Citadel Forged With Fire
Análisis

Análisis de Citadel: Forged With Fire para PS4, Xbox One y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Citadel: Forged With Fire, un MMORPG para PS4, Xbox One y PC que nos invita a convertirnos en auténticos magos, dominar infinidad de hechizos, domar criaturas gigantescas y... ¿jugar al Quidditch?

Hoy se pone a la venta Citadel: Forged With Fire, título para PS4, Xbox One y PC desarrollado por Blue Isle Studios, a quienes puede que recordéis por Slender: The Arrival o por Valley. Y llama bastante la atención el cambio de tercio... en todos los sentidos, porque si Slender era un juego de terror en primera persona y Valley de acción/aventura también en vista subjetiva, Citadel es un MMORPG para amantes de la magia. Y sí, por amantes de la magia nos referimos a fans de Harry Potter.

Lo cierto es que si sois "peceros" es probable que ya lo conozcáis o incluso lo hayáis jugado, pues Citadel: Forged With Fire ha estado disponible en acceso anticipado (a través de Steam)  desde 2017. Ahora, sin embargo, se lanza de manera oficial... ¡También en consolas! Nosotros hemos tenido la oportunidad de jugar a la versión de PS4, y en nuestro análisis de Citadel: Forged With Fire os contamos lo que podéis esperar.

Hazte con una TV 4K al mejor precio

Eres un mago, Harry

Citadel: Forged With Fire es, en muchos aspectos, un MMORPG bastante convencional. Y aunque su propuesta y mezcla de ideas no lo es tanto, la forma en que están ejecutadas nos deja un sabor muy familiar, un sabor a "esto ya lo he visto antes". Con esto lo que queremos decir es que si habéis jugado a cualquier MMORPG en la última década, ya sabéis lo que vais a encontrar: personajes con interrogaciones en la cabeza que ofrecen misiones con objetivos como "recoge cinco flores" o "mata a cinco jabalíes", una historia prácticamente inexistente, un sistema de combate terriblemente básico que -especialmente durante las primeras horas- consiste en machacar un botón y esperar a que el monstruo de turno muera...

Citadel Forged With Fire

Esto es obviamente un problema grave: existen una enorme cantidad de juegos similares, y muchos de ellos además apuestan por el modelo free-to-play... Mientras que Citadel se vende a 39,99€ (en una bonita edición física, todo sea dicho). Así que si estáis buscando un MMORPG diferente o arriesgado, que haga cosas nuevas o que no esté ambientado en un mundo de fantasía sospechosamente similar a The Elder Scrolls, mucho nos tememos que Citadel no es vuestro juego...

¡Pero esperad, no dejéis de leer todavía! Porque pese a que tenga una ejecución convencional, la propuesta de Citadel Forged With Fire es bastante llamativa, especialmente para los fans de la obra de J.K. Rowling. Porque Citadel bien podría ser el MMORPG no oficial de Harry Potter. Usando un recurso conocido como esencia, eligiendo entre cuatro escuelas que alteran radicalmente los efectos (a distancia, de área, para uso propio...), y con un artefacto físico de por medio (que puede ser una varita, pero también una espada), podemos empezar a lanzar hechizos hasta que se agote la barra de mana.

Citadel Forged With Fire

La cantidad de hechizos disponibles de inicio es sorprendente, y por supuesto crece a medida que avanzamos y subimos de nivel, aumentando mucho las posibilidades y las "builds". ¿Que queremos crearnos un "mago bruto" que se acerque a los enemigos para repartir estopa con un hacha encantada? Adelante. ¿Que preferimos el rollo clásico de varita y ataque a distancia? Sin miedo. ¿Que preferimos domar a una criatura y dejar que se encargue de todo mientras contemplamos la refriega a distancia? Claro, por qué no.

Citadel: Forged With Fire también ofrece distintas posibilidades de doma de criaturas. La variedad es notable, pero lo que destaca es el número, pudiendo llevar con nosotros a un pequeño ejército que nos ayude a asaltar una fortaleza. Además, las criaturas disponen de capacidades que cambian sus funciones: algunas pueden estar más orientadas al ataque, mientras que otras son perfectas para el desplazamiento. Y luego están los dragones, claro. Los dragones valen para todo y nos permiten surcar los cielos desatando una lluvia de fuego. Pero lograr domar a uno no es precisamente fácil...

Citadel Forged With Fire

Hablando de volar, como buen MMORPG con gran énfasis en la magia, también es posible encantar una escoba para usarla como vehículo volador (o, directamente, un hechizo que nos permite echar el vuelo). Esto abre la puerta a, por ejemplo, disputar batallas campales a lomos de una escoba... Algo así como la versión battle royale del Quidditch.

Citadel: Forged Wth Fire tiene también un importante componente de construcción. Usando diferentes recursos que encontraremos en el mundo, podemos construir todo tipo de estructuras: desde simples hogueras... Hasta castillos. El juego hace énfasis esto a través de un sistema de casas (clanes), invitando a las distintas facciones a tomar territorios y construir imperios para después enfrentarlos. Lógicamente, hoy por hoy, es complicado encontrarse con estas situaciones (en consola, al menos) pero si la cosa va bien y la comunidad crece, podríamos presenciar auténticas guerras.

Citadel Forged With Fire

Ahora bien, tened en cuenta que Citadel gestiona la muerte al estilo Souls: si morimos, perdemos todos los recursos que llevábamos encima... Pero podemos recuperarlos si regresamos al lugar donde caímos.

Llevamos desde el principio diciendo que Citadel es un MMORPG (porque lo es), pero también incluye una característica muy interesante que nos encantaría ver en más juegos similares: la posibilidad de crear nuestro propio servidor para jugar en solitario y disfrutar del PVE sin interrupciones. Podemos personalizar diversas funciones, como la velocidad a la que obtenemos experiencia, lo que nos permite disfrutar de una experiencia (valga la redundancia) a nuestro gusto.

De hecho, a la hora de elaborar este análisis hemos tenido que jugar la mayor parte del tiempo de esta forma, puesto que al conectarnos a servidores con más jugadores, nos hemos topado con crasheos que nos han tirado al dashboard. Esperamos que lo corrijan pronto.

Citadel Forged With Fire

En cuanto al apartado gráfico, una de cal y otra de arena. Citadel: Forged With Fire no es ningún portento gráfico, aunque la dirección artística, que nos deja ominosos paisajes fantásticos, ayuda bastante. Ahora bien, se mueve a 60fps... Y sí, también en consolas. No es algo para nada habitual dentro del género, y la verdad es que impresiona bastante poder jugar a un MMORPG con semejante fluidez. Desgraciadamente, nos hemos topado con defectos gráficos como que el personaje desaparezca al jugar en tercera persona, o "parones" de forma constante... Aunque sospechamos que tienen más que ver con problemas de conexión a Internet que con que errores de carácter gráfico.

En líneas generales, la sensación que nos deja Citadel: Forged With Fire es de estar muy verde. Aunque cuesta echar esto en cara hoy en día, porque ya sabéis cómo funcionan esta clase de juegos: se lanzan con "lo justo", pero a media que pasa el tiempo van llegando actualizaciones con cambios y contenido, y dentro de ¿un año? ¿Dos? la experiencia podría ser radicalmente distinta a lo que tenemos ahora mismo. 

Valoración

Un MMORPG con una propuesta interesante pero una ejecución convencional. Si sois fans de los hechizos, las criaturas mágicas y el vuelo sobre escoba, Citadel: Forged With Fire es la carta de invitación a un mundo de fantasía que tanto tiempo lleváis esperando.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La gran variedad de hechizos. 60 imágenes por segundo en consolas.

Lo peor

No aporta nada nuevo al género. Bastantes defectos técnicos. Hoy por hoy, está muy verde.

Y además