Ir al contenido principal

Unidas Podemos lanza una iniciativa para luchar contra el machismo que sufren desarrolladoras y jugadoras

Una gamer haciendo streaming.
Para combatir el machismo al que muchas desarrolladoras y jugadores se enfrentan en su día a día dentro de los videojuegos, Unidas Podemos a registrado una nueva iniciativa.

El machismo en los videojuegos sigue estando muy presente y a muchas desarrolladoras y jugadoras todavía se las cuestiona por el mero hecho de ser mujeres. Con campañas de concienciación y gracias a una sociedad orientada hacia el progreso y la tolerancia, poco a poco, se consigue combatir este machismo.

Tal y como informaba Antena 3 Noticias, el grupo parlamentario de Unidas Podemos ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley que fomente la lucha contra estereotipos de género en el ámbito de la cultura, en la que se incluye el sector de los videojuegos.

Esta iniciativa consta de un estudio "Género; Gamers y Videojuegos" en el que se indica que solo el 16,5% de las personas empleadas de forma directa en el sector de los videojuegos en España son mujeres

Esto no solo afecta a las desarrolladoras, periodistas y a cualquier puesto profesional relacionado con esta industria, si no también a las propias jugadoras, que se enfrentan a una profunda discriminación. Esta iniciativa menciona que soportan el sexismo en las partidas multijugador o en los vídeos de opinión en las redes sociales, Youtube o Twich

¿Qué se pretende impulsar con esta iniciativa? Entre muchas acciones destaca la formación de un plan para lograr igualdad salarial dentro del ámbito de la cultura o fomentar la enseñanza para que los más jóvenes entiendan la importancia de la ley de igualdad, para que se eliminen prejuicios y acciones machistas en el futuro.

Gamer

A raíz de todo esto, nos gustaría recuperar dos textos que abordan muchos de estos temas en profundidad. Hijos de su tiempo o cómo hemos cambiado en 30 años - ¿Cuándo dejará de ser necesario conmemorar el Día de la Mujer?

Y además