Jugamos a The Callisto Protocol y experimentamos el terror en la luna muerta de Júpiter

The Callisto Protocol

Hemos visitado la sede de Striking Distance Studios en España, y jugamos a The Callisto Protocol, el juego de terror espacial de los creadores de Dead Space, que se desarrolla en la prisión de Black Iron.  

Desde que se anunció The Callisto Protocol, en la ceremonia de entrega de The Game Awards de 2020, hemos seguido su pista muy de cerca. El estudio Striking Distance, fundado por Glen Schofield (Dead Space, Call of Duty WWII) nos ha prometido traer de vuelta el terror espacial, y los aficionados al género estamos entusiasmados. 

Hasta ahora, habíamos tenido oportunidad de entrevistar a Schofield y ver una demo de juego extendida, en la pasada GamesCom, pero lo que nos quitaba el sueño, y nunca mejor dicho, era jugar a The Callisto Protocol, y comprobar si estaría listo para su lanzamiento el próximo 2 de diciembre en consolas actuales, PC y "next gen" (PS5 y Xbox Series X). 

VIDEO

The Callisto Protocol - Impresiones y gameplay - EMBARGO 26 octubre

Por fin hemos podido probarlo y visitar la sede de Striking Distance en Zaragoza para conocer a fondo alguno de los aspectos técnicos más relevantes del juego, como el uso de la iluminación por ray tracing, el renderizado de los modelos o el comportamiento de la sangre.

Pero antes de pasar a nuestras impresiones (lo hemos jugado en una estación de desarrollo de PS5), será mejor que nos pongamos en situación. ¿De qué va The Callisto Protocol?

The Callisto Protocol

Lo que tenemos que saber es que se trata de un "survival horror" en tercera persona, que se desarrolla en el futuro. El juego está ambientado en la prisión de Black Iron, situada en la luna muerta de Calisto, que orbita alrededor de Júpiter. 

Nosotros encarnamos a Jacob Lee, que llega a la prisión en una nave de transporte, la UJC Charon. Aún no conocemos por qué Jacob termina convirtiéndose en uno de los prisioneros de Black Iron, cuando la penitenciaría sufre el ataque de los biófagos. 

Estas criaturas alienígenas toman el cuerpo de los guardias y prisioneros de la instalación, y se transforman en monstruos que acosan a los pocos supervivientes. Nuestra misión, como si fuera poco, es escapar con vida de Black Iron y descubrir el origen de esta infección. 

Para realizar estas impresiones de The Callisto Protocol hemos podido jugar el tercer nivel de la campaña, Hábitat, que se ha escogido por la variedad que ofrece en el gameplay. Se trata del mismo nivel que se mostró en Gamescom Opening Night Live, que se desarrolla en  las instalaciones de mantenimiento y una zona de cultivos hidropónicos. 

Jugando a The Callisto Protocol

Nuestra misión consistía en ganar acceso hasta un tranvía, y para ello teníamos que desbloquear el acceso, a través de los depósitos de agua. Jacob debía seguir una serie de tuberías, activando las llaves hasta llegar a la esclusa principal.

Tratándose de un juego de los creadores de  Dead Space, es inevitable encontrarnos con algunas similitudes. Atravesamos una serie de pasillos oscuros de aspecto industrial, arrastrándonos por conductos estrechos, y con la sensación de que los monstruos esperan en cada esquina, sumidos en la oscuridad. 

The Callisto Protocol

Incluso el interfaz, la vida de Jacob y la energía del dispositivo de gravedad GRP, aparecen en la espalda del protagonista, en forma de hologramas, sin "ensuciar" la pantalla con elementos del HUD. Pero pronto descubrimos dónde radica su principal diferencia. 

El sistema de combate ha sido definido por los propios desarrolladores como un "sandbox", que permite al jugador escoger cómo enfrentarse a los biófagos. Os adelantamos que funciona de maravilla. Cada vez que aparece uno de estos monstruos, aparte de llevarnos un buen susto, decidimos cómo afrontar la lucha. 

The Callisto Protocol EMBARGO 26 octubre

Las posibilidades pasan por jugar como si fuese un "shooter" aprovechando las armas de fuego (en este nivel se podía usar una pistola y una escopeta), pero teniendo en cuenta que la munición es limitada y no causan demasiado daño. 

También podemos utilizar el bastón eléctrico, arrebatado a uno de los guardias de la prisión, para luchar cuerpo a cuerpo. Se trata de un sistema muy completo, con dos tipos de ataque, y la posibilidad de detener y esquivar los ataques de los biófagos. 

The Callisto Protocol

Es cierto que las esquivas requieren cierto aprendizaje, porque se realizan con el stick izquierdo, pero una vez que lo dominamos, es una gozada. Tenemos que adivinar por qué lado nos va a golpear el monstruo, pero también podemos arrancarle un brazo y así saber que siempre usará el miembro que le queda. 

Si nos movemos con cautela y nos acercamos por detrás, sin ser descubiertos, se puede acabar con el objetivo de un sólo ataque sigiloso. Y por último, podemos usar el GRP, para levantarlos en el aire y lanzarlos contra trampas del escenario, como paredes de clavos o turbinas. 

The Callisto Protocol EMBARGO 26 octubre

Con tantas posibilidades, uno pensaría que lo íbamos a tener fácil, pero la verdad es que los enemigos son tremendamente agresivos y numerosos, y eso nos obliga a alternar todas nuestras opciones. Es algo muy gratificante (y sangriento).

Ya no hay que cortar los miembros, como en Dead Space, pero en su lugar, algunos enemigos se transforman en bichos mucho más peligrosos. Esa transformación se produce cuando unos tentáculos le salen del abdomen, y tenemos la posibilidad de detenerlos, si les disparamos a tiempo. 

Aún hay más. The Callisto Protocol nos permite realizar disparos críticos, si usamos un arma de fuego después de golpear con el bastón, y acertamos en el punto débil. 

Hemos preguntado a Glen Schofield cuál era el aspecto del juego del que se sentía más orgulloso, y nos ha dicho que el combate. Después de ver todas estas opciones, no nos extraña en absoluto. Desde luego es un paso adelante respecto a lo que hemos visto en cualquier otro exponente del género.

The Callisto Protocol EMBARGO 26 octubre

Es cierto que un "survival horror" requiere cierta sensación de peligro, de poder morir en cualquier momento, y que dudábamos si con tantas posibilidades no lo tendríamos demasiado fácil, pero no es así en absoluto. Nos ha parecido que estaba muy bien ajustado. 

En cuanto a la libertad de exploración, se trata de un juego bastante lineal. Jacob cuenta con un cuchillo para manipular cerraduras, lo que nos permite desviarnos de nuestro camino, y así acceder a zonas secundarias en que nos esperan recompensas: créditos, munición y planos de armas. 

En nuestra primera partida, nos ha parecido que merecía bastante la pena, sobre todo porque mejorar las armas y equipo en las impresoras 3D que hay repartidas por el escenario no es precisamente barato...

Si nos referimos a  la forma de contar la historia, The Callisto Protocol  apuesta por un estilo tradicional, con secuencias CG y secciones scriptadas (como el paso junto a un biófago encajado en la pared o la caída por los desagües, que formaban parte de esta demo). 

Aunque estas secciones le daban al juego un aspecto más espectacular, es cierto que se pierde algo de tensión, especialmente en el tramo acuático. Lo que si nos ha gustado es ver alguna de las muertes de Jacob (interpretado por Josh Duhamel)

Son secuencias pregrabadas bastante salvajes, que nos han dejado las mismas sensaciones que tuvimos cuando vimos por primera vez a Lara Croft sufriendo un destino horrible si fallábamos en las secuencias de Tomb Raider (2016). 

Las bondades del apartado técnico

The Callisto Protocol está realizado con Unreal Engine 4, pero según el estudio se han aplicada tantas mejoras que podría considerarse una nueva iteración del motor. Para un juego de estas características, no tenía sentido dar el salto a UE 5 y aprovechar Lumen o Nanite. 

La iluminación es una pieza clave, y el ray tracing se ha utilizado para conseguir efectos muy impactantes, como la transparencia de la piel para ver qué hay en el interior de las pústulas y ampollas de los biófagos, o el efecto de iluminación en las zonas cartilaginosas como las orejas. 

Cada uno de los modelos recibe hasta 16 fuentes de luz dinámicas al mismo tiempo (hemos podido visitar la sala en que se experimenta con la fotogrametría) y la colocación de todos estos puntos responde al desarrollo.

Luces y sombras se utilizan para guiar al jugador, para ocultar la presencia de los monstruos y construir la atmósfera aterradora. Precisamente para disfrutar de la iluminación "a tope" lo hemos jugado a 30 FPS, y aunque no va mal, nos quedamos con las ganas de jugar en modo rendimiento. 

The Callisto Protocol

Los modelos del propio Jacob y los monstruos están muy logrados, pero si nos hubiera gustado encontrar más detalle en los escenarios, que nos han parecido demasiado "grises" y con bajadas de resolución -tened en cuenta que se trata de una versión preliminar-.

Lo que sí nos encanta (y es uno de los elementos realizados en el estudio de Zaragoza) es el comportamiento procedimental de la sangre y vísceras salpicando sobre las paredes, que dependen del tipo de arma y la distancia. El sonido y el uso del Dualsense completaban una atmósfera extraordinaria.

Terror el 2 de diciembre

Me ha gustado mucho The Callisto Protocol, y eso no es ninguna sorpresa. Soy un fan del género y de las películas en que se inspira,  como Alien, Horizonte Final o La Cosa. Y desde que se anunció tenía esperanzas en el juego de Striking Distance y Krafton. 

Lo que es más difícil de explicar es que es un título que "se juega mejor que se ve". Puede que en los gameplay nos quedemos con la sensación de que es un juego de terror convencional, pero su punto fuerte son los combates, y eso es algo que sólo se experimenta con el mando en las manos. 

The Callisto Protocol aprovecha bastante bien las posibilidades de la nueva generación, pero sale también en PS4 y Xbox One. ¿Cómo ha afectado eso al desarrollo? Según el estudio, la experiencia es la misma. Evidentemente habrá tiempos de carga más largos, o una disminución en la calidad de las texturas. 

Pero nos tranquiliza saber que los usuarios de las consolas menos potentes van a poder disfrutar de una experiencia igualmente aterradora. Lo comprobaremos dentro de muy poco, ya que The Callisto Protocol se lanza el 2 de diciembre, ¿será el último gran juego del año?

Y además