SpiderMan
Reportaje

Diferentes tipos de HDR y cuál es el mejor HDR para jugar

Por Alejandro Alcolea Huertos

Os contamos cuáles son las diferencias entre HDR y cómo configurar la consola para jugar en HDR, algo que mejora la experiencia a niveles que, incluso, superan la nitidez que otorga el juego a 4K.

Uno de los elementos más complejos de elegir a la hora de montar un setup para jugar o disfrutar del cine es el monitor o el televisor. Hay muchos tipos de paneles, muchos niveles de contrastes, el tema de los Hz, qué resolución es mejor dependiendo de la distancia de dibujado, los bits del panel, la iluminación... y el HDR.

Con la popularización de las televisiones UHD (Ultra High Definition) llegó otro término el HDR. El HDR (High Dynamic Range, o alto rango dinámico) es algo que lleva años entre nosotros en videojuegos (como Half Life 2) o en las cámaras fotográficas. Sin embargo, no teníamos los paneles necesarios para disfrutar de ese contenido HDR,

Ahora bien, ¿qué es el HDR? A estas alturas seguro que ya sabéis, a grandes rasgos, en qué consiste esto del HDR. En fotografía se consigue superponiendo tres imágenes, una ''normal'', una sobrexpuesta y una subexpuesta para hacer que los negros sean más negros y los blancos... más blancos, para que haya una mayor gama cromática en la imagen y, así, luzca mejor y más parecida a la realidad.

¿Por qué importa el HDR en los juegos?

Es algo que permite que los juegos luzcan de una forma mucho más atractiva gracias a una paleta de colores mayor y que, de hecho, ha generado discusiones en la web. Hay dos corrientes de usuarios, los que opinan que el HDR es lo que, realmente, hace mejores a las nuevas consolas, como Xbox One X. Otros opinan que es la nitidez de la resolución 4K.

Lo cierto es que ambos factores influyen sobremanera en la imagen, pero como con el 4K está todo mucho más claro, vamos a ver cuáles son las diferencias entre los formatos de HDR.

Tipos de HDR. No todos son HDR realmente

Y es que, igual que hay muchos tipos de paneles (TN, VA, IPS y OLED, aunque también está el QLED de Samsung que tiene una serie de ventajas y desventajas frente a los OLED, algo en lo que no vamos a entrar), también existen diferentes tipos de HDR.

No, no todas las televisiones que dicen que son HDR... lo son. Sabemos que es algo complejo de entender, pero es muy parecido a cuando aparecieron las primeras televisiones HD, ya que no todas eran FullHD y estaban las HD Ready y las realmente FullHD. En móviles también se ve mucho, con términos como HD, HD+, FullHD, FullHD+... y es normal que los usuarios se confundan.

Los mejores televisores 4K para jugar

Vamos a ver centrarnos, sin embargo, en el HDR de las televisiones. Y es que, hay varios tipos y no todos son HDR real.

HDR 10 o Ultra HD Premium: Es el estándar, un HDR que apoyan diferentes fabricantes y que cuenta con una tasa de brillo algo por debajo de los 1.000 nits, pero cuentan con un panel, por lo general, de 10 bits (ahora veremos qué es eso de los bits). Es HDR ''de verdad''.

HDR 1000: Igual que el HDR 10, pero con los 1.000 nits. Es la referencia que marca Samsung en sus televisores compatibles, como los QLED. Y sí, es HDR real.

Dolby Vision. De los tres principales tipos de HDR, es el más avanzado, ya que es HDR real, por descontado, y ofrece mejoras a nivel de audio y video. Eso sí, es algo parecido al chip G-Sync, ya que los televisores Dolby Vision tienen un chip integrado para conseguir las especificaciones necesarias y tienen que validarse de forma externa. Cuentan con 10.000 nits y un panel de 12 bits. Además, hay una enorme diferencia respecto a los otros formatos de HDR.

Mientras en el HDR 10 y HDR 1000 el HDR es para la imagen en general, para toda la película, por así decirlo, el Dolvy Vision cuenta con un HDR personalizado para cada fotograma. Imaginad lo que supone esto a nivel de edición y potencia de cálculo de la imagen. Es el más avanzado, pero también el más caro y, hor por hoy, no vale la pena para jugar, ya que no se le saca partido.

Ahora bien, como decíamos, no todos los HDR son iguales, y hay HDR que son solo un plus de brillo en los blancos, por ejemplo, para saturar algo la imagen, pero no llegan a ser HDR real. Si veis las siglas HDR a secas, debéis aseguraros si se trata de HDR 10 o no, ya que si no lo indica y si el panel es de 8 bits, seguramente no será HDR real. El HDR Pro tampoco es HDR real, y es algo que podéis ver en los televisores de LG, por ejemplo. 

En monitores, por ejemplo, este año se intentó dar un paso adelante para conseguir una certificación para monitores HDR. Así, DisplayHDR tiene varios tipos y separa entre monitores de 400 nits, 600 nits y los de 1000 nits, aunque es algo que debe despegar en 2019.

Por último, existen más tipos de HDR que están por llegar y sí serán HDR real, pero aún son minoritarios o están en fase de pruebas, por lo que no los comentaremos en esta entrada.

Paneles de 10 y 8 bits, no son lo mismo

Esto es muy, muy importante. Quienes tengáis una Xbox One X y una tele HDR pero no de 10 bits, os habréis fijado que no os deja reproducir contenido con una profundidad de 10 bits. Ahora bien, ¿qué es esto y por qué es fundamental para conseguir la mejor calidad de imagen?

La profundidad de color también es un parámetro que deberíamos tener en cuenta. Lo habitual es una profundidad de color de 8 bits, lo que significa que hay 256 tonos de color para los 8 colores primarios, lo que nos da 16,7 millones de colores. 

Profundidad de bits

Un panel de 10 bits tiene 1.024 tonos y, por tanto, la gama cromática es mejor, con más de un millón de colores. Hay unos paneles de 10 bits más baratos, que son los que utilizan paneles de 8 bits con dithering, una tecnología que simula los espacios de color entre cada uno de los primarios.

Es más caro un panel de 10 bits, claro, pero la calidad de imagen también es mejor, así como el HDR.

Configurar el HDR para jugar

Ahora bien, llega lo importante. Para jugar a juegos HDR necesitamos tres cosas: Una consola (Xbox One S, una Xbox One X o una PS4 Pro), un cable HDMI 2.0 y conectar dicho cable al puerto correcto de la televisión. ¿Cuál es el mejor HDR para jugar? Realmente, mientras sea HDR de verdad, con un panel de 10 bits, tenemos de sobra ya que, como digo, el Dolby Vision aún tiene camino por recorrer. Lo importante es configurar la televisión debidamente. 

Os contamos qué es el puerto HDMI Arc y para qué sirve

Los televisores Samsung o LG, por ejemplo, muestran el contenido HDR de manera automática, pero en algunos televisores Sony para obtener una velocidad de 18 Gbps (y tener, así, HDR real) necesitamos activar la opción ''formato mejorado'' del HDMI en la configuración de la tele.

Claro está, también hay que ''toquetear'' en la consola. Para habilitar el HDR en PS4 Pro, debemos ir a la configuración de la consola, al menú ''Ajustes de salida de vídeo'' y en el apartado ''HDR'' y ''Salida de color profundo'' seleccionar ''Automático'', tal y como os mostramos en esta imagen:

Juegos con HDR

Para hacer lo propio en Xbox One S y Xbox One X, aunque se hace de manera automática, lo que debemos hacer es ir a ''Configuración'' y a la pestaña ''Pantalla y sonido''. Ahí, seleccionamos la salida de televisión (que nos dará la opción 4K HDR si la TV es compatible) y, si queremos asegurarnos, podemos pedir los detalles de la televisión para que nos diga qué tipo de contenido es compatible.

Cuando tenemos esto, solo debemos asegurarnos que el juego que queremos reproducir es compatible con HDR... y empezar a disfrutar. Dentro de cada juego compatible, además, podréis configurar el brillo del HDR de manera individual. Juegos como Forza Horizon 4, Assassin's Creed Odyssey, God of War o Red Dead Redemption 2, entre otros, son un ejemplo.

Ahora, ya sabéis cuáles son las diferencias ente el HDR y cómo se configura para jugar en consolas.