Reportaje

Consolas Plug & Play... ¡A pilas! - Las historias del Tío Bruno

Por Bruno Sol

Otra semana más, hemos vaciado el trastero para rescatar algunas piezas de tiempos remotos. En esta ocasión, nos hemos centrado en las consolas Plug & Play que salieron al mercado a principios de la pasada década, centrándonos en los modelos que funcionaban ¡A pilas! No mostramos todas las que salieron, por supuesto, sino una pequeña selección que demuestra que por aquel entonces se fabricaron algunas pequeñas maravillas capaces de dejar en evidencia a los modelos que se pueden encontrar actualmente en las estanterías de los grandes superficies.

Conoce mejor la historia de los videojuegos con este libro

En aquellos tiempos no había trampa ni cartón, ni versiones de NES que se promocionan como las recreativas originales. Compañías como Jakks Pacific o Radica crearon algunas joyas bastante majas que no necesitaban enchufas. Solo bastaba con meterles unas cuantas pilas, conectar su toma de A/V (con sonido mono, no todo iba a ser perfecto) y ya se podía empezar a jugar.

Empezamos fuertecito con la Plug & Play de Atari 2600, fabricada por Jakks Pacific en 2004, que incluye clasicazos como Pong, Super Breakout, Circus y, claro está, Pong. Luego damos el salto a las fabulosas consolas Plug & Play de Namco, también obra de Jakks Pacific, que replicaban a la perfección algunos de los clásicos arcade de la casa japonesa, con unos preciosos diseños con forma de mando de recreativa. En el vídeo os enseñamos tres de ellos, aunque llegaron al mercado  algunas más. Si se os pone alguna a tiro, ni lo dudéis: solo por el gustazo de jugar a Xevious, Pole Position (el modelo Ms. Pac-Man replicaba el control del volante girando el pomo del stick), Galaga o las diferentes entregas de Pac-Man, ya merece la pena.

De las hermosas máquinas de Namco pasamos a las reguleras “Mega Drive Mini que Radica lanzó en 2003, y que acabaron llegando a España de la mano de Famosa. Aunque tienen un diseño encantador, estaban adaptadas al sistema PAL, lo que se traduce en juegos mucho más lentos que los originales NTSC. En el vídeo probamos la Mega Drive v1 (que incluía seis juegos: Sonic, Altered Beast, Golden Axe, Kid Chameleon, Dr Robotnik’s Mean Bean Machine y Flicky) y la edición especial de Capcom, que incluía dos mandos de MD (de 6 botones) para jugar al Street Fighter II Champion Edition de MD a dobles. Esta última incluía además, a modo de extra, el port del mítico Ghouls’n Ghosts, programado por Yuji Naka en apenas seis meses.

Para rematar, rendimos honores a una de las consolas Plug & Play más revolucionarías de su época: la C64 Direct-to-TV. Un auténtico Commodore 64 embutido en un joystick, diseñado por la talentosa Jeri Ellworth y comercializado en EE.UU. en 2004 por Mammoth Toys. Este predecesor del 64 Mini almacenaba en sus 2MB de ROM un montón de clásicos de 64, desde los Impossible Mission y los Summer y Winter Games de Epyx a los no menos geniales Exolon, Uridium o Paradroid de Hewson. Esta consola llegó un año más tarde al mercado europeo, aunque con algunas diferencias en su catálogo y sin la posibilidad de trastear en su circuitería para conectarle un teclado y una unidad de disco, como se podía hacer, si eras muy mañoso, con el primer modelo norteamericano.

Espero que disfrutéis con el vídeo, y os animamos a sugerirnos temas para siguientes entregas. Menos retozar en una pecera llena de escorpiones, nos animamos a lo que sea.

Y además