Ir al contenido principal
Mortal Kombat
Reportaje

Curiosidades muy locas sobre la saga Mortal Kombat y sus juegos

Mortal Kombat es una saga conocida por su nivel de salvajismo... pero lo que no mucha gente sabe es que los combates continuaron incluso fuera de la pantalla, cambiar la industria del videojuego para siempre.

En la década de los 90, en el apogeo de los juegos de lucha 2D, pocos podrían imaginar que fuera a salir un juego que hiciera sudar a los campeones del momento, como Street Fighter, Fatal Fury o The King of Fighters. Sin embargo, un juego realizado por un pequeñísimo equipo de Midway pilló al mundo por sorpresa, y no solo engendró una franquicia transmedia que sigue a plena potencia, sino que cambió la industria de los videojuegos para siempre.

Sus gráficos digitalizados, radicalmente diferentes a los de otros juegos del mismo género, y sobre todo su controvertido nivel de violencia, fueron las razones por las que Mortal Kombat se convirtió en lo que es ahora. Pero podría haber sido muy diferente...

El origen de Mortal Kombat es un juego de Jean-Claude Van Damme

Midway, una de las desarrolladoras y distribuidoras de videojuegos arcade más importantes de la época, quería su propia franquicia de lucha para competir con el Street Fighter de Capcoom. Para ello, encargaron a Ed Boon y John Tobias el desarrollo de un juego de lucha para estar listo en solo un año. El proyecto pasó por varias fases: primero,  Boon y Tobias pensaron hacer un juego de ninjas, pero Midway lo rechazó para encargarles una adaptación de la película Soldado Universal, protagonizada por Van-Damme.

Finalmente, perdieron los derechos para hacer el juego de la película, pero el "espíritu de JCVM" se mantuvo en el personaje de Johnny Cage, imitando su nombre, su aspecto y movimientos (más parecidos a los de la película Bloodsport) y su personalidad (un narcisista actor de Hollywood).

Al final, el destino acabó haciendo que Van Damme participara en la película de Street Fighter... y él mismo apareciera con gráficos digitalizados al estilo de Mortal Kombat.

Influencias de toda clase

Mortal Kombat tuvo influencias de toda clase: Van Damme en el personaje de Johnny Cage, Terminator en el caso de Kano... pero si algo abunda en es la devoción a las artes marciales asiáticas, aunque sea en forma de un poporrí en el que nada tiene mucho sentido.

Si a algo se parece Mortal Kombat, es a la película de John Carpenter Big Trouble in Little China (Gran golpe en la Pequeña China), y su forma de "americanizar" la mitología y artes marciales chinas. Dos luchadores del juego, Raiden y Shang Tsung, están inspiradas en personajes de la película.

gran golpe en la pequeña china

La 'koncepción' del nombre

Que el juego se llame Mortal Kombat, y tenga faltas de ortografía intencionadas cambiando las "c" por "k", es un buen ejemplo del carácter transgresor del juego. Sin embargo, llegaron a él por casualidad. Durante la mitad de su desarrollo el juego ni siquiera tenía título definitivo, barajaron cosas Kumite (un tipo de combate en kárate), Dragon Attack, Death Blow, Fatality o Combat.

No fue nadie del equipo ni de Midway quien llegó al nombre final, sino un amibo de Ed Boon, Steve Ritchie, que visitó las oficinas, y vio que alguien había escrito en la pizarra la "Kombat", sugiriendo que el juego se llamase Mortal Kombat. Ritchie, por cierto, es un prolífico diseñador de pinballs, y también dio voz a Shao Kahn en varias entregas.

Mortal Monday: uno de los mayores eventos de la industria

Después de un año de popularidad en los en los salones recreativos, Mortal Kombat dio el salto a consolas el 13 de septiembre de 1993. Y lo hizo con, probablemente, el lanzamiento más mediático hasta la fecha. Una enorme campaña de márketing acompañó al llamado "Mortal Monday", publicado en consolas por Acclaim en versiones para Super Nintendo, Mega Drive, Game Boy y Game Gear.

Y si pensáis que los combates del juego eran brutales, el Mortal Monday fue el detonante de otras guerras más encarnizadas fuera de la pantalla...

La versión de Super Nintendo cambió la sangre por sudor

La generación de los 16 bits estuvo marcada por la fuerte rivalidad entre Nintendo y SEGA, y sus consolas SNES y Mega Drive (Genesis en EE UU). Hasta entonces, Nintendo había dominado indiscutiblemente el mercado. SEGA fue la primera compañía que consiguió doblegarla (especialmente en los mercados occidentales). Y Mortal Kombat tuvo mucho que ver.

Y es que, para evitar polémica, ambas versiones de 16 bits vinieron censuradas. Nintendo no quería dañar su imagen de una compañía familiar, pero no podía permitirse no tener una versión de Mortal Kombat, así que insistió a Midway y Acclaim que debían retirar todos los fatalities y la sangre, sustituida por "sudor".

ABACABB

SEGA, sin embargo, supo aprovechar esta situación para su beneficio. Siempre se había posicionado como la alternativa "gamberra", esperando captar a los usuarios que encontraban a Nintendo demasiado infantil. Mortal Kombat, en su versión arcade, ya había levantado mucha polémica, y no quería meterse en líos, por lo que se aseguró que la versión de Mega Drive obtuviera la calificación MA-13, para mayores de 13 años, recortando toda la sangre.

Mientras tanto, en secreto, SEGA introdujo un código que los jugadores podían introducir en el menú principal, ABACABB, que reintroducía la sangre y los fatalities. El código fue compartido en revistas (en Hobby Consolas, fue la propia SEGA la que compartió el código con la redacción para que la prensa dejara claro qué versión era superior). 

El resultado fue que, por primera vez, la versión de SEGA de un juego multiplataforma vendió que la de Nintendo, con una correspondencia de cuatro contra uno.

Curiosamente, la versión de SEGA Master System, que salió algo después basada en la versión de Game Gear, sí mantenía la sangre... pero como eran mucho menos realista, decidieron que no era necesario censurarla.

La guerra SEGA vs Nintendo continuó en el Congreso

La controversia por la violencia en los videojuegos no solo llenó la prensa de titulares sensacionalistas... también llegó al Congreso de Estados Unidos. Fue el senador demócrata Joe Lieberman, que al ver lo violento que era el videojuego Mortal Kombat al que jugaba su hijo, decidió llevar el asunto al frente. En una vista en diciembre de 1993, introdujo por primera vez la necesidad de regular el contenido de los videojuegos.

mortal kombat

Durante varias sesiones a lo largo de 1994, fueron llamados representantes de SEGA y Nintendo, que para eludir responsabilidades acusaron al rival de ser ellos los causantes de toda la polémica. Nintendo defendió su postura de una compañía para todos los públicos... a lo que SEGA respondió sacando al estrado una Super Scope, un periférico de la NES con forma de bazuca.

¿Quieres saber más sobre la guerra entre SEGA y Nintendo? ¡No te pierdas el libro Console Wars!

Las sesiones terminaron con la creación del Entertainment Software Rating Board (ESRB), una organización independiente que califica los videojuegos por edades, algo que hasta entonces apenas estaba regulado.

mortal kombat

El resto de la historia fue mucho más amable para Mortal Kombat. La llegada de Grand Theft Auto a finales de los 90 desvió la atención mediática sobre Mortal Kombat, que ya va por la undécima entrega... y sin dar señales de agotamiento.

Y además