Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Javier Cazallas
La opinión de
Javier Cazallas

¿Realmente están acabados Los Simpson? ¿Qué merece la pena de las temporadas recientes?

Los Simpson
¿Por qué Los Simpson no terminaron cuando debían? ¿Qué pueden ofrecer actualmente? ¿Merece la pena seguir viendo la serie? ¿Deberían plantearse darle un final digno o debería seguir como hasta ahora? Hoy, hablamos de la serie que lo tuvo todo pero no dejaron morir con dignidad.

Y con este encabezado tan revelador, vamos a ponernos manos a la obra. Este año, Los Simpson cumplen 30 castañas. 30 años viendo a Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie viviendo las más alocadas situaciones, visitar los países más variopintos y conocer a los famosos más de actualidad del momento.

Matt Groening creó una gallina de los huevos de oro que Fox supo exprimir a tope allá por 1989, el 18 de diciembre para ser más precisos. Desde nuestra primera aventura en Springfield después de los coqueteos que tuvimos con The Tracey Ullman Show, la popularidad de la familia amarilla se disparó hasta cotas insospechadas.

Revive el trabajo de Homer en el Badulaque con el set de LEGO de la tienda de Apu

¿Pero daba para 30 años de temporadas? ¿30 años de experiencias? ¿De idas y venidas? La respuesta a grandes rasgos, ya os anticipo, es no. Cuando se exprime algo en la misma línea durante mucho tiempo, se acaba quemando es una realidad que el sector audiovisual suele obviar para desgracia de los fans.

Fue una década preciosa...

Cuando con tremenda nostalgia echamos la vista atrás, rememoramos aquellos gloriosos años 90 y como corríamos cuando escuchábamos esa sintonía que se curró Danny Elfman, mucho antes de que la serie se convirtiera durante años en la habitual serie de la comida de Antena 3, cuando todavía se emitía en Telecinco. ¿Os acordáis? Las primeras 11 temporadas de Los Simpson resumen a la perfección la esencia de la serie: ese padre bobalicón y adicto a la tele y la cerveza que se mete en multitud de líos pero que quiere a su familia con locura, ese niño travieso que se convierte en el terror del cole, la mujer con la cabeza en su sitio que es el ancla de la familia, la niña más resabida del panorama televisivo y el bebé más adorable y malote que hemos podido ver durante años sin crecer... ni hablar (casi).

La serie de Matt Groening gozaba de buena prensa, y temporada tras temporada Fox la iba renovando al tiempo que sonaban las cajas registradoras como si de los contables del Señor Burns se tratase. El merchandising de los personajes de Los Simpson inundaba las tiendas y las casas de muchos jóvenes y no tan jóvenes, y hay poca gente que haya madurado en los 90 o la década de 2000 que no haya usado expresiones como "multiplicate por cero" o "mosquis". Eso, por no hablar de los que ya nos sabemos los diálogos al dedillo, y sus canciones de forma casi preocupante.

10 curiosidades de la intro de Los Simpson que muchos desconocen

...pero llegó la competencia

Todo era muy bonito para Los Simpson hasta que, a medida que se acercaba el cambio de siglo, nuevos jugadores entraban a competir por un trozo de pastel. En enero de 1999, nacía otra familia disfuncional animada que no necesitaba tener la piel amarilla para cautivar a todo el mundo. Un bebé parlante, un perro que también hablaba, un padre capaz de rivalizar con Homer y un humor mucho más soez que el de Los Simpson llegaba con Padre de familia.

Los Simpson y Futurama

La respuesta, por llamarlo así, por parte de Matt Groening fue un viaje al futuro de mil años para traernos Futurama, una serie que debía haber cogido el relevo a Los Simpson en lo que a prioridades se refiere, pero Fox no lo vio así. La serie que pudo seguir la estela de la familia número 1 de Springfield cosechó éxitos, pero a trompicones, durante 14 años en los que nos llegaron 7 temporadas. Mientras, el estudio seguía exprimiendo sin compasión a Los Simpson a la par que muchos fans empezaban a decir "dejadla morir ya".

O terminas como una gran serie, o eres una broma absurda de lo que fuiste

Si me preguntáis si creo que la serie está acabada os diré que sí. Pero no ahora, la serie acabó hace mucho tiempo. Lo que tenemos actualmente es un sucedáneo de Los Simpson que ve como muchos de sus personajes son transformados en burdas copias de los de otras series, o como otros personajes son apartados por razones lógicas, como la muerte de su actor o actriz original (tal fue el caso de Troy McClure o Edna Krabappel), o sencillamente por motivos absurdos, como han pretendido hacer con Apu.

También vemos cómo la moda de lo políticamente correcto azota a una serie que lleva emitiéndose 30 años y que hacía gala de ser irreverente y crítica con la sociedad estadounidense. Pero no lo suficiente como para mantener un capítulo como Papá, loco de atar, no vaya a ser que después de veintitantos años emitiéndolo alguien vaya a pensar mal porque participase Michael Jackson.

Los 15 mejores capítulos de Los Simpson

Por supuesto, no podemos obviar ninguna de esas bromas que parecen sacadas de otras series, con Homer Simpson pareciéndose a Peter Griffin o al incesante repertorio de estrellas invitadas haciendo de si mismas que ha pasado por la serie en las últimas temporadas. Siempre era un clásico, pero abusar de una fórmula NUNCA ha sido bueno.

¿Qué nos queda?

Esta es la pregunta que más nos hacemos. No cabe duda de que Los Simpson sigue teniendo miles de seguidores en todo el mundo. Pero, aunque muchos siguen disfrutando de la serie, muchos más coinciden en que alguien debería poner fin a esto. Sí, de vez en cuando aparece un capítulo que destaca, pero están muy lejos de la calidad de las primeras temporadas de la serie y de sus guiones.

Es cierto que los especiales de Halloween siguen teniendo algo especial, sobre todo por sus parodias tematizadas. Pero más allá de eso, y algún crossover como los que nos ha ofrecido la serie que, no es que sean algo especialmente encantador, pero son curiosos de ver, no hay nada. Una serie que se regodea en la gloria que tiene gracias a 11 temporadas que muchos de los más jóvenes considera "viejas". Echamos de menos esas situaciones familiares con más realismo que se han perdido. Echamos de menos a Carlos Revilla prestando su voz a Homer y dirigiendo un equipo de doblaje premiado (aunque, evidentemente, con este tema nada se puede hacer). Echamos de menos a Los Simpson, y los rememoramos siempre con cariño para tratar de olvidar en lo que se ha convertido la serie.

Los mejores trabajos que ha tenido Homer Simpson

¿Y ahora, con Disney? Rezad si creéis en algo y, si no, desead que algún Ned Flanders lo haga por vosotros, porque nunca se sabe lo que puede pasar.

Y además