En Rogue One hay un easter egg de Los últimos Jedi que nadie notó hasta ahora

Jyn Erso

¡ATENCIÓN! Esta noticia CONTIENE SPOILERS de Rogue One y Los últimos Jedi, si sigues leyendo atente a las consecuencias.

Rogue One se estrenó hace ya un año, la historia que sirvió para descubrir por qué la Estrella de la Muerte tenía un punto débil y como los Rebeldes lograron descubrirlo casó a la perfección el Episodio III con el IV, pero hoy hemos descubierto que también lo ha hecho con el Episodio VIII.

En Star Wars: Los últimos Jedi vemos como la Primera Orden rastrea a la flota de la Resistencia a través del hiperespacio. Rose, Finn y Poe Dameron planean una misión para acabar con esto y poder escapar, aunque las cosas se tuercen un poco y al final la misión no sirve para nada, vamos, que se podían haber quedado en la nave sin tener que liarla en Canto Bight.

El caso es que esta nueva “tecnología” capaz de rastrear a través del hiperespacio no es algo que Rian Johnson se haya sacado de la chistera, sino que tiene su origen en Rogue One. Así es, mientras Jyn y Cassian revisan los archivos del Imperio en Scarif en busca de los planos de la Estrella de la Muerte, descubre uno en el que están investigando precisamente sobre este rastreo.

 

 

Esto no solo hace que sea factible que la Primera Orden pueda utilizar esa tecnología en su buque insignia, sino que también es un buen guiño a la historia de la franquicia. Además, abre una puerta a pensar en si hay otros easter eggs ocultos y que aún no hemos descubierto.