Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Detective Pikachu - Por qué la disfrutarás si eres fan de Pokémon

Detective Pikachu

Detective Pikachu es una película que, si eres un fan de Pokémon, querrás ver. Te lo vas a pasar como un Aipom en primavera, un Gulpin en una pastelería o un Squirtle en la piscina. Vamos, disfrutarás como un Pichu.

Venga, a la de tres, vamos todos. Si yo arranco con un "Llegaré a ser el mejor, el mejor que habrá jamás", seguramente tú, amigo lector, sepas cómo continuar la canción emblemática de la serie clásica de Pokémon, que se desarrolló en Kanto y que en su versión original contaba con la voz de Jason Paige. 

¿Cuán persPikachu eres? ¿Has visto ya la figura de Amiibo de Detective Pikachu?

¡Un momento! ¿Quizá es demasiado insider? Si estás leyendo esto no te hagas la persona inocente. Sobre todo, si has seguido cantando "Mi causa es ser entrenador, tras poderlos capturar". Sabemos que te gusta mucho Pokémon, que es parte de tu vida y, por eso tenemos el pálpito de que te va a encantar la película de Detective Pikachu.

Como es posible que a estas alturas estés aún meditando acerca de cuándo ir al cine y por eso todavía ni te hayas leído la crítica de Daniel Quesada dedicada a Detective Pikachu ni hayas visto nuestra tertulia sobre la película, dame el gusto de darte más motivos para ir al cine cuanto antes. Recuerda que hoy sale en cines, pero todavía tienes un fin de semana por delante para verla. Así que sin presión.

Y es que, como bien indico en el titular, Si eres un fan de Pokémon, disfrutarás Detective Pikachu como un Alakazam en una tienda de cubertería (no, no he podido resistirme). Sigue leyendo, que te cuento. Eso sí, sin spoilers. 

¡Pikachu, te elijo a ti!

Lo primero que hemos de tener presente es que Detective Pikachu es una "rara avis". Más que Articuno, Moltres o Zapdos. Casi entraría en la categoría de Pokémon Legendario, como Ho-Oh. ¿En qué sentido? Como ya hemos dicho, se trata de una película basada en un videojuego que no tiene "solo" buena intención, sino que también es perfectamente funcional, entretiene y, dentro de sus propias reglas (algo surrealistas y siendo condescendientes), funciona tan bien como un ataque eléctrico contra un Pidgey o un Magikarp.

Dicho esto, también hemos de plantear la premisa de que la película no es del todo original. A grandes rasgos, es una adaptación libre, pero eficiente, del videojuego original de Detective Pikachu. Sin corregir ni una sola coma del análisis del juego, realizado tiempo ha por nuestra entrañable Elisabeth López (a la que extrañamos más que Cubone a su madre), hemos de decir que la película de Rob Letterman partía de la premisa de que el juego no es que fuera tampoco la bomba y que su historia acabase haciendo aguas como un Snorlax en la bañera, debido a (entre otras cosas) ese desenlace y a la sensación de inconclusión que dejaba.

En este sentido, el director y el equipo de guionistas han tenido que tirar de más de un Machamp redactor para, a cuatro manos, tener listo un guión que pudiese articular un relato eficiente que fuera "fiel" al juego y que, además, reflejase el espíritu de este y del mundo de Pokémon. Y esto no es nada fácil.

Detective Pikachu

Dicho de otra manera, la película de Detective Pikachu, con todas las concesiones que se le quieran hacer, es entretenida y lleva al formato de live action a los Pokemon con muy buen gusto, inspirándose en un juego que dista mucho de la triple A, y no nos vende Mimikyu por Pikachu. Y, aun así, los guiños a la trama original con localizaciones, situaciones o casos, están muy presentes. Es decir, ha habido un tremendo cuidado (casi enfermizo) en la gestión del producto.

De hecho, se nota mucho que Nintendo, Game Freak y The Pokemon Company han estado encima del desarrollo, supervisando hasta el más mínimo detalle, como si de la gestación del clon de Mew se tratase. No en vano, recordad que hasta Pokémon GO ha presentado un evento dedicado al estreno de la película, en un intento de aprovechar el tirón del filme. 

¡Eh Tim, quiero decir, lectores! Así puedes conseguir a tu Detective Pikachu en Pokemon GO

¡Más aún! Habrá quien (¡oh, herejía gorda, pongámonos todos como un Mankey!) disfrute tanto con la película que la llegue incluso a preferir a las aventuras del Tim Goodman y Pikachu de la 3DS, incluso a pesar de las libertades narrativas del guión. Pero, honestamente, la película adapta muy bien la premisa del juego original, de pokémons conviviendo con humanos y desarrollando un entorno biosostenible y una ciudad idílica como es Ryme City. De ahí que se preste como punto de arranque para más películas de acción real de Pokémon.

Además, siguiendo el hilo de esta idea, la recreación de los Pokémon es brutal. Como ya os comenté en la tertulia, la caracterización de los bichos (y también de los psíquicos y los otros tipos) en un entorno real es muy acertada. El ejemplo más claro es Charmander y Charizard. El primero es uno de los starter clásicos y exhibe en pantalla un aspecto adorable y achuchable, con escamas blanditas y aspecto de peluche suave. Sin embargo, el otro, que es su forma evolucionada, tiene escamas duras y más oscuras y no es, precisamente, un bicho  que quieras llevarte a casa. Salvo que tengas un tipo agua con el movimiento pistola agua, para controlar así el incendio. 

Esto nos lleva, a su vez, a otros detalles curiosos. La película tiene toda clase de guiños al mundo de Pokémon. Desde sus series animadas de los años 90 hasta los videojuegos originales, pasando por el manga y propias mecánicas del juego. Aunque esto último es cierto que no se explota mucho, sí aventura en un futuro una recreación de combates Pokémon en pantalla. De hecho, se incide en la existencia de los movimientos y su eficiencia contra según que rivales. De la misma manera, se expone que ciertos Pokémon, independientemente de su tipo, no son rivales para otros Pokémon, debido a la enorme diferencia de poder, así como la utilidad cívica de según cada uno.

Paralelamente, también escuchamos la mención de regiones emblemáticas como Kanto o se hace un guiño a la película original de animación de Mewtwo Strikes Back que, año arriba año abajo, llegó dos décadas antes que Detective Pikachu. Así que ojo, no descartéis que en una posible secuela veamos a Ash (Satoshi), Brock (Takeshi) o Misty (Kasumi), encarnados por actores reales. Si esto pasa, puede ser la bomba.

Poco más queda decir. Id a verla, disfrutar y no perdáis de vista las salidas de tono de Ryan Reynolds. Ya la veáis con menores o seáis parte del público talludito, os lo vais pasar de miedo. Pero no del que dan Gengar o Giratina, tranquilos.