Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

The Last of Us 2 para PS4 es sólo la primera víctima de retraso por el coronavirus

The Last of Us Part 2

Alas negras, noticias negras. Aunque en mi caso prefiero decir, espera lo mejor y prepárate para lo peor. Ayer Sony anunció el retraso indefinido de dos de sus desarrollos first party más esperados: The Last of Us Parte II y Marvel´s Iron Man. Y me temo que es sólo el principio de una larga cadena de retrasos, a los que ya empezamos a acostumbrarnos. El principal problema es que hasta ahora los retrasos en la fecha de lanzamiento de los videojuegos venían del lado del desarrollo. Cuando una compañía decidía posponer la fecha de salida de cualquier juego se debía sobre todo a que quedaban elementos por pulir. Era una decisión difícil de tomar (sobre todo para los departamentos financieros y de administración, ya que suponen el aumento de costes y retraso en los ingresos), pero solía ser la decisión acertada. 

Y no lo digo yo, lo dice Shigeru Miyamoto. Su frase es, literalmente "un juego retrasado puede convertirse en un buen juego, pero un juego precipitado siempre será malo" y es una de esas cosas que deberíamos leer más a menudo e interiorizar, para muchos aspectos de nuestra vida. Fruto de estos retrasos hemos recibido juegos como Red Dead Redemption 2 o Doom Eternal, que han sido verdaderas joyas (y creo que este iba a ser el caso de Cyberpunk 2077 o The Last of Us Parte II). Pero el panorama ha cambiado. 

Ahora los juegos no se retrasan porque queden aspectos por pulir en el código, o por alargar las sesiones de QA Testing... sino por problemas en la situación financiera y la producción (problemas que son internacionales). No es posible lanzar un juego en tiempos del confinamiento por coronavirus COVID-19 sin que resulte un desastre.

Las ventas de consolas se disparan en España por culpa del coronavirus

Y sí, es cierto que las cifras de ventas de Animal Crossing para Nintendo Switch y Doom Eternal para PS4, Xbox One y PC han sido excepcionales, pero es que esos juegos se fabricaron y distribuyeron antes de la cuarentena. 

The Last of Us Parte II

El primer título que está siendo perjudicado por la situación es Final Fantasy VII Remake para PS4. Es un megatón, que seguro que alcanza espectaculares cifras de ventas (tanto físicas como digitales) en unos meses, pero el hecho de que los jugadores no puedan acudir a las tiendas el 10 de abril (la fecha de lanzamiento original) le va a hacer daño. Al igual que el hecho de que se esté distribuyendo de forma irregular, lo que ha causado algunos enfados en RR.SS.

The Last of Us Parte II

Y eso que hablamos de un juego que tenía el éxito asegurado. Creo que lo mismo se podrá decir de Resident Evil 3 Remake, que seguro que habría generado hoy alguna cola en cualquier tienda de videojuegos, si las circunstancias hubieran sido diferentes.

The Last of Us II retrasado indefinidamente

La cuestión es que el precio (en tiempo y dinero) de los desarrollos triple AAA requiere compensarse con el lanzamiento en físico y las ediciones especiales, aparte de todo el entramado empresarial que hay detrás, desde el dependiente de la tienda a almacenes y transportistas, que generan costes.

The Last of Us Parte II

Así que, me temo, que los retrasos de los juegos que debían producirse durante la cuarentena  crearán "atascos" en la producción de los que venían detrás, y el anuncio de ayer de The Last of Us 2es sólo el primero de unos cuantos retrasos. Y es una lástima. Pero también es el momento para disfrutar de esos juegos que no habíamos podido terminar, de comprar -si lo hacéis en las tiendas digitales no pondréis a nadie en riesgo- algún juego que se nos quedase en el tintero, y de ponernos "serios" porque lo que ahora está en juego es mucho más importante, y bien vale tener un poco más de paciencia.

Y además