GYLT análisis
Análisis

Análisis de GYLT, la aventura sobre el bullying que sólo podrás jugar en Stadia

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Stadia

Con nuestro análisis de GYLT vamos a dar cuenta del primer juego exclusivo para Stadia, la plataforma de streaming de Google, que adopta las formas de un juego terror para contar una historia que gira sobre el acoso, la culpa y que nos invita a reflexionar sobre nuestro papel en el problema... y que, de regalo, nos ha permitido probar el funcionamiento de Stadia.

Que los juegos se quitaron hace más de 20 años la vitola de ser "un juego de niños", es algo que cualquiera con dos dedos de frente ya tendrá más que superado. Buena prueba de ello son las temáticas que abordan, cada vez más variadas, y que invitan a reflexionar sobre la vida, la muerte y todo lo que hay entre medias. Que se lo digan a Journey, What Remains of Edith Finch, The Unfinished Swan... y otros muchos más.

Como vamos a ver en este análisis de GYLT para Stadia, lo nuevo de Tequila Works, tras DeadlightRimeThe Sexy Brutale o Groundhog Day, cambia por completo de registro y nos propone reflexionar sobre el bulling, a través de una aventura de "terror delicado", como sus creadores lo definen. Podéis ver su trailer de lanzamiento debajo de estas líneas... 

Consigue el Google Pixel 3A XL al mejor precio: es el mejor móvil para jugar en cualquier sitio con Stadia

Como habéis visto, GYLT no trata de provocar miedo en el jugador, o sobresaltos como en Silent Hill, sino más bien arrastrarnos a una ambientación agobiante, incómoda, que juega con la oscuridad, las sombras que proyecta nuestra linterna y otros recursos que causan desasosiego, como unos maniquís de madera que recrean situaciones que sufren los acosados (escenas en los cuartos de baño, en el comedor...). 

La historia nos traslada a los 90, al pueblecito de Bethelwood en la localidad de Maine, para contarnos la historia de Sally, una adolescente que busca incansablemente a su prima pequeña, desaparecida tiempo atrás, y que era víctima de acoso, como lo está empezando a ser ella. Apenas pasados 5 minutos del arranque de la aventura, Sally se verá transportada a una "dimensión alternativa" de Bethelwood, donde no hay ningún ser humano para ayudarla y sí numerosos monstruos que intentarán acabar con ella.

Análisis GYLT

Por "suerte" no está sola, y descubrirá que su prima desaparecida también esta atrapada aquí, en una especie de infierno personal, convirtiéndose en su principal objetivo llegar hasta ella y encontrar la forma de escapar de esta extraña versión de Bethelwood. No ahondaremos más en la trama, por no destripar mucho más, pero la aventura da para unas 8 horas, más otras 4-5 más si queremos completarlo todo, como veremos más adelante...

Este planteamiento general de GYLT, el primer juego exclusivo de Google Stadia, sienta ya las bases de lo que ofrece a nivel jugable: somos una chica joven, desarmada, en un mundo hostil... así que, de primeras, nada más caer en este mundo lo único que podemos hacer es pasar sin ser detectada por estos monstruos, mientras seguimos el rastro de nuestra prima.

Análisis GYLT

Así pues, el sigilo es nuestra primera y principal arma para no ser vistos. Como en Metal Gear Solid y otros muchos juegos de sigilo, podemos andar agazapados para hacer menos ruido, y gracias a la ayuda de indicadores de distintos colores, sabremos el estado de alerta de los monstruos: si somos visibles pero no nos han detectado, si creen haber visto algo o si directamente nos han pillado.

Esto nos servirá, en una primera fase para explorar Belthelwood y sus alrededores, para alcanzar el campus de la escuela, donde transcurre la mayor parte del juego y donde iremos consiguiendo el resto de los objetos que nos ayudarán a avanzar, como una linterna especial que funciona a pilas y que nos sirve tanto para ver en la oscuridad como para derrotar a los enemigos por la espalda, cegarlos con un fogonazo si nos atacan en grupo o usar su chorro de luz para atacar a los enemigos en sus puntos débiles (unas protuberancias marrones de sus cuerpos). 

Análisis GYLT

No es un juego que nos dote con un arsenal enorme; de hecho, GYLT busca ser asequible en todo momento. Aparte de la linterna conseguimos un extintor portátil para apagar fuegos, congelar charcos de agua o detener temporalmente a los enemigos, mientras que las máquinas expendedoras podemos conseguir latas para arrojarlas y distraer a los monstruos. Aparte de eso, y el sigilo, no tenemos más recursos.

Los 10 juegos más terroríficos de todos los tiempos

Eso no quiere decir que la aventura sólo gire entre esos tres elementos o que no haya más que hacer: hay puzles de todo tipo, con interruptores y válvulas, otros para llevar la electricidad de un punto de panel a otro (u otros), puzles que nos invitan a arrastrar un objeto hasta un zona concreta... Todo es bastante lógico y, como decíamos antes, el juego no busca dejar atrancado al jugador, sino que le ayuda a progresar. Prueba de ello es que cualquier objeto con el que podemos interactuar, muestra un pequeño círculo alrededor, ya sea una puerta o un objeto que podemos recoger.

Análisis GYLT

Eso no quiere decir que lo de absolutamente todo mascado: da muchas pistas para que progreses sin problemas, pero tampoco te lleva de la mano por todos los recovecos del juego. Sirvan como ejemplo los coleccionables, que los hay de varios tipos (canarios enjaulados, unas piedras especiales llamadas cuarzo de sangre, libros que ahondan en la historia del pueblo...). En el interfaz es posible consultar el total de estos objetos que hay por cada zona, pero no te dice dónde o cómo encontrarlos.

A menudo, dar con estos coleccionables nos obligará a separarnos del camino principal, bien buscando caminos más o menos ocultos que llevan a salas menos evidentes, o resolviendo puzles adicionales. De primera, se te escapará alguno, pero bien avanzada la aventura encontrarás un objeto que te ayudará a encontrar algunos de ellos tras concluir la aventura (sí, podemos volver al campus para completar el juego al 100%). 

Análisis GYLT

También ayuda a que GYLT sea una experiencia sea asequible el hecho de que haya abundantes objetos que nos facilitan la vida. Estos son, básicamente, para recuperar la vida (respiradores al estilo "ventolín") y baterías para recargar nuestra linterna, que se agotan al acabar con los enemigos por la espalda o concentrando su luz en un haz, una acción que requieren algunos puzles o para destruir unos enormes ojos que bloquean algunas puertas y caminos.

Como hemos dicho, aunque recorremos algunas calles de Bethelwood (con casas destruidas o inaccesibles), la gran mayoría del juego transcurre en lugares como un salón recreativo o el campus escolar, con zonas independientes como el gimnasio o uno de sus anexos con distintos talleres y lugares como un almacén. Recorrer sus pasillos, las aulas o el gimnasio a oscuras, con decenas de pintadas con mensajes inquietantes, o los mencionados maniquís, invitan a la reflexión.

GYLT review

Y es que todo, desde los enemigos, a los objetos que encontramos y usamos, tienen un significado que puede variar según el jugador. Porque, al final, el juego invita a eso, a que reflexionemos sobre el acoso, a si hemos formado parte activa o pasiva del problema, si hemos sido espectadores y no hemos hecho nada o si, por el contrario, para ayudar a una persona que lo sufría hemos sido siendo nosotros acosadores. No pretende dar soluciones ni es un manual sobre cómo actuar, sino una reflexión sobre nuestro papel en el problema, y otras formas de culpa.

Los mejores juegos de terror y miedo de 2019 para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC

El resultado es una aventura entretenida, que completarás en un par de sentadas respetables (insistimos, unas 8 horas) y que te dejará con buen sabor de boca por partida triple. Primero, por su desarrollo, que es entretenido e invita a completarlo, sin frustrarse con puzles o situaciones que busquen dejarte atrancado. Toda la aventura está bien dosificada, va introduciendo las mecánicas a buen ritmo y en ningún momento flaquea, ni en lo jugable ni en lo narrativo.

GYLT review

Por otra parte está la parcela técnica: sin ningún tipo de duda, GYLT es una de las mejores producciones de Tequila Works. Su cuidado diseño se deja ver en todo, desde los efectos de luz y sombra a los modelos o los reflejos o el modelado de Sally y los enemigos, entre los que incluso hay algún jefe (que, de nuevo, es en realidad un puzzle más que un combate de acción).

Mención especial para la banda sonora de GYLT, compuesta por el veterano Cris Velasco, quien ha dejado soberbias composiciones en títulos como la saga God of War, Darksiders, Prototype, Mass Effect 3 o Bloodborne, entre otros muchos, y que aquí se sale con una buena colección de temas soberbios, como el que salta en los momentos de acción al ser detectados por un enemigo (que bien podría estar en un thiller o una peli de terror) o el tema de los títulos de crédito.

El "tercer buen sabor de boca" viene de la parte de Google. Como podéis leer en nuestro análisis de Stadia, la plataforma de streaming de Google está a la altura de lo prometido en funcionalidad, y hemos jugado en la tele a 4K y 60 fps constantes, sin que el juego haya petardeado en ningún momento, conectados por cable LAN.

Lo único, en este sentido, es que en un par de ocasiones hemos notado una levísima pérdida de respuesta del control, que apenas ha durado un segundo, y que ha vuelto a la normalidad rápido. Lo notamos especialmente durante los primeros días (jueves y viernes) que tuvimos acceso a Stadia, aunque Google ha seguido trabajando en paralelo y durante el fin de semana no lo hemos vuelto a padecer en ningún momento, que es cuando hemos completado el juego para poder ofreceros este análisis y opinión de GYLT, el primer juego exclusivo de Stadia.

Análisis GYLT

También cumple en la faceta de cambiar de una plataforma a otra: hemos pasado de la tele al móvil, y del móvil al ordenador en cuestión de segundos, continuando la partida allí donde lo habíamos dejado. Y si continuamos jugando otro día, en otro sistema, nuestra última partida guardada estará ahí esperando, sin que el usuario tenga que hacer nada el juego.

Lógicamente, no es un juego perfecto: a un usuario medianamente hábil le parecerá un juego muy fácil, y no tiene opciones de incrementar la dificultad, ni reduciendo el número de objetos, ni la inteligencia de los enemigos ni ninguna otra variable, aparte de eso, como hemos dicho, es un juego corto.

GYLT review

Y aun siendo un juego notable y entretenido, con una buena parcela técnica, quizá no sea "la gran exclusiva" que te haga saltar con los ojos cerrados a por Stadia. No es, por decirlo mal y pronto, un equivalente a los exclusivos de otras plataformas. No es Halo, ni Gears, ni The Lasf ot Us, ni Death Stranding, ni Super Mario Odyssey o Pokémon Espada y Escudo. Tampoco Tequila Works tiene las dimensiones ni los recursos de un estudio first party. 

Pero si tienes ya tienes tu Founders Pack o Premiere Edition de Stadia en camino, GYLT es sin ningún tipo de duda, uno de los juegos que deberías tener tu radar para estrenar el servicio: no sólo es su único exclusivo (Tequila Works no confirma si es una exclusiva temporal o no), sino que además es una aventura más que interesante, llena de símbolos que invitan a la reflexión, y con una parcela técnica muy cuidada. Una buena aventura que, al menos por ahora, sólo podrás jugar en el servicio de Google.

Valoración

GYLT es una aventura que, bajo las formas de un juego de miedo, invita a reflexionar sobre un horror más real, el acoso. Es la aventura más madura de Tequila, tanto en lo narrativo como en lo jugable y lo técnico, aunque quizá peque de corto y no resulta excesivamente desafiante. Como piedra de toque de Stadia, cumple y funciona sin problemas.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El tema que trata y cómo lo hace. La atmósfera del juego. Incorpora mecánicas hasta el final. El doblaje y la BSO. La estética, los efectos de luz...

Lo peor

Puede hacerse corto (8 horas, 12 para el 100%) y no supone un reto: no hay niveles de dificultad, ni nada que invite a volver a él tras completarlo.

Y además