Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

¿Cuándo dejará de ser necesario conmemorar el Día de la Mujer?

Carteles de mujeres icónicas del feminismo durante la manifestación en Madrid.

Siempre que se acerca el Día de la Mujer siento la imperiosa necesidad de apoyar un movimiento que busca reivindicar a las mujeres, que defiende que tienen que tener los mismos derechos que los hombres. Y no solo sobre el papel, sino también (y esto es lo complicado) en el día a día. 

La verdad es que ya he escrito muchas veces sobre esto y ya he explicado todo lo que creo que ocurre. Por desgracia, parece que nunca es suficiente y que siempre es necesario volver sobre ello. Porque, aunque hayamos avanzado mucho desde aquel 8 de marzo de 1875 en el que la policía de Nueva York masacró a 120 mujeres que se manifestaban por las calles reivindicando salarios justos, todavía queda mucho camino por recorrer para lograr esa igualdad real que en pleno siglo XXI aún es puesta en duda por muchos

La industria del videojuego ya ha avanzado mucho en este terreno. Se ha dado cuenta de que, realmente, a la hora de jugar no hay diferencias de sexo y que mantener estereotipos de género no llevaba a nada… Bueno, sí, a perder, como público potencial, a la mitad de la población. Y había muchas razones para que las mujeres no sintieran que el videojuego era para ellas... (ya en el lejano 2012 expuse algunas aquí)

La matanza de mujeres del 8 de marzo de 1875

Lejos han quedado los tiempos en los que el héroe siempre era un hombre audaz, fuerte y fiel reflejo de todas las virtudes alabadas por la virilidad. Ahora, por suerte, casi siempre podemos elegir si nuestro personaje es un hombre o una mujer. Y eso, pese a que haya algún cabezón por ahí al que no le parezca bien que una mujer empuñe un hacha vikinga para destripar enemigos… 

Eivor: el mismo héroe, con dos caras

Es más, ahora, cuando elegimos jugar con una mujer lo hacemos sabiendo que tiene los mismos valores, las mismas habilidades y la misma contundencia que si hubiéramos elegido al hombre. Jugar con una mujer ya no implica jugar en “fácil”, como en el primer Resident Evil. No, ya no necesitamos ayudas

Y esas mujeres protagonistas, ahora se visten cómo debe ser, como corresponde al rol que les toca vivir en el juego. No hace muchos años, las versiones femeninas de los héroes estaban diseñadas para que los hombres disfrutaran de sus medidas imposibles y de sus minitrajes de infarto.

Ninja Gaiden Sigman 2: héroe y ¿heroína?
¿Esa guerrera está diseñada pensando en las mujeres que juegan o en los hombres que juegan?

Lo mismo que cuando la protagonista era directamente una mujer. En esas raras ocasiones, ni su físico ni su atuendo encajaban con lo posible o lo real, pero qué importaba el realismo o el rigor histórico si de lo que se trataba era de poner en pantalla a una pechugona ligerita de ropa… 

Por suerte, eso ha cambiado y cuando la protagonista es ahora una mujer, es una mujer de verdad. La Lara Croft de ahora poco tiene que ver con la Lara Croft de hace 20 años. Y la dupla Ellie/Abby ha quedado demostrado que no funcionan como imán para el macho típico. Sí, en los últimos años han aparecido en los videojuegos mujeres tan poderosas como los hombres. Y no pasa nada.

Abby Anderson y Lara Croft

La pena es que, aunque la industria sí se ha dado cuenta y avanza en pos de la igualdad, aún queden jugadores por ahí empeñados en que las mujeres ni luchaban en guerras, ni pueden estar cachas ni, por supuesto, ser buenas jugadoras de videojuegos. Que se ofenden porque haces un póster con Eivor versión femenina…

Todavía hay muchos jugadores por ahí que se piensan que los videojuegos son cosa de hombres, como la próstata, y que las mujeres no pueden andar cerca, que los contaminan, les hacen perder caché, categoría o qué sé yo. Y no, no es así la cosa. Simplemente se han apropiado de los videojuegos (que son de todos) para defender su postura, igual que otros se apropian de la bandera de todos para defender la suya

Por desgracia, se sigue acosando a las mujeres que juegan online, se les sigue tratando con paternalismo y dando por hecho que, al ser mujer, no saben de qué va la vaina. El otro día, un conocido (que sabe en qué trabajo) trató de explicarme, con palabras sencillitas, no me fuera a despistar, en qué consisten los micropagos y lo malísimos que son para la industria. No buscaba un debate, no trataba de discutir conmigo los pros y los contras: simplemente, me lo explicaba, porque yo, una pobre mujer, no llegaba a comprender todos los matices. 

2 mujeres jugando a Nintendo

Seguramente no lo hizo conscientemente (como esos micromachismos que no son nada, pero dan una pista de lo que subyace debajo), pero eso es peor. Eso demuestra que algunos hombres no se dan cuenta de cuántos prejuicios cargan sin saberlo y de lo ofensivos que resultan sin querer. Y mujeres, ojo, que tengo una amiga que me deja ayudarla a recoger la mesa cuando comemos en su casa, pero no consiente que se levante mi marido. 

Y lo mismo ocurre con la educación. La matriculación de mujeres en carreras de ciencia y tecnología sigue siendo ridícula. Y cuando se hace notar y se dice que es un problema, la respuesta de los hombres es que “no se apuntan porque no quieren”. ¿Ese es tu análisis sosegado y razonado? ¿No será que se lleva años diciendo a las niñas que la ciencia no es para ellas, que es muy sacrificado y ellas tienen que cuidar de la familia? 

La mujer en la industria del videojuego

Y sí, es un problema, porque perdemos, como sociedad, la mitad del talento disponible. ¿La potencial descubridora de la cura contra el cáncer puede que haya desperdiciado su talento porque le han dicho desde pequeña que ser investigadora es muy duro, es cosa de hombres? Es triste pensarlo, ¿verdad?

¿Cuántas mujeres con talento han dejado pasar esta industria del videojuego porque se sintieron fuera de juego en su día? Esto se cambia siendo conscientes del problema y modificando nuestra manera de ver las cosas. Siempre ha habido mujeres haciendo videojuegos, pero se las ocultaba, como en tantas cosas. Visibilicemos a las mujeres que trabajan en esto.

Y no os equivoquéis, el feminismo no es lo opuesto al machismo. Eso sería el hembrismo. El feminismo busca la igualdad, frente al machismo, que cree que los hombres son superiores a las mujeres. El feminismo no quiere quitarle derechos a los hombres, quiere que las mujeres tengamos los mismos. Y olvidaos de ideologías políticas, que esto no va de izquierdas ni de derechas, va de igualdad y de derechos, aunque algunos, de uno y otro lado, quieran hacerlo una guerra propia.

Día de la Mujer videojuegos

Todos los que nos sentimos feministas, hombres y mujeres, deberíamos unirnos y pensar qué nos falta para llegar a serlo de verdad. Porque sí, aún arrastramos muchas creencias que tenemos tan interiorizadas que no somos conscientes de ellas y al final se transmiten. ¿No te vistes de rosa porque no te gusta o porque te han dicho que no te tiene que gustar?

El machismo también hace daño a los hombres, aunque les haga caer en la trampa de pensar lo contrario. ¿Por qué, por defecto, la custodia de los hijos es para la mujer? Porque es su rol: la mujer cuida de los hijos y el hombre sale de casa "a cazar" el sustento... 

Y no vale de nada negarlo. Negar que existe brecha salarial, violencia de género, discriminación educativa o techo de cristal es como enterrar la cabeza bajo la arena: cuando llegue el león te va a comer igual. Solo podrás alegar que no lo has visto venir. Aquí, más ejemplos de la brecha de género.

Hace ya dos 8M abogué porque hombres y mujeres lucháramos juntos. Y, ahora, creo necesario volver a insistir. Juguemos juntos, disfrutemos juntos y aprendamos juntos. En igualdad. Por lo menos, reconozcamos que hay un problema, para así, juntos, ser capaces de trabajar en la solución.

Y además