Halo Infinite

El Jefe Maestro ha dormido durante demasiado tiempo. Es la hora de que un nuevo Halo nos devuelva la esperanza en Xbox Series X|S, One y PC.

Cuando una franquicia es la abanderada de una consola, la presión se multiplica. Eso ha pasado con Halo desde la primera Xbox. Por eso, la preocupación con el estado en que estaba Halo Infinite hace unos meses era grande. En Microsoft y 343 Industries pospusieron su lanzamiento... Y acertaron.

Ahora que Halo Infinite ha llegado por fin, podemos confirmar que no solo es un juego de lo más interesante por sí mismo, sino que además es una especie de homenaje a la franquicia en su conjunto y, en particular, a todo lo que representa la figura del Jefe Maestro.

Xbox Game Pass por 1€

Xbox Game Pass por 1€

Juega a los mejores títulos en PC con Xbox Game Pass, ahora en oferta exclusiva.

Suscríbete por 1€

La historia arranca varios meses después de los acontecimientos de Halo 5. El Jefe se encuentra a la deriva en el espacio, después de que el líder de una nueva fuerza, los Desterrados (una facción en contra de lo que promulgaba el Covenant), consiguiera reducirlo.

Un piloto humano, Eco-216, lo encuentra por casualidad y lo "reactiva" para explicarle que la Humanidad está contra las cuerdas. Ellos consiguen dar con Arma, una IA que recuerda a Cortana pero sin que "se le haya ido la olla" y llegan a Halo Zeta, un misterioso anillo tomado por los Desterrados.

VIDEO

ANÁLISIS de HALO INFINITE - Un sólido regreso a la GRANDEZA de la saga

Un aspecto importante de Halo Infinite es que su historia hace muchas menciones al pasado de la franquicia, especialmente a Halo 1 y 4, por lo que, si no estáis bastante metidos en el argumento, habrá muchas facetas de la trama que no vais a entender.

Aún así, lo fundamental es que, después de un Halo 5 que no le daba tanta cancha, aquí el Jefe Maestro está de vuelta con todo el protagonismo, como representación de la esperanza de la Humanidad. No solo eso, sino que se construye una interesantísima historia entre él, Arma y alguien tan aparentemente irrelevante como Eco-216.

Halo Infinite

Y es que, aunque Halo Infinite da montones de datos sobre facciones galácticas enfrentadas, profecías y civilizaciones perdidas, el núcleo de la historia es reflexionar sobre el honor, la camaradería y la responsabilidad, tanto hacia nosotros mismos como hacia nuestros compañeros.

En ese sentido, se ha construido un Jefe Maestro que comienza siendo tan heroico como siempre (con frases divertidísimas en las que es más chulo que un ocho), pero acaba mostrando su lado más humano e incluso vulnerable. El legado de Cortana es crucial para entender a John-117.

La dinámica de juego de Halo Infinite es, a grandes rasgos, la habitual de la franquicia: jugando con el Jefe en vista subjetiva, avanzamos y superamos oleadas de enemigos desterrados que nos salen al paso, para llegar a puntos clave del mapa donde activar interruptores, destruir instalaciones o encontrar a personajes.

Tras una ronda de introducción llegamos al cambio más sustancial del juego: en Halo Zeta tenemos un mundo más abierto que nunca (precisamente, una de las críticas de Halo 5 fue que era demasiado lineal) y, aunque hay misiones principales que cumplir, en nuestro mapa táctico vemos muchos retos secundarios.

VIDEO

Halo Infinite - Tráiler de lanzamiento

De hecho, se ha facilitado la exploración gracias al pulso que muestra objetos clave cercanos o con la iluminación mediante códigos de colores para saber cuándo hay cerca algo relacionado con la UNSC o roja para los Desterrados, por ejemplo.

Así, podemos movernos libremente por este halo para dar caza a enemigo destacados de los Desterrados, sabotear instalaciones o ayudar a pelotones de la UNSC sitiados por el enemigo. Nada de esto es imprescindible para avanzar, pero nos dará armas nuevas o puntos de Valor.

Este Valor sirve para que, en las bases de las UNSC que rescatemos, podamos acceder a nuevas armas o vehículos. Empezaremos con rifles sencillos y una moto Mongoose, pero a base de acumular puntos podremos desplegar tanques Scorpion o lanzacohetes.

 Y lo mejor de este ventaja fundamental es que podemos solicitarlos tantas veces como queramos, siempre que estemos en una base. Trastear con el arsenal disponible es muy divertido.

Las bases rescatadas también sirven para ejecutar viajes rápidos, para que podamos llegar a los diferentes puntos del gigantesco mapa. Esto nos "invita" a explorar para descubrir cofres con modificaciones cosméticas de cara al multijugador o para dar con núcleos de Spartan.

Estos núcleos se pueden canjear por mejoras para el Jefe Maestro. Podemos centrarnos en mejorar nuestra resistencia o en generar mejores versiones de las 4 herramientas que nos da el juego: un parapeto temporal, un sensor de enemigos cercanos, un impulso lateral y la gran novedad en este sentido: el gancho.

Lanzando este último, podemos alcanzar plataformas elevadas muy distantes, lo que hace que la exploración vertical se potencie mucho. También sirve para coger armas a distancia, inmovilizar a un enemigo y lanzarnos a por él, o fintar lateralmente gracias al "tirón" que nos da el gancho una vez colocado.

Halo infinite

Esta herramienta es muy divertida de usar y resulta super útil, hasta el punto de que os preguntaréis cómo habéis sobrevivido en los Halos anteriores sin él. ¡Es estupendo para secuestrar vehículos!

Pero el Jefe no sería el Jefe sin su ración de armas. En Halo Infinite encontramos todas las armas clásicas, desde el rifle de la UNSC hasta el Aguijoneador, pero también podemos hallar versiones modificadas con efectos explosivos o de tiro rápido.

Y aparece una categoría basada en la Luz Sólida, que se diferencia de las cinéticas y de plasma en que "quema" y rebota ligeramente al contactar.

Además de las granadas, podemos encontrar contenedores de plasma o luz sólida para arrojar a los enemigos, lo que genera enormes explosiones. Es bastante común encontrar estos contenedor y, de hecho, los armeros y las armas sueltas están por doquier. ¿Quizá demasiado?

Es cierto que hay armas por todos lados y que es muy difícil que es quedéis sin munición sin que haya algún "recambio" a mano, pero a la vez tenemos una enorme intensidad de enemigos, algunos de los cuales requieren estrategias muy específicas. 

Halo infinite

Así, es relativamente común dar con Elites invisibles armados con espadas duelistas, así que nos ayudará usar el sensor de proximidad...

El resultado de toda esta variedad de armas, mezclada con la lluvia de enemigos y con nuestras habilidades como el gancho son unas escaramuzas DIVERTIDÍSIMAS, en las que se nos invita a experimentar con flanqueos a los enemigos o ataques sorpresa. En ese sentido, no lo pasábamos tan bien desde Halo 3.

A todo esto, claro, hay que añadir los vehículos, que no solo dan mucha potencia a los combates, sino que también ayudan a explorar Halo Zeta (¡viene muy bien desbloquear un vehículo volador para llegar a las islas lejanas!) en busca de items o mejoras.

Todo esto hace que, a poco que nos entretengamos un pelín con algunos retos secundarios, superar el modo Campaña os puede llevar unas 12 horas-13 horas. En nuestro caso, al hacerlo descubrimos que solo habíamos superado el 41% del total que tiene que ofrecer la campaña... 

Las tareas secundarias se resuelven más rápido, claro, así que en total os puede llevar unas 25 horas ver el 100% de la campaña, lo cual no está nada mal.

Un cambio importante es que Halo Infinite se ha concebido para jugarse en dificultad Normal (también existen las dificultades Heroica y Legendaria), por lo que el desafío está bien ajustado en ella, mientras que en juegos previos era normal jugar directamente en Heroica para que el reto estuviera a la altura.

Halo Infinite

Aunque los jugadores más novatos pueden caer más de una vez en las batallas más duras, que las hay, los constantes checkpoints hacen que avanzar sea muy factible. Eso sí, esos novatos, como decíamos antes, seguramente no pillarán muchas referencias de la historia, aunque les quedará claro que el Jefe mola mucho.

Por cierto, también es posible activar las clásicas calaveras para provocar modificaciones en la jugabilidad. Encontrar las calaveras es uno de los incentivos de cada área, además de artefactos Forerunner o diarios que nos expliquen poco a poco qué ha pasado en Halo Zeta.

Halo infinite

Pero, por supuesto, no podía faltar el modo multijugador. En el momento del lanzamiento de Halo Infinite no está disponible el cooperativo a 4 para la campaña... Y de hecho, no se lo espera hasta alguna actualización de mayo de 2022, al menos. Esto es una bajona, porque es una de las facetas más divertidas de Halo.

Peor lo tenemos con el modo Forge, que se espera para todavía después, así que olvidaos de crear vuestros campos de batalla personalizados hasta dentro de muchos meses.

Por suerte, sí que se ha activado muy pronto la beta multijugador... Y es tan divertidísima como cabría esperar. En vez de los sobres de elementos desbloqueables que vimos en Halo 5, aquí tenemos eventos de temporada, que hay que ir superando en los días asignados, para desbloquear extras como una armadura samurái.

Podemos acceder directamente a desafíos de esos eventos o bien elegir partidas rápidas 4 contra 4 (en modos Asesino y Objetivo). También tenemos la Guerra entre equipos, para la que vuelven las batallas de 12 contra 12 (de aniquilación, conquista de territorio o captura de bandera, por ejemplo). En este caso, los mapas son mucho más grandes y hay vehículos de todo tipo, hasta voladores.

Halo Infinite

Por otro lado, tenemos la arena clasificatoria, en la que hemos de pelear a las bravas, solo con un rifle de asalto y sin radar, para ir subiendo de rango. También, claro, se puede crear una partida personalizada, para competir online (con amigos o mediante invitación) o en modo local.

Si sois veteranos de Halo, os gustará saber que es posible tener pantalla partida para hasta 4 jugadores y jugar online a la vez, aunque aún no hemos tenido ocasión de probar esta modalidad. Lo que sí se sabe es que la opción aún no está disponible en PC, pero llegará más adelante. Y, antes de todo esto, tenéis un tutorial muy bien narrado.

Hablando de PC, el multijugador es crossplay, lo que significa que los usuarios de esa plataforma pueden batallar contra los que tengan Xbox Series X/S o Xbox One. 

Esto ha llevado a que algunos usuarios hagan trampas usando aimbots desde PC para masacrar a los rivales, por lo que algunos piden que se desactive el crossplay, al menos hasta que se resuelva.

,

El multijugador está recibiendo revisiones por parte de 343 Industries y el propio Pase de Batalla tiene un progreso demasiado lento como para resultar satisfactorio. Ya están mejorando para que el progreso sea más fluido y, para cuando leáis esto, ya habrá algunos cambios a mejor en ese sentido.

Lo atractivo es que el multijugador es gratis, incluso aunque no compréis Halo Infinite o no tengáis Gamepass. Dentro del multijugador hay una tienda que usa créditos del juego para desbloquear mejoras estéticas o potenciadores de XP para subir de nivel más rápido. 

Estos créditos se compran con dinero real. Para que os hagáis una idea, un conjunto de armaduras Anubis cuesta 2000 créditos y 1000 créditos cuestan 9,99 euros... La verdad, no es nada barato, pero como decimos también se pueden obtener mejoras estéticas explorando en la campaña o superando desafíos multijugador.

El Pase de Batalla cuesta 1000 créditos (es decir, 9,99 euros), así que eso es más asumible. Pero no os preocupéis, que a base de dinero no se consiguen mejoras en el propio rendimiento de las partidas: todas las armas y vehículos, desde los más simples a los más letales, aparecen disponibles para todos en los mapas, siempre que lleguéis a ellos antes que los demás, claro.

Halo Infinite

Una de las facetas que más había dado que hablar con Halo Infinite era su rendimiento técnico, que parecía bastante descafeinado en la demostración que se vio hace unos meses. Pero, como decíamos, la decisión de posponer el lanzamiento fue acertada y ahora el juego luce muuuucho mejor.

Los modelos de los personajes ya tienen mucho más detalle e impactan en las constantes escaramuzas cercanas, especialmente en el caso de moles como los Brutes o los Hunter. Además, hay escenas de corte recreadas con el motor del juego en las que estos personajes imponen aún más.

Halo infinite

En ese sentido, destaca la tremenda expresividad "humana" de personajes como Eco-216 o Arma, que transmiten perfectamente sus sensaciones de sorpresa, alegría o desesperación.

El escenario abierto de Halo Zeta también cumple con solvencia, si bien es cierto que no sorprende tanto a estas alturas y, de hecho, tiene un popping bastante acusado incluso jugando en Xbox Series X. Eso sí, no hay nada de tiempos de carga, solo cuando morimos y toca recuperar un checkpoint.

Halo infinite

Los efectos especiales ayudan a dar espectáculo, con explosiones y cambios lumínicos, especialmente cuando usamos armas de plasma o de luz sólida. El conjunto no es tan, tan espectacular como otros juegos recientes, pero cumple muy bien y sobre todo se mueve de forma fluida y efectiva: tenemos 4K dinámicos y 60 FPS. También podemos jugar hasta a 120fps y 1080p.

En Xbox Series S, sin embargo, funciona a 1080p y 30 fps o bien 1080p dinámicos y 60 fps estables. En cuanto tengamos ocasión, probaremos también en Xbox One para contaros qué tal rinde.

Un aspecto que convence sí o sí es el doblaje en castellano, con unos actores cumpliendo estupendamente con sus "sentidos" papeles, aunque el protagonismo vuelve a ser para unos enemigos divertidísimos, especialmente los grunts.

Estos no paran de comentar en torno a las armas con las que los estamos masacrando o de quejarse de que hacemos trampas para ganarles. Eso, unido a la IA de los enemigos, que se parapetan, nos rodean o huyen cuando están en desventajas, hace que parezcan muy vivos.

,

Lógicamente, no esperéis una inteligencia de premio Nobel y a veces veréis cómo se quedan como patos de feria, pero cuando hay varios enemigos atacando en conjunto, sentimos que hemos de usar toda nuestra versatilidad e improvisación para salir de esta. "Ya se me ocurrirá algo", como dice el Jefe.

En conjunto, Halo Infinite nos ha parecido una experiencia muy satisfactoria e intensa, tanto en la campaña como en el multijugador. Es cierto que a nivel técnico no es ningún punta de lanza, seguramente por ser un título intergeneracional, y que está incompleto por ahora en sus funciones multijugador.

A cambio, promete una experiencia de juego sólida, intensa y, sobre todo, muy divertida, en la que cada batalla es diferente según la imaginación con la que aprovechemos el arsenal a nuestra disposición. 

Los homenajes a toda la saga son constantes y su historia nos recuerda por qué el Jefe Maestro no necesita mostrar su rostro para ser un tipo carismático y heroico, con el que apetece ir hasta el Infinito... Y más allá. Eso era de otro lado, ¿no?

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

No solo consigue expandir las fronteras jugables de Halo, sino que además nos hace sentirnos "como en casa" con sensaciones similares a las del inicio de la franquicia.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La narrativa, el concepto abierto de Halo Zeta y lo divertida que es la jugabilidad, tanto en la campaña como en el multijugador.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

A nivel técnico, sin estar mal, no es lo más puntero. No tener Forge y el cooperativo de salida. Ojalá más variedad en las misiones secundarias.

Plataformas:

PC,

Xbox One,

Xbox Series X

Versión comentada: Xbox Series X

Hobby

90

Excelente

Y además

Halo Infinite

Plataformas:

PC, Xbox One, Xbox Series X

Lanzamiento: