Ir al contenido principal
Knightfall - Primeras impresiones de la nueva serie de HBO
Reportaje

Knightfall - Primeras impresiones de la nueva serie de HBO

Knightfall es la nueva serie de History Channel que emite HBO España sobre los Caballeros Templarios a principios del siglo XII en Francia de Felipe IV.

Ayer por la noche, HBO España presentó en Madrid su nueva apuesta por el drama de ficción histórica: Knightfall, una serie del canal History que se ambienta hacia 1314 y que narra los últimos años de la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón, más conocidos como los Caballeros Templarios. 

El evento del lanzamiento de Knightfall se desarrolló en el Teatro Luchana de Madrid, el cual acogió una gala de presentación a la que asistió el protagonista de la serie, Tom Cullen, y en el que se proyectaron los dos primeros capítulos de la serie. El evento contó con una ambientación de estética medieval, con actores caracterizados con ropa de la época.

Gracias a este evento y a la proyección de los dos primeros episodios de Knightfall, ya podemos haceros un avance de esta serie, que comenzará a emitirse en HBO España a partir del 7 de diciembre. Pero antes, dejadnos hablaros de esta nueva propuesta en materia seriéfila.

El ocaso de los templarios

Knightfall arranca con el abandono de Acre por parte de los templarios, cediendo su último bastión en Tierra Santa a manos de las fuerzas musulmanas. Landry, un joven hermano y sus compañeros de armas logran huir por los pelos de la toma del bastión en 1291. Quince años después, en 1306, Landry y los supervivientes, viven en París, bajo el reinado del rey Felipe IV, ajenos a su destino. Y es que en 1307 se decretará su caza por herejía. La serie explora el último año de vida de la orden, antes de su disolución final, ya en 1312

Estos son los estrenos de HBO España en noviembre

Knightfall es una serie producida por Jeremy Renner y Jeff Pinkner, producida por Don Handfield y Richard Rayner. Tom Cullen, Olivia Ross, Julian Ovenden y Jim Carter protagonizan esta ficción pseudohistórica, que a muchos le traerá de vuelta a la memoria eventos de Assassin's Creed y a Assassin's Creed Unity.

Pan de oro para seriéfilos

Como ocurre con la técnica mencionada en este ladillo, Knightfall es reluciente y espectacular en apariencia, pero vacua y carente de solidez en los fundamentos sobre los que se adhiere. Escenográficamente, destaca con unos escenarios excelentes y una recreación que supera, a la larga, a cualquier mercadillo medieval. Parece el medievo e incluso nos crea la sensación de estar en él. Las localizaciones y los decorados son creíbles y (salvo licencias) acertados. 

El vestuario de Knightfall, su trabajo de peluquería y maquillaje, están cuidados excepto algún detalle, amparándose el tono de novela rosa de ficción histórica sobre el que se sustenta, del que hablaremos más adelante, en un intento de hacer sexualmente atractivos a los personajes en lugar de ceñirse al rigor histórico y la lógica de las dificultades de la vida en la época. En contraste, hemos de añadir que el reparto, con un Tom Cullen que te acaba cayendo bien a la fuerza, y unos Jim Carter y Ed Stoppard (recurrentes habituales de dramas de épocas) defienden una historia que a duras penas se sostiene por sí sola.

Utilizando topicazos y tropos propios de las novelas románticas de la ficción histórica, como amores prohibidos o la venganza por la amada muerta (con fuertes dosis de "man pain" alimentada por la figura de la "novia en el congelador"), Knightfall se construye con crisol de elementos propios de la novela rosa ambientada en tiempos pasados y ficción histórica mal documentada. Incesto y sexo gratuito, omisión de las constreñidas clases sociales que delimitaban la sociedad medieval y otros elementos son sobreseídos a fin de hacer facilona la serie, apostando por el morbo y los estereotipos que ya han funcionado en otras series.

Sus guionistas pasan por encima del rigor histórico para servir una historia más bien poco original y ya muy vista, pero que es carnaza ideal para cierto tipo de público. Esta ausencia de cuidado por la veracidad histórica nos hace preguntarnos acerca de la validez o importancia del cacareado aval de History Channel, por cierto. 

Y es que desde campesinos duchos en la lucha con espada, hasta un asesino disfrazado con un traje similar al de los inmortales persas de 300 (que podemos ver en el tráiler), pasando por la confusión del uso de formas de cortesía y de tratamiento adecuados para el momento, la serie de Knightfall fuerza la línea de la adaptación histórica. Y aunque las comparaciones son odiosas, lo hace bastante más de lo que lo hicieron en su momento la citada serie de juegos Assassin's Creed o la teleserie Vikingos, la cual nunca ha pretendido ser del todo histórica, sino que su fin es el de adaptar leyendas y cantares épicos de sagas nórdicas. 

Y eso ya sin mencionar cómo los guionistas se inventan reinos como el reino de Cataluña (obviando que los condados catalanes eran parte del reino de Aragón en 1308, cuyo rey por entonces era Alfonso IV), llamando al Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre de reino de Alemania; y al Condado de Flandes reino de Flandes... y algunas otras perlas que a algún historiador puntilloso le harán poner el grito en el cielo.

Si a todo esto añadimos una historia con muchos agujeros, cabos sueltos y una dirección, cuyo montaje no acabamos de entender bien, encontramos una suerte de suplemento/sustitutivo bastante flojo para Juego de Tronos, Black Sails y la citada Vikings. Algo que, por lo visto, parece ser su fin. De todo ello, al menos podemos sacar en claro su tono aparentemente buenista y nada cínico, en contraposición con la tónica imperante en tantas series supuestamente histórica. Claro que esta bondad le lleva a caer en un retrato maniqueo de los protagonistas y antagonistas, presentando una historia harto previsible. 

Knightfall portada

No sabemos si con este cóctel de defectos de fondo Knightfall  logrará superar sus diez episodios iniciales de vida. De hacerlo, cosa que no pondríamos muy en duda, esperamos que la cosa mejore. Ahora bien, a pesar de nuestras pegas, si buscáis algo de bonita recreación histórica (aunque sea a nivel visual) y una ficción propia de una novela histórica del montón, que busca entretener más que enseñar historia de verdad, posiblemente acertéis con esta serie.  

Dicho esto, os animamos a ver Knightfall en HBO España a partir del 7 de diciembre. ¿Quién sabe? Que a nosotros no nos haya convencido no significa que a vosotros no os llegue al corazón. 

Y además