Lost Sphear PS4 Switch PC
Análisis

Análisis de Lost Sphear para PS4, Nintendo Switch y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Lost Sphear, el nuevo JRPG para PS4, Nintendo Switch y PC desarrollado por Tokyo RPG Factory, creadores de I Am Setsuna. El estudio de Square Enix vuelve a tratar de conquistarnos con un juego de rol con sabor a clásico, que bebe de títulos de la edad dorada del género como Chrono Trigger, Final Fantasy VI o Xenogears.

Hace poco más de un año, Tokyo RPG Factory lanzaba I Am Setsuna para PS4, PC y PS Vita (este último sólo en Japón), y unos meses después también para Nintendo Switch, donde actuó como título de lanzamiento. Con su primer juego, este estudio de Square Enix pretendía capturar las sensaciones de llamada época dorada del JRPG, es decir, de juegos que sirvieron para definir el género en la era 16 bits como Final Fantasy VI o, especialmente, Chrono Trigger.

Haciendo honor a su nombre de "Fábrica de RPGs", el estudio vuelve a la carga con Lost Sphear, para PS4, Nintendo Switch y PC, título que sirve como sucesor espiritual de I Am Setsuna y apela, una vez más, a las sensaciones de los clásicos de Super Nintendo, tratando de corregir los problemas que presentaba su antecesor y aderezándolo todo con una pizca de un juego posterior pero igualmente relevante: Xenogears. El resultado, en nuestro análisis de Lost Sphear.

Fly me to the moon

Lost Sphear nos traslada a un mundo donde los recuerdos son la materia que da forma a prácticamente todo. Y debido a un extraño fenómeno que empieza a propagarse, los recuerdos desaparecen, lo que se traduce en objetos, casas, personas o incluso ciudades enteras esfumándose de la noche a la mañana, dejando una silueta blanquecina en su lugar. 

Con este desaguisado se encuentra nuestro protagonista, Kanata, y sus amigos, Lumina y Locke. Como suele ser habitual en este tipo de juegos, a medida que avanzamos el grupo va incorporando nuevas caras, cada una con habilidades bastante específicas y diferenciadas del resto.

Y salvo dos excepciones, todos los personajes cumplen los tópicos habituales del JRPG: el héroe destinado a salvar el mundo, puro y poseedor de un extraño poder; la chica de carácter fuerte y puños aún más fuertes (sin duda un homenaje a Tifa, de Final Fantasy VII); el muchacho impulsivo y con la boca demasiado grande, cuya personalidad a menudo choca con la del resto y da lugar a situaciones cómicas (y que, en este caso, comparte nombre con cierto ladronzuelo que nos robó el corazón en Final Fantasy VI); el joven misterioso que se une al grupo por motivos aún más misteriosos...

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Al final, nos queda un grupo de héroes bastante pintoresco, con personajes a los que es inevitable coger cariño (a unos más que otros, todo sea dicho). Lost Sphear demuestra que los tópicos del JRPG son tópicos por algo, y es que el grupo, en su conjunto, funciona que da gusto.

En líneas generales la historia es buena; sencilla y con algunos momentos bastante tontos, pero buena. En comparación con la de I Am Setsuna resulta mucho más animada y esperanzadora (aunque no faltan momentos dramáticos; qué clase de JRPG sería en tal caso), y lo cierto es que dentro de su sencillez, es de las que consigue atraparnos entre sus garras y no nos deja escapar con facilidad. 

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Una de las cosas que más agradecemos es el cambio de ambientación, ya que la nieve que cubría todos los escenarios de I Am Setsuna terminaba cansando. En Lost Sphear encontramos desde pequeños pueblos de aspecto tradicional a grandes ciudades industriales; desde templos de civilizaciones antiguas a laberintos tecnológicos; en definitiva, una mayor variedad de localizaciones. Y algunos de auténtico ensueño.

Los 10 mejores juegos de rol (JRPG)

Y luego tenemos la habilidad especial de Kanata, que da juego en ese sentido. El protagonista puede materializar recuerdos a partir de palabras clave que aparecen en los diálogos, lo que nos permite recuperar elementos perdidos. A lo largo de la historia lo hacemos en un buen número de ocasiones para poder avanzar (y en algunos casos, trayendo de vuelta cosas muy grandes), pero también tienen una utilidad bastante interesante fuera del argumento principal.

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

En diversas partes del mundo, encontramos espacios donde podemos crear artefactos a partir de memorias, a elegir entre una lista en constante crecimiento. Cada artefacto otorga un bonus, como mayor velocidad de desplazamiento, mayor probabilidad de encontrar objetos o todo tipo de efectos positivos durante la batalla. Estos artefactos requieren recuerdos concretos, que podemos encontrar al explorar o derrotar enemigos. Así que estas estructuras, además de dar forma al mundo de Lost Sphear, determinan las bonificaciones que recibimos en combate. 

Los últimos artefactos que hayamos construido se muestran en la pantalla de inicio, que también cambia en función de la localización donde nos encontremos en ese momento, los personajes que estén en el grupo y los últimos acontecimientos que hayamos vivido en la historia. Buen detalle.

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Pero dejémonos de historias y vamos a examinar uno de los aspectos más importantes: el combate. Las batallas de Lost Sphear son una evolución de las que vimos en I Am Setsuna, que a su vez tomaba las de Chrono Trigger como base. Eso significa que los encuentros no son aleatorios; vemos a los monstruos deambulando por el escenario y, al entrar en contacto con ellos, da comienzo el combate de forma fluida y sin transiciones.

Las batallas se desarrollan con el denominado Active Time Battle, es decir, cada personaje tiene una barra de turno que, cuando se llena por completo, le permite ejecutar una acción de nuestra elección. Lost Sphear, sin embargo, introduce dos cambios bastante interesantes. El primero es que conocemos el área de efecto de cada acción, algo que echamos muy en falta en I Am Setsuna. Además, cambia dependiendo del personaje y la habilidad: Kanata, por ejemplo, sólo puede golpear a enemigos que estén al alcance de su espada, mientras que Locke, con su ballesta, puede herir a varios en una línea recta.  

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Esto es importante de cara al segundo cambio, y es que acto seguido tras seleccionar una acción, podemos mover libremente al personaje, colocarlo en cualquier punto del escenario y elegir la orientación del ataque. De esta forma, posicionarnos para sacar el máximo partido a todos los golpes se convierte en un pilar fundamental de las batallas.

Los mejores Final Fantasy

Si a esto le sumamos el uso del "Momentum" (un efecto que ya vimos en I Am Setsuna, y que se activa pulsando un botón justo antes de que el ataque conecte), el resultado es un sistema de combate que, además de fluido, consigue entretener incluso después de las más de 20 horas que puede llevarnos completar la aventura. El hacernos partícipes de los enfrentamientos, obligándonos a mover a los personajes en lugar de sólo tener que navegar a través de menús, es la clave. Y es buena señal que Tokyo RPG Factory se haya atrevido a ir un peldaño más allá, en vez de obsesionarse con imitar al dedillo las batallas de Chrono Trigger.

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

También nos ha gustado bastante la progresión, cómo se van introduciendo de forma gradual nuevas mecánicas que entran en juego, y que nos obligan a no dormirnos en los laureles, dando lugar a unas batallas que son bastante más complejas de lo que aparentan en un primer momento.

Hay, por ejemplo, un sistema que nos permite asociar diez efectos distintos a cada "Spritnite" (nombre que reciben las habilidades), aunque para hacerlo es necesario dominar el uso del Momentum. En el polo opuesto nos encontramos un sistema de mejora de equipo poco inteligente, pues como en la gran mayoría de RPG de la época, encontramos y compramos armas y armaduras nuevas (y siempre mejores) constantemente. Así que tiene poco sentido gastar materiales para mejorarlas.

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Y no podemos olvidarnos de las estrellas del espectáculo: los Vulcosuits. Se trata de armaduras motorizadas que cada uno de los personajes del grupo puede equipar, aumentando sus estadísticas y otorgando nuevas habilidades, cuyo uso y efecto cambian en función del personaje (en el caso de Kanata, por ejemplo, dan pie a ataques combinados). Y su uso va más allá del combate, pudiendo equiparlos en los momentos de exploración para llevar a cabo acciones como destruir rocas. Son un homenaje bastante obvio a los Gears del magnífico Xenogears, aunque en Lost Sphear pecan de ser simples herramientas sin demasiado peso argumental.

Pero no todo son bondades en lo que a combate se refiere. La dificultad es bastante sencillita, y a poco que estéis familiarizados con los juegos de los que toma inspiración, no tendréis problemas para abriros paso entre las hordas enemigas. Esto se debe, entre otras cosas, a que los personajes recuperan toda su salud y poder mágico cuando suben de nivel, algo que, por otro lado, esta pensado para que se le saque partido, pudiendo hacerlo en mitad de un combate. 

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Y, sin embargo, hemos encontrado algunos picos de dificultad repentinos. No es lo normal, pero choca bastante toparse con un jefe que apenas deja respirar, o con un enemigo que se saca de la manga un ataque que manda a todo el grupo al otro barrio. Pero a pesar de estos picos puntuales, Lost Sphear no es de esos RPG en los que haya que recurrir constantemente a objetos, o sintamos la presión a medida que se reduce la barra de PM.

Los mejores héroes de RPG

Por suerte, aquí se encuentra otro cambio bienvenido respecto a I Am Setsuna: hay selector de dificultad. Así que si consideráis que el combate es demasiado fácil (o difícil), podéis cambiarlo desde las opciones en cualquier momento. Lo que no vais a poder cambiar es el idioma, o al menos no al castellano, pues Lost Sphear nos llega con textos en inglés, francés, alemán y japonés. Curiosamente, hay algo en lo que Lost Sphear supone un paso atrás respecto a su predecesor: durante los diálogos, no se muestra el retrato del personaje que habla, sólo su nombre. Puede parecer una tontería, pero tener una cara reconocible ayuda a identificar con mayor rapidez las palabras que se muestran en pantalla.

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Un par peculiaridades: desde el principio se nos da la opción de charlar con el grupo pulsando uno de los gatillos. No es algo a lo que se le saque demasiado partido, pero viene de perlas cuando no nos ha quedado claro el siguiente objetivo. Durante los diálogos, se nos da la opción tanto de retroceder por si pasamos un cuadro de texto demasiado rápido (bien) como de acelerar la acción (mal, porque lo ideal sería poder omitir conversaciones por completo, cosa que no es posible).

Para terminar, hablemos del apartado audiovisual de Lost Sphear. Gráficamente es un juego bastante austero, y si no fuera por el cambio sustancial que ha sufrido la ambientación, sería difícil encontrar diferencias con los visto en I Am Setsuna. Personajes y enemigos tienen un diseño suavizado, rozando el estilo "chibi" que puede no ser del gusto de todos, pero no deja de ser otro homenaje a la época dorado de los RPG.

Lost Sphear análisis PS4 Switch PC

Donde si encontramos mayores diferencias es en la banda sonora, que sigue brillando a un gran nivel, pero con mayor variedad: atrás quedan las composiciones de piano que evocaban tristeza y soledad. Y, como el propio argumento, ahora el registro incluye temas más animados, que silbaréis casi sin daros cuenta. Eso sí, echamos en falta algún tema más movido e icónico durante los combates.

Los 100 mejores RPG de la historia según Game Informer

En definitiva, Lost Sphear no supone un gran avance respecto a su predecesor, pero en Tokyo RPG Factory han sabido aprovechar (el poco) tiempo disponible para corregir todos los fallos, y fabricar así un producto que consigue lo que se proponía desde un principio: convertirse en un JRPG que ningún amante del género debería pasar por alto. Ardemos en deseos de saber dónde nos llevará el estudio en el futuro...

Valoración

Lost Sphear supone un pequeño paso adelante para Tokyo RPG Factory, corrigiendo los errores de I Am Setsuna y conservando los apartados que funcionaban tal y como estaban, para conseguir capturar a la perfección la esencia de los JRPG clásicos. Si os gusta el género y echáis de menos los tiempos en los que todo era más sencillo, ni os lo penséis.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Historia, personajes, banda sonora, sistema de combate... Todo esta a un buen nivel...

Lo peor

... Pero sin llegar a sobresalir en ninguno. No hace nada especialmente novedoso (aunque tampoco se lo propone). En inglés.