Imagen de perfil de SantiShippuden
Análisis de Final Fantasy VII
Santiago Deis Morici

El mejor videojuego de la historia

La séptima entrega partía de cero, con una espectacular secuencia introductoria en la que presenciábamos cómo una vendedora de flores caminaba por los suburbios de una ciudad con aire futurista. Instantes después, nuestro héroe, todavía sin nombre, se bajaba de un tren con el propósito de destruir un reactor de energía mako, algo que estaba siendo perjudicial para la salud del planeta. De este modo nos metíamos en la piel de un ex-soldado que se había convertido en una especie de terrorista, aunque realmente era un mercenario que trabaja para Avalancha, una organización ambientalista que luchaba contra la organización Shinra. La emoción de estos primeros minutos nos atraparía de manera instantánea, pero todo lo que estaba por venir iba a atraparnos mucho más al mando de nuestra consola (o teclado de computadora). La lucha por salvar al planeta nos iba a llevar a descubrir a un hombre llamado Sephirot, ex-soldado con un misterioso pasado, que se mostraba mucho más poderoso que cualquier enemigo visto anteriormente, y que no iba a dudar en destruir todo a su paso ante la demencia...

Durante la aventura, nos movilizamos por fondos prerrenderizados de un alto nivel de detalle en el que iremos descubriendo nuevas localizaciones. Asimismo, podremos movernos por el mapa con total libertad, aunque ello dependerá del medio de transporte que tengamos. Con el boogie podremos cruzar ríos pequeños, lo que supone un adelanto respecto a la carrera a pié; con la nave "Viento Fuerte" podremos explorar casi cualquier localización del mapa... Y digo casi, porque tendríamos que hacer uso de los chocobos -una especie de avestruces de colores- para acceder a los últimos confines del planeta, donde nos esperarían grandes recompensas.

Al momento en que toca luchar, la pantalla cambia. Se pasa de unos personajes poligonales y anárquicos -virtualmente hablando-, a unos mucho más equilibrados y compensados en el combate, donde manejamos a cada uno de los tres miembros de nuestro equipo. 

El sistema combate consiste en el entrelazamiento de diversas materias, invocaciones, objetos, límites (o habilidades últimas), el cual ofrece una vasta libertad de funcionamiento, así como diversión y tensión en cada combate.

La duración del título es sobresaliente, puesto que puede durar 150 horas si nos proponemos completar todos los retos. Por ejemplo, matar a las "Armas" del planeta -apoteósicos enemigos- nos pondrán las cosas difíciles. Conseguir todas las materias, los citados chocobos o enterarnos de todas las historias paralelas que desembocan en Sephirot, Shinra y Cloud.

La banda sonora compuesta y orquestada por el maestro Nobuo Uematsu, será una digna compañera en esta gran aventura. Con melodías únicas, algunas más especiales, en momentos románticos, tristes, alegres, distendidos o de tensión lograrán adentrarnos en la piel de nuestros héroes sin ninguna dificultad.

Es necesario rememorar la importancia de este título, dado que al tiempo de su lanzamiento, diversos aspectos de este fueron revolucionarios. Una trama de un alto grado de profundidad centrada en el desarrollo de los personajes, un sistema de batalla de infinitas posibilidades que permitió expandir la jugabilidad del JRPG a limites inesperados y unos gráficos 3D jamás antes vistos...

Final Fantasy VII es el tipo de videojuegos que elevan a este medio de expresión a la categoría de arte.

La obra maestra más grande que jamás haya entregado el mundo de los videojuegos.

100

Obra maestra

Lo mejor

-Sistema de combate completo.
-Fondos pre-renderizados de alto detalle.
-Historia evolvente y profunda.
-Personajes entrañables y carismáticos.

Lo peor

-No ha envejecido bien gráficamente.
-Errores de traducción al español.

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Final Fantasy VII para PlayStation, la leyenda JRPG

    Final Fantasy VII llegaba a las tiendas españolas a finales de 1997, marcando un antes y un después en la historia de PlayStation... y de los videojuegos. La historia de Cloud, Tifa, Aeris y Sefirot elevó el género JRPG a un nuevo nivel de calidad. Si bien la saga Final Fantasy ya nos había dejado grandísimas obras, los gráficos 3D y las escenas FMV hicieron que Final Fantasy VII se saliese casi literalmente de la pantalla, logrando que los momentos más impactantes se quedasen grabados a fuego en la memoria de toda una generación de jugadores. El 'revival' de 2002 con la Final Fantasy Compilation,

    Hobby

    96

    Obra maestra

    Lo mejor

    Historia, personajes, combates, escenarios, gráficos... Es un juego mágico.

    Lo peor

    El apartado sonoro es simplemente correcto.

Más análisis de usuarios

Final Fantasy VII