Uma Thurman lanza fuertes acusaciones hacia Tarantino y Weinstein

Uma Thurman

Cuando en octubre del año pasado preguntaron a Uma Thurman su opinión acerca de las denuncias de acoso sexual a Harvey Weinstein, la actriz ya adelantó que ella tenía mucho que decir, pero que esperaría a hacerlo cuando estuviese "menos enfadada".

Pues bien, Thurman se ha calmado y se ha desahogado en una entrevista con The New York Times, donde ha denunciado el ataque que sufrió por parte del productor en la suite que tenía en un hotel de Londres, aunque no ha aclarado cuándo sucedió exactamente. 

"Fue como un golpe en la cabeza. Me empujó e intentó subirse encima de mi. Intentó desnudarse. Hizo toda clase de cosas desagradables pero no intentó forzarme. Me sentía como un animal que se retorcía, como un lagarto. Hice todo lo que pude para intentar controlar la situación", recuerda la actriz de Pulp Fiction.

Tras esta horrible experiencia, Weinstein le hizo llegar un ramo de rosas amarillas a su apartamento para arreglar las cosas y ella accedió a hablar con él para volver las cosas a su cauce. Thurman intentó que una de sus amigas le acompañase a la reunión, pero la asistente del productor se las ingenió para que solo la intérprete subiese de nuevo a la suite. De lo poco que recuerda de la conversación, la protagonista de Kill Bill rememora las amenazas del magnate diciéndole que si contaba lo que había sucedido acabaría con su carrera cinematográfica.

Así es la edición doméstica de Kill Bill volumen 1

Ahora, muchos años después, Thurman se arrepiente de no haber hablado antes ya que, a pesar de que catalogó a Weinstein como uno de sus enemigos, continuó trabajando con él y se pregunta a cuántas mujeres habría salvado si hubiese denunciado su terrible experiencia.

Lo más sorprendente de la entrevista han sido las durísimas referencias hacia Quentin Tarantino, director que la ha tenido como "musa" en Pulp Fiction y Kill Bill. Cuando Tarantino insistió a Thurman para que no evitara a Weinstein, ya que ello podría hacer peligrar el rodaje de Kill Bill, ella alegó los abusos del productor. Tarantino ridiculizó la situación, con frases como "pobre Harvey, que intenta estar con chicas que no puede tener".

Thurman también se ha referido a la escena de Kill Bill en la que tuvo un accidente de coche. Por lo visto, ella se negaba a rodarla porque el riesgo era demasiado alto, dadas las condiciones del coche, pero Tarantino la forzó a llevarla a cabo y a hacerlo a la velocidad adecuada, ya que de lo contrario su pelo no ondearía tal y como él esperaba y tendría que repetir el plano. Al salir del hospital con collarín, tuvo una enorme pelea con el director. La frase que más resume la situación fue: "Weinstein me acosó sexualmente, pero no intentó matarme".

Lecturas recomendadas