Shadow of the Colossus para PS4
Reportaje

Impresiones de Shadow of the Colossus para PS4 desde Paris Games Week

Por José L. Ortega
-

Shadow of the Colossus es probablemente uno de los juegos más venerados del Team ICO. El que espoleó, tal y como lo hace Agro con Wander, el particular estilo de Fumito Ueda gracias a una propuesta elevada al olimpo de la atemporalidad en la industria del videojuego. Un margen que se incrementa con la remasterización del juego en PS4, a la que hemos podido jugar en Paris Games Week 2017 a modo de aperitivo hasta su lanzamiento definitivo el próximo 6 de febrero de 2018.

Desde el primer momento, e incuso simplemente viendo el tráiler de presentación del juego, queda claro que esta vez sí es un remake en condiciones. No solemos verlo en una industria apoderada por ports y remasters creados para hacernos rascar el bolsillo a golpe de nostalgia. Esta adaptación sí ofrece mejoras a nivel técnico que justifiquen un nuevo desembolso para revivir una aventura épica que nos insta a acabar con dieciséis gigantescos colosos uno tras otro.

En cuanto salimos del templo que sirve como punto de partida en la aventura, vemos cómo el mundo en el que transcurre esta épica propuesta tiene más vida. Y la tiene gracias a la implementación de un mayor número de vegetación y detalle capaz de dejarnos ensimismados mientras cabalgamos a lomos de Agro. Eso sí, aunque el mundo está ahora mucho más recreado, y es más habitual la efímera presencia de algún ave sobrevolando la zona, se mantiene intacto el sentimiento de soledad de la obra primigenia, siendo esta una de las mayores armas de Shadow of the Colossus. Estamos solos en un mundo aterrador custodiado por enemigos titánicos.

Shadow of the Colossus para PS4

En Shadow of the Colossus para PS4, los colosos lucen incluso más grandes que nunca gracias a las bondades visuales de la aventura. Hemos podido combatir a los colosos número uno, tres y trece del juego y resultan mucho más imponentes que antaño. Las batallas contra estos seres resultan mucho más digeribles que antes, por lo menos en PS4 Pro, que es donde hemos jugado, ya que transcurren a 60 frames que no se resienten en ningún momento, solucionando así uno de los aspectos más criticados de la obra primigenia. Esperemos que en una PS4 estándar funcione igual de bien, aunque por el momento no hemos podido comprobarlo.

Por lo demás, Shadow of the Colossus para PS4 es el mismo juego publicado en 2005. Con sus peculiaridades. La cámara funciona igual que antes, y en algún momento se desubica con cierta facilidad, pero esto no empaña en demasía las batallas contra los colosos. De hecho, hay cierto toque de misticismo y encanto en este hecho, ya que dificulta aun más la refriega.

El control, por su parte, y como no podía ser de otra manera, se conserva intacto. Un manejo que puede resultar confuso durante los primeros minutos, especialmente en sus mecánicas de escalada. Hay que combinar dos botones de forma constante: X para saltar y R2 para aferrarnos a salientes o precipicios, en un ejercicio que en primera instancia puede parecer complicado y engorroso, pero que con el paso de los minutos acaba realizándose por instinto. De la misma forma que ocurre a la hora de coger impulso con Wander, debiendo dejar pulsado unos segundos el mismo botón X.

Shadow of the Colossus para PS4

Shadow of the Colossus es un juego épico en el que tenemos que acabar con los colosos clavando nuestra espada en determinados puntos de su cuerpo, proponiendo combates que a su vez son intensos rompecabezas. El arco, en algunos de estos combates juega un papel muy importante, ya que debemos ser certeros para provocar debilidad en los monstruos y así poder avanzar. Agro, el fiel caballo del protagonista, también juega un papel vital, permitiéndonos un galope fácil e incluso la posibilidad de ponernos de pie sobre él para alcanzar lugares -o colosos- innacesibles de otro modo.

Queda menos. El próximo 6 de febrero volveremos a vivir una aventura inolvidable creada por el equipo de Team ICO. Shadow of the Colossus en PS4, una de las obras cúlmen de Fumito Ueda, mantiene su esencia y vuelve a maravillarnos gracias a las nuevas bondades técnicas.

Lecturas recomendadas