The Walking Dead: Robert Kirkman no ve esencial explicar el origen del brote zombie

Zombies de la octava temporada de The Walking Dead

Si alguna vez te has preguntado cuál es el origen del brote zombie de The Walking Dead, no esperes escucharlo de la boca de Robert Kirkman en un futuro cercano, pues el creador de los cómics en los que se basa la serie zombie ha vuelto a dejar claro que no va a revelar cuál es la causa principal por la que toda la humanidad se está convirtiendo en muertos vivientes. Y si algún día se ablanda y decide contarlo, lo hará al más puro estilo J.K. Rowling, que desveló la homosexualidad de Dumbledore durante una conferencia en una universidad.

"Puede que dentro de unos años lo mencione de pasada en una entrevista. Parece algo que J.K. Rowling haría. [El origen del brote zombie] no puede tener menos importancia para la historia y las vidas de los personajes. Estaría completamente fuera de lugar. Sinceramente, si un científico de Washington fuese a hablar con uno de los personajes y le explicase por qué ha ocurrido todo, se encogería de hombros y diría: "Ah.. vale..". Esta revelación no cambiaría sus vidas en absoluto... y... ya he dicho demasiado", explicaba Kirkman durante un debate en Tumbrl para presentar su nuevo cómic Oblivion Song. 

La mejor edición del cómic The Walking Dead, al mejor precio

Esta no es la primera vez que el autor del cómic postapocalíptico aclara que no va a haber ni origen ni cura al brote zombie, pues ya lo hizo en la última edición de la San Diego Comic Con, donde aclaró que The Walking Dead no es como "las otras historias de zombies". 

"The Walking Dead es como una especie de mitología. Nadie quiere que exista un origen o que alguien sea inmune al virus. En lo que se refiere a resolver todo el asunto, siempre he pensado que una de las mejores cosas que tiene esta serie es que no trata de científicos, y no va de gente que se toma la búsqueda de una cura como su objetivo, porque creo que eso sería imposible de relatar. Si hubiese un apocalipsis zombie, creo que ni cinco personas de esta habitación tendrían ese trabajo [de encontrar la cura]", razonaba Kirkman.