Bloodstained Ritual of the Night análisis
Análisis

Análisis de Bloodstained: Ritual of the Night, el heredero espiritual de Castlevania

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Bloodstained: Ritual of the Night para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC. Tras un exitoso Kickstarter y un largo proceso de desarrollo, Koji Igarashi nos trae un 'metroidvania' (o 'igavania') que bien podría considerarse una nueva entrega de la saga Castlevania, y un digno heredero del legado de Symphony of the Night. Have at you!

Cuanto antes dejemos esto claro, mejor: Bloodstained es Castlevania. Puede que lleve otro nombre, que no esté amparado por Konami o que haya sido financiado a través de un (exitoso) Kickstarter, pero lo que Koji Igarashi (más conocido como IGA) ha logrado junto a al resto del equipo de ArtPlay, 505 Games y la ayuda de todos los patrocinadores es, a todas luces, una nueva entrega de la saga Castlevania. Y no lo esconde en ningún momento.

La banda sonora de Symphony of the Night; imprescindible

Queremos dejarlo bien claro porque, como tal, en nuestro análisis de Bloodstained: Ritual of the Night vais a encontrar constantes comparaciones con otros títulos de la saga de caza-vampiros... Y vamos a exigirle lo mismo que le exigiríamos a un Castlevania en 2019. Y podéis estar tranquilos, porque este 'metroidvania' (o 'igavania', como lo llama su autor) ha logrado estar a la altura de las expectativas, y en especial de algunas de las mejores entregas lanzadas en GBA y Nintendo DS. Bloodstained: Ritual of the Night es el digno heredero de Symphony of the Night.

What is a woman?

Bloodstained: Ritual of the Night nos pone en la piel de Miriam, una ligafragmentos: personas que fueron víctimas de los experimentos de un gremio de alquimistas y son capaces de absorber el poder de los demonios para usarlo en su favor. Tras una siesta que se le fue de las manos, Miriam despierta para descubrir que Gebel, amigo y antiguo compañero ligafragmentos, ha perdido la cabeza y está obsesionado con invocar demonios y causar el fin de los tiempos. Miriam se arma de valor y pone rumbo al castillo de Drác... err... Gebel para poner fin al asunto y, de paso, cumplir una vieja promesa.

Bloodstained análisis
¿E-eso es un gato gigante?

La historia no es el punto fuerte de Bloodstained, principalmente porque no deja de ser una repetición de unos acontecimientos que conocemos de memoria pero utilizando otros nombres. Así que sorpresas, las justas. Quizás donde más se sale de lo habitual es en la inclusión de diarios opcionales que podemos encontrar repartidos por todo el castillo, y que arrojan luz sobre el trasfondo de la trama. Lo más curioso es que estos diarios son en ocasiones historias sobre el desarrollo del Kickstarter, camufladas como si del "lore" de Bloodstained se tratase.

Como buen Castlevania, Bloodstained se controla de maravilla. Siendo honestos, las imágenes y vídeos que se han ido desvelando nos hacían sospechar que no sería el caso. Pero en cuanto nos ponemos a los mandos y empezamos a saltar, agacharnos y atacar, todas las dudas se esfuman de golpe.

Bloodstained análisis

Al jugar, la sensación de familiaridad siempre nos acompaña, y los fans de Castlevania en seguida reconocerán zonas (la torre del reloj, la capilla, la biblioteca...), enemigos (cabezas de medusa, arpías, flea men...) y patrones habituales de la saga, y en especial de Symphony of the Night. Se nota que la obra maestra de PlayStation/Saturn es la "plantilla", pero no es el único Castlevania en el que se han inspirado.

Resultan muy evidentes las similitudes entre Miriam y Shanoa, heroína del fantástico Castlevania: Order of Ecclesia (NDS): ambas puedes absorber poderes de los enemigos para usarlos como arma gracias al cristal/glifo de su espalda. E incluso su aspecto es muy similar.

Bloodstained análisis
Los accesorios modifican el aspecto de Miriam, y también podemos ir al peluquero para terminar de personalizar su apariencia.

Porque dentro de la saga Castlevania, Bloodstained encajaría en la vertiente que inició el también maravilloso Aria of Sorrow (GBA). Es decir, que además de la exploración, los saltos y los elementos RPG, podemos coleccionar las almas (en este caso fragmentos) de los enemigos para ganar nuevas habilidades. Y los hay de cuatro tipos: fragmentos de ataque, a distancia, pasivos y familiares (espíritus acompañantes).

Y como buen 'metroidvania', algunas de estas habilidades nos permiten acceder a zonas que inicialmente estaban bloqueadas. En ese sentido, Bloodstained presenta una estructura de 'metroidvania' clásico... Pero con algunas ideas de diseño un tanto obtusas (al más puro estilo Castlevania, vaya). No siempre es evidente el camino a seguir o qué habilidad debemos usar (u obtener) para progresar, especialmente en las fases finales. Bloodstained es la clase de juego que nos obliga a pensar diferente y premia por recordar, muchas horas después, esa sala que llamó nuestra atención al principio. Eso no quita que haya algún caso concreto en el que se han pasado de obtusos... Así que preparaos para quedaros atascados. Pero ¿acaso no es esa la gracia? 

Bloodstained análisis

También hay que destacar lo conseguido que está el ritmo de Bloodstained, gracias a la forma en que se ha estructurado la progresión. Acceder a nuevas ubicaciones, conseguir nuevas habilidades y objetos, subir de nivel... Se nos premia de manera constante con algo nuevo que invita a seguir avanzando. Una vez que que empezamos a jugar, es endemoniadamente difícil soltar el mando. 

Y para que la rueda esté constantemente en movimiento, han tirado de números: para que os hagáis una idea, cada enemigo puede "soltar" un fragmento diferente... Y dada la cantidad de enemigos que hay, eso significa que las combinaciones y posibilidades son gigantescas. Porque que no os engañe su "aspecto indie": la envergadura de Bloodstained es abrumadora. La cantidad y variedad de armas, armaduras, objetos y enemigos es la mayor que se ha visto en un Castlevania hasta la fecha. 

Bloodstained análisis

Sumadle a eso que se han introducido sistemas de fabricación alquímica y cocina, lo que significa que hay incontables materiales e ingredientes que recolectar. Sumad también que todo, desde los fragmentos hasta los objetos, se puede mejorar o combinar de alguna forma. Y sumad las misiones secundarias, entre las que encontramos otra pullita muy bien tirada a cómo Konami ha dejado morir la saga y sus personajes.

El resultado es que completar Bloodstained puede llevarnos fácilmente entre quince y veinte horas (más si nos atascamos). Duración que se incrementa si vamos a por los jefes opcionales o intentamos conseguir todos los fragmentos y objetos (buena suerte con eso). Y eso sin contar con los 13 DLCs gratuitos que llegarán próximamente, entre los que se incluyen más personajes controlables, modos multijugador... Desde luego, y en lo que a contenido puro y duro se refiere, Bloodstained va sobradísimo. Es una lástima que el lanzamiento se haya visto empañado por bugs que pueden arruinar el progreso, así como cierres inesperados (al leer diarios, tened mucho cuidado y guardad antes de hacerlo) que nos han hecho tirarnos de los pelos.

Bloodstained análisis

En cuanto a la dificultad, seña característica de la saga Castlevania, Bloodstained peca de ser algo más sencillo. Pero eso no significa que sea fácil, ojo: jugando en modo normal, el nivel de desafío es lo suficientemente elevado como para que no nos relajemos en ningún momento. Y si nos sabe a poco, nos esperan las dificultades Difícil y Pesadilla.

Pero por encima de todo, el punto fuerte de Bloodstained son los cientos de secretos y detalles. En Symphony of the Night, había unas botas cuya descripción rezaba "aumentan la altura de Alucard"... Y eso hacían, literalmente: al equiparlas, el vampiro se elevaba por encima del suelo unos centímetros. En Bloodstained, hay unas gafas cuya descripción reza "curan la hipermetropía, haciendo que todo se vea más grande", y al equiparlas, provocan un efecto lupa que hace que la pantalla se vea a mayor tamaño. 

Bloodstained análisis

IGA sabe mejor que nadie que lo que hacía mágico a Symphony of the Night eran todos estos pequeños pero numerosísimos detalles, logrando la sensación de que cada objeto es especial... Y no otra espada con mejores estadísticas. Así que, en Bloodstained, ha llevado esto al extremo: todos, TODOS los objetos, armas, fragmentos, accesorios, etc. son únicos o tienen algo, por pequeño que sea, que los diferencia del resto. Pensad en eso por un momento y, mientras lo hacéis, recordad lo que hemos dicho sobre los abrumadores números. No es de extrañar que el proceso de desarrollo se haya alargado tanto; Bloodstained es un miserable montón de secretos.

Antes mencionábamos que las imágenes y vídeos de Bloodstained nos hacían pensar que el control no estaría a la altura... Y es que el apartado gráfico es uno de los más flojos del 'metroidvania'. No es malo per se, y de hecho incluye algunos detalles muy chulos (como los niveles con "rotación"), pero tiene un aspecto tosco y poco llamativo.

Bloodstained análisis

Se nota especialmente en las secuencias de vídeo, cuando se abandona la perspectiva lateral y se muestran planos cercanos (aunque, por suerte, no abundan). Creemos que en lugar del estilo 2.5D, unos gráficos 2D tradicionales le habrían sentado infinitamente mejor. La dirección artística logra embellecer el conjunto, aunque tampoco se libra de presentar unos cuantos altibajos. 

En lo que no hay queja alguna es en lo relativo a la banda sonora: Michiru Ayame, compositora de la magistral banda sonora de SotN, regresa para deleitar nuestros oídos con composiciones que gritan CASTLEVANIA en cada nota de piano, violín y guitarra eléctrica. Como todo en Bloodstained, los temas no se libran de resultar muy familiares... Pero son tan buenos, y hay canciones tan pegadizas, que es difícilmente reprochable.

Bloodstained análisis

El doblaje (en inglés o japonés) también está a un gran nivel, y destaca a modo de curiosidad la participación de David Hayter (voz original de Snake en la saga Metal Gear Solid hasta la llegada de The Phantom Pain), y un cameo que es todo un homenaje. Por el contrario, la traducción al español es muy mejorable, con infinidad de faltas de ortografía, traducciones incorrectas o frases que, directamente, ni se han traducido. 

Es hasta cierto punto criticable el hecho de que IGA se haya limitado a replicar -otra vez- la fórmula de Symphony of the Night, siendo además Bloodstained el caso más descarado. Pero hay que tener en cuenta algo muy importante: hacer un Castlevania no es fácil, como demuestran todos esos 'metroidvania' que no han logrado estar a la altura de un juego de hace más de 20 años. Bloodstained no sólo logra estar a la altura: también refina la fórmula y la adapta a los tiempos que corren, convirtiéndose en el Symphony of the Night de la era moderna.

ACTUALIZADO: hemos tenido la oportunidad de probar la versión de Bloodstained para Nintendo Switch, que como sabéis se pone a la venta el día 25 de junio, y a continuación os ofrecemos unas impresiones rápidas. Lo primero que salta a la vista es que la tasa de imágenes por segundo de esta versión apuesta por los 30fps, en lugar de los 60 que mantienen las versiones de PS4, Xbox One y PC. Imaginamos que si se juega a la versión de la consola híbrida sin haber visto o probado las otras la diferencia no es tan perceptible, pero habiendo pasado más de 30 hora con la de PS4, nos ha resultado un cambio bastante dramático.

Además, la versión de Switch también es más propensa a ralentizarse, especialmente cuando se juntan muchos enemigos y efectos mágicos en pantalla. En modo portátil las ralentizaciones no son tan evidentes, pero la resolución pega un bajón importante que convierte a Miriam y los enemigos en borrones difíciles de distinguir. Teniendo en cuenta que Bloodstained no es un título que destaque precisamente por su apartado técnico, resulta bastante decepcionante que la versión para la consola de Nintendo presente tantos problemas. En el resto de aspectos (contenido, control, etc.) es exactamente igual.

Curiosamente, la ralentización de medio segundo que se produce en PS4 al conseguir un fragmento nuevo por primera vez no se produce en Switch, donde la transición se muestra de forma fluida. Cruzamos los dedos para que no esté todo perdido con la versión de Bloodstained en Nintendo Switch, y veamos pronto un parche que corrija -al menos- los problemas más graves.

Valoración

Muy pocos juegos han logrado estar a la altura de Symphony of the Night; Bloodstained no sólo lo logra, sino que además refina y adapta la fórmula a los tiempos que corren, convirtiéndose en el digno sucesor espiritual de la saga Castlevania.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Castlevania en estado puro. La abrumadora cantidad y variedad de armas, objetos y enemigos. La banda sonora. Los mil y un detalles, guiños y secretos.

Lo peor

El apartado gráfico es poco atractivo. Juega sobre seguro en todo momento. Varios bugs que empañan la experiencia.

Y además