Ir al contenido principal
Análisis Sakuna of rice and ruin Nintendo Switch
Análisis

Análisis Sakuna: of Rice and Ruin para Nintendo Switch y PS4

Versión comentada: Nintendo Switch

Puede que el nombre de su estudio, Edelweiss, no os diga nada y en cierto modo, con razón. Este estudio japonés ha lanzado la mayor parte de su producción en Asia, y sólo el shooter Astebreed salió de allí (aunque otras obras suyas pueden encontrarse en Steam). Pero como vamos a ver en el análisis de Sakuna: of Rice and Ruin, con su nueva propuesta cambian totalmente de registro para traernos un juego de rol de acción con algunas ideas y premisas más que interesantes...

Muchos de vosotros seguramente recordaréis a ActRaiser, un clásico juego de acción y "simulador de dios" de Super Nintendo que alternaba dos zonas de juego muy distintas. En una de ellas, la más táctica, creábamos una ciudad al estilo juego "simulador de dios", mientras que en la otra, superábamos niveles 2D repletos de acción y plataformas. Salvando las distancias, mientras realizábamos el análisis de Sakuna: of Rice and Ruin para Nintendo Switch, PS4 y PC nos ha venido a la cabeza muchas veces este clásico juego de Quintet. Y otros J-RPG con acción 2D, como Odin Sphere...

De hecho, las similitudes son varias. Nosotros encarnamos a Sakuna, la heroína que da título al juego, hija de dioses que por avatares del destino, es expulsada de la pomposa ciudad donde vive tras provocar un inesperado accidente, causado en parte por un peculiar grupo de humanos que se colaron en el reino de los dioses en busca de comida.

Como castigo, Sakuna es desterrada, en compañía de los humanos, a una peligrosa isla. Para poder volver a su antigua vida debe cumplir una misión: limpiar la isla de unos poderosos demonios. Una tarea que, al mismo tiempo, dará unas valiosas lecciones vitales tanto a la malcriada diosa, propensa al bebercio, como a sus acompañantes. Bajo esta premisa inicial, Sakuna: of Rice and Ruin adopta las formas de un juego de rol de acción, con zonas de juego muy bien diferenciadas.

De primeras Sakuna asume toda la responsabilidad del grupo. Controlándola, nos tocará llevar al grupo hasta nuestro nuevo refugio, una casucha en lo alto de un monte... aunque para llegar, primero nos tpcará explorar zonas 2D de plataformeo y acción en las que nos enfrentamos a demonios de menor rango, al tiempo que recopilamos recursos de todo tipo (alimentos, minerales y otros materiales...).

Análisis Sakuna of Rice and Ruin Nintendo Switch

Estas zonas 2D son independientes, y accedemos a ellas desde un mapa general de la isla. Los tiempos de carga son mínimos, y los niveles relativamente pequeños, aunque a medida que avanza la aventura encadenan más zonas, hay más peligros y enemigos de mayor dureza. Además, como en otros juegos del género, si nos adentramos en estas zonas de noche, hasta el menor de los enemigos es bastante más duro de roer y sus ataques más letales.

El control y las opciones de Sakuna: of Rice and Ruin son bastante asequibles de primeras: disponemos de un ataque rápido y otro fuerte, un botón de salto y una suerte de bufanda mágica que nos permite agarrarnos a paredes y techos (o a los enemigos). A medida que avanzamos, también aprendemos acciones especiales, como ataques más fuertes que nos permiten utilizar pesadas piedras como proyectiles para golpear a los enemigos, ataques más poderosos o poder lanzar a los enemigos con la bufanda.

A medida que exploramos estos niveles, podemos picar en betas de piedra, romper arbustos o incluso lanzar a los enemigos contra unos pinchos de piedra para acabar con ellos rápido y recopilar materiales. De los enemigos vencidos, como conejos o cerdos armados, conseguimos carne; pero ojo, porque si no la consumimos o procesamos (conservarla en salazón, por ejemplo), se pudrirá y sólo nos será útil para utilizarla en la creación de abono (según los materiales y cantidades, tendrá unas propiedades u otras).

Los niveles pueden esconder, además, puertas cerradas, paredes de piedra que podemos romper y otros caminos, lo que hace que una mecánica central de Sakuna sea revisitar todos los niveles a menudo, ya sea para encontrar nuevos caminos o para recoger materiales o descubrir nuevos,y es una constante a lo largo de todo el juego. Y por supuesto, tampoco faltan los jefes finales, que suelen ser uno de los puntos álgidos del diseño, con unos modelos impresionantes.

Análisis Sakuna jefes

La otra pata de Sakuna: of Rice and Ruin, el campamento, tiene sus propias mecánicas... y más miga de la que pudiera parecer. Los humanos que acompañan a Sakuna asumen distintos roles, aunque de primeras, todo el grupo es una importante "colección de inútiles", que nos ayudará más bien poco. Empezando por Myrthe, la "cocinera", que parte con poca idea y que poco a poco, a medida que le llevemos nuevos ingredientes y practique, podrá ir preparando platos que nos proporcionen mejoras en vitalidad, fuerza...

Otra pieza importante del grupo es Tauemon, un "samurái" corpulento... que realmente pertenece a una familia de campesinos y tiene conocimientos sobre el campo, pero que es tan pato que carece de la destreza necesaria para llevarlos a cabo. Él será quien nos enseñe la parte teórica de otra de las partes centrales de la aventura: el cultivo de arroz.

Análisis Sakuna Switch

El cultivo del arroz en Sakuna: of Rice and Ruin nos permite ser autosuficientes y tener un remanente de alimento, aunque en algunas estaciones podemos tener dificultades (sí, el tiempo va pasando y con las nieves invernales el alimento es más escaso). Para hacerlo crecer debemos seguir unos cuantos de pasos, desde poner fertilizante que creamos nosotros mismos a anegar la zona de cultivo (y controlar la entrada y salida de agua), colocar las semillas en hilera y de manera ordenada, retirar las malas hierbas que puedan crecer alrededor... Pero no, no es Stardew Valley.

Que crezca requiere su buena ración de tiempo, y cuando alcance el tamaño óptimo, podremos recogerlo, ponerlo a secar, limpiarlo, y golpearlo más o menos tiempo para conseguir dos variables (integral o blanco). Cada una de estas fases de la recogida integra un sencillo minijuego, desde cortarlo a separar el grano, y si bien podemos delegarlo en el "samurái", de primeras es recomendable desempeñarlo con Sakura para obtener la mayor cantidad de grano útil.

No son las únicas mecánicas del juego: también podemos montar una forja para crear nuevas armas y armaduras (por ejemplo, herramientas de campo de una o dos manos que usamos como armas en los niveles 2D), muchas con habilidades especiales como recoger más cantidad de mineral al picar, aunque requieren más cantidad de materiales o algunos más raros y específicos.

Además, también podemos encontrar sombreros y máscaras para personalizar a Sakuna, que cambia de aspecto en el juego y de nuevo, puede beneficiarse de algunas mejoras en sus estadísticas o habilidades. Añade habilidades pasivas, pergaminos que nos revelan nuevos movimientos o habilidades... 

Además, Sakuna: of Rice and Ruin con un interfaz muy cuidado y ágil, que nos permite cambiar entre las pestañas a la velocidad de la luz, ya sea para ver qué objetos tenemos equipados, los objetos que tenemos en nuestro poder (y que indican los alimentos que están a punto pudrirse) o las misiones que están activas, tanto las principales como las opcionales, que también las hay (como conseguir determinados materiales).

Además, el juego busca siempre ser ágil, y da igual si estamos en el arrozal con el "lomo doblado", que basta con acceder el menú y pulsar X (el análisis de Sakuna: of Rice and Ruin lo hemos realizado en Nintendo Switch), accedemos al mapa de la isla para saltar al nivel que queramos, sin necesidad de tener que ir hasta la salida del área. Por si fuera poco, los tiempos de carga también son mínimos, por lo que estaremos moviéndonos por la isla a la velocidad del rayo y con cargas muy soportables.

Análisis Sakuna of Rice and Ruin Nintendo Switch

Puede parecer una tontería, pero eso es algo MUY de agradecer en un juego de estas características, que nos invita a cambiar de zona muy a menudo y a repetir las mismas bastantes veces para encontrar los materiales que necesitamos en cada momento (además, explorar estas zonas 2D nos hace aumentar nuestro nivel de explorador y descubrir nuevas zonas).

Todo esto consigue dejar la sensación de que Sakuna es un juego variado, que se siente fresco y que logra mantener al jugador enganchado... siempre y cuando domine el inglés: es una verdadera lástima, porque Sakuna nos llega con todos los textos en inglés, y eso provocará que un sector de los amantes de los juegos de rol le cierren la puerta, y se pierdan un juego que en el "peor" de los casos resulta interesante por lo atípico de su propuesta. El doblaje, por su parte, también está cuidado y cuenta con voces tanto en inglés como el original japonés.

Sakuna Nintendo Switch

Los diálogos entre los personajes, el tono "mamoncete" de Sakuna o las charlas que se suceden alrededor del fuego a la hora de cenar son a menudo memorables, e insistimos: nos apena que no lleguen traducidos para llegar a una audiencia mayor, porque Sakuna: of Rice and Ruin tiene calidad suficiente como para llegar traducido a nuestro idioma, a pesar de su marcado carácter nipón.

Del mismo modo, sólo podemos decir que Sakuna: of Rice and Ruin cuenta con un apartado técnico bestial en Nintendo Switch. De primeras el estilo estético puede resultar ¿extraño? Pero el diseño de personajes desprende un importante "aroma" a Osamu Tekuza, el padre del manga y Astro Boy (sólo hay que ver el diseño del samurái, por ejemplo), y hunde sus raíces en el folclore tradicional japonés, algo que incluso se deja ver en la música del juego.

Como decimos, sorprende que Sakuna esté tan bien optimizado para Nintendo Switch, viendo lo que sucede con otros juegos con múltiples versiones. Antes hemos hablado de los nimios tiempos de carga, y si bien las zonas 2D no son especialmente llamativas (salvo por los jefes), ni tienen una carga gráfica que desencaje mandíbulas (de hecho, son tirando a "normalitas"), todo cambia en el campamento.

En esta zona nos movemos como en cualquier aventura 3D. No es especialmente grande, pero sí deja unos espectaculares efectos de luz, sombras, reflejos, climatología variable... es una zona muy bella, y como decimos, se mueve de manera muy ágil en modo portátil. Sobra decir que, aún con su buen rendimiento y optimización en Nintendo Switch, se nota el recorte en resolución y nivel de detalle respecto a las versiones de PS4 y PC... pero aún así, es un port digno de aplauso: mantiene el tipo, se ve de lujo en la pantalla de Switch y con el atractivo de poder jugarlo en modo portátil cualquier parte.

Todo esto hace que Sakuna: of Rice and Ruin sea una aventura que, aunque recupera muchas cosas vistas en muchos juegos, consiga tener entidad propia. Puede que el arranque no sea el más adictivo de todos, que la repetición y grindeo en los niveles de acción 2D no sea del agrado de todos, lo hace con cierta habilidad para que no caiga en el tedio. Lo mismo que con la gestión del campamento y el cultivo del arroz: es un juego que quiere ser respetuoso con tu tiempo, ya sea que le dediques 5 minutos o 2 horas, y que en todo momento te lo pases bien, aun siendo un juego que por diseño, es largo, duradero y rejugable. Y si haces "clic" con su propuesta, lo cierto es que resulta imposible dejarlo... o dejar de pensar en él.

Sin duda alguna, Sakuna: of Rice and Ruin puede ser uno de los grandes "tapados" de 2020, un juego que corre el riesgo de pasar sin hacer mucho ruido por el alud de grandes nombres y lanzamientos que tienen lugar en esta época del año, con especial protagonismo de PS5 y Xbox Series X. Pero a pesar de ello, nosotros lo tenemos claro, si el idioma no es problame, Sakuna se merece una oportunidad. A poco que te vaya el género, y te defiendas en el idioma de Shakespeare, dale una oportunidad, porque tiene muchísimas papeletas para sorprenderte y engancharte.

Valoración

Sakuna se destapa como un J-RPG de acción con una propuesta original, distinta y divertida. Si conectas con ella, resulta difícil dejarlo, y aunque puede caer en la repetición y el "grindeo", todo está muy bien dosificado, bien ejecutado y sin los defectos de otros ports de Nintendo Switch. Una grata sorpresa rolera para acabar este loco año.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Desarrollo variado con niveles de acción 2D y gestión del campamento. Estética y BSO. Empieza sencillo, se va complicando. Bien optimizado en Switch.

Lo peor

Llega en perfecto inglés. La repetición de niveles puede hacerse tediosa a la larga. ¿Hemos dicho que llega en inglés?

Y además