Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Un bono de 400 € que fija los límites de la cultura

Biblioteca Nacional

Cuando el pasado 6 de octubre el presidente del gobierno anunció eso que se ha dado en llamar el bono cultural, estoy segura de que no se imaginaba que iba a provocar un debate en torno a lo que es cultura y lo que no… 

Y eso que todavía no se sabe nada de nada, más allá de la cantidad y de los beneficiarios: 400 euros para los jóvenes que cumplan 18 años en 2022. Vamos, entre 180 y 200 millones de euros en total… Siempre que salgan adelante los PGE (Presupuestos Generales del Estado).

La idea es fomentar el consumo de cultura entre los jóvenes y ayudar a las industrias culturales, otras de las damnificadas de la crisis sanitaria. Y ya. No se sabe mucho más, salvo que lo más probable es que la tauromaquia no esté incluida. 

Algo así ya se hace en Italia (con 500 €) y en Francia (300 €) y es de suponer que estos serán los modelos a seguir, aunque todo está en el aire. ¿Se repartirá el dinero en cupones, mediante una aplicación…? Nos toca esperar para saberlo. 

Igual que nos toca esperar para saber a ciencia cierta en qué tipo de cultura se podrá invertir. Por las palabras de Pedro Sánchez, parece claro que los libros, el teatro, la danza o el cine van a estar incluidos sí o sí. Pero, ¿y el resto de las industrias culturales? 

Mi hijo, que va a tener la suerte de disfrutar de este bono, ya me ha dicho que se lo piensa gastar en videojuegos. Parece que él sí tiene claro que los videojuegos son cultura. Igual que el ministerio pertinente, que pronto confirmó que estarían incluidos (aunque yo, hasta que no lo vea en el B.O.E…)

Por desgracia (y como era de esperar) no han tardado mucho en alzarse las voces en contra de la inclusión del videojuego en este bono cultural. 

Hay quien ha sugerido que, si entran, que sea solo para comprar juegos hechos en España… ¿Van a hacer lo mismo con las películas o los libros, solo “made in Spain?

Y el debate en torno al videojuego ha arrastrado detrás a los cómics, el manga y la novela gráfica en general, con gente asombrada de que los “tebeos” se puedan considerar cultura. Imagino que lo mismo se pensó del cine en su momento, comparado con el teatro… 

Suscríbete a Disney+

Suscríbete a Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Comenzar suscripción

Nadie pone en duda la categoría de cultura de un concierto, de una obra de teatro, de una ópera o de un ballet. 

Nadie duda de que ir a un museo es una actividad cultural. Ojo, yo tampoco. Pero no me parece bien que se quiera excluir otras formas de cultura que quizá sean… ¿Más pop? Básicamente, más modernas.

No creo que a estas alturas se pueda poner en duda el valor cultural del videojuego. Quizá no todos tengamos el mismo concepto de lo que es cultura y de lo que no. O mejor, dicho, de qué cultura es la que cada uno cree que merece la pena. 

¿Es más cultural la Ilíada de Homero que la última novela de Stephen King? Los dos son libros… ¿Qué me va a aportar más, culturalmente hablando, leerme IT o jugar a Song of Horror? Narrativas distintas con un mismo objetivo: hacerme pasar miedo

Como pasa con todo últimamente, este bono cultural para jóvenes se ha convertido en un arma arrojadiza de discusiones ideológicas y políticas, y no debería ser así. Favorecer la cultura debería estar por encima de ideologías. 

La defensa de la cultura en todas sus formas no debería ser un tema ideológico, debería ser un tema de Estado. Igual que la defensa de la igualdad de todas las personas, sea cual sea su religión, sexo u orientación sexual,

En mi opinión, absolutamente personal, creo que el gasto de este bono debería estar repartido entre unas cuantas categorías básicas. No me lo puedo gastar todo en videojuego, pero tampoco todo en cine o todo en libros o todo en música. 

Porque, sinceramente, pienso que puede ayudar a los jóvenes a descubrir otras formas de disfrutar de la cultura. 

¿Quién me dice a mí que mi hijo no se va a quedar alucinado con una obra de teatro? Nunca le he llevado al teatro… 

Nunca le ha llamado la atención el manga y el anime y acaba de descubrirlo, porque fue arrastrado por sus amigos a la Madrid Japan Weekend. Le llevé una vez a un concierto de música de videojuegos y le gustó… ¿Le cogería el gusto si repite?

Mangas de Shueisha

Gracias a este bono cultural quizá pueda comprobarlo y ya solo eso hace que merezca la pena. Que los jóvenes descubran nuevas formas de cultura y que puedan disfrutar más desahogadamente de las que ya les gustan, es de aplaudir. 

La verdad, no entiendo la protesta por la inclusión del videojuego en el bono cultural. Ya me he cansado de explicar por activa y por pasiva porqué el videojuego es cultura, pero si alguien quiere más explicaciones, que recuerde como tal fue reconocido por el Congreso en el ya lejano 2009.

Por la misma razón, aunque pueda poner un millón de argumentos en contra de que la tauromaquia se incluya en el bono, no creo que esté bien dejarla fuera: nuestra legislación la reconoce como patrimonio cultural. 

Y no, no me gustan los toros. Me parecen una atrocidad, pero si se reconocen como cultura, como tal habrá que respetarlos.  

Es una lástima que los que defienden los toros a capote y estoque no muestren el mismo respeto por otras manifestaciones culturales. Está muy feo, señores, jugar con la cultura para hacer política. Un bono para fomentar la cultura está muy bien, lo ofrezca quien lo ofrezca. 

Y además

Más artículos