Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Análisis Riders Republic, un paraíso vivo para los amantes de los deportes de riesgo

Riders Republic

Riders Republic, el nuevo juego de deportes extremos, ya está disponible para PS5, Xbox Series X|S, PS4, One y PC, y en nuestro análisis os contamos si su propuesta, que mezcla distintas disciplinas y mundo abierto, convence. ¿Merece la pena Riders Republic?

Ubisoft Annecy probó suerte hace unos años con Steep, un juego de snowboard que bebía sobre unas premisas parecidas a las de Riders Republic. Pero lo cierto es que nunca me llegó a enganchar, pese a disfrutar con los juegos de deportes de riesgo.

Cosa muy distinta me ha pasado mientras jugaba para este análisis de Riders Republic para PS5, Xbox Series X|S, PS4, One y PC. Quizá sea por su tono más arcade y loco, la facilidad para saltar de un evento a otro y cambiar de disciplina, el placer de explorar su enorme mapa o sus carreras masivas... pero lo cierto es que tiene "algo".


Y os lo dice alguien que ha disfrutado desde el primer Tony Hawk's Pro Skater de la primera PlayStation, hasta los mejorables juegos de surf como Kelly Slater's Pro Surfer de PS2. En cierto modo, es una vuelta al tono más divertido y loco del origen de los juegos deportivos... pero puesto al día.

El Riders Republic que da pie al título del juego se trata, ni más ni menos que un paraíso virtual que ofrece un "mash-up" o remezcla con ideas de algunos de los parques nacionales americanos más conocidos, y todos ellos bastante identificables (Yosemite, el parque nacional de las secuoyas...).

Un lugar idílico en el que se han fusionado biomas de distinta naturaleza, desde montañas heladas a rocosos cañones o pequeños bosques, en los que podremos dar rienda a nuestra ansia de adrenalina.

Al estilo de los juegos de Ubisoft, contamos con una pequeña historia de telón de fondo y así como algunos personajes que nos llevan de la mano, sobre todo al principio, en el tutorial del juego.

Análisis Riders Republic
No os mentimos si os decimos que no son personajes muy convincentes, ni son "creíbles" los diálogos que mantienen entre ellos (todo demasiado impostado)... pero tampoco os mentimos si os decimos que aquí eso es algo secundario. No es Far Cry 6, por decirlo mal y pronto y la historia es lo de menos.

El tutorial nos permitirá conocer los entresijos de Riders Republic, desde como desplazarnos por el mapa, los sistemas de progresión, los tipos de evento o todo lo opcional que podemos hacer, que no es precisamente poco.

Así, comenzaremos con una bici y probando los descensos, y poco a poco iremos aprendiendo de defendernos con los trucos de snow, volar con un traje alado, hacer trucos con la bici, carreras de nieve...

De primeras no tenemos acceso a todas las disciplinas: debemos acumular estrellas (participando en eventos y otras acciones como descubrir 45 lugares únicos) para ir alcanzando ciertos hitos y así desbloquear todo tipo de cosas.

De primeras desbloqueamos cosas "útiles", como una moto de nieve para movernos mejor por la montaña, el traje alado con cohetes o patrocinios, así como los llamados "cachivaches", utensilios locos para competir (un avión de papel enorme, unos viejos esquís cortos y de madera...).

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Estos son los mejores accesorios que puedes comprar si ya tienes una PlayStation 5 y quieres sacarle el máximo partido.

Ver listado

Este sistema de progresión es muy sencillo, y además Riders Republic separa nuestra evolución en cada disciplina (bici, trucos con bici...), contando nuestro personaje con indicadores de experiencia y nivel distintos para cada deporte.

De este modo puedes centrarnos por ejemplo, en la bici, y subir de nivel en ese campo, desbloqueando equipo y monturas nuevas, compitiendo y repitiendo sólo los eventos sobre dos ruedas, en los que además ganamos dinero "del juego", del que hablaremos luego.

O por el contrario, podemos ir alternando entre eventos y disciplinas deportivas como nos apetezca. Y si no quieres competir, puedes recorrer su mundo en busca los mencionados lugares únicos, globos que explotar (500) hacernos fotos espectaculares y compartirlas... Riders Republic te da la libertad para hacer lo que quieras.

Una vez desbloqueadas el resto de disciplinas, desde una rueda de selección podemos cambiar instantáneamente, y alternar entre bici, snow o traje con propulsores para movernos por el mapa como más nos apetezca. 

Análisis Riders Republic

También hay puntos de viaje rápido que te dejan cerca de las competiciones, por si quieres ir al lío rápido o recorrer la distancia en moto de nieve o hacerlo volando, con el traje con propulsores, que es la forma más rápida.

Como decíamos, Riders Republic busca ser "asequible" para todo tipo de jugadores, y al mismo tiempo dejar libertad para progresar como quieras, dentro de un sistema muy amigable: sólo por participar en eventos y completarlos (da igual la posición) conseguirás una estrella y desbloquearás equipo nuevo.

Si completas los tres objetivos secundarios (terminar entre los tres primeros en dificultad Pro, conseguir X cantidad de puntos con un truco, no caerte...), conseguirás estrellas adicionales. Y cuando desbloquees los sponsors, podrás realizar más tareas específicas para ganar aún más.

Los mejores juegos de PS5 hasta la fecha

Los mejores juegos de PS5 hasta la fecha

¿Cuáles son los mejores juegos de PS5? Elaboramos el más completo top con los videojuegos que más merecen la pena para la última consola de Sony: PlayStation 5.

Descúbrelos

Así pues, depende de lo que te piques, o hagas, evolucionarás más o menos rápido. Para ganar, también influye el equipo que hayas desbloqueado y uses, dado que todo en Riders Republic tiene sus estadísticas, como maniobravilidad, giro, velocidad punta... Cuanto mejores sean, más fácil resultará ganar cumpliendo además objetivos secundarios.

Porque no sólo hay carreras al uso o eventos de piruetas. También hay eventos contrarreloj, con distintas rondas, que mezclan distintas disciplinas... aparte de poder encontrar multitud de señales de peligro con desafíos únicos, como superar un estrechísimo circuito elevado sobre el suelo con tablones  o grindando cables por las alturas. 

Lo dicho, Riders Republic tiene retos para todo tipo de jugadores y mucho por descubrir. Algunos están organizados por un grupo de "Jackass" o chiflados que te invitarán a repartir pizzas, recorrer el desierto con una bici con cohetes, y cuyos desafíos podemos ir desbloqueando con dinero.

En términos de control, Riders Republic también nos da alas para jugar como queramos, realizando las piruetas con dos sistemas de control distintos a elegir (uno más accesible y sencillo, otro más técnico y exigente), así como ayudas como un "autoaterrizaje" para no esmorrarnos en las piruetas.

Lógicamente, cuanto más fácil todo, menor es el desafío y menores las recompensas que obtendremos. Por ejemplo, el autoaterrizaje hace que nuestros combos de puntos sean inferiores, al perder las bonificaciones por aterrizaje que ganaríamos si jugamos sin esa ayuda. 

Es un ejemplo de la flexibilidad que da el juego, aunque hay bastantes más.¿Otro? Pues por ejemplo, en cualquier momento podemos rebobinar la acción si no pasamos por un checkpoint o nos caemos en cualquier evento. Es una idea vista en otros juegos, pero aquí tiene un "pero"...

Análisis Riders Republic

Aunque juguemos solos contra la IA, sólo rebobinamos nosotros, no el resto de jugadores... por lo que en ocasiones, una única caída y el pertinente rebobinado hará que haya una diferencia a menudo insalvable con el resto de corredores.

Dicho de otro modo, el rebobinado no sirve para ganar carreras, sino para facilitar que lleguemos a la meta. Lo podemos activar pulsando R1 o RB, aunque también se activa solo si no pasamos por el siguiente punto de control, pausando la acción e indicándonos si queremos rebobinar.

¿Es grave que no sea tan "útil"? Para nada. Es una buena ayuda al principio, cuando quieres completar eventos, aunque sea sin cumplir los objetivos secundarios... pero no está de más que os lo contemos.

El control, por regla general funciona bien, sobre todo a la hora de pilotar las bicis o deslizarnos por la nieve (podemos derrapar, hacer giros cerrados, saltar...). 

En ocasiones puede desesperar un poco por lo fácil que resulta al principio acabar estampado por las rocas y otros elementos del suelo, salirnos del camino, rebotar contra una pared o valla y  y perder un checkpoint... pero es todo cuestión de tiempo hasta que lo llegas a dominar.

Quizá lo que más cuesta cogerle el punto al principio es al sistema de piruetas. Hay una academia para ver cómo se realizan todas las acrobacias y poder practicarlas... pero como decimos, durante las primeras horas puede hacerse un sistema algo "raro".

En el modo sencillo, las piruetas se realizan con L2 y R2 más las direcciones del stick izquierdo, mientras que con los botones frontales realizamos los giros, mortales... En el modo más complejo, usamos el stick derecho.

Como decimos, puedes practicar todo lo que quieras en Riders Ridge, el "hub" o zona central del mapa, una pequeña ciudad con tienda y otros puntos de interés, incluida la zona de entrenamiento, 

Es ahí donde puedes echar las horas muertas practicando todo lo que quieras para que, antes de que te des cuenta, sientas como algo natural la ejecución de las acrobacias, juegues con el tipo de control que juegues.

Análisis Riders Republic

Lo cierto es que todo en Riders Republic hace que sientas que estás en un mundo vivo y habitado. En el mapa vemos decenas de pequeñas cabecitas moviéndose por la zona, sin explicarte el juego si son jugadores humanos o IA. Y mientras recorremos el terreno, nos cruzamos con ellos, dando la sensación de un mundo "poblado".

Riders Republic busca ser una experiencia social, y podemos interactuar con otros jugadores, desde ver sus perfiles a realizar gestos o, simplemente, reunirnos con amigos para competir en cualquier disciplina (o  dar una vuelta por su mundo), participar en batallas de puntos...

Los eventos de Riders Republic, por su parte, transmiten una lograda sensación de intensidad, gracias a que incluso jugando solos contra la IA y los "fantasmas" de otros jugadores, el ritmo vertiginoso está ahí. Sirva por ejemplo los descensos de montaña en bici, que en primera persona son impresionantes (y más si estás rodeado de otros corredores).

Lógicamente, no todas las disciplinas son igual de divertidas, y puede depender mucho de tus gustos. Se cumple un poco, además, eso de "aprendiz de mucho, maestro de nada". Al ofrecer variedad de disciplinas, algunas no ofrecen la misma profundidad, o las mismas posibilidades. 

Los trucos con el snowboard son divertidos, mientras que las pruebas con el traje alado y con propulsores, superados los primeros, pierden fuelle rápidamente (pasar por aros, cerca del suelo...), aunque la variedad de entornos y recorridos ayudan a que no caiga en la monótonía.

No es lo mismo atravesar un acantilado repleto de arcos de piedra en mitad de un cañón con el sol poniéndose que deslizarse por una montaña nevada para acabar atravesando un agreste bosque... son espectáculos distintos, aunque se jueguen prácticamente igual.

Además, el juego cuenta con un creador de competiciones, que puedes compartir con la comunidad de jugadores e incluso llegar a aparecer como contenido destacado dentro del juego. Es un proceso para hacerlo es sencillo.

Riders Republic

Eso incluye también las fotos que podemos sacar en cualquier momento (con opciones como filtros, niveles de saturación y brillo, momento del día, efectos climáticos...) y que también podemos compartir. 

Riders Republic también cuenta con una tienda repleta de contenido cosmético, que como Fortnite, se organiza en distintos grados de rareza (legendario, épico, poco común...) y que distingue entre atuendos completos, máscaras, gestos, accesorios como mochilas... y que van rotando por la tienda.

Y así llegamos a uno de los puntos que menos me han gustado de Riders Republic: los micropagos. El dinero que ganamos en el juego (por ejemplo, 2000 por terminar una carrera) podemos usarlo para comprar muchas de estas prendas. 

El problema es que no son precios "baratos", aunque se pueden conseguir cosas. Hay gestos o mochilas que pueden costar 16000-18000, mientras que un traje completo puede rondar los 38000. No son precios "populares".

¿Que no tienes dinero del juego? Pues siempre puedes comprar, "con dinero del mundo real", las llamadas Republic Coins, que es la moneda premium del juego.

Riders Republic micropagos

Por poner las cosas en perspectiva, 500 monedas cuestan 5 euros. En el otro extremo, por 49,99 puedes llevarte 5000 monedas (ahora mismo hay una promoción que nos da 6600 monedas).

El "problema" es que hay objetos cosméticos, los legendarios, que sólo se pueden pagar con la moneda premium y, aunque todo es cosmético y no necesario para jugar, no deja de ser un detalle bastante "feo" y que nos recuerda que, en otros tiempos, hubiera sido contenido desbloqueable dentro del juego.

Estamos hablando de trajes que cuestan 1050 Republic Coins, algo más de 10 euros, dentro de un juego que cuesta 70 euros y que ya tiene un pase de temporada de año 1 (incluido en algunas ediciones). 

Insisto, no son necesarios para jugar y es algo puramente cosmético, pero no es menos cierto que el punto de partida de Riders Republic no es el mismo que el del battle royale de Epic (y otros tantos), que son gratuitos y no suponen un desembolso inicial para el jugador.

Sería tan sencillo como que esos esos trajes se pudieran también comprar con la moneda del juego, aunque tardes tiempo en reunirlo. Que insistimos, ya has pagado 70 euros...

Riders Republic

Y ya que hablamos de los aspectos criticables, Riders Republic nos llega sin doblar, con las voces en inglés (cuando Ubisoft suele doblarlo prácticamente todo), y no sólo eso: algunas frases y expresiones directamente no tienen textos en castellano en pantalla. ¿Imprescindibles? No, pero puedes perderte algún detalle de algunas competiciones.

Por terminar con lo negativo, la cámara en ocasiones hace cosas raras (sobre todo con el traje a propulsión, y especialmente evidente al intentar recuperar el control tras un despegue vertical), encontrarás algo de clipping (evidente sobre todo al trepar por paredes escarpadas)...

Además, en ocasiones, las colisiones con los objetos del entorno o el control de los vehículos en determinadas situaciones (como intentar maniobrar de manera precisa una bici en una cuesta o terreno complicado), pueden desesperar...

Pero, a pesar de estos "peros", lo cierto es que Riders Republic es un juego que, en lo importante, no falla: como hemos dicho, a nivel jugable es muy divertido, y tiene algunas ideas que son pura diversión.

Riders Republic carrera masiva

Nos estamos refiriendo a las "carreras masivas", eventos que aparecen de cuando en cuando en el mapa y nos invitan a congregarnos en un punto concreto del mismo. En el caso de PS5, que es la versión en la que hemos jugado para este análisis de Riders Republic, permiten un total de 64 jugadores simultáneos.

Este tipo de eventos suelen combinar distintas disciplinas (empezar en bici, saltar al vacío para cambiar al traje propulsado y terminar esquiando, por ejemplo) a lo largo de distintas rondas con distintas combinaciones y rutas.

Es una sensación muy loca, de caos, de tensión si ocupas los primeros puestos y en general, muy, muy diferente y refrescante. Ver tal mogollón de jugadores "humanos" agolpándose en las curvas, por los aires e buscando abrirse hueco en un pelotón tan "grande", es cuando menos intenso.

También ayuda que técnicamente es un juego bastante potable. Tiempos de carga nulos, online estable y sin fallos, con un nivel de detalle general de los entornos bastante bueno (aunque algunas zonas son menos vistosas), que logran transmitir una sensación de amplitud y grandiosidad, con algunas zonas realmente muy chulas y con personalidad propia.

Adolecen de algunos de los males de los mundos abiertos, como que el más mínimo roce con un desnivel o piedrecita del camino, puede dar al traste con una de nuestras carreras...

Es especialmente más evidente en las carreras más locas, en bici propulsada por ejemplo, o incluso al aterrizar de algunas acrobacias... pero como decimos, el juego no aspira a ser un simulador, sino una experiencia más loca y arcade. A ver si no de qué iba a haber disfraces de jirafa, dinosaurio...

Pero, aún con todos estos pequeños fallitos, para mí es digno de aplauso que alguien se atreva a lanzar algo como Riders Republic, distinto, original y divertido, sobre todo en un tiempo en el que predominan demasiado las apuestas seguras con nombres ya consagrados. 

En ese sentido, Riders Republic es más que una grata sorpresa y da unos primeros y firmes pasos, a falta de ver cómo evolucionará con actualizaciones y pases de temporada. 

Como hemos dicho, no es perfecto, y tiene la lacra de los micropagos (totalmente innecesarios) pero su propuesta, aunque haya que jugar sí o sí conectado, salvo al modo Zen, es un soplo de aire fresco que cualquier amante de los juegos de deportes de riesgo debería probar.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Riders Republic es una grata sorpresa, un juego de deportes de riesgo que mira a los grandes nombres del género y coge algunas de sus ideas para aplicarlas a un mundo gigantesco mundo abierto, más social y que no pierde de vista la diversión. No es ni mucho menos perfecto, pero al menos intenta hacer algo distinto... a pesar de los micropagos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Fácil de coger, requiere tiempo para dominar. La diversidad de eventos. Mundo vivo y muy variado. Los descensos en bici en primera persona.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Depender de una conexión online incluso para jugar contra la máquina. Fallos de clipping, cámara, llega sin doblar... pero lo peor, los micropagos.

Versión comentada: PS5

Hobby

83

Muy bueno

Y además

Más artículos