Ir al contenido principal
Chronos Before the Ashes
Análisis

Análisis Chronos: Before the Ashes, la precuela de Remnant: From the Ashes

Versión comentada: PS4

Chronos: Before the Ashes es la precuela de Remnant: From the Ashes, el pequeño hit de 2019 desarrollado por Gunfire Games. Pero aquí cambiamos los tiroteos por un desarrollo 'souls-like' y alguna mecánica muy interesante. Vamos a ver qué tal funciona en el análisis.

Hoy en día si le pegamos una patada a una piedra aparecen veinte 'souls-like'. Por eso, si jugamos a Chronos: Before the Ashes sin conocer antes su historia, puede parecernos un título pasable, sin más, porque todo lo que hace ya se ha visto antes y se ha hecho mejor. 

Pero lo cierto es que Chronos no es nuevo: fue un juego de lanzamiento de Oculus Rift, hace cuatro años. Lanzarse única y exclusivamente para este dispositivo de realidad virtual es probablemente el motivo por el que ha caído en el olvido, porque si atendemos a las fechas, descubrimos que estamos ante uno de los primeros 'souls-like': es decir, uno de los primeros juegos de acción y aventura en 3D que imitó sin tapujos las mecánicas de Demon's SoulsDark Souls y sus secuelas.

Quienes por supuesto no han olvidado Chronos son sus responsables, Gunfire Games, estudio de THQ Nordic conocido por desarrollar Darksiders III y Remnant: From the Ashes. Aprovechando el éxito del juego de disparos (hace unos días se anunciaba que ha superado los 2,5 millones de unidades vendidas), Gunfire ha decidido darle una segunda oportunidad a Chronos, eliminado la barrera de la realidad virtual para llevarlo a PS4, Xbox One, Nintendo Switch, Google Stadia y PC, y añadiendo la coletilla 'Before the Ashes' para dejar claro que estamos ante una precuela de Remnant (aunque, si nos ponemos técnicos, habría que decir que Remnant es una secuela de Chronos).

Entonces... ¿merece la pena embarcarse en este viaje? Os lo contamos en nuestro análisis de Chronos: Before the Ashes.

El peso de la edad

Chronos: Before the Ashes marca todas las casillas del manual del 'souls-like': tenemos un sistema de combate lento y metódico, un mundo devastado donde reina el misterio, escenarios que se conectan mediante atajos, una dificultad desafiante, diferentes tipos de armas con diferentes 'movesets', etc. Por tener, Chronos tiene incluso los mismos comandos de ataque que conocimos en Demon's Souls y Dark Souls (como el ataque tras rodar o el ataque tras esquivar sin tocar el joystick, por citar dos ejemplos).

Hay alguna diferencia pequeña pero importante, como que aquí ni los ataques ni las esquivas consumen energía (no así correr o bloquear impactos con el escudo), pero eso no evita que se sienta 'souls-like'. Very 'souls-like'.

Chronos Before the Ashes

Y como decíamos en el párrafo que abre el análisis, en todo este tiempo hemos visto muchos juegos que han seguido la misma estela: Lords of the Fallen, The Surge y The Surge 2, Nioh y Nioh 2... Incluso el propio Remnant. Y aunque no lo hace mal, Chronos no destaca como 'souls-like' en ningún aspecto: el combate cumple, pero la escasa variedad a la hora de personalizar termina por hacerlo demasiado simple.

Aquí sólo existen el escudo y las armas cuerpo a cuerpo (nada de arcos o hechizos), y nuestra decisión queda limitada a si preferimos un personaje que se decante por armas veloces y favorezca las esquivas, o un personaje especializado en armas pesadas, hábil al bloquear y hacer 'parrys' (si, también hay de eso). También hay algo de magia, pero de nuevo es una cosa sencilla.

Chronos Before the Ashes

Lo mismo encontramos al examinar los escenarios: están bien y se disfruta explorando, pero su diseño es irregular, algo que se aprecia en unos atajos que en ocasiones no tienen ningún sentido. Incluso el apartado audiovisual está bastante desfasado, más con la next-gen ya entre nosotros, aunque lo suple con una dirección artística notable. Una dirección artística que, por cierto, nos ha recordado mucho a la de otro 'souls-like' que se lanzó años después: el recomendable Ashen. Es importante señalar que Chronos está traducido y doblado al español neutro.

En 2016, cuando los 'souls-like' no eran algo tan habitual, Chronos: Before the Ashes quizás habría resultado más sorprendente (aunque si lo comparamos con Dark Souls III, que se lanzó ese mismo año, sale perdiendo en todo), pero hoy, con tantos ejemplos a la espalda y con el excelente remake de Demon's Souls tan reciente, no lo consigue...

Chronos Before the Ashes

... O eso es lo que diríamos, si no fuera porque además de todos esos elementos tan habituales, Chronos se atreve a insertar un par de ideas de lo más interesantes.

La primera son los puzles. Y nos vais a perdonar, porque a estás alturas debéis de estar hartos de que usemos comparaciones, pero la mejor forma de entenderlo es comparándolos con los puzles de Resident Evil. En Chronos: Before the Ashes los rompecabezas son casi tan habituales como los combates y tienen ese sabor a 'survival horror' del bueno, con gemas que debemos colocar en puntos concretos para abrir puertas, con un inventario que nos permite examinar los objetos para descubrir detalles que no se aprecian a simple vista e incluso con la posibilidad de combinar dos objetos para conseguir uno nuevo.

Y lo cierto es que funciona, los puzles encajan sorprendentemente bien con la fórmula 'souls-like'. Tanto, que ahora nos gustaría ver más juegos de este estilo que apuesten por los rompecabezas.

Chronos Before the Ashes

Chronos: Before the Ashes también plantea una serie de situaciones muy creativas que se salen de la fórmula. No vamos decir en qué consisten para que os sorprendan si decidís darle una oportunidad, pero se puede resumir en que cada uno de los tres "niveles" en los que se divide el juego presentan una situación diferente. En algunos tienen más presencia que en otros, pero siempre resulta refrescante ver cómo se atreve a hacer cosas diferentes.

Además, Chronos sabe aprovechar muy bien sus recursos. De por sí los 'souls-like' tienen un magnetismo difícil de explicar, y Chronos potencia ese efecto gracias a un gran uso del misterio: la historia se presenta como algo muy diferente a lo que vamos a ver durante las nueve horas que nos ha llevado completarlo, provocando que constantemente tengamos esa curiosidad por saber más.

Chronos Before the Ashes

Pero hablemos de la que sin duda es la mecánica más interesante de Chronos: Before the Ashes. Pese a ser un 'souls-like', al morir no perdemos ni experiencia, ni objetos, ni almas. Lo que perdemos es vida, literalmente; cada vez que caemos en combate, nuestro personaje envejece un año. Esto tiene un efecto visual: empezamos con un joven de 18 años, y con cada muerte vemos cómo sus facciones se endurecen, cómo crece la barba y cómo poco a poco su pelo adquiere un color grisáceo y aparecen arrugas.

Pero también tiene un efecto jugable: cada diez años y hasta llegar a los ochenta, podemos elegir un atributo muy útil (a los veinte, por ejemplo, podemos elegir entre aumentar la fuerza, la agilidad o la experiencia ganada). Y dependiendo de la edad, las estadísticas tienen distintos efectos: en la juventud no es posible mejorar el arcano (la estadística asociada a la magia), mientras que en la vejez no podemos invertir puntos en fuerza o agilidad.

Chronos Before the Ashes

Esta curiosa mecánica logra que las muertes duelan más que nunca, especialmente cuando son por errores tontos (o repetidas veces contra un mismo jefe). Pero la muerte es una parte natural del proceso de juego: los objetos curativos sólo se "recargan" cuando morimos, y lo mismo sucede con los enemigos, que reaparecen en el mundo cada vez que volvemos a la vida (tiene sentido, teniendo en cuenta que ha pasado un año). Es una mecánica realmente interesante; quizás se le podría haber sacado algo más de provecho, pues en nuestro caso hemos terminado el juego con 36 años y sentimos que nos hemos perdido parte de la experiencia, pero el potencial está ahí.

Y eso es lo más importante de Chronos y, por extensión, de Remnant: tienen un potencial enorme. Con esta saga, Gunfire Games ha dado en todas las teclas correctas y sentimos una enorme curiosidad por ver con qué nos sorprenden en la (esperamos) siguiente entrega.

Valoración

Un 'souls-like' modesto que no destaca en nada que hayamos visto antes en este tipo de juegos, pero que aun así logra enganchar de principio a fin y presenta un par de ideas realmente interesantes que encajan muy bien dentro de la fórmula.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Tiene esa capacidad de los 'souls-like' para atrapar. Los puzles son un acierto. El envejecimiento, una mecánica interesante y con mucho potencial.

Lo peor

No hace nada destacable como 'souls-like'. Justito a nivel audiovisual.

Y además