Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Ya hemos jugado con Assassin's Creed Valhalla - ¿Impresiona la infiltración vikinga?

Assassin's Creed Valhalla impresiones
El nuevo juego de Assassin's Creed ya tiene una forma sólida. Hemos jugado con Eivor en AC Valhalla y os contamos cómo es jugar con los vikingos de Ubisoft.

La franquicia de los asesinos tuvo su resurrección con la llegada del excelente Assassin's Creed Origins, al que siguió un enorme y muy meritorio Assassin's Creed Odyssey. Ahora, cuando se acerca el segundo aniversario del lanzamiento de este último, estamos a punto de asistir a la llegada de la siguiente entrega, que promete mantener los pilares fundamentales de esta nueva etapa, pero adaptados a la ambientación nórdica. Atusaos las barbas, porque ya hemos jugado con Assassin's Creed Valhalla y vamos a daros unas primeras impresiones tras un par de horas de juego.

Consigue el libro de arte en edición deluxe de Assassin's Creed Valhalla

Como sabréis, AC Valhalla se ambienta en el siglo IX, durante lo que fue conocido como la Era Vikinga. Los vikingos viajan mucho más allá de Noruega e invaden los territorios que encuentran a su paso. Buena parte del peso de la historia tiene lugar en Inglaterra, que está totalmente fragmentada por las guerras internas.

Nuestro protagonista es Eivor, el mejor guerrero de un clan noruego que busca establecerse en Inglaterra y crear un nuevo rumbo para sus gentes. Pero claro, para ello tendrá que hacer frente a otros clanes rivales y decidir con qué facciones de los anglosajones decide aliarse en pos de un futuro en común...

Hace una semana, pudimos probar unas dos horas de partida en una porción algo avanzada de Assassin's Creed Valhalla. En concreto, nos situamos en un área grande Anglia Oriental, en la que estamos ayudando a afianzar la posición del rey Oswaldo, a la par que este prepara su boda con Valdis, una guerrera vikinga, lo que llevará a una alianza de ambos lados. Pero claro, todo está lleno de nórdicos mercenarios con sus propios planes y clanes locales que no aceptan esta situación...

Cuando nos toca saltar a la acción, podemos elegir entre una versión masculina o femenina de Eivor. Esto no afecta en nada a la jugabilidad o los acontecimientos, así que todo depende de vuestros gustos.

No se han vuelto "lokis" con los controles

Si probasteis alguno de los dos últimos juegos de la franquicia, no vais a encontraros muchas sorpresas en el control. Eivor camina y corre igual que siempre y los botones frontales del mando sirven para interactuar, fintar, saltar y agacharse.

También se mantiene el uso del gatillo y el "shoulder button" derecho, que se destinan al ataque ligero y pesado. Sin embargo, en esta ocasión se quiere hacer hincapié en el uso de las dos manos de forma independiente, así que podemos usar el "shoulder button" izquierdo (L1 en PS4, LB en Xbox One) para usar lo que tengamos en esa mano: un escudo con el que golpear, un hacha...

Por supuesto, también habrá armas a dos manos en AC Valhalla, desde gigantescas hachas danesas hasta lanzas o mayales. También podemos ejecutar ataques especiales, aunque su mapeado en el mando ha cambiado: al dejar pulsado el gatillo izquierdo podemos ver los relacionados con el arco, mientras que con el gatillo izquierdo vemos los de corta y media distancia.

Habrá de todo: disparos múltiples o envenenados para el arco, embestidas, patadones o rondas de hachazos para la corta distancia... No hemos visto nada especialmente novedoso en este terreno, pero desde luego serán movimientos muy brutos y contundentes.

Assassin's Creed Valhalla

Un cambio importante es que los enemigos ya no tienen niveles, así que desaparece (¡gracias a Odín!) uno de los aspectos más tediosos de las últimas entregas: podemos seguir subiendo de nivel para adquirir nuevas habilidades, pero ya no hace falta "buscarse la vida" recorriendo el mundo abierto para subir 5 niveles y poder enfrentarnos a ese malote que estaba muy por encima de nosotros.

Estas habilidades que podemos ir ganando se distribuyen en un nuevo árbol de mejoras, que está algo más clasificado para que mejoremos las facetas que realmente nos interesan más: más resistencia, mejor ataque, etcétera. Pero también podemos optar por mejorar la eficacia de los tres tipos de armamento y equipo: de oso, de cuervo o de lobo. Si mejoramos mucho uno de esos "estilos", las armas de esa categoría se volverán mucho más eficaces.

Assassin's Creed Valhalla

Una faceta que se mantiene en el nuevo Assassin's Creed es el medidor de ataques especiales, a base de dar caña a los enemigos. Cada porción del medidor permitirá ejecutar un ataque especial, pero también hemos de estar pendientes ahora al medidor de resistencia. Para evitar que fintemos como locos, cada vez que ataquemos o esquivemos el medidor se consumirá un poco, por lo que hemos de ser más precisos a la hora de plantear las acometidas. Si el medidor se agota, Eivor jadeará y atacará mucho más lentamente, lo que lo dejará expuesto.

Por suerte, basta con alejarse unos segundos para recuperar el resuello. Aparte, claro, estará el medidor de salud, que si se agota nos llevará a la muerte y al último checkpoint. Para recuperar vida, hay que pulsar derecha en la cruceta, lo que sirve para consumir alguna de las bayas que hayamos recogido. Sí, en este juego de Ubisoft recuperamos salud con bayas, mientras que las setas sirven para ganar adrenalina. Cosas de la homeopatía, suponemos.

Assassin's Creed Valhalla

El resto de direcciones de la cruceta también tienen su uso en Assassin's Creed Valhalla. De nuevo, al pulsar arriba desplegamos a nuestra ave para que vuele y nos muestre los objetivos cercanos (si bien en este caso es un cuervo, como es de rigor); al pulsar izquierda, podemos silbar a enemigos cercanos o llamar a nuestra montura; y, si pulsamos abajo, accedemos a un menú rápido de herramientas, desde la socorrida antorcha hasta una capucha que aumenta nuestro grado de sigilo.

Assassin's Creed Valhalla

Y hablando de esto último, ¿hasta qué punto tiene importancia el sigilo, uno de los pilares de Assassin's Creed, en esta entrega? A fin de cuentas, los vikingos no eran famosos por ser silenciosos y sutiles, ¿no? Pues amigos, va a ser que da igual: aquí, el sigilo es tan importante como la acción directa y, de nuevo, es posible atacar por la espalda para matar enemigos de un plumazo e infiltrarse en instalaciones enemigas como un ninja.

Eso sí, cuando Eivor va "a pecho descubierto", lo hace con todas sus consecuencias: los ataques directos son sanguinarios y brutos, hasta el punto de que tenemos dos formas de rematar a los enemigos agonizantes: con la hoja oculta, como siempre... ¡O directamente pisoteándolos, sin medias tintas!

Assassin's Creed Valhalla

En otras palabras: a efectos jugables, se usa la proporción sigilo-ataque igual que en las últimas entregas. Pero, visualmente, es un poco más bruto, para reflejar ese salvajismo por el que eran famosos los nórdicos. Como era de esperar, también podemos ir a caballo y atacar desde la montura o recoger objetos.

Coge tu ariete y a-ríete del mundo

De hecho, el mapeado promete ser enorme una vez más, por lo que será importante tanto aprovechar nuestro caballo (al que, recordemos, podemos llamar en cualquier momento) como hacer buen uso de las barcas que encontremos en las orillas de los ríos. Y claro, un Assassin's Creed no sería lo mismo sin las correspondientes atalayas, que podemos escalar para sincronizarnos y desbloquear el viaje rápido.

Assassin's Creed Valhalla

Con esto llegamos a las tareas y objetivos. En las dos horas de juego que hemos disfrutado, hemos podido ver toda clase de tareas y minijuegos. Las misiones principales que hemos visto se centraban en llevar a buen puerto la boda de Oswaldo y Valdis, pero para ello teníamos que liberar al primero en el castillo de Burgh, lo que da pie a un asedio, una de las nuevas dinámicas de juego.

Esta consiste en conquistar algún entorno fortificado, pero con todos sus detalles: primero llegamos en barco mientras esquivamos y nos cubrimos de las saetas enemigas, luego llegamos a tierra y nos enfrentamos a los primeros soldados rivales y, finalmente, hemos de entrar hasta el corazón de la fortificación.

Assassin's Creed Valhalla

Para ello, avanzamos con nuestro ejército mientras algunos de nuestros soldados llevan un ariete, con el que derriban los portones. El objetivo es despejar de soldados enemigos el camino para que el ariete pueda hacer su trabajo: derribar a troche y moche. Cuando queden pocos soldados enemigos, nosotros mismos podemos ayudar a usar el ariete: hemos de retroceder a suficiente distancia para que el icono de embestir centellee. Cuando eso suceda, pulsamos un gatillo y avanzamos con todo para reducir el portón a astillas.

Al final del camino, nos esperará el inevitable jefe final. En este caso, era Rued, el líder de otro clan vikingo, que atacaba escoltado por un lobo. Al vencer, esa fortificación queda conquistada y mejoramos nuestra presencia e influencia en el área.

Si bebes no cabalgues

El asedio no es la única dinámica nueva de Assassin's Creed Valhalla. También tenemos muchos minijuegos nuevos, la mayoría de ellos muy divertidos. Nuestro favorito por ahora es el duelo de insultos, que irremediablemente recuerda a los años dorados de Monkey Island: un rival nos lanza un "ataque verbal" y nosotros disponemos de unos pocos segundos para elegir entre tres posibles respuestas. Para ganar, hemos de elegir la que sea más ingeniosa y que, además, rime con lo que él ha dicho. Tras unas cuentas réplicas acertadas, ganaremos el dinero que hubiéramos apostado.

Assassin's Creed Valhalla

Ya se sabe que los vikingos también tenían fama de, ejem, festejar como nadie, así que podemos entrar en un minijuego de beber. En él, hemos de pulsar un botón lo más rápidamente posible y con el ritmo que marque el público que nos anima, para vaciar nuestro cuerno de bebida antes que el rival. A medida que bebamos más, la visión se pondrá borrosa y el sonido del público se distorsionará, así que será más complicado acertar. ¡Hasta tendremos que pulsar alguna dirección de vez en cuando, para recuperar el equilibrio! Una dinámica muy divertida.

Hemos tenido tiempo de ver muchos otros entretenimientos secundarios: hallar objetos de valor en templos romanos abandonados, buscar y destruir objetos malditos en cuevas, recoger papeles clave antes de que se los lleve el viento (al estilo Assassin's Creed III), cazar y recolectar ingredientes para mejorar nuestras armas y equipo...

La faceta más fantástica tampoco faltará. Los desarrolladores ya aseguraron que la mitología vikinga tendrá cierto peso en la historia. Nosotros, por ejemplo, hemos podido enfrentarnos a Cordelia, una de las Hijas de Lerion, una diosa demonio que nos lanza toda clase de ataques mágicos y esquiva la mayoría de nuestros ataques especiales. No es fácil ganar, pero a cambio de derrotarla, obtenemos una daga especial y puntos de habilidad.

Aparte de retos más basados en nuestra habilidad, hemos presenciado muchos momentos del juego en los que hemos de tomar decisiones que afectan al desarrollo. Esto también pasaba en Assassin's Creed Odyssey, pero parece insinuarse que aquí todo se ramificará más: podemos elegir apoyar o no a según qué personajes o incluso decidir si aceptar alguna pelea a muerte o decidir que lo haga otro en nuestro lugar, con las connotaciones futuras que esto pueda tener, tanto de cambio en la historia como de apoyo moral que ganemos. Habrá que esperar al juego final para conocer de verdad el peso de nuestras decisiones.

Assassin's Creed Valhalla

¡Ah! Y por si os lo preguntabais, pillines: sí, es posible tener relaciones íntimas con varios personajes del juego, sean del sexo que sean y sea nuestro Eivor del sexo que sea. Así, es posible que un hombre se acueste con otro hombre, por ejemplo. No parece que tenga mayor trascendencia a nivel jugable, aunque de nuevo, habrá que esperar a la versión final para ver si esto influye en los apoyos del juego.

Nos hemos quedado con las ganas de ver los segmentos del presente, aunque se sabe que volverán en esta entrega y que, una vez más, estarán protagonizados por Layla Hassan. Prometen que habrá sorpresas en este terreno, pero aún no sabemos por dónde irán los tiros...

¿Habrá que cambiar de TV para aprovechar PS5 y Xbox Series X?

¿Habrá que cambiar de TV para aprovechar PS5 y Xbox Series X?

Aún no conocemos el precio de las consolas, ni la fecha de lanzamiento definitiva, pero el interrogante no es sólo qué consola de nueva generación comprar, sino si tendremos que comprar un nuevo TV para sacarle todo el partido. 

Saber más

En cualquier caso, como vemos, el desarrollo evoluciona lo justo y necesario para "justificar" esta nueva entrega. ¿Qué hay del apartado técnico? Bueno, nosotros hemos jugado por ahora en PC con una versión que todavía es bastante "work in progress", así que seguramente no represente el resultado final, pero, en base a la referencia que tenemos ahora mismo, un "veredicto inicial" sería que aquí también se ha evolucionado solo lo justito...

Assassin's Creed Valhalla

Lo cual, teniendo en cuenta que AC Odyssey tenía un nivel estupendo, significa que el apartado visual está a un buen nivel. Destacan especialmente los entornos y su iluminación, con las sombras proyectadas o la luz tamizada en los árboles. Es verdad que no hemos visto la majestuosidad de los templos romanos o egipcios de juegos previos, pero es que este nos presenta un contexto más decadente y sombrío. En cualquier caso, esa faceta cumple bien.

Los modelos de personajes son más irregulares. Eivor, tanto en versión femenina como masculina, tiene una presencia muy contundente y otros secundarios como el rey Oswaldo o Finnr, el principal amigo del protagonista, también están muy detallados. Pero el resto de personajes agradecerían una capa superior de detalle y expresividad. Sobre todo, si tenemos en cuenta que este juego va a llegar también a PlayStation 5 y Xbox Series X y habría que "lucirlas" un poco...

Assassin's Creed Valhalla

Lo que sí nos ha gustado mucho es la banda sonora, llena de momentazos con coros vikingos y melodías bélicas que meten la acción en el cuerpo. Se nota el regreso a la franquicia de ese gran compositor que es Jesper Kyd. ¡Lo echábamos de menos!

En conjunto, este primer vistazo a Assassin's Creed Valhalla nos ha dejado satisfechos, pero no sorprendidos. Tanto en lo técnico como en lo jugable aporta los cambios puramente imprescindibles respecto a una fórmula de éxito probado, lo cual servirá para que los veteranos se sientan como en casa, pero quizá sea un escollo para que los más agnósticos de la franquicia se animen a darle una oportunidad. Aún hay tiempo para pulir mucho la aventura de cara a su lanzamiento, a finales de año. Hasta entonces, solo Odín sabe qué destino aguarda a Eivor. Nosotros seguimos interesados en ser sus compañeros de armas. Skol!

Y además

Más artículos