Análisis Luigi's Mansion 3
Análisis

Análisis de Luigi's Mansion 3 para Nintendo Switch - Un hotel encantado(r) del que no querrás salir

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

En nuestro análisis de Luigi's Mansion 3 para Nintendo Switch os vamos a contar porque la tercera entrega de esta atípica serie es, no solo la mejor de las tres, sino uno de los títulos imprescindibles de Nintendo Switch que exprime todo su potencial, tanto en lo técnico como en lo jugable. Una joyaza que cualquier amante de las buenas aventuras debería paladear.

Desde la pasada feria E3 de 2019 no han sido pocas las veces que hemos vuelto a probar Luigi's Mansion 3, tanto en eventos organizados por la propia Nintendo como en ferias como Gamepolis. Pero da igual dónde y cuándo lo hayamos visto o cuántas veces, porque siempre nos hemos quedado con ganas de más, reafirmando siempre que Nintendo y Next Level Games, el estudio que lo ha desarrollado bajo la supervisión de la gran N, tenía algo muy especial entre manos.

Ahora, tras haberlo jugado de cabo a rabo, podemos afirmar que estábamos en lo cierto, y que Luigi's Mansion 3 no es sólo una gran continuación para esta rara avis de Nintendo (sólo 3 juegos en 18 años, y hemos tenido que esperar 6 años desde la anterior), sino que estamos ante la entrega más grande, variada y divertida de toda la serie. Tal y como vamos a ver en este análisis de Luigi's Mansion 3, ¿estamos ante uno de los juegos imprescindibles de 2019? ¿Merece la pena? Vamos a verlo...

Esta microSD de 128GB es la más barata de Amazon y es perfecta para tu Switch

Como ya hemos hablado en numerosas ocasiones del juego, la última la semana pasada en nuestro avance de Luigi's Mansion 3, vamos a ir un poco al grano. La historia comienza con Luigi y sus amigos acudiendo invitados al hotel Gritz, un pomposo hotelazo que al caer la noche se transforma en un siniestro tugurio repleto de fantasmas. En apenas 5 minutos, el Rey Boo ha atrapado a toda la expedición en cuadros, y sólo el temeroso Luigi escapa de este malévolo plan.

Así pues, nos toca recorrer cada planta y cada habitación del hotel en busca de nuestros amigos, una tarea nada sencilla que, además, se ve complicada por otro pequeño detalle: los fantasmas han quitado los botones del ascensor, lo que nos impide movernos libremente por las plantas del hotel... lo que nos obliga a encontrar y derrotar al jefe de cada planta para ir recuperándolos poco a poco.

Análisis Luigi's Mansion 3

En total, 15 plantas y dos sótanos que esconden muchísimo más de lo que parece... y que dejan una duración muy respetable, en torno a las 20 horas dependiendo de cómo juegues. Si vas al grano directamente, puede que te dure menos, pero si intentas ver y hacerlo todo y desentrañar todos sus secretos, puede que incluso rebase fácilmente esa cifra.

La jugabilidad de Luigi's Mansion 3 no se ha desviado en exceso de anteriores entregas de la serie, esto es, superados los primeros compases de la aventura y con nuestro succionaentes G0M-1L en la espalda, tendremos que recorrer cada pasillo y cada habitación cegando y aspirando fantasmas e interactuando con el entorno para desvelar sus secretos.

Análisis Luigi's Mansion 3

Algunos gadgets vuelven de anteriores entregas, como la Estrobombilla, la linterna que nos pemite cegar a los fantasmas y activar algunos sensores y mecanismos y el Desoscurizador nos permite revelar objetos ocultos a la vista (puertas, cofres...), pero otros tantos, o más, son nuevos de esta entrega.

Empezamos por el Chupoun, una suerte de ventosa que, adherida a determinadas superficies, nos permite arrastrar, lanzar y romper objetos del entorno. Luego está la "sacudida", una acción que revoluciona nuestro succionaentes y nos permite levantarnos unos instantes del suelo, y que además aleja a los fantasmas cercanos que nos rodeen o incluso levanta el polvo del suelo para revelar "cosas"...

Análisis Luigi's Mansion 3

No son los únicos añadidos, y de hecho, quizá la novedad más importante es la inclusión de Gomiluigi, el personaje gelatinoso que debutó en el remake de Luigi's Mansion para 3DS, y que aquí podemos invocar a placer hundiendo el stick derecho, bien para que lo controle otro jugador en modo cooperativo o para alternar su manejo con el del Luigi "normal" si jugamos solos.

En el caso de jugar solos, alternar entre Luigi y Gomiluigi es tan sencillo como volver a presionar el stick derecho; el personaje no activo se queda aletargado, y manejamos con normalidad al activo. Ambos disponen de habilidades similares, si bien Gomiluigi puede colarse por rendijas y si pierde toda la vida (que es menor que la de Luigi), por ejemplo tocando agua, pasados unos segundos se regenera.

Análisis Luigi's Mansion 3

Su presencia es importante porque, por ejemplo, podemos dejarle a él o a Luigi realizando una acción como aspirar, y cambiar al otro personaje para que realice otra acción mientras o se una en la aspiración, duplicando así la potencia de tracción, algo útil y necesario en distintos casos, desde derrotar a algunos fantasmas a quitar del camino obstáculos pesados.

Análisis de Luigi's Mansion 2 para Nintendo 3DS

Si por el contrario jugamos en cooperativo, un jugador maneja a Luigi y otro a Gomiluigi, y funciona igual que el de los juegos de LEGO; basta con pausar el juego para desde el menú del juego reasignar los controles para que entre el segundo jugador (lo mismo para que abandone la partida). El Luigi "normal" es quien limita el avance y, por ejemplo Gomiluigi no puede abrir las puertas o alejarse en exceso (no hay pantalla partida). 

Análisis Luigi's Mansion 3

Hay alguna habilidad extra más, como unos enchufes especiales que disparan aún más la potencia de nuestra succionaentes, capaz de literalmente destrozar habitaciones enteras (arrancando paredes, suelos...), aunque por desgracia la podrás usar contadas veces en la aventura (eso sí, el efecto mola 3.000).

Usar y combinar todas estas habilidades suele ser la forma de desvelar todos los secretos de cada habitación (desde zonas ocultas a armarios con doble fondo y similares), que vienen a ser pequeños puzzles en los que, por ejemplo, hacer girar un adorno, como una silla, puede suponer "que algo pase", como que aparezca un fantasma especial o una joya única, uno de los coleccionables únicos de cada planta. ¿Y hemos hablado de los logros? Por realizar acciones únicas, como golpear un fantasma con otro o recoger una elevada cantidad de billetes, saltará un pequeño cartel anunciando el logro. Conseguirlos todos también lleva su tiempo.

Análisis Luigi's Mansion 3

Es justo esta constante invitación a explorar y probar distintas cosas la que hace que calcular la duración de Luigi sea algo complicada. Si inviertes tiempo en trastear con los entornos, como romper una estatua lanzando un objeto, por ejemplo, que no deja de ser una parte muy divertida del juego, tardarás más tiempo que yendo directamente a cumplir el objetivo de cada planta, y conseguirás además ingentes cantidades de monedas, lingotes y billetes, con los que podrás comprar tres tipos de objeto que te ayudarán en tu aventura.

Nintendo Switch Lite: análisis con experiencia de uso, características, precio...

Se trata de los huesos dorados (que vienen a ser como las hadas de The Legend of Zelda, nos devuelven a la vida si perdemos toda la energía) y cartuchos de dos tipos para nuestro visor Virtual, con los que será más fácil encontrar las joyas especiales de cada planta o los "Boo" que hay escondidos en el hotel.

Análisis Luigi's Mansion 3

El encanto de probar cosas distintas se ve potenciado por otro aspecto más, que además elimina de un plumazo uno de los problemas de anteriores entregas: la variedad. Cada planta del hotel es un mundo aparte. Algunos pueden pecar de no tener demasiado sentido encontrarlos dentro de un hotel, pero dan pie a mecánicas y situaciones únicas.

Aparte de las plantas con las suites "normales", hay plantas temáticas con suites relacionadas con el mundo de la magia (en la que incluso podemos "serrar" un ataud) o incluso una zona de habitaciones de lujo; hay una planta de tiendas, otra dedicada al gimnasio, a la discoteca, a un auditorio para conciertos... Estas plantas se pueden encontrar en muchos hoteles del mundo y encajan a las mil maravillas con el espíritu del juego, dando pie a mecánicas, situaciones y jefes finales únicos.

Análisis Luigi's Mansion 3

Otras plantas son un poco más ida de olla, y nos llevan directamente a una pirámide, unos estudios de cine, un barco pirata o un castillo medieval. Si no te sacan de la premisa del juego (que al final es que estás en un hotel), la buena noticia es que refuerzan esa sensación de variedad que hace que Luigi's Mansion 3 sea la mejor entrega de la saga.

En cierto modo, esta sensación es porque, además, cada planta cuenta con alguna mecánica que la hace distinta a la anterior. Ya os hablamos de la motosierra improvisada de la planta 7, pero hay muchos más casos, desde recorrer canales anegados de agua montados en un flotador hinchable a jugar con arena para, por ejemplo, empujarla y crear montículos que nos permitan subir.

Análisis Luigi's Mansion 3

El ingenio en muchos de estos casos es sobresaliente, ya que proponen cosas tan locas como divertidas. Sirva como ejemplo los estudios de cine: visitamos distintos decorados, que entre todos encierran un puzle en el que debemos usar un objeto concreto en cada secuencia para poder conseguir lo que necesitamos. Sobra decir que, hasta que no miramos a través de la cámara con Luigi y empieza el "rodaje", no se desencadenan los hechos que nos permiten utilizar los objetos.

Es sólo un ejemplo de los muchos momentos geniales que encierra el juego, que no son pocos. Hasta el "back tracking" o vuelta atrás para revisitar algunas zonas y plantas está muy bien pensado y, de nuevo, no diremos mucho por no desvelar las sorpresas... pero consigue que no sintamos que estamos ante un relleno para estirar la duración del juego. Todo está muy bien calculado y medido.

Análisis Luigi's Mansion 3

Todo eso sin mencionar tan siquiera a los jefes finales, "fantasmones" que sin duda son de lo mejorcito del juego y recrean algunos clichés, desde el un histriónico pianista a un cachitas de gimnasio o un miedoso guardia de seguridad. Todos vienen a ser como pequeños puzles en los que debemos descubrir su punto débil para poder golpearlos, quitarles su vida y succionarlos.

Y si las mecánicas son muy buenas y consistentes, lo mismo podemos decir del apartado audiovisual, Luigi's Mansion 3 es sin duda uno de los juegos más bellos de Nintendo Switch, y uno de los que más y mejor exprimen la capacidad técnica de la consola. Se ha comparado mucho sus gráficos con el estilo visual de Pixar, algo que no es del todo desafortunado...

Los modelos son, simplemente, de los mejores que ha pasado por un juego de Luigi o Mario. Expresivos, bien animados y con decenas de animaciones contextuales, que suceden en un punto justo de la aventura y puede que no se repitan... y que siempre dejan la sensación de que Luigi es "el pupas" de la aventura. Sustos, tropezones o gestos de todo tipo... pero todo siempre al servicio de la carcajada.

El protagonismo está compartido con los escenarios. Como en anteriores juegos, cada estancia es un pequeño mundo repleto de objetos y posibilidades... sólo que aquí la física dice mucho más que nunca. Podemos "pelar" una estantería de libros y papeles, succionar cortinas, ropa y otros objetos con unos hipnóticos efectos, mientras que decenas de monedas y billetes saltan por toda la habitación, todo con unos cuidados efectos de luz y sombras.

Análisis Luigi's Mansion 3

Todo ello sin olvidar lo que hemos dicho antes: dada la distinta naturaleza de cada planta, es más fácil encontrar muchos más rincones únicos, que no se reproducen en otras plantas y habitaciones, lo que redunda en las buenísimas sensaciones que quedan a completar la aventura: rememorarás muchas localizaciones y momentos por lo especiales y únicas que son.

Lo mismo se puede decir del sonido, desde el "Yabba Yabba" del profesor Fesor a los efectos de los fantasmas, la voz de Gomiluigi o las melodías que amenizan cada planta o secuencia de vídeo, todo destila un cuidado y mimo sobresaliente, incluidos detalles como las vibraciones (imprescindibles, para mi gusto, para disfrutar a lo grande de este juego) o la fabulosa traducción de los textos al castellano, algo ya habitual en Nintendo, pero no por ello menos reseñable. Aquí vuelven a sorprender con una colección de chascarrillos y juegos de palabras en sintonía con el resto de la serie.

Análisis Luigi's Mansion 3

Lo único que no nos ha terminado de entusiasmar plenamente son algunas características del control. Por ejemplo, a la hora de orientar nuestra succionaentes, el control recuerda al de los tanques de los viejos survival horror (no basta con pulsar directamente una dirección, sino que debemos girar el stick para "rotar" la dirección en la que aspiramos. Suele funcionar bien, pero hay algunos pasajes donde dificulta más la acción, como por ejemplo, a la hora de controlar el flotador hinchable sobre el agua...

Lo mismo sucede con la asistencia a la hora de apuntar con el sixaxis, por ejemplo, a la hora de lanzar un objeto succionado o un Chupuon: moviendo el mando (o la consola en modo portátil), ajustamos la altura a la que vamos a disparar. El problema es que a veces la detección del movimiento no es muy precisa, y acabamos usando el stick. El problema es que si jugamos a dobles, cada jugador con un Joy-Con, recurrir a esta asistencia es la única opción.

Luigi's Mansion 3 análisis

Ni siquiera estos pequeños lunares afean las sobresalientes sensaciones que deja Luigi's Mansion 3. Y eso, sin tan siquiera haber mencionado los modos multijugador, que también ayudan a que la vida útil del juego sea superior. Estos modos se reparten entre dos opciones, Torre de los Desafíos y Luigi contra Luigi.

Los mejores juegos de Nintendo Switch

El primero, Torre de los Desafíos es una experiencia multijugador más convencional, en el que hasta 8 jugadores (bien online con una cuenta activa de Nintendo Switch Online, bien en local cada uno con su consola y copia del juego), deben limpiar un hotel recorriendo todas sus plantas. La configuraciónd el hotel y lo que podemos encontrar depende directamente de cuánto hemos desbloqueado en el modo historia.

Análisis Luigi's Mansion 3

Podemos elegir entre 5 y 10 plantas, y debemos ir sala por sala atrapando a todos los fantasmas antes de que acabe el tiempo para poder ir al siguiente piso. Jugando online no hemos notado lag ni ningún defecto que nos haya impedido disfrutar de este modo. 

El otro modo multijugador es Luigi contra Luigi y sólo disponible en modo local y en la misma consola. Es para hasta 8 jugadores, repartidos en dos equipos de hasta 4 jugadores. Se puede jugar con un único Joy-Con por jugador, a cualquiera de los tres minijuegos que lo componen que, todo sea dicho, son sencillos y están orientados al party game (recoger monedas en una piscina evitando explosivos, atrapar más fantasmas que el equipo rival o trabajar en equipo para cargar y disparar un cañón para golpear en unas dianas).

Como decimos, son minijuegos sencillos, pensados para partidas rápidas, que dan el do de pecho cuando consigues reunir a 8 jugadores en torno a la consola. Con grupos más pequeños, la sensación de diversión se diluye más pronto.

Son el broche de oro a un título que, sin duda, destaca por su cuidado modo historia, con el que Luigi te propone el mejor plan posible para la noche de Halloween. Si tienes la últiima consola de Nintendo, no lo dudes: es uno de los mejores juegos de Nintendo Switch en 2019, tanto en lo técnico como en lo jugable, así de simple.

Valoración

Luigi's Mansion 3 es, sin ninguna duda, la mejor entrega de la saga. Mucho más variado y con un apartado técnico infinitamente más espectacular, es una delicia que además puedes completar jugando solo o en cooperativo, multijugador local y online aparte. Su fino sentido del humor, la simpatía de muchos fantasmas y su buena duración hacen el resto.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Gráficos sencillamente soberbios. Más variado que sus precursores. Largo. El multijugador. Completar la aventura a dobles. La parcela sonora.

Lo peor

El control tiene "pequeñas cosillas", como la sensibilidad del giroscopio (que hace lo que quiere). Minúsculos defectos con sombras y transparencias.

Y además