Avance de Final Fantasy VII Remake - ¡Lo hemos jugado!

Final Fantasy VII Remake

Parecía que nunca iba a ocurrir. Daba la sensación de que Final Fantasy VII Remake sería una leyenda, un juego que nunca viera la luz. Al menos, hasta hace unos años, cuando Square Enix apretó el acelerador y dejó claro que iban muy en serio con lo de hacer un remake del clásico de PlayStation. Al principio había dudas y miedo. Ahora que lo hemos probado os podemos decir que este remake va a ser un bombazo y que nadie se tiene que preocupar. Square Enix no va a fallar, y por lo que hemos podido jugar aseguramos que se puede convertir en uno de los grandes lanzamientos de esta generación.

Sensaciones, piel de gallina, el retorno del clásico

Jugar a una demo de Final Fantasy VII Remake lo que nos produce son escalofríos de nostalgia recordando el tiempo en el que probamos el juego de PlayStation por primera vez con la demo que incluía la versión japonesa de Tobal. El juego de lucha con diseños de Akira Toriyama no estaba mal, pero todo el mundo lo compraba por ese disco de demos y previews que incorporaba. Es difícil saber las veces que repetimos y repetimos esa demo, que nos dejaba claro que estábamos ante un título que lo iba a cambiar todo. Después de una cola considerable en el Tokyo Game Show, al ponernos a los mandos de la demo, sentimos esas mismas vibraciones. Auriculares en las orejas y, en dos segundos, ya estábamos de nuevo en los años 90.

VIDEO

Final Fantasy VII Remake - Nuevos detalles en Tokyo Game Show 2019

¿La principal responsable? La banda sonora. La canción de la parte que jugamos, marcada a fuego en nuestra memoria por mucho que no la podamos tararear de memoria, nos metió de lleno en el juego. Las primeras escenas y diálogos de Final Fantasy VII Remake eran un constante shock por tener esa sensación de que estás jugando a algo épico y que ese primer contacto no se va a repetir una segunda vez.

Esas sensaciones solo se viven una vez y podemos decir que han sido formidables. Al salir del éxtasis provocado por la nostalgia y las buenas vibraciones comenzamos a combatir, a abrir cofres, a deslizarnos por escaleras para bajar más rápido. Esto es Final Fantasy VII tal y como lo recordábamos. Es más, llega un momento en que nuestros recuerdos se difuminan y pensamos “¿hubo un tiempo en el cual no veíamos con esta calidad gráfica a los personajes?”. Se crea una sensación extraña, porque en pocos casos nos vemos auto-convencidos de esta manera creyendo que el remake se superpone a los recuerdos de la versión original.

Final Fantasy VII Remake

No estamos locos y tampoco es autosugestión. No es una forma de ser irrespetuosos con el clásico, pero sí es una manera de decir “Square Enix lo está bordando”. Avanzamos por la demo de este juego de rol más rápidamente de lo que nos gustaría. Pero ocurren dos cosas: queremos devorar la prueba tal y como devoramos un buen libro, y al mismo tiempo esta es extremadamente sencilla. Así es como llegamos rápidamente al jefe, en el cual podemos desquitarnos a gusto y poner a prueba el sistema de combate de una manera más exhaustiva que con las breves batallas contra enemigos más bien débiles que hemos tenido en el camino.

Luchando contra el Scorpion Sentinel

Hemos movido un poco a los personajes, tanto a Cloud como a Barret, disfrutando de la posibilidad de disparar con este último mientras nos movemos y jugar de una manera muy activa en las pequeñas batallas. Nos hemos dejado caer por escaleras, recogido objetos para asegurarnos de que llevamos recursos suficientes a la batalla y visto algunas cinemáticas breves que disfrutamos con pasión. Pero ha llegado el momento de la batalla contra el jefe, de luchar contra el Scorpion Sentinel y poner punto y final a la demo. Es el momento ideal, no obstante, para medir el sistema de combate renovado que incorpora este remake.

Final Fantasy VII Remake - Tokyo Game Show

Como ya sabéis, no es ni activo ni tampoco por turnos. Square Enix ha dado forma a un híbrido que tiene la intención de satisfacer a todos los públicos. Es verdad que podemos aporrear los botones del mando estando cerca de nuestro enemigo, soltando espadazos con Cloud y disparando con Barret. Pero así simplemente no vamos a acabar con el jefe. Es muy complicado que vayamos a eliminarle de esta forma, dado que el juego no está pensado para que nos aislemos pulsando botones. Por supuesto que tenemos que golpear y aprovechar puntos débiles, así como los momentos en los que rompemos las defensas del enemigo para atacar y quitarle más vida.

Pero para romperle esas defensas deberemos usar magia y las skills de nuestros personajes. Por ello es necesario que también hagamos uso del menú de comandos. Al hacerlo el juego se paraliza y podemos movernos entre las opciones disponibles para elegir la que mejor nos convenga. Normalmente lo hacemos con rapidez, porque los controles son intuitivos y además nos ha gustado la idea de marcar el ritmo de las batallas.

Al abrir el menú en lo que se denomina modo táctico, podemos acceder a tres bloques de opciones principales: habilidades, hechizos y objetos. El uso de este modo táctico está condicionado a que tengamos energía en la barra de ATB, teniendo en cuenta que algunas técnicas requieren más energía que otras. También hay un gasto de MP por parte de cada movimiento. Durante el enfrentamiento usamos los hechizos sin parar en combinación con las habilidades y los objetos.

VIDEO

Final Fantasy VII Remake - 8 minutos de gameplay

La demo es extremadamente fácil y no hay de qué preocuparse en ningún momento, sobre todo porque no solo tenemos hechizos de cura a destajo, sino que además contamos con un gran surtido de objetos con los que recuperar HP. Los usamos para encontrarnos más seguros y así terminamos la demo prácticamente con la vida de los dos personajes al máximo. En cualquier caso, es muy posible que no haya que preocuparse por la dificultad en Final Fantasy VII Remake, porque o habrá modos para ajustarla o está claro que esto solo es la demo de una feria en la cual todo está ajustado para que no muramos y que podamos terminarla con la cabeza bien alta (es lo que suele ocurrir con las demos de eventos). Antes de acabar con el jefe también tenemos la oportunidad de ver el ataque límite que tan buenos recuerdos nos trae. Eliminamos al enemigo y un mensaje inmediato de gracias por jugar nos despide con una idea clara en nuestra cabeza: Final Fantasy VII Remake ha sido lo mejor del Tokyo Game Show 2019.

Final Fantasy VII Remake - Tokyo Game Show

Conclusión

Podemos intentar decirlo más alto, pero no hay manera más clara de expresarlo: Final Fantasy VII Remake cumple con las previsiones más optimistas. Y somos conscientes de que no hemos visto nada. Ni en cuanto a la jugabilidad, que se ha basado en unas pocas habilidades, varios hechizos sencillos y los movimientos de ataque directos, ni en términos gráficos debido a las limitaciones del escenario en el que nos encontrábamos. Hay muchas buenas sensaciones en el remake y es una suerte a la vista de la preocupación que había por si Square Enix conseguía firmar un trabajo que estuviera a la altura de las circunstancias. Cuando la primera parte del remake llegue el 3 de marzo de 2020 a PlayStation 4, no nos van a despegar de la consola hasta que la hayamos terminado encontrando hasta el último de los secretos.

Y además