Ir al contenido principal
No More Heroes 3
Análisis

Análisis No More Heroes 3 en Nintendo Switch: la secuela que Travis y los fans merecían

Versión comentada: Nintendo Switch

Travis Touchdown regresa por con un una nueva aventura de acción creada por Suda51, tras 11 años de los anteriores títulos de Wii, ahora convertido en juegos de culto. ¿Está a la altura de las expectativas? Lo vemos en el análisis de No More Heroes 3 para Nintendo Switch.

Casi una década le ha llevado a Suda51 decidirse a hacer No More Heroes 3, tras dos entregas en Wii que consiguieron prestigio crítico y alabanzas de los fans… pero muy poca chicha comercial. Cuando la vio por primera vez, Goichi Suda supo que Nintendo Switch sería la plataforma en la que Travis Touchdown regresaría, y lo cierto es que no es aventurado decir que este es su juego más esperado y el que más miradas está atrayendo desde No More Heroes 2.

Antes de hacer el tercer No More Heroes, Suda51 experimentó con Travis Strikes Again, un spin-off menos costoso y en el que “todo valía”, con una jugabilidad muy diferente y más simple que dividió a los fans, pero en general gustó… al tomárselo como un aperitivo a No More Heroes 3 (que se insinuaba al final de los créditos del juego, como una escena post-créditos de una peli de Marvel).

No More Heroes 3, que llega con un año de retraso desde la fecha proyectada en 2020, pretende contentar a todos los fans, recuperando la jugabilidad de siempre (acción en tercera persona) e incluso  el mundo abierto del primer juego, con una historia más original: Travis luchará contra alienígenas invasores La cuestión es, ¿estará a la altura de las expectativas?

¿Da la talla en su apartado técnico?

Lo primero de todo, conviene recordar que Grasshopper Manufacture es un estudio pequeño. No More Heroes 3 es un nombre sonoro (y ha sido un sueño húmedo durante muchos años para los fans), pero está más cerca de un indie que de un AAA (de hecho, no lo publica Nintendo, sino Marvelous en Japón y la propia Grasshopper en el resto del mundo).

Eso es algo que hay que tener en cuenta al analizar uno de los aspectos más polémicos del juego, que más había preocupado a los fans en las presentaciones en público: sus gráficos. Una vuelta rápida por su mundo abierto delata que va bastante justito en músculo, con popping, polígonos “bailongos”, algunas texturas a bajísima resolución y framerate inestable al correr con la moto.

No More Heroes 3

Como Travis Strikes Again, No More Heroes 3 se ha desarrollado con Unreal Engine 4, y el aspecto del juego es generalmente atractivo, con ese aspecto “brilloso” tan característico del motor de Epic y un ligero acercamiento al cel shading, con texturas difuminadas para tapar la falta de detalle. 

Sí, técnicamente tiene muchas carencias, muy sangrantes en el mundo abierto o  en planos cercanos, pero se nota una evolución estética respecto a los dos No More Heroes originales, más vivo y colorido, y sobre todo, mucho más espectacular en el combate, que es lo que importa. 

No More Heroes 3

A pesar de sus limitaciones, los combates son un espectáculo visual: los tajos de la espada láser de Travis dejan una desproporcionada estela en el aire que se exagera con distorsiones en la imagen y los efectos de sangre y chispas al impactar con los enemigos: es un deleite para los ojos que no sufre ningún tipo de ralentización. 

La única contra es que, quizás para aliviar el rendimiento, ya no hay combates tan multitudinarios como en el primer juego, donde podíamos enfrentarnos a decenas de ellos en pantalla: ahora no lucharemos más que con cuatro o cinco a la vez como mucho. A cambio, son mucho más peleones…

No More Heroes 3

La katana láser de Travis a la máxima potencia

La jugabilidad de la trilogía No More Heroes se centra en el combate en tercera persona, que introduce algunos cambios. En los primeros, para romper la guardia de los enemigos debíamos usar ataques físicos, patadas o puñetazos, con los que aturdir al rival. Esos movimientos ya no existen, y en su lugar se pone énfasis en las fintas, que ahora ejecutamos más cómodamente pulsando el botón A, actualizando su sistema de combate para no desentonar en un mundo tan influenciado por Dark Souls. 

Incluso hay un "tiempo brujo", en el que los enemigos se ralentizan unos segundos si esquivamos sus ataques en el momento justo (cosa que es bastante sencilla). El resultado es un combate más intuitivo y natural para los tiempos que corren, aderezado con algunos combos, ataques rápidos y fuertes, ataques en salto e incluso unas habilidades "Death Glove", heredadas de Travis Strikes Again.

No More Heroes 3

Pulsando el gatillo y con los botones frontales activamos uno de los cuatro movimientos especiales, como una patada voladora (y teletransportadora), y que tienen un tiempo de refresco. Solo hay cuatro movimientos: se hubiera agradecido ir encontrando más a lo largo del juego y poder cambiarlos y personalizarlos, pero los cuatro que hay son extremadamente útiles.

Y aunque ya no podamos dar puñetazos y patadas, los enemigos sí se aturdirán con varios golpes, momento en el que podemos realizar una devastadora llave que además recargará nuestra katana láser, por lo que podemos usarlo de forma estratégica. A eso hay que añadir las mecánicas que regresan: la tensión que hará que nuestro poder de ataque aumente, y la "máquina tragaperras" que se activa al derrotar enemigos y que nos puede dar varias bonificaciones.

No More Heroes 3

Francamente, entre la suavidad de los movimientos de Travis, la versatilidad de acciones y el despliegue de efectos visuales, todo ello sin la menor ralentización, el combate de No More Heroes 3 es una pasada. Pero un buen sistema de combate no sirve de nada sin unos buenos rivales. ¿Qué tal se han portado estos extraterrestres?

La vida del aspirante a superhéroe galáctico

En los anteriores No More Heroes, Travis iba ascendiendo por un ranking de asesinos hasta convertirse en el asesino número 1 (reconocido por la Asociación de Asesinos Unidos). En esta ocasión, las cosas son diferentes: un grupo de extraterrestres invade la Tierra, aunque para derrotarles, Travis también tendrá que ir uno a uno, respetando el escalafón que incluso es reconocido por la AAU.

La secuencia de juego es más o menos la misma: los puntos álgidos son los combates contra jefes, cada miembro de la lista, aunque para llegar a ellos debemos ganar dinero realizando misiones secundarias y participando en simpáticos pero anecdóticos minijuegos como cortar el césped, buscar minerales o defender una playa de cocodrilos gigantes.

No More Heroes 3

En este sentido encontramos algunos cambios... y no a mejor. Para empezar, por norma general, los combates contra jefes son estrictamente eso, combates contra jefes, eliminando las secuencias previas en las que combatíamos contra secuaces. En su lugar, para darle algo más de empaque al juego y extender la duración, debemos participar obligatoriamente en tres "combates designados", que buscamos por el mapa.

En estos combates nos enfrentamos contra un catálogo de enemigos bastante variado y sorprendentemente duro: olvidaos de los matones que morían con tres golpes de los primeros, estos aliens aguantan mucho más, y algunos tienen rutinas de ataques de lo más rocambolescas. Es una gozada luchar contra ellos... al principio, que vas descubriéndolos uno a uno. Pronto se agotan, y lucharás contra ellos una y otra y otra vez, además en una selección muy corta de arenas pequeñas.

No More Heroes 3

Las misiones secundarias (51 combates distribuidos por todo el mapa), no son ni mejores ni diferentes: oleadas de los mismos enemigos una y otra vez, en las mismas arenas una y otra vez... La única salvedad son unos combates espaciales estilo shoot 'em up, pero ni siquiera hay demasiados niveles en este estilo. 

Y aunque su mundo abierto es más grande y "peculiar" que en NMH1, sigue sin tener demasiado interés a la larga, a pesar de que esté lleno de los obligatorios objetos coleccionables que nos tendrán dando vueltas para conseguir el 100%.

Es difícil que juegos de acción tan rápidos puedan mantener tu atención durante varias horas sin caer en el tedio, pero No More Heroes 3 se va de la mano obligándote a luchar contra los mismos enemigos decenas de veces, sin ningún incentivo mayor que... el relleno, y que el juego dure 15 horas y no 6.

Esto es algo de lo que los primeros No More Heroes tampoco se libraban, ojo, y No More Heroes 3 es ampliamente superior en su sistema de combate y también, hasta cierto punto, en la variedad de enemigos. Pero esos "subniveles" previos al combate se echan muchísimo de menos...

No More Heroes 3

...sobre todo porque los combates contra jefes son... Bueno, os avisamos previamente: a poco que tengáis algo de experiencia, jugadlo obligatoriamente en modo difícil. Los combates contra jefes, si bien eran muy originales y cada uno tenía su mecánica distintiva, son aquí inexplicablemente sencillos y cortos en el modo de dificultad normal.

Esto puede llegar a lastrar muchísimo la experiencia, porque los jefes, que son el plato fuerte del juego, se quedan en muy poca cosa, y todo lo que está entre medias adolece aún más de ser relleno. Es cierto que en los primeros No More Heroes había algunos combates que se pasaban de castaño oscuro de injustos, pero la dificultad media de No More Heroes 3 es tirando a baja, y además, desequilibrada. ¡Algunos de los combates designados que hice resultaron infinitamente más difíciles que los jefes! Y además la dificultad no se puede cambiar en medio de la partida.

 No More Heroes 3 y la puesta en escena: Suda51 sin filtros

Entonces, ¿merece la pena No More Heroes 3? La respuesta es sí, a pesar de lo repetitivo de sus combates secundarios y de lo irregular de los jefes y la dificultad. Cuando se habla de un vidoejuego se suele hacer alusión a su apartado gráfico y/o artístico. ¿Es una bestia parda en la que se le ven todos los poros al protagonista? Si no lo es, y es un juego más modesto, ¿quizás apueste por una estética más artística y experimental?

No More Heroes 3

Pero al hablar de No More Heroes 3, "gráficos" y "estilo artístico" se quedan cortos, hay que pensar en otros términos, y hablar de la puesta en escena. Un concepto más cinematográfico o teatral que no suele tener equivalente claro en los videojuegos porque la jugabilidad y lo audiovisual, como conceptos separados, lo engullen todo (o se habla, si da a pie, de la tan buscada "narrativa jugable").

Pero no se me ocurre otra forma mejor de definir qué es lo que tiene No More Heroes 3 que lo hace tan especial, y por qué los disfruté tanto: la puesta en escena

 Ni siquiera la historia, que francamente malgasta bastante potencial dramático (a pesar de alguna escena truculenta que pone los pelos de punta), sino la mezcla absolutamente genial de formas de contar la historia, jugar la historia o de simplemente dirigirse al jugador.

Hablo de escenas cinemáticas clásicas, escenas de animación 2D, minijuegos estilo retro (e sorprendentemente integrados en la historia), diálogos inverosímiles y "sin venir a cuento" (pero mucho más divertidos, interesantes y mejor escritos en general que en los originales), que están expuestos de muchas formas, incluso en el estilo de aventura conversacional que ya estaba en Travis Strikes Again.

No More Heroes 3

Hablo, claro está, del particular sentido del humor y surrealismo que pone Suda51 en todos sus juegos y que hacen que todos los enfrentamientos sean únicos, con giros y sorpresas constantes, minijuegos, mezclas de géneros y un sinfín de sorpresas que no nos dejan revelar y ni se nos ocurriría hacerlo, porque merece ser jugado evitando los spoilers siempre que sea posible. Además, lleno a rebosar de referencias a películas, series o videojuegos, algunas más descaradas que otras... ¡Hay tantas sorpresas que merecen ser descubiertas por uno mismo!

Pero también hablo de cosas mucho más pequeñas y aparentemente insignificantes, como las transiciones de todos los tipos y colores, las pequeñas animaciones en las pantallas de carga, los sonidos y "musiquillas" de transición, el peculiar personaje que nos habla en el tutorial, los variadísimos menús en los que podemos personalizar nuestras habilidades, comprar objetos consumibles (sushi), o simplemente el delicioso menú de opciones estilo VHS. ¡Sí, estamos alabando los menús de un juego en el análisis!

No More Heroes 3

Y es que No More Heroes 3 no tiene un estilo uniforme, no hay líneas rectas ni tonos grises, es una obra dadaísta, moldeada con sumo cuidado y exagerado nivel de detalle pero sin filtro alguno para que no haya ni un solo píxel aburrido

Puede que no sea capaz de mantener el ritmo sus 12-15 horas, y el relleno es muy relleno, pero cuando está en marcha su hilo narrativo, y te dejas llevar por las idas de olla de Suda51, perdonándole algunos de sus excesos, es una experiencia muy esimulante, con el tipo de inventiva que esperaríamos ver de un joven estudio indie y no tanto de un desarrollador veterano (aunque, como decíamos, Grasshopper está mucho más cerca del indie que del blockbuster).

Secuela imperfecta, pero apasionante y con personalidad

No More Heroes 3 es un constante jugar con el formato, con la forma y el contenido, muy expuesto a ser criticado con el argumento del "estilo contra sustancia", y el que lo dijera no le faltaría razón. La trama, como dijimos, desaprovecha sus giros y sus personajes, y aunque el principio y el final sean de infarto, el ritmo narrativo decae mucho en medio, que es cuando, bueno, lo estamos jugamos. 

A veces, No More Heroes 3 es más divertido cuando no tenemos la katana láser encendida y estamos viendo o leyendo sus escenas, más extensas que nunca, o simplemente husmeando por ahí, descubriendo minijuegos y curiosidades. Y eso es extraño, porque como decíamos al principio, el sistema de combate es fantástico, la pena es que los combates, enemigos y escenarios se repiten mucho y los jefes no suponen un gran reto a no ser que subas la dificultad.

no more heroes 3

A pesar de haber pulido el combate como si fuera una punta de flecha, No More Heroes 3 no se libra de ser repetitivo en las secciones jugables que no son los jefes, y de estar salpicado de ratos muertos consiguiendo dinero para pagar el siguiente combate o realizando minijuegos que son mucho más divertidos contados que al jugarlos (¡desatascar baños jaja qué alocado!). 

¡Igual que los dos primeros No More Heroes! Que nadie se lleve a engaño: pese a ser venerados como juegos de culto, los dos primeros No More Heroes (que tenían la "ventaja" de ser unas rara avis en el catálogo de Wii) también tenían sus cosas, y el primero ha envejecido regular, especialmente por ese mundo abierto más soso que una piedra (el de NMH3 está igual de vacío, pero al menos tiene zonas diferencias y una decoración muy "particular").

No More Heroes 3

Los fans de No More Heroes sabrán apreciar esta tercera entrega (repleta también de fan service y guiños a anteriores juegos de Suda) y aunque los combates ya no sorprendan tanto o que técnicamente pueda estar desfasado, Suda51 no ha perdido ni un ápice de creatividad, todo lo contrario. Es un experimento continúo del videojuego como medio híbrido entre lo narrativo, lo interactivo y lo audiovisual, en cualquiera de sus manifestaciones.

Si No More Heroes 3 parte de un lienzo en blanco, Suda ha comprado todos los lápices, rotuladores, pinturas y acuarelas que había en la papelería y los ha usado todos a la vez. No es el mejor juego de acción del mercado, pero cualquiera que aprecie el potencial de los videojuegos como arte debería jugarlo.

Valoración

No More Heroes 3 es lo esperaríamos de Suda51: combate frenético y adictivo que, sin embargo, acaba eclipsado por las libertades creativas y por qué no decirlo, excentricidades, de su creador, dejando una jugabilidad divertida pero imperfecta. Pero la constante experimentación en su puesta en escena hacen de él un juego estimulante y sorprendente.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Fluido y adictivo sistema de combate. La puesta en escena: mil formas de contar y jugar la historia. Hay giros y sorpresas en cada esquina. 

Lo peor

No hay niveles antes de los jefes, en su lugar hay combates secundarios muy repetitivos. Dificultad desequilibrada, jefes muy fáciles en normal.

Y además