Ir al contenido principal
R-TYPE FINAL 2 REVIEW CABECERA
Análisis

Análisis R-Type Final 2: la R9 remonta el vuelo en PS4, Nintendo Switch, Xbox y PC

Versión comentada: Nintendo Switch

El clásico ha regresado a manos de antiguos componentes de Irem. R-Type Final 2 mantiene fielmente las señas de identidad de sus ancestros… hasta las últimas consecuencias.

A estas alturas pocos confiaban en que la R-9A Arrowhead volvería a surcar el espacio, con la excepción de algún remake o recopilatorio, como fue el caso del R-Type Dimensions de 2009, pero el empeño de Granzella, la compañía fundada por antiguos miembros de Irem, y la entusiasta recepción de los fans de la saga a la hora de apoyar un crowdfunding lanzado en 2019, han obrado el milagro. 

R-Type Final 2 ya está entre nosotros, en Nintendo Switch, PlayStation 4, Xbox One y Steam, para hacer las delicias de los mitómanos y hacernos sudar de lo lindo a la hora de combatir, una vez más, al Imperio Bydo.

La entrega anterior, R-Type Final, desembarcó en PlayStation 2 hace la friolera de 18 años como una suerte de homenaje y despedida por parte de Irem hacia su franquicia más popular, presentando un espectacular repertorio de 101 naves distintas, entre modelos clásicos y versiones especiales de todos los juegos de la saga. 

El hangar de R-Type Final 2 alcanza los 99 modelos, aunque algunas solo pueden desbloquearse a través de passwords que Granzella envió a los patrocinadores del crowdfunding.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Mucho ha llovido desde que el primer R-Type debutara en los salones recreativos en 1987. El plena edad de oro de los matamarcianos de corte horizontal, la placa de Irem destacó por su exigente dificultad y sus deslumbrantes gráficos, con un primer nivel que acabaría convirtiéndose, de principio a fin, en todo un icono dentro del género, desde la aparición de la R-9 hasta el duelo contra el Dobketratops, el primer jefazo del juego.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

La personalidad de R-Type venía marcada por su exigente mecánica, que obligaba al jugador a buscar el más mínimo recoveco en el que permanecer a salvo entre oleadas de proyectiles y enemigos, y el uso de una suerte de satélite, bautizado como la Fuerza.

Este satélite podía acoplarse a voluntad tanto en el frontal como en la parte trasera de la R-9A para servir de escudo y para potenciar el disparo tanto por delante como por detrás. La Fuerza también podía usarse como ariete y como nave auxiliar, manteniéndola a distancia de la nave. 

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Aprender a controlar ese satélite era esencial en 1987 y lo sigue siendo 34 años después en R-Type Final 2, porque de ello dependerá que podamos superar una sucesión de niveles que apenas dan un respiro al jugador. En caso de desesperar, siempre queda la opción de elegir un nivel de dificultad más bajo (desde un modo práctica y otro para “niños” hasta los más altos, solo aptos para titanes del pad). 

Pero tenemos que tener presente que a menor dificultad menos enemigos aparecerán en pantalla, más soso será el nivel y muchísimo menor será la recompensa, y por lo tanto nuestras opciones para desbloquear más naves.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Hay que aplaudir la valentía del equipo capitaneado por Goro Matsuo (productor) y Kazuma Kujo (diseñador principal), a la hora de mantener las señas de identidad de los R-Type en esta nueva entrega, a pesar de que el género haya evolucionado en las últimas décadas hacia el despiporre de los Bullet Hell

Larga vida a PC Engine - las historias del Tío Bruno

Aquí es tan importante la puntería como la memorización de los patrones de ataque de los enemigos y los puntos exactos donde aparecen en pantalla. Y es algo que vamos descubriendo a base de morir, una y otra vez. 

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

“Bueno, eso es algo común en todos los matamarcianos”, pensaréis. Sí, pero en los R-Type es aún más crucial: es imprescindible encontrar cuanto antes esa zona de pantalla que no alcanzan los enemigos o la ubicación concreta en la que nos freirá ese láser gigante. 

Y esa zona también dependerá de las armas que llevemos en ese momento e incluso del modelo de nave que pilotemos, porque porque no es lo mismo ir a “a pelo” que protegido por dos orbes y con las bombas activas.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Al igual que todos los R-Type, en Final 2 contamos con un disparo normal y la posibilidad de “cargar” ese disparo para soltar un zambombazo de los gordos, aunque esos segundos de inactividad artillera pueden ser dramáticos para nuestra integridad. 

Además, iremos recogiendo mejoras a base de disparar a una clase determinada de mecha enemigo. La primera de ellas es la incorporación de la Fuerza y posteriormente el uso de misiles, armas más potentes, etc…

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Como sabe cualquier fan de la franquicia, morir implica perder todas esas mejoras (salvo que juegues en modo Práctica (que incorpora la Fuerza de salida) y dejarte vendido con un miserable disparo sencillo en mitad de un nivel infernal

Lo que hasta entonces parecía un paseo triunfal, con nuestra nave destruyendo toda forma de vida gracias a su potente arsenal, se convierte en una desesperada lucha por sobrevivir en pos de esa cápsula de armamento que pueda darnos un poco de respiro entre un enjambre de enemigos.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

R-Type Final 2 es algo más generoso que su antecesores a la hora de reaparecer en distintos puntos de una fase, pero sigue siendo tan puñetero como sus predecesores y en más de una ocasión te verás tentado de tirar la toalla, tras morir miserablemente por 28ª vez en el mismo lugar. 

Pero la constancia, el sufrimiento y las horas invertidas tendrán su fruto cuando empieces a superar con la gorra fases que anteriormente te habían dado ganas de arrojarte por la ventana.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Aunque el formato de imagen 16:9 (frente al 4:3 de sus antecesores) da algo más de “aire” para maniobrar y anticiparse a los enemigos que surgen incansablemente por ambos márgenes de la pantalla, y nuestra nave no estalla al tocar las paredes (pero sí al impactar contra enemigos y asteroides), su generoso tamaño (que incluso es mayor dependiendo del modelo en cuestión que pilotemos) añade otro handicap extra a la hora de esquivar los proyectiles enemigos.

Enamorados del MSX - las historias del Tío Bruno

En algunos momentos da la sensación de estar pilotando un “Cadillac” espacial, pero por suerte Granzella ha sido bastante benigna a la hora de programar la caja de colisión de la nave, por lo que en muchas ocasiones ni sabrás cómo has podido escapar vivo de determinadas situaciones.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

R-Type Final 2 ofrece todo lo que pedían los fans en cuanto a mecánica, pero a nivel técnico no es tan deslumbrante como podríamos esperar a estas alturas de la vida. Si bien no hay ralentizaciones de ningún tipo (algo evidentemente crucial en un matamarcianos), algunos escenarios realmente hermosos se alternan con otros sorprendentemente toscos, como es el caso del nivel del duelo contra la nave gigante, todo un clásico de la saga.

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

Y hablando de niveles, en aras de la rejugabilidad, R-Type Final 2 permite tomar rutas distintas a partir del final de la quinta fase. No quiero dar demasiadas pistas: solo diré que tiene que ver con la aparición de cuatro esferas de colores.

Granzella ha concebido el juego para ser disfrutado una y otra vez, de tal manera que necesitarás un montón de partidas (y cientos de vidas perdidas) para ir consiguiendo los materiales (Solonium, Etherium y Bydogen) necesarios para desbloquear nuevos modelos de naves, cada una con su propio arsenal y un comportamiento distinto para su Fuerza. 

R-TYPE FINAL 2 REVIEW

R-Type FInal 2 exige horas de dedicación y toneladas de paciencia (prepárate para morder el polvo una y otra vez) pero, como solía suceder en los arcades de antaño, cada fase superada, cada nave desbloqueada, hará que no quieras soltar el mando

Llámalo ansia de superación, llámalo puro masoquismo, pero en cualquier caso Granzella nos ha dado lo que pedíamos. Quizás no con la brillantez gráfica que esperábamos a estas alturas, pero si amaste los R-Type de antaño te vas a sentir como en casa.

Valoración

La notable dificultad de R-Type Final 2 asustará al jugador casual, pero los que han esperado 18 años para volver a pilotar la R-9A no tirarán la toalla. Hace falta mucha perseverancia para ir conquisando este nuevo infierno galáctico creado por Granzella. Podría ser más vistoso a nivel gráfico, pero es un R-Type puro y duro. Y eso ya es mucho.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Absolutamente fiel al legado R-Type. Toneladas de naves para desbloquear, lo que unido a las rutas alternativas te animará a rejugarlo una y otra vez.

Lo peor

Algunos escenarios y enemigos son algo toscos para los cánones actuales. Determinados picos de dificultad te darán ganas de estrellar el mando.

Y además