Battle Princess Madelyn
Análisis

Análisis de Battle Princess Madelyn para Nintendo Switch, PS4, PC y Xbox One

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Battle Princess Madelyn, como otras pequeñas joyas indie, fue uno de los grandes éxitos de Kickstarter en 2017, cuadriplicando lo que necesitaba Casual Bit Games para sacar adelante su juego. Un éxito que, aunque con algo de retraso, desde hoy está disponible para Nintendo Switch (en PS4, Xbox One y PC debutó el pasado diciembre).  

Si todavía no sabes qué tipo de juego es, en nuestro análisis de Battle Princess Madelyn, descubrirás que se trata de un homenaje a la serie Ghost'n Goblins, que sigue a pies juntillas el estilo de juego de la mítica saga de Capcom y la "rejuvenece" con algunas ideas propias.

Es más: la idea del juego nació del deseo de una niña de 7 años y gran fan del juego de Capcom, que le pidió a su padre que le hiciera protagonista de su propia aventura en un juego. Así nació Battle Princess Madelyn, nombre que además comparten tanto el juego como la niña... por si quedaban dudas.

Si disfrutaste de la saga de Sir Arthur en todas sus formas y vertientes posibles, desde el arcade original hasta la última entrega para PSP (el soberbio Ultimate Ghost'n Goblins) o del más reciente Maldita Castilla EX, ya sabes lo que te espera: un arcade con scroll lateral repleto de acción, saltos... y muerte.

Battle Princess Madelyn

Battle Princess Madelyn nos cuenta una historia ya conocida: el pacífico reino en el que vive la joven y aguerrida princesa Madelyn se ve invadido por las diabólicas fuerzas del más allá, secuestrando a todos sus seres queridos y matando a su querida mascota, el perro Fritzy (en la vida real, la mascota de la niña también murió, y el juego está dedicado a su memoria).

Esta primera escena se nos cuenta a través de una trabajada secuencia de animación, en plan "cartoon", que sirve para en apenas un minuto, meternos de lleno en el juego. La animación y el diseño es buena, y es una buena declaración de intenciones (esta escena fue una de las metas extra que se alcanzaron con la financiación).

Battle Princess Madelyn

La primera de las novedades de Battle Princess Madelyn es que aquí la protagonista es una joven, en lugar del clásico y aguerrido caballero de reluciente armadura, algo que si bien en la práctica no se diferencia en nada respecto a los arcades de Capcom, es otro paso más en la normalización de las mujeres como protagonistas en los videojuegos.

Esta primera novedad, en el fondo, no supone ninguna diferencia jugable respecto a Sir Arthur de Ghost'n Goblins o Don Ramiro de Maldita Castilla EX. De hecho, Madelyn pierde exactamente igual la armadura al primer contacto con un enemigo... aunque aquí no veremos calzoncillos de corazones (en ella, sí en algún otro personaje en un claro guiño al clásico de Capcom).

Battle Princess Madelyn

El caso es que Madelyn se embarca en una epopeya para recuperar aquello que le han arrebatado, enfrentándose a esqueletos, zombies y otras muchas criaturas del averno, junto a animales como murciélagos o serpientes gigantescas, por mencionar algunos, en un desarrollo que combina plataformeo y acción a partes iguales.

Hay "mid bosses" o jefes a mitad de nivel y "final bosses" al final de cada cada nivel, que por regla general suelen tener un tamaño descomunal y llegan a ocupar una importante parte de la pantalla. Suelen protagonizar los combates más difíciles del juego, pero con maña y tesón, nada que no se pueda superar tras algunos intentos para descubrir su rutina y punto débil.

La jugabilidad siempre se mantiene siempre sencilla: un botón de salto y otro de disparo, siendo posible apuntar en las cuatro direcciones principales (arriba, abajo, izquierda y derecha). Vamos, que no se aleja de la norma impuesta por Ghost'n Goblins.

Battle Princess Madelyn

Con esta carta de presentación, muchos pensaréis que Battle Princess Madelyn es una copia o clon de la fórmula de Ghost'n Goblins", algo que en cierto modo es... aunque hay más. Para ir abriendo boca, dos modos de juego que, salvo por las mecánicas básicas, poco o nada tienen que ver.

Por un lado está el modo Arcade, el de toda de toda la vida: juega los niveles de principio a fin, uno detrás de otro, para llegar hasta el malo final y derrotarle. Esta modalidad es lo más parecido a un Ghost'n Goblins clásico: enemigos que no dejan de aparecer, acción más rápida y exigente...

Battle Princess Madelyn

Hasta tiene un pequeño guiño a los juegos de Capcom, en el sentido de que podemos recoger armaduras especiales que nos permiten liberar un ataque "cargado" si mantenemos el botón de ataque presionado (y que libera a Fritzy para que devore a los enemigos).

En cualquier caso, el modo arcade es un desafío pensado para los más veteranos y expertos que busquen una experiencia lineal, aunque por suerte, tiene "continues" ilimitados (opción que podemos desactivar si queremos afrontar un "reto" de verdad).

Battle Princess Madelyn

La otra modalidad, Historia, se parece más a Ultimate Ghost'n Goblins, en el sentido de que es más una aventura al estilo metroidvania que otra cosa. Aquí los niveles varían mucho respecto al arcade: no son tan lineales, hay más caminos y rutas, puertas que dan acceso a mini-niveles (pero que requieren llaves especiales) y todas las zonas están interconectadas. 

Tampoco disponemos de todas las habilidades desde el primer minuto. Por ejemplo, en este modo, Madelyn comienza sin doble salto, algo necesario para alcanzar algunas plataformas. Además, iremos necesitando objetos específicos, como un abrigo, para poder acceder a zonas concretas. Y, para dar mayor variedad a su desarrollo, también es posible encontrarse con algunos puzles, con interruptores. No son difíciles, pero tampoco dan todas las pistas para que el jugador explore y pruebe. 

Battle Princess Madelyn

Además, nos acompaña el espíritu de Fritzy, un fantasmal perro que durante los primeros compases permanece en un segundo plano, pero que poco a poco va ganando peso para ayudarnos a despachar a los enemigos o permitirnos acceder a zonas imposibles de alcanzar sin su ayuda.

Y no sólo eso: también podemos "hablar" con muchos personajes que nos pedirán distintos tipos de tarea secundaria, desde encontrar a niños perdidos por los niveles (hay que explorarlos a fondo: hay paredes que podemos romper, zonas a las que accedemos sólo tras tener una habilidad específica...), a localizar objetos muy específicos, como un martillo o una cuchara.

Battle Princess Madelyn

Podemos además recoger distintos tipos de ítems, desde monedas y bolsas de dinero, a pequeñas esquirlas para mejorar nuestra armadura (hasta 3 niveles) y las armas que iremos consiguiendo durante el viaje (un total de 12, desde dagas arrojadizas a un látigo, entre las que podremos cambiar con pulsar un botón). Existe, además, un gigantesco bestiario a modo de "peluches" en una estantería de palacio (porque Madelyn es una princesa).

Todo esto, al igual que en Ultimate Ghost'n Goblins, hace que sea una aventura larga, con mucha vuelta atrás para descubrir nuevos caminos o incluso niveles ocultos enteros, siendo el llamado "backtracking" o volver sobre nuestros pasos para revisitar los niveles, otro elemento más de este modo aventura (por suerte, hay unos puntos de teletransporte que nos permiten movernos rápidamente entre las zonas que hayamos visitado).

Battle Princess Madelyn

El problema de este modo es que puede hacerse bastante "áspero" y duro. El diseño de niveles, aunque no es malo, puede resultar confuso y obligar a explorar una y otra vez las mismas zonas (al morir, volvemos al último "checkpoint" de la zona, a menudo el comienzo de un área o una puerta que hayamos cruzado). Añade las mencionadas misiones de localizar un objeto, y repetiremos bastante a menudo cada una de las zonas que componen el modo Aventura. No es mal modo de juego, pero si no se juega en pequeñas dosis, puede dejar cierto regusto amargo a algunos jugadores por eso que acabamos de comentar.

Por si fuera poco, también podemos disfrutar de todo el juego, por completo, con dos estilos para la banda sonora compuesta por Gryzor87 (autor de la partitura de Maldita Castilla): una orquestada y otra con sonido chiptunero y FM propio de los arcades de los 90. La partitura es la misma, pero suenan de forma muy diferente (y por suerte, tienen algunos temas muy buenos y pegadizos).

El pixel art, obra del padre de la Madelyn "de carne y hueso" (Christopher Obritsch) , es delicioso, y no descuida nada, desde el diseño de los enemigos menores a los impresionantes jefes finales (aunque no todos están al mismo nivel) o la propia Madelyn, y además cuentan con unas suaves y fluidas animaciones, todo sin perder el norte y, sobre todo, ese regusto a clásico ochentero

Battle Princess Madelyn

Eso no impide que algunos efectos visuales y otros detalles parezcan más propios del siglo XXI y que, todo sea dicho, también le sientan de maravilla al juego. Como su control, que también es perfecto. Hemos jugado con un Joy-Con "modificado", con cruceta, y el control es justo lo que esperas: rápido, de respuesta inmediata y preciso. Con el stick también responde bien.

Además, se nota que el juego ha sido diseñado teniendo en mente a todo tipo de jugadores. Jugando en el modo Arcade, tenemos 3 vidas: si morimos, reaparecemos muy cerca del sitio en el que hemos caído. Si perdemos las tres, no volvemos al principio del nivel, sino al principio de la zona en la que estábamos. 

Battle Princess Madelyn

Eso sí, a pesar de todas sus bondades, hay algunos pequeños lunares aquí y allá. Para empezar, se nota que la traducción está "parcheada", aparece encima de carteles (por ejemplo, de cada zona) y a veces ni siquiera está "centrada". Hace cosas raras, que afean en resultado final, aunque ese es quizá el menor de sus males.

Hay niveles que, o bien por los efectos de luz, bien porque no están del todo optimizados (al menos en Nintendo Switch), petardean un poco más de la cuenta, afectando incluso al control, que llega a tener lag tanto para disparar como para saltar. 

Es especialmente evidente en el modo Historia, en el tercer escenario, tras salir del agua y adentrarnos en una especie de cueva repleta de trampas y sierras gigantes. La tintineante luz de las antorchas hace que el juego vaya algo menos fino que en las anteriores zonas...

Battle Princess Madelyn

También resultan algo "toscas" las transiciones entre niveles a través de los portales. No aparece ni pantalla de "loading" ni nada parecido: el juego se queda "como congelado" unos segundos, y la acción se reactiva pasado ese tiempo. No es nada grave, pero son "detallitos" que afean el resultado final.

Para terminar, desde el punto de vista jugable, es un título que aporta "poco" nuevo al concepto de Ghost'n Goblins, porque incluso su modo aventurero, los niveles ocultos, las múltiples rutas o los objetos a recoger, ya los introdujo Ultimate Ghost'n Goblins.

Battle Princess Madelyn

Esto último no es, para nada, malo. Es fiel a la fórmula y estilo originales, añorada por muchos jugadores que tras Maldita Castilla no han tenido nada de ese estilo que llevarse a la boca (fórmula que Capcom parece estar decidida a no resucitar).

Sólo que, aquellos que esperaran encontrar una revolución de la fórmula aquí no la van a encontrar, ni una evolución del concepto. Es un "más de lo mismo" en toda regla. Uno bien hecho y ameno, que gracias a su modo Historia es capaz de ofrecer más horas de lo que puede esperarse de esta fórmula, si bien está lejos de ser perfecto. Pero, si te atrae la fórmula de Ghost'n Goblins y eres de los que siguen esperando a que, más de una década después del último GnG, Capcom vuelva a mover ficha... esto es lo mejor que vas a encontrar por ahora.

Valoración

Battle Princess Madelyn encantará a los fans de la acción arcade retro, y en especial, del estilo Ghost'n Goblins. Puede que su modo historia sea un poco áspero, quizá no apto para todos los gustos, y con una dificultad alta... pero a poco que te atraiga la fórmula, bajo su apariencia late un digno heredero de la fórmula de Capcom.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Pura jugabilidad Ghost' n Goblins. Bellísimo pixel art, que luce de muerte en modo portátil. Dos modos de juego distintos. Los jefes finales. La BSO.

Lo peor

Dificultad que puede resultar elevada en momentos puntuales. La estructura del modo aventura puede desesperar. Petardeos puntuales.

Y además