Ir al contenido principal
Devil May Cry 5 PS4 Xbox One PC
Reportaje

Impresiones de Devil May Cry 5, acción infernal y deliciosa

Estas son nuestras impresiones de Devil May Cry 5 para PS4, Xbox One y PC. Hemos saboreado el nuevo juego de Capcom protagonizado por Nero y Dante, y os traemos nuestras sensaciones a los mandos de uno del ''joven'' Nero y su inseparable proveedora, Nico.

Rápido. Frenético. Adictivo. Infernal. No me gusta calificar un juego como ''adictivo'', pero realmente, tras pasar unos 20 minutos con la demo de uno de los juegos más esperados de 2019, tengo que usar ese adjetivo. Y es que, me apetece muchísimo volver a controlar a Nero y su Devil Breaker para machacar demonios como si no hubiera un mañana mientras suenan temas cañeros que van subiendo de intensidad a medida que aumenta el frenesí destructivo.

Tras muchos rumores y supuestas presentaciones, Devil May Cry 5 se presentó por todo lo alto en el E3 de este año, durante la conferencia de Microsoft. Lo hizo en un vídeo en el que, además de fragmentos jugables, pudimos apreciar que Nero, uno de los tres protagonistas, tenía un aspecto más maduro.

¿Os hace falta refrescar la memoria? Echadle un ojo a la Special Edition de Devil May Cry 4

También vimos a Dante en su moto, un Dante que, por qué no decirlo, estoy deseando controlar. Y también estaba Nico, un personaje que no podremos controlar, pero que nos suministra las armas y mejoras (y que se ha mostrado en diferentes imágenes que nos han dejado con la boca abierta gracias al poderío del RE Engine, el motor de Capcom para la actual generación y del que hablaremos más adelante.

No pudimos jugar a Devil May Cry 5 en el E3, pero sí ha estado presente en Gamescom 2018, en el stand de Microsoft y corriendo en un kit de desarrollo de Xbox One X, y os traemos sus impresiones. Si al terminar de leerlas tenéis ganas de que llegue el 8 de marzo, no será nuestra culpa. Quedáis avisados.

Devi Breaker. Tiembla, Bayonetta

Han tenido que pasar 10 años, pero por fin tenemos al alcance la continuación de la saga Devil May Cry a manos del responsable de la tercera y cuarta entrega. Hideaki Itsuno, quien dirigiera Devil May Cry 3 y Devil May Cry 4, quiere retomar el hilo con este Devil May Cry 5 pasando por completo del trabajo de Ninja Theory en DmC, un reboot que no funcionó nada mal entre crítica y usuarios, pero que en el seno de Capcom, seguramente, perciben como algo a olvidar. Y es que, se nota que no es lo ''japonés'' que debería, pese al gran trabajo del estudio británico.

¿Anime de Devil May Cry? ¡Deme 10!

Dejando de lado la historia del mundo real, vamos a la historia del mundo demoníaco. Antes de nada, debemos avisar: no hemos visto ni a Dante ni al tercer personaje jugable en esta demo de Devil May Cry 5, por lo que nuestras impresiones se centran en nuestra experiencia con Nero, un personaje que, por qué no decirlo, no es de mi agrado, pero que en solo los 20 minutos que he pasado con él me ha convencido más que en toda la cuarta entrega.

Nico y Nero acuden a Red Grave, una ciudad con un estilo victoriano muy marcado en el que una plaga infernal está sembrando el caos. Los demonios aparecen de la nada y los edificios están siendo resquebrajados por las raíces del averno, bastante asquerosas, en algunos casos. No tenemos muy claro por qué estamos aquí, pero en cuanto termina la cinemática inicial y empezamos a controlar a Nero, nos invade esa sensación de ''esto es como montar en bici, extraño al principio, pero al final es algo conocido''.

Y es que, lo primero que llama la atención es que la cámara está algo más cerca de Nero de lo que recordábamos en entregas previas. No llega a ser una cámara al hombro y tenemos bastante libertad para colocarla donde mejor nos venga (además, ella sola se mueve bastante bien en los combates), pero definitivamente, está claro que quieren un enfoque más cinematográfico para esta quinta entrega.

Lo segundo que llama la atención es la velocidad del combate. Nero cuenta con tres armas. Por un lado, su inseparable Red Queen recibida de manos de los Caballeros. Por otro lado, el revolver Red Rose, que dispara de forma mucho más lenta que en DmC 4 y que, por supuesto, que las pistolas Ivory and Evony de Dante. La tercera es el brazo robótico que vimos en la presentación del juego.

Devil May Cry 5

Nero ha perdido su brazo demoníaco, pero por suerte Nico, que es una fiera en lo que a suministrar juguetes destructivo se refiere, le ha construido diferentes modelos de Devil Breaker, brazos mecánicos para machacar demonios. Y no hay un método mejor que otro para jugar a Devil May Cry 5, ya que está claro que Itsuno y compañía quieren que ''bailemos'' con los enemigos y que juguemos a algo parecido a ''el suelo es de lava''.

La primera impresión que tuve con Devil May Cry 5 es que el combate era más lento que en anteriores entregas. Disparé, realicé algún que otro espadazo y di golpes con el Devil Breaker, y todo era bastante ''pesado''. Poco a poco fui combinando tajos y disparos, además de golpes del brazo robótico, y fui cogiéndole el gusto a eso de realizar combos, apuntar a diferentes enemigos para golpear distintos objetivos cada vez. La ''revolución'' vino cuando empecé a cogerle el tranquillo a la lucha en el aire.

Devil May Cry 5

Y es que, Nero tiene doble salto que nos permite impulsarnos hacia arriba para hacer ataques en picado, pero también elevar a los enemigos para acabar con ellos sin tocar el suelo. Pero... ¿y si pudiéramos enlazar combos en el aire contra distintos enemigos?

Una peculiaridad del brazo robótico es que permite funcionar como un gancho. Si estamos en el aire, con una sencilla combinación atraemos a un enemigo y podemos empezar a repartir en el aire. Pegamos un par de tiros para no caer, agarramos otro enemigo, pulsamos la ''B'' del mando de Xbox para atacar con el Devil Breaker... y rematamos la faena con un contundente ataque de suelo.

Devil May Cry 5

No fui capaz de ejecutar un 'dash' potente para esquivar, siendo el salto la mejor salida ante los problemas, pero lo que sí hice fue bailar como nunca con los enemigos. Y, en este sentido, es precioso lo que Capcom está creando, ya que el juego se siente muy ''de Platinum'' en lo que a excelencia de combate aéreo se refiere. Sí, la saga Devil May Cry llegó antes que los Bayonetta o Nier Automata, y con la quinta entrega Devil May Cry me he sentido tan cómodo como con las últimas obras de Platinum en lo que a combate se refiere.

Son fluidos, nos premian si combinamos botones de forma correcta y no los pulsamos al tuntún y, sobre todo, son espectaculares. Además, hay algún truco bajo la manga. Y es que, además de combinar botones, es importante controlar el timming de los ataques, sobre todo los del brazo robótico. En nuestra demo vimos dos tipos de brazos, cada uno con un ataque simple diferente (un ataque eléctrico o un impulso oblicuo ascendente y en espiral), y además del golpe ''sencillo'', podíamos cargarlo para desencadenar un ataque muy potente con efectos de área.

Devil May Cry 5

Llama la atención la manera de gestionar estos implantes. Y es que, en todo momento tenemos una rueda en la que se ve el modelo de brazo que tenemos y las ''cargas'' que nos quedan de cada uno de ellos, pero no tenemos un botón para girar esa rueda y elegir uno u otro. Para utilizar el siguiente en la lista, debemos gastar el equipado, y ojo si nos lo rompen o gastamos todas las cargas, ya que Nero irá, hasta que encontremos uno nuevo en el escenario, con un brazo menos, haciendo que sea más lento en combate.

Eso sí, no os preocupéis, ya que hay brazos robóticos de sobra en el escenario, por lo que solo hace falta llegar a uno para que Nero lo recoja de forma automática. Y más nos vale hacerlo, ya que nos harán falta contra los enemigos más fuertes. Al final de la demo vimos dos cosas que esperábamos encontrar en Devil May Cry 5. La primera son las cabinas telefónicas desde las que podemos solicitar la presencia de Nico, que llega con su furgoneta cargada de armas para gastar los orbes rojos.

Devil May Cry 5

La segunda son los enemigos gigantes, como un enorme Goliath con el que terminamos la demo y que promete ponernos las cosas difíciles en el juego final. Eso sí, no podemos hablar sobre el 'backtracking' y la exploración, ya que el fragmento jugado era bastante lineal y centrado en el combate para que viéramos las características del mismo (aunque sí asomó el clásico ''no puedes pasar por aquí hasta que recojas cierto objeto'').

Devil Trigger

Si el combate es espectacular, gran parte de la culpa está claro que es de las combinaciones que podemos realizar, pero el apartado sonoro y el trabajo de animaciones también tiene mucho que decir. Visualmente, Devil May Cry 5 tiene, en la demo que hemos probado, claro está, alguna textura que baila más de la cuenta, pero por lo general se mostró muy sólido, con unos enemigos tremendamente detallados y unos modelados de los protagonistas que son para admirar.

La obsesión por el detalle en la ropa de Nero y Nico, así como en el rostro de ambos personajes, es evidente y algo que se deja ver en el diseño del enemigo final de la demo. Además, los escenarios lucen de maravilla, con elementos destructibles y una iluminación que corre a cargo del fantástico RE Engine, el motor que se estrenó con Resident Evil 7 y que también dará vida a Resident Evil 2.

Además, las animaciones son una completa animalada. La transición entre las mismas es de lo más natural, lo que aumenta las ganas por combinar ataques para ver cómo responde el cuerpo de Nero, y las propias armas, a los comandos del mando. Todo se ejecuta con una naturalidad sublime, y la banda sonora nos empuja a ello. Hay que escuchar más, pero el tema Devil Trigger que os dejamos a continuación nos mete de lleno en un estado de frenesí asesino - de demonios - difícil de explicar.

Devil May Cry 5

Y es que, se trata de una banda sonora dinámica, y lo que notamos durante la demo es que el volumen va aumentando a medida que ejecutamos más, y mejores, ataques. Al final, cuando estamos en éxtasis, entran los temas vocales y el volumen de la música es tal que casi consigue apagar el resto de efectos sonoros.

Devil May Cry 5, ¿a lo God of War y DmC?

Como habéis comprobado, las primeras impresiones de Devil May Cry 5 nos han dejado muy buen sabor de boca. Diréis ''si solo habéis jugado 20 minutos'', y sí, tenéis razón, es poco tiempo, pero el suficiente para ver funcionando en armonía un montón de sistemas, desde visuales hasta auditivos y, claro está, mecánicos, que auguran un gran futuro a este juego.

Devil May Cry 5 tiene muy buena pinta y en su primera demo jugable no ha decepcionado. Además, está claro que no se han quedado de brazos cruzados estos últimos años. Y sí, se nota más ''japonés'' que el DmC de Ninja Theory - Capcom estará contenta - pero también tiene ese toque occidental que dieron en Ninja Theory.

Devil May Cry 5 Dante

Por otra parte, la nueva cámara y el combate, más lento de inicio, pero brillante en cuanto empezamos a enlazar golpes, me recuerda poderosamente a God of War. Las cinemáticas abundan (una de ellas está dirigida con muy buen gusto) y se nota ese empeño por ser más cinematográfico. El único ''pero'' que podemos ponerle a estas impresiones de Devil May Cry 5 es que no hemos podido paladear a Dante, pero todo llegará...

Y además