Análisis Age of Empires IV, el regreso de la mejor estrategia histórica con un sabor muy familiar

Análisis Age of Empires IV

En nuestro análisis Age of Empires para PC os contamos si este esperado regreso, que ha tardado 16 años en materializarse, merece o no la pena.

Tras un descanso de 16 años, Age of Empires vuelve con la primera entrega original en tres lustros largos, tras remasterizar y poner al día los anteriores juegos con unas ediciones "definitivas". Así, si justo hace un año disfrutamos de Age of Empires 3 Definitive Edition, ahora le toca a Age of Empires IV

Como vamos a ver en este análisis de Age of Empires IV para PC, estamos hablando de una entrega totalmente nueva, pero que toma como punto de partida el planteamiento jugable de Age of Empires II, y no el de la tercera entrega, que a nivel interno fue algo más "experimental".

VIDEO

Age of Empires IV - Tráiler gameplay

Age of Empires IV es obra de Relic Entertainment, un estudio que a tenor de lo visto, debe haber recibido unas instrucciones muy precisas, y que han debido ser que no se alejaran demasiado de lo visto en la fórmula clásica de la serie.

Porque la mejor palabra para definir Age of Empires IV es "familiar". Si eres un viejo fan de esta serie te vas a encontrar como en casa desde el primer minuto: control, opciones, forma de jugar... todo viene a ser como encontrarte con un amigo de toda la vida al que no ves desde hace años, pero con el que sientes que no ha pasado el tiempo.

Age of Empires IV cuenta con todas las opciones para un jugador que conoces, empezando por la  Campaña, que cuenta con cuatro contiendas distintas (los normandos, la guerra de los cien años, el imperio mongol y el ascenso de Moscú).

Análisis Age of Empires IV

Estas campañas ofrecen un total de 35 niveles o misiones, que abarcan cerca de 500 años de historia (recrean algunos momentos clave de cada imperio) y que tienen una duración considerable, siempre dependiendo de lo hábil que seas en los juegos de estrategia o de desarrollo de civilizaciones. 

No falta el modo Escaramuza, que nos permite crear una partida "libre", o usando algunos ajustes predefinidos, como jugar un mapa a tres bandas (contra dos enemigos manejados por la IA), con un aliado IA contra otras dos IAs... Sólo con esta modalidad, Age of Empires IV  ofrece, literalmente, cientos de horas de juego.

Por estar, está hasta el modo el Arte de la Guerra, que se introdujo con las ediciones definitivas, y que vienen a ser desafíos específicos (como cambiar de Edad construyendo un edificio distintivo en el menor tiempo posible y pudiendo obtener trofeo de oro, plata o bronce según el resultado).

Donde suscribirte o renovar Game Pass al mejor precio

Donde suscribirte o renovar Game Pass al mejor precio

Si te interesa darte de alta en Game Pass o quieres renovar tu suscripción, te contamos en qué tiendas es posible y cuál tiene el mejor precio.

Ver comparativa

Y, por supuesto, tampoco falta el multijugador, que puede ser contra jugadores o en cooperativo contra la IA, con modalidades desde 1vs1 hasta 4vs4, opciones para crear partidas personalizadas o un modo espectador para ver las partidas que están disputando otros jugadores...

En el futuro llegará un sistema de partidas clasificatorias, la compatibilidad con los mods y no tardando mucho se detallará el plan de futuro contenido, pero de lanzamiento es un nutrido grupo de opciones con el que tienes juego para rato.

Aparte encontrarás otras opciones adicionales como "Aprender", gracias al cual podemos explorar los árboles tecnológicos de las 8 civilizaciones incluidas en el juego, o "Comunidad", donde podemos estar al día de todas las novedades del juego en todos los canales posibles (web, youtube...).

Entrando en materia jugable, y tal y como hemos adelantado, las partidas de Age of Empires IV se sienten muy parecidas a las de Age of Empires II.

Análisis Age of Empires IV

Quizá pueda parecer un acercamiento conservador, dado que no introducen grandes novedades o cambios disruptivos que transformen la experiencia de manera severa. 

De hecho, independientemente del modo que estemos jugando, el eje sigue siendo casi siempre el mismo (conseguir recursos, construir más unidades y edificios, avanzar de "Edad" para acceder a mejores edificios, unidades y tecnología...). 

Claro que hay novedades en casi todos los frentes... pero no suponen una ruptura o evolución con lo anterior. La campaña cuenta con más situaciones únicas, como participar en una justa con campeones que cuentan con habilidades únicas que se recargan pasados unos segundos.

Análisis Age of Empires IV

Por su parte, los edificios ofrecen más avances tecnológicos y más variados, y hay unidades específicas de cada civilización, como un recaudador de impuestos en la civilización china o el prelado, del imperio romano, capaz de convertir a unidades enemigas.

Así, podemos optar por controlar de manera más directa a estas unidades (en el caso del recaudador, para mejorar los resultados de algunos edificios) o dejarlos a su libre albedrío, logrando que Age of Empires IV no se convierta en un infierno de microgestiones, ni penalice en exceso al jugador por no hacerles el suficiente caso (la IA se encarga de que hagan "sus cositas").

De hecho, Age of Empires IV sigue poniendo más el foco en la "macrogestión" que en la micro y sigue permitiendo crear grupos de unidades para comandarlas de manera sencilla a la hora de cumplir un determinado objetivo, ya sea guerrear o conseguir recursos.

Jugar con cada civilización se siente más "distinto" que en anteriores entregas, y así, si los británicos encarnan la facción que ha sido creada para gustar a los jugadores más clásicos de la saga, los chinos encarnan lo más opuesto, y quizá sean los más diferentes y únicos a la hora de jugar.

Los mongoles por su parte también cuentan con mecánicas propias, como poder "recoger" sus edificios y transportarlos rápidamente a otras zonas, incluido su centro urbano (el corazón de los poblados) dando pie a una especie de juego de "el gato y el ratón" para quienes jueguen contra ellos. 

Análisis Age of Empires IV

Tampoco faltan nuevas opciones tácticas, como ocultarnos en bosques para preparar emboscadas o colocar arqueros en las murallas de nuestra fortificación, ni el regreso del combate naval. Por supuesto, añaden más capas y opciones, pero nunca llegan a dejar la sensación de revolucionar la fórmula (quizá porque ya era muy buena de por sí). 

Esto no es especialmente malo, pero puede que una fracción de los jugadores esperaran una evolución más radical o más "bestia". Pues bien, aquí no la van a encontrar. O no en la medida que esperan.

Siguiendo con las novedades,  Age of Empires IV no procura ser una lección de historia exhaustiva, pero en esta ocasión las campañas hacen un esfuerzo ligeramente mayor por recrear algunas situaciones históricas de los imperios con los que juegas.

Además, se han incluido vídeos de imagen real, rodados en algunos de los escenarios donde tuvieron lugar los hechos, para ahondar sobre determinadas armas, oficios (como los halconeros) y otras muchas curiosidades sobre la Historia que ha dado pie al juego.

VIDEO

Age of Empires IV - Documentales históricos

Son algunos de los extras que desbloqueamos al superar las misiones de la campaña (junto a pequeños vídeos introductorios, páginas de "libros" con datos...), y que ponen de manifiesto el gran trabajo que ha realizado Relic para que el juego tenga una base histórica sólida. 

Como decimos, no es una lección de historia en el más profundo sentido de la palabra, pero sí propone objetivos que tuvieron lugar en la realidad y de este modo los cerca de manera más didáctica y entretenida para conocerlos a través del juego (hacer que un enemigo salga a campo abierto, expulsarlos de un territorio, etc.).

En la campaña no podemos elegir facción, siempre vamos con los que ganaron en la contienda. Y quizá ese podría ser una de las posibles vías para ofrecer algo distinto en una hipotética futura entrega, algo como los "what if" de la Historia que dieran una vuelta a cómo hubieran sido los hechos posteriores si los vencedores hubieran sido otros.

Este afán de agarrarse a sensaciones conocidas persiste también en el apartado gráfico que, aunque mejorado, tampoco supone un salto abismal respecto a lo que hemos visto en las ediciones definitivas de los anteriores juegos.

Análisis Age of Empires IV PC

De hecho, el sentir popular es que los gráficos de Age of Empires IV no son un salto hacia delante respecto a lo ya visto en la serie, algo que de nuevo puede ser totalmente intencionado para atraer a los fans de la serie. El "si algo funciona, para qué cambiarlo", vamos.

Es especialmente evidente en el diseño de los edificios y las unidades, o sus animaciones, que siguen siendo muy, muy parecidas a las de las entregas originales, pese a haber 16 años de separación. Sólo que ahora hasta en 4K y con HDR, y opciones para sacar más o menos jugo según nuestra gráfica.

Ha sido algo que muchos jugadores han comentado durante la prueba de estrés de hace unas semanas, y es que visualmente también es demasiado continuista, demasiado "familiar".

Los 20 mejores juegos de estrategia de PC

Por suerte Relic ha escuchado las quejas de algunos jugadores y han modificado determinados aspectos, como el desproporcionado tamaño de las armas de algunas unidades.

Al margen de eso, claro que hay mejoras visuales, como todo lo relativo a la destrucción (murallas, asentamientos...), efectos como el polvo o el humo, o incluso las sombras, que hacen que sea algo más vistoso. O las físicas (que cuentan con un selector para que sean más o menos exigentes).

Si no has jugado a las ediciones definitivas, ni has tocado un Age of Empires desde la segunda entrega, probablemente fliparás con el apartado visual, incluso con un equipo modesto.

Age of Empires IV PC

Pero quizá, un trabajo más arduo para evolucionar las animaciones (que, como hemos dicho, no suponen un salto bárbaro) la estética e identidad de las edificaciones o el propio entorno que exploramos, incluyendo vegetación y animales, ayudaría a que las sensaciones fueran distintas.

Lo mismo es aplicable a otros aspectos, como el zoom de la cámara, que tampoco nos permite acercarnos a  nivel de "unidad" para admirar sus detalles o los combates de más cerca, aunque sea en el modo espectador viendo a otros jugadores.

No obstante, si te gusta la serie, es complicado no caer rendido a sus pies aun siendo continuista. A eso también ayuda su cuidado doblaje al castellano, presente en los tutoriales como en las narraciones de la intro de cada escenario o durante las propias misiones.

Una inmersión que está reforzada por todo tipo de gritos y alaridos en combate sin olvidarnos de los clásicos e inolvidables efectos de sonido del juego, ya sea al terminar de crear una unidad, talar un árbol o las voces de las unidades tras recibir un cometido.

Y así llegamos al final de nuestra opinión de Age of Empires IV para PC. ¿Merece la pena esta nueva entrega que tanto tiempo se ha hecho de rogar? Pues depende de cual sea tu posición en la balanza de la tradición y la innovación.

Age of Empires IV PC

Si con Age of Empires IV esperabas una revolución, aquí no la vas a encontrar. Gráficos, mecánicas, ideas... todo es tremendamente familiar, aunque cada apartado ha sido revisado y pulido para que de lo mejor de sí mismo. Algo que, en líneas generales, consigue.

Hay menos civilizaciones, pero son más variadas a la hora de jugar. El "bucle jugable" sigue siendo muy parecido, pero hay nuevas opciones en casi todos los apartados. Los controles son prácticamente idénticos, y ofrecen casi las mismas opciones, incluidos los atajos, con algo más de refinamiento.

Hay más opciones de accesibilidad, nuevas ideas como desafíos diarios (defiende dos torres con los ingleses, consigue X de madera en una partida...), experiencia y niveles para seguir picándose, maestrías por conseguir determinados hitos... ¡Ah, y está disponible en Game Pass desde el día de lanzamiento!

En general, Age of Empires IV es todo lo que un fan más "tradicional" de la saga probablemente lleva esperando 16 años. Por eso, para nosotros, es un clarísimo "sí", aunque al pecar de ser tan conservador, la sensación es que sigue aferrándose a su pasado en lugar de mirar al futuro. 

Si, por el contrario, esperabas un cambio drástico, con nuevas ideas que rompieran con todo lo anterior, aquí no lo vas a encontrar. No es la revolución de la saga que algunos jugadores esperaban, pero sigue siendo un juego capaz de enganchar a lo bestia a quienes busquen RTS clásico "del bueno".

Nota: Microsoft nos ha facilitado el código de Age of Empires IV con el que hemos podido realizar este análisis.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Age of Empires IV hace una apuesta segura apelando a la jugabilidad clásica de la serie, con las novedades justas, pero sin arriesgar. Si eres un fan "de los de toda la vida", lo vas a disfrutar muchísimo, pero si esperabas una evolución más profunda, aquí no la vas a encontrar.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las 8 civilizaciones son más diferentes que en otras entregas. Los vídeos de imagen real. El doblaje y sonido. Jugabilidad sin fisuras.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

No arriesga mucho, y es bastante continuista. La parcela audivisual tampoco ha evolucionado mucho. Modos que aún no están operativos.

Plataformas:

PC

Versión comentada: PC

Hobby

89

Muy bueno

Y además