Xbox One X vs Xbox One S
Reportaje

Guía rápida - Cómo conectar Xbox One para comenzar a jugar

Por Redacción Hobby Consolas

Con estos consejos de uso de Xbox One aprenderás a conectar la consola y a disfrutar de algunas de sus prestaciones, como la captura de vídeo o la reproducción de Blu-Ray 4K. Y, por supuesto, te explicamos los diferentes modelos de Xbox One que hay disponibles.

¡Bienvenido al mundo de One, jugón! Si acabas de comprar una Xbox One o los Reyes Magos han sido así de majos, comienza para ti una aventura plagada de juegos interesantes, prestaciones multimedia y experiencias en alta resolución. Con esta guía rápida de uso para Xbox One aprenderás los aspectos fundamentales de tu consola, cómo comenzar a usarla y algunas curiosidades que quizá se te habían pasado por alto. Esta guía está pensada para usuarios con poca experiencia, pero aunque seas "jugon veterano" quizás encuentres algunos consejos en los que no habías caído. ¡Comencemos a aprender cómo usar Xbox One!

¿Qué Xbox One tenemos?

Antes de nada, si os han regalado la consola y si la comprasteis sin conocer demasiado la gama de productos, quizá no tengáis claro qué modelo concreto habéis adquirido. A grandes rasgos, existen tres modelos de Xbox One:

  • El modelo original, que ya no se fabrica. Era más grande, pesado y ruidoso, pero solía incluir la cámara Kinect, que tiene juegos exclusivos y ya ha dejado de formar parte de la estrategia de Microsoft. Si lo habéis adquirido recientemente, esperamos que haya sido por muy poco precio...
  • Xbox One S, el modelo "general" que se vende ahora mismo. Es de color blanco, se puede poner en vertical, es mucho más pequeño que la Xbox One original (en torno a un 40%), permite aprovechar el HDR y puede reproducir Blu-Ray 4K (la Xbox One original no tiene esa capacidad). El modelo con 500 GB de disco duro se puede conseguir por unos 200 euros con un juego. También hay modelos de 1 TB con juego por unos 290 euros. Originalmente, se lanzó un modelo de 2 TB, pero ya no se fabrica.
  • Xbox One X es el modelo "de gama alta". Es mucho más potente (lo que aligera los tiempos de carga y permite jugar en 4K con una gran variedad de juegos) también reproduce Blu-Ray 4K y HDR, tiene refrigeración líquida... Vamos, que hace honor a su eslogan de "la consola más potente del mundo" y para colmo tiene unas dimensiones muy parecidas a las de Xbox One S. Por ahora existe un modelo de 1 TB, que se puede adquirir por unos 499 euros con un juego.

Podéis ver todos los modelos comparados en el vídeo de arriba. A raíz de esta variedad, quizá tengáis la duda de qué juegos son compatibles con cada modelo. La respuesta es sencilla: TODOS LOS JUEGOS de Xbox One funcionan a la perfección en TODOS LOS MODELOS de Xbox One. La única diferencia estribará en un superior rendimiento gráfico al ejecutarlos en Xbox One X, pero las diferencias no afectan a la experiencia de juego en sí. Microsoft asegura que todos los juegos que se lancen serán compatibles siempre con todos los modelos.

En cualquier caso, todos los modelos son capaces de alcanzar una resolución de 1080p y 60 frames por segundo, dependiendo del juego. Ese es el tope que alcanza el modelo original de Xbox One. Xbox One S admite 4K al reproducir películas y en los menús, pero no en los juegos.

¿Qué aplicaciones extra nos proporciona Xbox One?

Seguro que el objetivo principal de haberos hecho con la consola es jugar y jugar, pero no está de más tener en cuenta las múltiples ventajas extra que podemos disfrutar:

  • Reproducir Blu-Ray 4K. Además de servir como un reproductor de los ya habituales DVD o Blu-Ray, la consola nos permite reproducir también Blu-Ray Ultra HD, que muestra películas en resolución 4K y con sonido Dolby Atmos. Xbox One S y Xbox One X son las únicas consolas capaces de reproducir ese formato, ya que ni las diferentes PS4 ni Switch están preparadas para ello. Además de la reproducción de discos, Xbox One tiene una tienda digital desde la que se pueden comprar películas o series.
  • Usar la entrada HDMI In para que la consola muestre fuentes de vídeo externas, como un decodificador de tele por satélite. Más adelante os damos más detalles.
  • Retrocompatibilidad con Xbox 360 y la primera Xbox. Si disponemos de copias físicas de los juegos de Xbox 360 o Xbox, podemos introducirlas en Xbox One y se descargará una versión digital de los mismos para usarlos en la nueva consola. Muchos de ellos, además, incluirán mejoras en la resolución. También podemos comprar esos juegos digitales desde la tienda de la consola y, aunque no todos los juegos de esas consolas son compatibles con Xbox One, la lista no para de crecer. Puedes ver aquí la lista de juegos retrocompatibles en Xbox One.
  • Xbox Play Anywhere es una característica de algunos juegos que nos permite jugarlos en la consola o en un PC Windows de forma indistinta. Es decir, si lo compramos para Xbox One, podemos descargarlo gratis en PC y viceversa.
  • Capturar imágenes o vídeos de los juegos y subirlos a la nube. El sistema de captura es muy sencillo y nos permite guardar los vídeos e imágenes en nuestros discos duros a la vez que seguimos jugando. Si usamos Xbox One X, podemos capturar hasta en resolución 4K y a 60 frames por segundo... ¡Pero ojo, que esos vídeos ocuparán mucho espacio! Una vez los tengamos, podemos subirlos a una cuenta de Drive que tengamos o directamente colgarlos en la comunidad de Xbox One para que todos los usuarios puedan verlos.
  • También es posible descargar otras aplicaciones como Netflix, un reproductor multimedia, Crunchyroll o Youtube. Son gratuitas y ocupan poco espacio, aunque algunas, como la de Netflix, puede obligaros a pagar por ver sus contenidos, lógicamente.

Al grano: cómo conectar Xbox One

Como podéis ver en nuestro unboxing de Xbox One X, los contenidos de la caja son muy sencillos de reconocer y colocar. Junto con la consola encontraréis lo esencial: un cable de corriente (a partir del modelo S consiste en un solo cable, sin fuente externa), un cable HDMI y un mando inalámbrico (la consola permite conectar hasta 8 mandos inalámbricos a la vez). Solo con eso ya podréis poneros en marcha. Enchufad el cable a la corriente, el cable HDMI al puerto HDMI Out de la consola, el otro extremo a la tele y listo. Abrid la parte trasera del mando, meted las dos pilas AA incluidas y pulsad el botón Xbox (el que tiene la gran X) en el centro del mando. También vale pulsar el botón de encendido en la parte frontal izquierda de la consola.

Xbox One se encenderá y podrás comenzar a interacturar con ella en el canal HDMI de la TV para el que hayas enchufado el cable. Por cierto, recordad vigilar que la consola tenga espacio para "respirar" por los laterales y por arriba, para que no se recaliente. También podéis optar por poner Xbox One en vertical, si tenéis la peana correspondiente (viene en algunos packs de la consola, pero también se puede comprar aparte).

Xbox One X vs Xbox One S

Como habréis comprobado, la parte trasera de la consola incluye otros puertos, pero puede que no tengas que usarlos o solo utilices unos pocos:

  • Un puerto HDMI In, que es diferente al que usamos para conectar a la tele. Ese puerto sirve para conectar un aparato externo como un decodificador de tele por cable. ¿Con qué objetivo? Para que desde la consola podamos ver tanto nuestros juegos como emisiones de TV externas, de tal forma que la consola se convierta en un "centro de entretenimiento". Es una costumbre más propia de EEUU y en España no acostumbramos a tener ese tipo de fuentes de vídeo... Pero ahí tenéis la posibilidad.
  • Puertos USB, principalmente para conectar unidades de memoria externa como discos duros. Así, podréis disponer de espacio extra para almacenar juegos o contenido multimedia.
  • Un salida de audio óptico digital, por si queréis usar un cable de audio (no incluido) para conectar la consola a un equipo de sonido. No es imprescindible, ya que con el cable HDMI también sacáis el sonido, pero podéis obtener una mejor experiencia sonora, siempre que tengáis un equipo de sonido y altavoces preparados.
  • Un puerto para cable de red, por si queréis conectar la consola al router y tener una conexión por cable a Internet. De nuevo, no es imprescindible, podéis conectaros por Wifi a vuestro router.

Conoce la historia de Xbox One con este libro

La configuración digital

Cuando encendáis Xbox One por primera vez, arrancará un tutorial de configuración muy sencillo, que os guiará paso a paso para seleccionar el idioma de los menús, la región, resolución de la televisión (la consola detectará automáticamente la óptima), la red Wifi y a recuperar vuestro perfil, si tuvisteis una Xbox anterior. Si no, podéis usar cualquier dirección de correo vinculada a Microsoft (Hotmail, por ejemplo) para crear vuestro usuario y "bautizaros" con un gamertag, vuestro nombre durante las partidas con Xbox One.

Antes de terminar la configuración digital, os tocará llevar a cabo una actualización de algo más de 3 gigas, por lo que es recomendable tener una conexión a Internet razonablemente potente.

Menú de Xbox One

Una vez hayáis actualizado y terminado de configurar, podréis acceder al menú principal de la consola. Desde Inicio, podéis dar un vistazo rápido a los últimos juegos o aplicaciones utilizados. Podéis consultar otro pinchando en "Mis juegos y aplicaciones", que está en la parte izquierda del menú.

Veréis que, arriba del todo, junto a la opción de Inicio, se encuentran las opciones Mixer, Comunidad y Store. Gracias a Mixer y Comunidad podréis ver vídeos de otros usuarios, uniros a grupos, consultar los logros de amigos.... Desde Store, podréis adquirir demos, películas, series o juegos.

Y, por supuesto, hay que decidir si vamos a jugar online. Xbox ofrece dos formas de conectarnos a Internet. Podemos optar por suscribirnos a Xbox Live Silver, que es gratuita y nos permite conectarnos a la tienda, descargar juegos y aplicaciones, ver vídeos... Lo que no nos permite es jugar online. Pare eso, necesitamos suscribirnos a Xbox Live Gold, que tiene un precio oficial de 59,99 euros al año o de 6,99 euros por un mes. Con la compra de la consola tendréis acceso a unos días gratuitos de Gold, por lo que podéis probar la experiencia antes de lanzaros a por ella. Además de jugar online, Xbox Live Gold nos da acceso a algunos juegos gratuitos cada mes o de precios rebajados en otros.

Cómo conseguir nuevos juegos

Menú de Xbox One

Por supuesto, la opción más simple es comprar juegos para Xbox One de forma "física", en un establecimiento, pero también podéis acceder a una infinidad de juegos desde la Store digital de vuestro menú. En la parte superior de Store veréis algunos títulos destacados, pero justo debajo encontraréis el botón "Examinar juegos" para ver un desglose de todas las categorías: novedades, juegos de pago, juegos gratis, juegos exclusivos de Xbox One... Lógicamente, necesitáis una tarjeta de crédito para adquirir los nuevos títulos, pero es importante saber algunos aspectos extra:

  • Si compraste juegos digitales para Xbox 360 y estás usando el mismo perfil de usuario, puedes descargarlos de nuevo en Xbox One, si estos son retrocompatibles. Desde el menú principal de la consola, accede a Mis juegos y aplicaciones y Listo para instalar. Ahí tendrás los juegos que puedes descargarte gratis.
  • Además de comprar juegos individuales, si estáis suscritos a Xbox Live Gold, todos los meses tendréis algunos títulos gratis, que dejarán de estar disponibles al final del mes.
  • La otra opción es Xbox Game Pass, un estupendo servicio que, por 9,99 euros al mes, nos da acceso a montones de juegos completos, siempre que sigamos suscritos. Actualmente hay más de 160 juegos disponibles para descargar y, aunque muchos de ellos son indies o títulos de XBox 360 y la primera Xbox, también hay titulazos recientes como Gears of War 4 o Halo 5.

Los mejores juegos para Xbox One

Xbox One X

¿Todo listo, vuestra Xbox One está encendida y dándolo todo? ¡Pues llega el momento de "alimentarla" con juegos! Para eso estamos nosotros, que os recomendamos los 20 mejores juegos actuales de Xbox One en función de la nota que les dimos en nuestros análisis. Y si queréis aprovechar la retrocompatibilidad de la consola, aquí puedes ver los títulos más destacados de sus "ancestros":

Lecturas recomendadas