudio, como talleres para ayudarnos a tomar confianza en una industria dominada por hombres."

Además, denuncia que ninguna de las empleadas actuales del estudio que estuvo implicada en la carta de 2018 fue informada de que la carta se publicaría en los medios. "Sentimos que nuestra privacidad y deseos se han pasado por alto, pues un asunto privado se ha hecho público".

El juego de Suicide Squad ya es oficial: Rocksteady confirma su próximo título con una imagen muy reveladora

Solo unas horas antes de la publicación del comunicado, la fuente de The Guardian (y la mujer que había escrito la primera carta) salió del anonimato públicamente, con un vídeo de YouTube en el que denunciaba la situación que sufrió en Rocksteady, y explicó cómo llegó a escribir la carta.

Kim MacAskill (que actualmente trabaja en el nuevo Fable) trabajó como guionista en el nuevo juego del estudio Suicide Squad: Kill the Justice League, que en el vídeo define como el trabajo de sus sueños. "Pregunté a mi madre qué debía elegir, si el trabajo de mis sueños y mi dignidad. Me respondió que si tenía que elegir eso, no era el trabajo de mis sueños", declara MacAskill entre lágrimas.

suicide squad kill the justice league

Fue cuando se enteró que Rocksteady nunca informó a sus empleados de los casos de acoso dentro de su empresa hasta que la carta se iba a hacer pública que la guionista decidió hacer el vídeo. "Solo hace falta hacer unas pocas llamadas para ver que este comportamiento sigue ocurriendo. Es como si todos nuestros esfuerzos no sirvieron para nada, y eso me hace sentir no solo enfadada, sino verdaderamente humillada".

En el vídeo, MacAskill pide a Rocksteady que elimine su nombre de los créditos del juego, pues ya no quiere seguir asociada al juego ni a la compañía.

 

Al ver la reacción que supuso la publicación de la carta, MacAskill declaró en Twitter que lamenta profundamente si ha podido hacer que alguna de las mujeres involucradas haya sentido violada su intimidad. "Para mi, era importante hablar. Todas firmamos, las historias SON ciertas, y no tomaron medidas".

"Creo que un buen resultado de publicar la carta es mostrar a la industria del videojuego en general que da igual lo grande que sea tu compañía y cuánto promociones que apoyas la diversidad, si sigues agachando la cabeza al final te acaban descubriendo", expresaba en The Guardian.

Reconoce que debió haber contactado con las mujeres, pero recuerda que la respuesta es de las empleadas de Rocksteady, no es de la compañía, que aún no ha asumido su responsabilidad.

Y además