Stadia review
Reportaje

Stadia, análisis del servicio de streaming de Google: review de la experiencia de uso, precios, juegos...

Por Alberto Lloret
En nuestro análisis de Stadia, el servicio de streaming de juegos de Google, os vamos a contar cómo ha sido nuestra experiencia con esta nueva plataforma durante nuestras primeras 96 horas en las que hemos tenido acceso. Catálogo, funcionalidad, experiencia de juego... todas vuestras dudas serán despejadas aquí.

Siempre que se lanza una nueva consola, un nuevo servicio o una nueva plataforma que trae bajo el brazo un concepto distinto al que estamos acostumbrados, lo más normal del mundo es, en primer lugar, ser escéptico y crítico. Y más si supone un coste para nuestros bolsillos. Lo vimos este mismo año con el estreno de PS Now en Europa, que tuvo una serie de problemas en su arranque pero que tras, los últimos ajustes en los precios, ya cuenta con un millón de suscriptores.

Ahora, como vamos a ver en este análisis de Stadia le toca salir a la palestra a la plataforma de streaming de juegos de Google, que en los últimos días se ha visto envuelta en un mar de críticas relacionadas con su catálogo y la funcionalidad que tendrá en su puesta de largo. No es raro leer a muchos usuarios afirmando que "ha nacido muerta", pero lo cierto es que tras probar el servicio, en nuestra opinión, nada está más lejos de la realidad. Para ir abriendo boca, podéis ver la configuración y nuestras impresiones aquí debajo...

Consigue el Google Pixel 3A XL al mejor precio: es el mejor móvil para jugar en cualquier sitio con Stadia

No obstante, antes de meternos con la experiencia de uso de Google Stadia y su análisis, no está de más recordar qué es Stadia. A grandes rasgos se trata de una nueva plataforma de juego basada en el streaming. Nosotros nos conectamos a través de Internet a un centro de datos, donde está alojada la máquina que "mueve el juego", y podemos jugar de forma remota en una variedad de dispositivos, ya sea la tele, el móvil o el ordenador.

De este modo, el jugador elimina de un plumazo aspectos como instalar el juego, los parches o aquello que nos aleje de lo que es el "juego en sí". Estos procesos, como instalar un parche, se realizan en un segundo plano, sin que el jugador lo note en ningún momento. Esa es la premisa, la idea sobre la que gira Stadia, aunque no todas las piezas van a estar en su sitio mañana 19 de noviembre, día oficial de lanzamiento. Pero no nos precipitemos y vayamos por partes...

Análisis de Stadia: qué necesitas para conectarte y empezar a jugar

Cuando Stadia empiece a funcionar el 19 de noviembre, lo único que necesitarás es una conexión a Internet (mínimo 10 mbps, óptimo 35 mbps, recomendado fibra simétrica, con cuanto más ancho de banda, mejor) y crearte una cuenta Stadia Pro. Por ahora es la única modalidad disponible, y cuesta 9,99 euros al mes y de momento, incluye dos juegos con la suscripción, Destiny 2 y Samurai Shodown. Hasta 2020 no habrá una modalidad básica o gratuita.

Esta suscripción Stadia Pro nos da acceso a jugar con la máxima calidad posible, es decir 4K, pero aquí empiezan los primeros escollos: de lanzamiento, esta opción sólo está disponible para televisores, y no llegará a los ordenadores hasta principios de 2020, sin fecha determinada.

Del mismo modo, aunque tengas una tele 4K tampoco podrás acceder a esta funcionalidad salvo que cumplas un requisito: que tengas el Founders Edition, o la versión posterior, Premiere Edition, que incluyen el Chromecast Ultra con la última versión de firmware. Incluso si ya tienes un Chromecast Ultra en casa, no podrás jugar en 4K porque la actualización de firmware no estará disponible mañana (lo hará en los próximos días, tampoco sin concretar cuándo).

Stadia review

Y si lo que quieres es jugar en el móvil, de nuevo nos encontramos con una barrera inicial: debes tener un teléfono Pixel de Google (comprendido entre los modelos Pixel 2 y Pixel 4 con todas sus variantes incluidas, como las "A" o las "XL"). Los móviles de otros fabricantes se irán incorporando paulatinamente, pero el caso es que el día del lanzamiento no podrás jugar en el móvil, salvo que tengas un Pixel.

Por eso, de primeras es más que lógico pensar que el sistema pone muchas cortapisas e impedimentos para alcanzar el "play everywhere" o "juega en cualquier sitio" y con la mayor calidad posible que Google planteó en un primer momento al presentar la plataforma. Pero si has reservado cualquiera de las ediciones Founders o Premiere, uno de los inconvenientes se esfuma.

Análisis de Stadia: un vistazo a la Founders Edition, el mando de Stadia y todo su contenido

Como os mostramos en nuestro unboxing del viernes pasado, para este análisis de Stadia hemos tenido acceso a una Founders Edition, la edición que incluye el mando de Stadia, el Chromecast Ultra y una suscripción Stadia Pro de 3 meses.

Nada más levantar la tapa de la caja, lo primero que encontramos es el mando de Stadia. Se trata de un mando muy, muy cómodo que recuerda a una mezcla de sensaciones de otros mandos, como el Pro Controller de Nintendo Switch o el mando de Xbox One. Como la mayoría de mandos de esta generación, cuenta con dos sticks, una cruceta y cuatro botones frontales (A, B, X, e Y, con la misma disposición que en el mando de Xbox One), así como dos gatillos y dos botones superiores L1 y R1.

Aparte, en la zona central del mando, es posible encontrar 5 botones adicionales: un botón circular "Stadia", que como el botón PS o el botón guía de Xbox, nos permite acceder al interfaz de la plataforma dentro del juego (para gestionar por ejemplo el grupo de amigos) o, manteniendo presionado, salir del juego o apagar Stadia.

Además, la luz que rodea a este botón circular también nos da pistas sobre el estado del mando. Dispone de dos colores, blanco y naranja, y dependiendo de cómo se ilumine, puede indicarnos que está en modo emparejamiento (luz blanca parpadeante), que requiere conexión al Wi-Fi (luz naranja parpadeando), que está en carga (luz naranja fija)... 

Aparte de los botones indicados, un par están reservados para "Menú" y "Options", con los que accedemos a los distintos menús dentro de los juegos, así como un botón de captura, que nos permite capturar instantáneas de los juegos o, presionándolo, guardar un videoclip con los últimos 30 segundos. Como veremos más adelante, estas pantallas y vídeos capturados están a una resolución de 720p.

Stadia review

El último botón es el del Asistente Google, una funcionalidad que hemos visto, por ejemplo, en streamers como Nvidia Shield TV, y que nos permite realizar búsquedas de voz. Durante esta experiencia de uso de Stadia, el asistente ha estado desactivado y de lanzamiento tendrá una funcionalidad limitada. Según un portavoz de Google, que el asistente tenga funcionalidad y reconozca frases es sencillo: que sea útil de verdad lleva más tiempo, y están trabajando para que lo sea.

El Chromecast Ultra, por su parte, no tiene nada que no se haya visto en el modelo de lanzamiento. Sigue teniendo diseño circular, conector HDMI y el adaptador de carga cuenta con ranura ethernet para conectarlo con cable (algo que desde Google recomiendan para jugar en la tele a máxima resolución y calidad posible, aunque también es posible conectarse vía Wi-Fi, mejor si es 5 Ghz).

Análisis de Stadia: el proceso de configuración, cómo cambiar de pantalla y jugar en uno u otro dispositivo

El proceso para configurar Stadia es muy sencillo, aunque de nuevo, depende de dónde vayamos a jugar. Si queremos empezar por la tele, es tan sencillo como conectar el Chromecast Ultra a un puerto HDMI (mejor si es en el que tenemos habilitado el HDR, si nuestra tele nos permite elegir) y a Internet, y en nuestro móvil descargar dos apps: Google Home y Stadia.

A través de Google Home configuraremos Chromecast Ultra, desde el tipo de conexión a Internet a darle un nombre al uso de la pantalla que vamos a (cuarto de estar, por ejemplo, para que sea fácil identificarlo). Es un proceso sencillo, y si algo falla, como que no se vea en pantalla un código de emparejamiento, todo está lo suficientemente claro como para que solventemos el escollo rápidamente.  

Stadia review

Después, llegará el momento de arrancar la app de Stadia, y lo primero, será loguearnos con un email de Gmail que hayamos utilizado en el proceso de compra. Una vez logueados, en la app, tendremos que canjear nuestro código de suscripción de Stadia Pro y, acto seguido, podremos crear elegir nuestro nombre de usuario, imagen del avatar y decidir algunas opciones de privacidad, como quien puede invitarnos a un grupo o partida, etc. 

Tras esto pasaremos a la tienda, y podremos obtener nuestro primer juego, Destiny 2, incluido en la suscripción Pro de Stadia, así como bucear en la tienda para adquirir algún otro juego. Como sabéis, Stadia ha aumentado su catálogo de lanzamiento esta pasada madrugada, y ha pasado de disponer de 12 títulos a un total de 22. Estos son todos los títulos:

Una vez tengamos un juego en nuestro poder, podremos acudir a la pestaña inicio en la app, donde aparecerán todas nuestras compras. Al pulsar sobre una de ellas, nos permitirá elegir la pantalla donde queremos jugarlo, ya sea la tele, el móvil (si es compatible) o el ordenador, si hemos ejecutado la cuenta en un equipo.

Si no lo hemos hecho antes, tendremos que configurar el mando siguiendo las instrucciones en pantalla: encender el mando, conectarlo al Wi-Fi a través de la aplicación, actualizarlo con el último firm disponible e introducir un código de emparejamiento (arriba, X, arriba, A) para que funcione con nuestro Chromecast Ultra. 

Los dueños de un Pixel podrán elegir desde la aplicación de Stadia si prefieren jugar en la pantalla del móvil, para lo que tendrán que conectar el mando al puerto USB-C del móvil y jugar con el mando conectado por cable. Por suerte hay adaptadores de plástico ajustables que nos permiten enganchar el móvil al mando, lo que nos permite jugar como si fuera una portátil y tener todo más recogido.

Stadia con Pixel

Por último, acceder desde un navegador Chrome es tan sencillo como abrir una pestaña, loguearnos en Gmail con el email asociado a la cuenta y abrir www.stadia.com. Ahí aparecerá un interfaz muy parecido al de la aplicación móvil, pero adaptado a la pantalla del ordenador.

Lo mejor de todo es la fluidez con la que podemos pasar de una pantalla de juego a otra. Por ejemplo, si estamos jugando en el portátil, basta con abrir la aplicación del móvil y elegir la pantalla en la que queremos seguir jugando (la tele o el propio móvil) y en apenas 5-7 segundos, el juego estará cargado en la nueva pantalla, en el punto exacto en el que estábamos, y se habrá cerrado en la anterior. Y si cambiamos al ordenador, podemos continuar jugando con el ratón y teclado o con el mando.

La única limitación en este sentido es que, por ejemplo, si dejamos el juego en suspenso en el móvil, si pasan más de 5 minutos inactivo, se cerrará la sesión y tendremos que volver a cargar el juego de cero (en Red Dead pueden ser fácilmente 2 minutos de carga), pero una vez cargado, podemos cambiar todas las veces que queramos de pantalla, y el tiempo de espera de 5-7 segundos es siempre el mismo.

Análisis de Stadia: ¿qué controles puedo usar y jugando en qué dispositivos?

Stadia está dando sus primeros pasos y lo cierto es que, en algunos campos, están siendo un tanto confusos. Por ejemplo, Google anunció que se podrían usar otros mandos aparte del oficial de Stadia, pero incluso en este caso, dependiendo de dónde lo usemos, la conectividad es distinta. Así, para empezar, a día de hoy sólo podemos usarlo de manera inalámbrica si jugamos en la tele con el Chromecast Ultra incluido en la Founders Edition.

¿Qué quiere decir esto? Pues que si jugamos en el móvil o en el ordenador, tendremos que conectar el mando por USB. No es nada grave, pero sorprende que de lanzamiento, detalles tan básicos como estos no estén más cuidados. Por suerte no es el único mando que podemos usar, aunque depende de dónde juguemos y el sistema operativo, es probable que tengamos que instalar drivers. Hoy por hoy, estos son los mandos que podemos usar en Stadia:

Periférico TV Chrome Pixel 2, 3 y 4
Teclado y ratón No disponible Conectividad USB & Bluetooth No disponible
Dual Shock 4 No disponible Conectividad USB & Bluetooth Conectividad USB & Bluetooth
Xbox One Controller No disponible Conectividad USB & Bluetooth Conectividad USB & Bluetooth
Xbox One Elite Controller No disponible Sólo USB Sólo USB
Xbox One Adaptative controller No disponible Conectividad USB & Bluetooth Conectividad USB & Bluetooth
Xbox 360 Controller No disponible Sólo USB Sólo USB
Pro Controller Nintendo Switch No disponible Conectividad USB & Bluetooth No disponible

Lógicamente, esto es un "work in progress" y es más que probable que se añadan nuevos mandos y opciones de conexión. Como casi todo en este lanzamiento, está la fucnionalidad básica, y poco a poco se irán añadiendo nuevas opciones.

Análisis de Stadia: el streaming en detalle; consumo de datos, opciones de visualización y sensaciones

Vamos con el plato fuerte de la plataforma de Google, las sensaciones al jugar con Stadia y la calidad de su streaming. Debo reconocer que ya había probado otros sistemas de juego en streaming, como GeForce Now de Nvidia, y me esperaba algo en sintonía. Y así ha sido. Y lo que es mejor: Google ha estado trabajando en paralelo mientras realizábamos estas pruebas, y se ha notado una mejoría en las últimas 48 horas.

Si bien el jueves y el viernes de la semana pasada era posible notar pequeños "micro-cortes" que hacían perder la conexión con el mando unas décimas de segundo (nada que afectara a la imagen), lo que se traducía en pequeñas pérdidas del control, por ejemplo, al girar la cámara, durante el fin de semana este fallo ha sido erradicado por completo.

Stadia review

No es algo que dependa de mi conexión a Internet: hemos probado con dos conexiones de fibra simétrica de 300 Mpbs, de distintos proveedores, y hemos estado jugando todo el fin de semana sin reiniciar el router ni nada, hasta esta mañana en la oficina, sin problemas de ningún tipo. El modus operandi es siempre el mismo.

Al arrancar un juego, Stadia evalúa la calidad de nuestra conexión. Si es óptima, es un test que puede durar apenas 5 segundos... y acto seguido lanza el juego. Si la conexión es mejorable, este test puede prolongarse hasta los 25-30 segundos.

Aunque las opciones son bastante parcas en este sentido, desde la propia aplicación de Stadia para el móvil (no están disponibles en el navegador aún), podemos elegir la calidad de imagen que queremos obtener y así podemos limitar el consumo de datos en base a 3 variables: si somos Stadia Pro, podemos acceder a la mejor calidad de imagen, 4k y 60 fps en los juegos que sea posible (GYLT, Mortal Kombat XI....), unos ajustes que consumirán entre 15-20 GB de datos por hora.

El ajuste intermedio (llamado "experiencia equilibrada"), permite que Stadia determine cual es la mejor experiencia posible con nuestra conexión, mientras que el tercer ajuste limita el consumo de datos a 4,5 GB por hora, con una calidad de salida de vídeo de 720p. 

Consumo de datos Stadia jugando en el móvil

Nosotros hemos tenido siempre activada la primera opción, y lo cierto es que ese consumo de datos es aplicable a la hora de jugar en la tele. Jugando en el móvil, la resolución del Pixel 3a XL es FullHD+ (2.260 x 1.080 píxeles), lo que disminuye el consumo hasta una media de 2,5 GB por hora, aproximadamente. 

Como hemos adelantado, las sensaciones son las mismas que teniendo un hardware delante, ya sea una consola o el PC. No hay retardo, y es lo que sigue sorprendiendo a la hora de jugar, incluso en calidad 4K y 60 fps. Es decir, la llamada "latencia negativa" funciona, y hace que jugar a cualquier juego sea como jugar con un hardware físico delante.

Por si alguien no sabe en qué consiste esta mal llamada latencia negativa, consiste en que el juego se anticipa a nuestros actos y como si de un multiverso se tratara, se prepara para tener una rápida respuesta ante cualquier acción nuestra, pintando el siguiente frame de nuevo con todas las variables posibles para responder lo más rápido posible.

Gylt Stadia

Para este análisis y experiencia de uso de Stadia, hemos tenido acceso sólo a una selección de juegos, entre los que se cuentan el único exclusivo de Stadia, obra de Tequila Works, del que hemos dado cuenta en nuestro análisis de GYLT. Aparte, hemos podido probar juegos de otros géneros, desde el shooter looter Destiny 2, a la lucha de Mortal Kombat XI, el mundo abierto de Red Dead Redemption 2 o la aventura explosiva de Shadow of the Tomb Raider.

Da igual que sean juegos que requieran velocidad a la hora de pulsar los botones como Mortal Kombat 11 o que gires y apuntes con precisión como Destiny 2, o que presenten un basto mundo como Red Dead Redemption 2. La respuesta, siempre que la calidad de Internet sea buena, es inmediata y precisa que, al final, era la premisa sobre la que gira Stadia. Y en ese sentido lo cumple, aunque en otras cosas pueda parecer que el lanzamiento ha sido precipitado.

Análisis de Stadia: lo que no estará disponible de lanzamiento (y lo que menos nos ha gustado)

Como decíamos al principio, durante este fin de semana muchas voces se han alzado contra Stadia por múltiples motivos, como un AMA (Ask Me Anything) de Reddit, en el que se adelantó que numerosas funciones de Stadia no estarán disponibles desde el principio, y otras muchas, llegarán con algunos aspectos sin pulir, lo que sumado a otros aspectos, dejan la sensación de ser un lanzamiento prematuro, a matacaballo, para llegar a la fecha propuesta.

De primeras, no podrás desbloquear logros (que se activarán de manera retroactiva una vez llegue esta funcionalidad), ni podrás usar el llamado Game Stream, compartir un stream con funcionalidad limitada, para por ejemplo, que otro jugador vea que estamos haciendo en el mismo juego, o jugar con suscriptores (si eres un creador de contenido).

Tampoco están las opciones para crear un grupo familiar, ni compartir partidas guardadas entre perfiles distintos, ni el Buddy Pass (invitaciones para un amigo pruebe el sistema gratis). Por no hablar de detalles como las capturas de imágenes y vídeos, que sólo están accesibles en la aplicación móvil (si intentas verlo desde el Chrome nos envía a una página que "casca" y alerta de que esta funcionalidad todavía no está disponible).

Stadia funciones no disponibles

Es más, las capturas podemos verlas en el móvil, pero a una resolución inferior a la que hayamos jugado (720p) y lo que es peor aún, no hay forma humana de sacarlas de la aplicación o compartirlas con otros usuarios. Como mucho, podemos borrarlas y, hoy por hoy, el espacio está limitado a 500 vídeos y capturas de pantalla "infinitas".

Todas estas carencias, sumadas a un catálogo muy limitado (que lo era más hace 24 horas), en el que hay grandes juegos como Red Dead Redemption 2, lo alejan por ahora de ser "el Netlix de los videojuegos", con una oferta tan grande como inabarcable.

Del mismo modo, tampoco os podemos acotar los rangos de precios en los que se moverán los juegos. Es algo que en los últimos 5 días se ha movido en muchos casos, y un juego como Kine, ha pasado de 34,99 euros a 29,99 euros y hoy a 19,99 euros. Otros, como la edición deluxe de Mortal Kombat llevan ancladas en 89,99 euros desde el primer día. En breve esperamos poder ampliar este dato con los precios definitivos... pero en ningún caso parece que vayan a ser precios más bajos de los que encuentras en otras plataformas, que podría ser uno de los atractivos para atraer a los jugadores en masa. 

Conclusiones de Stadia - Un comienzo muy mejorable para algo que ya funciona sorprendentemente bien

Como muchos de vosotros, tenía muchas dudas sobre la plataforma de streaming de Google. Había probado otros servicios de streaming de juegos, como GeForce Now en fase beta con Nvidia Shield TV, y lo cierto es que el streaming de juegos ya funcionaba entonces, como también lo hace en Stadia. La propuesta aquí es que puedas "jugarlo en cualquier sitio".

Si bien es cierto que las barreras para lograrlo son múltiples (necesitas el Chromecast Ultra de la Founders/Premiere para jugar en la tele, un móvil Pixel, una buena conexión a Internet y una tarifa de datos ilimitada para jugar en la calle...), cuando las superas todas, el invento funciona. Y muy bien, todo sea dicho.

Lo cierto es que resulta complicado no pensar que ha sido un lanzamiento precipitado. Si al reducido catálogo, sin ninguna gran exclusiva, le sumamos una funcionalidad limitada que en algunos casos no llegará hasta 2020, una conectividad entre mandos y dispositivos a medio gas (en algunos sólo funciona cableado) o una política de comercialización que no es del todo clara...  lo más fácil es dejarse llevar por lo negativo.

Stadia Controller

Eso no impide que, en lo importante, en lo que es el streaming y la experiencia de juego en sí, Stadia funciona. Y es un primer paso importante para levantar alrededor de la experiencia todo lo demás, que es precisamente lo que lo aleja de ser perfecto. Es lógico que no resulte atractivo de primeras, bien por un catálogo con juegos que ya están en otros sistemas, bien por las exigencias para poder aprovecharlo plenamente, bien porque no tiene toda la funcionalidad... pero no está de más recordar que esto es un primer paso.

Por hacer una analogía, no han sido pocos los servicios y juegos que han tenido un mal arranque y poco a poco han ido ganando adeptos. Ahí están Final Fantasy XIV que, tras un lanzamiento irregular, supo darle la vuelta a la tortilla y hoy es uno de los motores de los resultados económicos de Square Enix. O Xbox Live Gold, que comenzó siendo "sólo" un sistema de juego online de pago y ahora incluye juegos gratis que te quedas para siempre.

Stadia Controller

En este sentido, Google ha prometido aplicar el mismo proceso que con otros proyectos de la casa, y va a seguir trabajando en Stadia activamente, incorporando mejoras y novedades con carácter casi semanal. ¿Será suficiente? Sólo el tiempo lo dirá. En su estado actual, como ya hemos dicho, es complicado recomendarlo a todo tipo de usuarios, sobre todo si ya tienes una consola u ordenador en casa, y tienes unos cuantos juegos del catálogo. Sigue necesitando exclusivos, y triples AAA que sólo puedas jugar aquí.

Ni los precios ni los requisitos técnicos acompañan en el lanzamiento de Stadia, pero quien sabe si en unos meses, cuando los precios de los juegos se asienten (que insistimos, un día antes del lanzamiento siguen cambiando), la suscripción gratuita esté disponible y la compatibilidad con otros móviles y mandos esté depurada y sea una realidad, no cambiará la percepción.

Lo importante, al menos por ahora, es que Stadia funciona según lo prometido, a 4K/60 fps (con suscripción Pro y en los títulos que ofrecen esas opciones), y pudiendo saltar de una plataforma a otra de manera casi inmediata. Falta también por ver si mañana, cuando el servicio se abra al gran público, todo sigue funcionando como hasta ahora (estaremos pendientes por si tenemos que actualizar)...

Y además