Gato Roboto Nintendo Switch
Análisis

Análisis de Gato Roboto para Nintendo Switch y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Gato Roboto para Nintendo Switch. En este adorable "meowtroidvania" para Nintendo Switch y PC debemos explorar un misterioso planeta controlando a una dulce gatita... embutida en el traje más avanzado y devastador de todo el universo.

El estudio doinksoft, con la colaboración de Devolver Digital, pone hoy a la venta para Nintendo Switch y PC su primer juego: Gato Roboto, título que ellos mismos definen como "meowtroidvania" y que por si no fuera ya bastante evidente, está protagonizado por un dulce gatito (gata, en realidad). Nosotros ya hemos podido jugarlo (y completarlo al 96%) y os traemos nuestro análisis de Gato Roboto para contaros lo que nos ha parecido... Y si es de los que arañan o de los que ronronean.

Hazte con la guía oficial de Metroid: Samus Returns

En el espacio nadie puede oír tus maullidos

La premisa de Gato Roboto es sencilla: Gary y su gata Kiki estaban en mitad de un viaje a bordo de su nave espacial, cuando un accidente (en el que Kiki podría haber tenido algo que ver) les obliga a realizar un aterrizaje de emergencia en un misterioso planeta. Gary queda atrapado entre los restos de la nave, así que depende Kiki encontrar el modo de salvar el pellejo a ambos y volver a casa.

Gato Roboto Nintendo Switch

Con esta excusa, Gato Roboto se presenta como un pequeño homenaje a la saga Metroid: manejando a Kiki debemos explorar, derrotar enemigos y conseguir nuevas habilidades que nos dan acceso a nuevas zonas y mejoras que hacen más sencillo el avance. Es un metroidvania, vaya, aunque uno bastante sencillo. No esperéis unos escenarios enrevesados en los que perdernos o zonas que nos obliguen a darle al coco para encontrar las salida; todo en Gato Roboto es bastante directo y sencillo.

Incluso el backtracking habitual de estos juegos está reducido a la mínima expresión, y salvo por un punto donde podemos elegir qué zona visitar a continuación, no es un juego que ofrezca demasiada libertad. El único desafío son los jefes, que pueden hacernos morder el polvo en varias ocasiones y requieren cierto reconocimiento de patrones para salir airosos. Pero Gato Roboto no es un juego complicado, e incluso es posible conseguir el 100% (encontrado todas las mejoras opcionales) en menos de cuatro horas.

Gato Roboto Nintendo Switch

Lo que destaca de Gato Roboto es la originalidad de tener a una gata como protagonista, y cómo se ha representado a la hora de jugar. Al poco de empezar la aventura conseguiremos el meca, una armadura de combate (claramente inspirada en el traje de energía de Samus) con la que podemos disparar rayos, resistir los ataques enemigos... Lo que se traduce en un gameplay bastante similar al de Metroid. Hay que reconocer, eso sí, que el tema de la gestión de misiles está bastante bien llevado: en lugar de estar limitados, los proyectiles son infinitos pero se recalientan tras un uso continuado. Esto solventa el problema habitual de los Metroid de la exagerada cantidad de munición (a poco que consigamos unas cuantas mejoras primero).

La gracia está en que en cualquier momento podemos abandonar el meca y controlar a Kiki, lo que nos permite acceder a espacios estrechos (como si de la morfosfera se tratase), escalar paredes o bucear en zonas acuáticas (el meca no puede mojarse, así que Kiki se ve obligada a superar su aversión al agua) a costa de morir de un sólo golpe. De esta forma, muchos de los puzles nos obligan a pensar como un gato, abandonar el meca, y encontrar la forma de hacerlo llegar hasta una nueva ubicación o, directamente, lograr alcanzar uno de los puntos de guardado.

Gato Roboto Nintendo Switch

Es una mecánica que da bastante juego, ero sobre todo variedad: hay zonas subacuáticas en las que Kiki puede montarse en un submarino, transformado el juego en un shoot'em up, y otras en las que debemos avanzar sin el traje, presentando nuevos desafíos como persecuciones. 

Como ya estaréis imaginando, Gato Roboto es un juego con mucho sentido del humor, algo que se refleja en las conversaciones donde todos los personajes hablan... y Kiki se limita a maullar, dejándonos con momentos bastante divertidos. En cuanto al apartado técnico, Gato Roboto hace uso de un estilo gráfico pixelado (estilo 8 bits) en dos colores con muchísima personalidad. Inicialmente es en blanco y negro, pero uno de los objetos coleccionables que podemos encontrar son nuevas paletas, muy al estilo del genial Downwell. La banda sonora, sin ser demasiado memorable, funciona a la perfección como acompañamiento. 

Gato Roboto Nintendo Switch

Valoración

Un juego con mucha personalidad que peca de ser excesivamente simple, especialmente si lo comparamos con los exponentes del género metroidvania. Pese a todo, no se puede negar que resulta de lo más entretenido y que pocos juegos nos permiten convertirnos en el gato más poderoso del universo (ninguno, en realidad).

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La mecánica de alternar entre el meca y la gata, y la jugabilidad asociada a cada parte. Su sentido del humor. Kiki es adorable.

Lo peor

Es demasiado sencillo, corto y no ofrece demasiados incentivos para volver a jugar.