Crítica de Venom - El punto de vista del lector de cómics
Reportaje

Crítica de Venom - El punto de vista del lector de cómics

Por Jesús Delgado
Hacemos nuestra propia crítica de Venom desde el punto de vista del lector de cómics. ¿Gustará o no la película de Tom Hardy que dirige Ruben Fleischer a los fans del anti-héroe de Marvel Comics, nacido en las páginas de Spider-man?

La encarnación de Veneno, el antagonista de Spider-man, que Tom Hardy interpreta en esta película en solitario sobre el personaje está a punto de estrenarse. Y es que la película de Venom llega el 5 de octubre a los cines españoles. En Hobby Consolas ya la hemos visto y nos disponemos a hablaros de esta, la película de "superhéroes" de octubre.

La película de Venom es un proyecto realizado por el director Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland). En ella se reúne a un reparto encabezado por Michelle Williams y Riz Ahmed, quienes acompañan a Hardy en esta cinta, cuya continuidad es independiente de las películas de Marvel Studios. Esto es, parece que (en principio) esta versión no confluirá con la historia del Universo Cinematográfico de Marvel, ni con el Spider-man de Tom Holland. Aunque, claro, todo puede cambiar de un día para otro. 

Venom narra cómo la Fundación Vida, una poderosa corporación farmacéutica, logra traer a la Tierra unos especímenes desde un lejano cometa. Estos aliens, de naturaleza simbiótica, son utilizados en cobayas por el ambicioso intento de encontrar una cura a las peores enfermedades humanas y de hallar en el proceso un modo de iniciar la colonización espacial. Sin embargo, el retorcido proyecto será descubierto por el periodista de investigación Eddie Brock (Hardy), quien por accidente liberará a uno de los especímenes. Este será el inicio y el origen de Venom, el Protector Letal de la ciudad de San Francisco

¡No dejes de leer la crítica cinéfila de Venom!

Y no te contamos más. Si quieres saber cómo sigue, podrás descubrirlo por ti mismo en el cine. 

Correcta, pero tóxica para puristas

Como ya venían diciendo las primeras críticas, Venom es una película de superhéroes dentro de la media, de planteamiento muy conservador. En muchos sentidos, la película apuesta por un presupuesto muy clásico de cine de cómic, adoptando los postulados narrativos propios de la década pasada, con un planteamiento, nudo y desenlace muy conservadores. En este aspecto no arriesga nada, pisando sobre terreno seguro. Una jugada que, bien orquestada, no es uno de sus principales defectos.

A nivel argumental, el cómic Veneno: Protector Letal es la principal obra que inspira la trama principal de la película. No obstante, también es cierto que toma prestados algunos elementos propios de titulos tales como Planeta de Simbiontes o Guerra de Simbiontes (Separation Anxiety) para construir una mitología propia, independientemente de cualquier relación que el anti-héroe pudiera tener con Spider-man en los cómics. 

En esta línea, la película logra crear un punto de partida correcto, ignorando los lazos de Spider-man y Venom y viniendo a ratificar lo que ya defendimos en su momento, la viabilidad de una película de Venom que fuera independiente de Spider-man. Esta redefinición del origen del personaje obvia la presencia de Spider-man, saltándose un paso crucial de la construcción original del personaje. Aunque seguramente esto ofuscará a fans más bien puristas, que consideren una traición el separar ambas franquicias, la forma en que adapta algunos de los mejores cómics de Veneno es muy acertada a la hora de tejer esta historia de orígenes.

El cómic de Veneno Protector Letal ha sido reeditado no hace mucho. Creemos que te interesará leerlo

Por otro lado, hemos de atender a que existe una brecha enorme entre la versión de los cómics de Veneno y el Eddie Brock / Venom de Tom Hardy. Tal y cómo la película lo plantea, el Venom cinematográfico huye de la versión psicótica de Spider-man 3 y del personaje original escrito por David Michelinie para los cómics, cuyas obsesiones y neurosis eran explícitas. En cambio, la versión de Hardy presenta una dualidad marcada entre el huésped y el simbionte, con temperamentos y caracteres distintos, más cercana a la versión de Veneno de Flash Thompson, escrita en su mayor parte por Cullen Bunn. Los lectores más familiarizados con esta etapa moderna seguramente se sentirán más cómodos con esta caracterización de Veneno. 

Otro detalle, encantador a nuestro entender, es que San Francisco es otro personaje. La ciudad es en los cómics de Marvel un escenario habitual para distintos personajes. Daredevil y Veneno, precisamente, han sido dos de los héroes que más han pasado por sus calles. No es casual, por cierto, ya que la ciudad californiana es un reflejo luminoso de Nueva York, el escenario habitual de los héroes Marvel. Cabe decir que la película capta el tono y atmósfera de la urbe, tal y como los cómics pretendían hacer, contrastando la Gran Manzana con esta ciudad de la Costa Oeste. 

No lo neguemos, el diablo está en los detalles y los guionistas han hecho un trabajo aceptable en buscar los guiños a los cómics. Desde detalles cogidos por los pelos, como el nombre de cierto astronauta, hasta otros más elaborados como la carrera de Brock en Nueva York en cierto periódico o las coreografías y uso de los poderes del simbionte. Y eso, sin hablar de la escena de postcréditos, que nos deja abierta la puerta a una secuela. 

No queremos tampoco echar las campanas al vuelo. Hay cosas que, desde el punto de vista del lector de cómics y fan de Veneno, se pueden echar en cara a la película de Venom. Una de ellas es que, si bien utiliza buena parte de los personajes de la mitología de Veneno, su uso está algo desaprovechado. Sin ir más lejos, los simbiontes que vemos en Venom se quedan algo cojos y su potencial está muy mermado. Quizá, una mayor implicación en la trama o un poco más de ambición en su uso hubieran dado más juego del que se nos prestan. Además, esto también hubiera implicado menor agujeros en el guión. 

Si no conoces a Venom y quieres saber más sobre él, aquí te contamos todo sobre el personaje: Historia, poderes, habilidades...

El punto relativo a lo explícito de la violencia es cuestionable. Ciertamente, Venom no enseña pero sugiere. Esta decisión es elegante y acertada, salvo para los que ansíen escenas de gore innecesario y gratuito. Ya sabemos que Veneno no es ningún santo y que lleva una carrera homicida de aúpa en los cómics. Sin embargo, buena parte de la gracia de los cómics reside en que se sugiere pero no se muestra. En este punto, podemos señalar que la decisión del director de seguir esta línea resulta artísticamente acertada. Sobre todo, porque hace más accesible un producto que, en otras circunstancias, podría ser difícil de digerir.

En conjunto, podemos ponderar que Venom es una película correcta, con ciertos defectos de fondo y de forma. Sin ser una obra maestra, entretiene bastante. Una de sus fortalezas, y tal y cómo deberíamos entenderla, es que si no se tratase de una película basada en cómic, bien podría pasar por una comedia negra de corte fantástico y de ciencia ficción. Por desgracia, en su contra juega el propio título y el material de referencia en el que se basa. 

Concluyendo: os animamos a ir a verla. Eso sí, no pongáis vuestras expectativas altas. Con Venom estamos ante una película palomitera, con un montón de flaquezas si buscamos alto cine, pero con muchas fortalezas si lo que queremos ver es serie-B algo gamberra, bruta y llena de hipérboles y fantasmadas. Si te gustan los cómics y no los tomas como tu religión, podrás sacarle chicha e, incluso reírte. Si crees que Stan Lee es Dios y Brian Michael Bendis su profeta... mejor quédate en casa y limítate a leer el material que te hace sentir cómodo. 

Y además