Samurai Shodown
Análisis

Análisis de Samurai Shodown, el juego de lucha para PS4 y One

Por Daniel Quesada

Versión comentada: PS4

¡Todos al tatami! Una de las franquicias de lucha mejor "afiladas" de la Historia regresa con un juego que os hará revivir la época dorada de Neo-Geo. Agarrad bien vuestras empuñaduras, que nos damos un garbeo por Japón.

En esta época de resurrecciones legendarias, nos llena de orgullo y satisfacción dar la bienvenida a Samurai Shodown, la nueva entrega de una de las sagas más reconocibles de SNK durante los años dorados de Neo-Geo. Estos juegos, conocidos como Samurai Spirits en Japón, proponen lucha 2D de toda la vida, con el matiz de que todos los personajes portan un arma, de tal forma que es posible desarmar, chocar hojas, etc.

Consigue el espectacular libro de arte de Samurai Shodown

El nuevo Samurai Shodown para PS4 y Xbox One (llegará dentro de unas semanas a Switch y PC) se sitúa cronológicamente entre la primera entrega y el maravilloso Samurai Shodown V, aunque más bien actúa a modo de reboot (la mayor prueba está en el título "a secas") a varios niveles.

El más evidente es el gráfico pues, aunque los combates siguen siendo puramente 2D, tanto personajes como escenarios son poligonales. Todo tiene un shading que recuerda a los trazos de las ilustraciones tradicionales japonesas y muchos escenarios parecen sacados de un ukiyo-e de Hokusai (toooma referencia cultureta).

Esto afecta incluso a los menús del juego, que se ven envueltos de pétalos de flor de cerezo, o la interfaz durante los combates, llena de kanjis y brochazos de pincel, los cuales van acompañados de un narrador japonés de lo más ceremonial, que por momentos recuerdan a Dragon Ball en su versión original. 

Vamos, que la dirección artística de Samurai Shodown es uno de sus puntos fuertes, a pesar de que, a nivel de potencia técnica, no estamos ante un título de primera línea. El nivel de detalle de los modelos de luchadores es solo correcto, al igual que su expresividad. Más o menos, nos recuerdan a la época en la que se lanzó Street Fighter IV... Y de eso hace ya unos añitos. Sus movimientos sí resultan bastante espectaculares y se ven acompañados de efectos de partículas y explosiones muy cumplidores.

Por cierto, el juego no se corta a la hora de mostrar sangre e incluso a partir por la mitad al rival cuando ganamos los combates. No llega al nivel de gore y vísceras que podemos ver en Mortal Kombat 11, claro, pero ayuda a meternos en la refriega que los luchadores se manchen de sangre con las estocadas y lancen borbotones de hemoglobina con los golpes más brutos. Si preferís algo más moderado, se puede desconectar la sangre en las opciones.

¿Y cómo se pelea? Sin duda, estamos ante un juego de lucha que apuesta por las dinámicas más tradicionales, nada de combinaciones alocadas e imposibles de combos. Por un lado, cada luchador cuenta con 3 ó 4 movimientos especiales, al menos, de los que se ejecutan mediante la archiconocida fórmula de "cuarto de círculo y botón" o "medio círculo y botón". Tenemos 3 botones frontales para determinar la fuerza de las estocadas, mientras que el cuarto sirve para patadas. Los gatillos actúan a modo de atajos. Por ejemplo, L1 sirve como estocada media+estocada fuerte, en el caso de PS4. Además de nuestra barra de salud, contamos con la habitual barra de superataques, llamada aquí de Furia, la cual se llena al recibir golpes.

Samurai Shodown

Cuando está lo suficientemente llena, nos permite ejecutar los llamados ataques de desarme, que no solo dañan al enemigo, sino que también le hacen soltar su arma. Una vez desarmados, solo pueden dar puñetazos (que causan daños mucho menores), pero es posible recuperar el arma al pasar junto a ella y presionar un botón. También podemos usar los llamados ataques superespeciales, que siempre se basan en pulsar delante, medio círculo y dos botones. Por último, cuando tenemos la barra llena, podemos pulsar los 4 botones de ataque a la vez (o dos gatillos) para entrar en el modo Furia desatada, en el que hacemos más daño. Si volvemos a pulsar los 4 botones mientras dure el modo, podemos lanzar un ataque fugaz, capaz de robar media barra de salud al rival, mientras él se retuerce de dolor y expulsa sangre a litros.

Todas estas rutinas se asimilan rapidísimo y, aunque es posible ejecutar combos largos de hasta 15 ó 30 impactos, este juego de lucha se basa más en la jugabilidad tradicional, en ataques especiales puros y duros, nada de juggles o combos aéreos a lo Guilty Gear. Así, los veteranos de los salones recreativos se sentirán como en casa. Los que quieran algo un pelín más profundo, pueden probar con las fintas, los choques de espadas o incluso para la hoja rival con las manos desnudas, pero estos se dan en circunstancias muy concretas y no suelen marcar el ritmo del combate. ¡Ah! Por si os lo preguntáis, por supuesto es posible aprovechar a los animales que acompañan a Nakoruru y Galford, para que lancen ataques concretos, como ya es tradición.

Samurai Shodown

Precisamente, nos toca hablar del plantel de luchadores, uno de los puntos espinosos de Samurai Shodown. Tenemos 16 desbloqueados de base, con clásicos como Earthquake o Charlotte. Esa lista incluye 3 recién llegados: Darli Dagger (una pirata con una enorme sierra), Yashamaru Kurama (samurai que porta una enorme katana) y Wu-Ruixiang, una erudita china que usa un escudo con los trigramas del Yin-Yang. Además, tenemos a la jefa final, Shizuka Gozen, que no es controlable. A estas alturas de la vida, una lista de solo 16 personajes controlables se antoja cortísimo, cuando tenemos juegos recientes como Soul Calibur VI o el ya citado Mortal Kombat 11 están bastante por encima en ese sentido. La estrategia se ve a la legua: quieren que vayamos aumentando el plantel a base de pagar DLCs, de los que ya se ha anunciado a Rimumururo, la primera luchadora extra. Ojo, si compráis el juego antes del 30 de junio, el pase de temporada de Samurai Shodown sale gratis, por lo que los primeros personajes extra podrían no costaros un euro. Bueno, se agradece...

Samurai Shodown

El catálogo de modos tampoco es como para tirar cohetes: tenemos un modo historia individual para cada luchador (sería el equivalente al modo Arcade de toda la vida), con un puñado de combates antes del particular duelo contra Shizuka. Aparte, están el Versus local u online, torneo, supervivencia, contrarreloj y un modo en el que superar combates sin parar contra todo el plantel, sin perder ni un round. Aparte, SNK está dando mucho bombo al modo Dojo, en el que podemos enfrentarnos a "fantasmas" que han aprendido sus movimientos a partir de los combates de otros jugadores, de tal forma que cada vez mejoran más su IA. Es algo así como pelear offline con gente de otros países. La oferta es interesante, pero se echan en falta un modo Historia general para los personajes o más pruebas secundarias.

Así analizamos Samurai Shodown II para Neo-Geo hace 24 años

No cabe duda de que el nuevo Samurai Shodown es un juego notable tanto en lo técnico como en lo jugable y está especialmente recomendado para los samurais de viejo cuño, así que si queréis lucha tradicional con un puntito exótico, quedaréis satisfechos. Pero no es menos cierto que, por 60 euros, esperábamos algo más de chicha incluida de serie. Pero claro, nadie dijo que la senda del samurai no fuera a estar llena de sufrimiento...

Valoración

Un juego que rezuma sabor por la lucha más clásica y directa. A pesar de lo limitado de sus opciones, proporciona una experiencia muy estética y satisfactoria.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Su jugabilidad cómoda y directa. Su ambientación, desde el acabado de los gráficos hasta los propios menús.

Lo peor

Se queda excesivamente corto de modos y, sobre todo, de luchadores.

Y además