Ir al contenido principal
Análisis Xbox Series X
Reportaje

Análisis Xbox Series X y Xbox Series S, las consolas de nueva generación de Microsoft

Ya hemos probado las consolas de nueva generación de Microsoft: Xbox Series X y Xbox Series S. Analizamos todo lo que ofrecen; especificaciones técnicas, tamaño, retrocompatibilidad y los juegos con mejoras para la nueva generación.

Ya hemos probado las dos consolas de nueva generación de Microsoft; Xbox Series X, la consola más potente y Xbox Series S, la versión más asequible. En este reportaje analizamos lo que ofrecen ambas máquinas, tanto por sus especificaciones técnicas como en lo que respecta a la experiencia de usuario.

Hacemos un repaso a los juegos para Xbox Series X y Series S: los títulos retrocompatibles de Xbox, Xbox 360 y Xbox One, como aquellos que cuentan con mejoras específicas para la nueva generación, y os explicamos cómo funcionan las nuevas características de la máquina como "quick resume" o el botón "share".

También mostramos el tamaño de la consola comparada con otras máquinas (tanto actuales como retro) y dejamos nuestra valoración con lo mejor y lo peor de las consolas "next gen".  

Precio y fecha de lanzamiento

Xbox Series X y Xbox Series S se lanzan simultáneamente en todo el mundo el 10 de noviembre. El precio de Xbox Series X es de 499 euros y el precio de Series S (versión digital, con especificaciones técnicas más limitadas) es de 299 euros. Con el lanzamiento simultáneo de ambas máquinas de nueva generación, Microsoft tendrá en el mercado la consola más potente (Series X) y la consola más barata (S) de la nueva generación. 

Análisis Xbox Series X

Especificaciones técnicas

Nuestro análisis de Xbox Series X y Series S, continúa con las especificaciones técnicas de las nuevas consolas, tal y como ha publicado la propia Microsoft.

  Xbox Series X Xbox Series S
CPU 8 core AMD Zen 2 CPU @ 3.8 Ghz 8 core AMD Zen 2 CPU @ 3.6 Ghz
GPU AMD RDNA 52 CUs @ 1.825 Ghz AMD RDNA 2o CUs @ 1.565 Ghz
GPU Power 12.15 TFLOPS 4 TFLOPS
System on a chip Custom 7 mm enhanced SoC Custom 7 mm enhanced SoC
RAM 16 GB RAM GDDR6 10 GB RAM GDDR6
Performance Target [email protected] FPS, Up to 120 FPS [email protected] FPS, Up to 120 FPS
Storage 1TB PCIe Gen 4 NVME SSD 512 GB PCIe Gen 4 NVME SSD
Expandable Storage 1 TB Expansion Card 1 TB Expansion Card
Backwards Compatibility 1000s of Xbox One, Xbox 360 and original Xbox games 1000s of Xbox One, Xbox 360 and original Xbox games
Disc Drive 4K UHD Blu-Ray Digital Only
Display Out HDMI 2.1 HDMI 2.1

Para el usuario, la clave en estas diferencias entre Xbox Series X y las especificaciones de Series S está en la unidad de disco, (Series S sólo es digital), la capacidad del disco duro SSD y por supuesto, el precio: 499 euros de Series X comparados con los 299 euros de S. Pero el comportamiento de ambas también es diferente.

Análisis Xbox Series S

Series X persigue ejecutar los juegos en resolución 4K y Series S está diseñada para alcanzar 1440p (en algunos casos, como Yakuza Like A Dragon las consolas alcanzan 1440p y 900p a 60FPS) En cualquier caso, hay que aclarar que ambas son máquinas "next gen", que serán compatibles con los mismos juegos y tienen las mismas funciones (retrocompatibilidad, servicios de streaming multimedia, mismo interfaz de usuario...).  

El espacio libre en disco después de tener instalado el sistema operativo de la consola queda en 802 GB en Series X, casi 20 gigas más de lo que quedaba libre en Xbox One X, por la optimización de los elementos y la compresión de datos en el disco SSD. En el caso de Xbox Series S, nos quedan 362,1 GB libres.

Análisis Xbox Series X-S

Puertos de conexión

Continuamos nuestro análisis de Xbox Series X y Series S hablando de los puertos. Series X cuenta con un puerto USB en la parte frontal de la consola. En la parte trasera nos encontramos con dos puertos USB adicionales, la salida HDMI para conectar la consola al monitor y la fuente de alimentación.

También cuenta con un puerto propio, que permite la expansión de la memoria mediante tarjetas de memoria SSD y el puerto de red para conectarnos por cable. El único "pero" que podemos ponerle es que no cuente con salida óptico digital S/PDIF para sacar el sonido a nuestro amplificador. 

Análisis Xbox Series X conectividad

Respecto al segundo modelo, Series S, nos encontramos con la misma distribución de puertos: USB en el frontal y HDMI, red, fuente de alimentación, expansión de memoria y dos USB adicionales en la parte trasera de la máquina. En ambas máquinas, se mejora la accesibilidad con una indicación en relieve de qué tipo de puerto se trata.

Unboxing de la consola, tamaño y peso

Abrir la caja de Xbox Series X forma parte de la experiencia. Nos encontramos con un "packaging" muy elegante, que es una forma de meternos en la experiencia desde el momento en que se abre la caja. Lo primero que llama la atención es que en la parte frontal no aparece la consola completa, sino una imagen, más elegante, de la parte superior, con el logo y la rejilla de ventilación. Se destacan tres características de la máquina: el disco duro SSD 1TB, resolución 4K y 120 FPS

La caja de Xbox Series X se abre como un cofre, y la consola aparece envuelta en un plástico protector de color negro, con un cintillo de cartón alrededor, con el diseño de la misma rejilla de ventilación en que se puede leer "Power your dreams". Se trata de un juego de palabras; por una parte el significado "enciende tus sueños" y por otra el uso de la palabra "power" (poder, potencia) como anticipo de que estamos a punto de abrir la consola más poderosa de la generación.

La caja de las nuevas Xbox incluye cable HDMI 2.1, cable de alimentación, mando de control, pilas y manual, ocultos en un compartimento, para que al abrirlo nuestra atención se centre en la máquina, de un diseño sobrio que "grita" alta tecnología (y que continúa la línea que marcó Xbox One X). Una vez que la hemos sacado, también podemos ver la guía de acceso rápido. 

En cuanto al tamaño, la consola no parece demasiado grande comparada con One X o con PS4 Pro, aunque sí es algo más pesada (4,45 kg). Todas las preocupaciones iniciales acerca de las dimensiones de la consola (30,1cm x 15,1cm x 15,1 cm) se han disipado. Encaja perfectamente en nuestro salón, junto a otras máquinas y no destaca especialmente ni ocupa demasiado.

Aquí tenéis una galería con la comparativa de tamaño de Xbox Series X con las principales consolas, tanto actuales, como PS4, Xbox One y Switch, como históricas. Así os podéis hacer una perfecta idea de las dimensiones. 

El unboxing de Xbox Series S es diferente. el diseño de la caja parte de un concepto similar, y conserva la apertura tipo cofre, pero la máquina no está protegida por gomaespuma de color negro, sino por piezas de cartón en color "crudo", que le resta el aspecto tan cuidado de su "hermana mayor". Por lo demás, incluye los mismos cables y el mando de control (en color blanco), así como las instrucciones y el cintillo "power your dreams".

El tamaño de series S es muy reducido (la Xbox más pequeña que se ha fabricado nunca), 27,5 cm x 6,5 cm x 15,1 cm, y pesa menos de 2 Kg. Su diseño externo nos sigue pareciendo muy apropiado, en la línea de Xbox One S y All Digital.   

Configuración de Xbox Series X y Series S

Una vez que hemos conectado Xbox Series X a la red y a la TV, (con una pantalla de inicio elegante, en que aparece el logo de Xbox en color blanco) podemos configurar nuestra consola de forma manual, siguiendo las instrucciones que aparecen en pantalla (selección de idioma, ubicación, conexión a la red...) o hacerlo de una manera más sencilla, a través de la aplicación Xbox en nuestro teléfono móvil (es gratuita y se puede descargar a través de iOS o Android).

Análisis Xbox Series S

La consola requiere una actualización inicial y se vinculará a nuestro perfil de Xbox Live (para conservar los juegos que ya poseemos, nuestros logros y las partidas guardadas en la red). Este proceso, dependiendo de nuestra conexión tarda aproximadamente 5 minutos, y requiere también una actualización del mando de control, de apenas un par de minutos. Una vez que lo hemos realizado, pasaremos a ver el interfaz, que resultará muy familiar a cualquier usuario de Xbox One.  

Ruido y temperatura en funcionamiento

El diseño de Xbox Series X cobra sentido cuando comenzamos a jugar. Uno de los aspectos que más se ha comentado acerca de la máquina era que se calentaba demasiado, y podemos asegurar que en nuestro test de Xbox Series X y Series S no es así. Basta con colocar la mano sobre la superficie (colocada en vertical) para notar que la parte inferior -por donde entra el aire- se mantiene a temperatura ambiente, mientras que la parte superior (en la rejilla de ventilación) emite calor, pero no marca una diferencia respecto a Xbox One X, y desde luego se encuentra por debajo de PS4 Pro.

Si colocamos un termómetro para medir la temperatura nos encontramos con las siguientes lecturas: En la parte inferior, se encuentra entre 34,4 y 36 grados centígrados (tibia al tacto). En la parte media de la consola, con más de una hora de funcionamiento, la temperatura alcanza los 38,4 a 41 grados, igual que en la parte superior. Hemos probado hasta qué punto se calentaba con dos juegos como Gears 5 y DOOM Eternal, que pueden resultar más exigentes para el hardware, y en ambos casos, la máquina rondaba los 60 grados en la rejilla superior, pero mantenía la temperatura en el cuerpo central.

En cuanto al ruido que emite Xbox Series X, es inexistente. No se percibe apenas ningún sonido con la consola funcionando y la experiencia en este sentido es algo inmejorable. Cuando cargamos un juego en disco (en nuestro caso hemos probado con Rise of the Tomb Raider) si se puede escuchar la carga del disco y se nota la vibración de la consola, aunque tampoco resulta molesto. En este sentido Xbox Series X es también impecable. 

Por lo que respecta a Xbox Series S, la edición más económica de la consola, tampoco emite ningún ruido, y la zona que más calor concentra es la salida (el círculo de color negro en la parte frontal). Después de unas horas funcionando, el cuerpo alcanza una temperatura similar a la de la consola más potente.

Interfaz y experiencia de uso (reanudado rápido)

Una vez que hemos completado la instalación inicial, el inicio de la máquina es prácticamente instantáneo. Y aunque pueda parecer una ventaja menor, la verdad es que la experiencia es extraordinaria. Casi se nos ha olvidado lo que teníamos que esperar en las consolas anteriores desde que arrancábamos, cargaba el sistema operativo, el perfil de jugador y nos poníamos a jugar por fin.

La comodidad es una de las puntas de lanza de la consola de nueva generación de Microsoft, y para muestra un botón: desde que presionamos el botón de inicio en el mando hasta que en la pantalla aparece el interfaz de la consola, transcurren apenas 2 segundos

El interfaz de usuario de Xbox Series X es exactamente igual que el de Xbox One. Esto es un arma de doble filo. Por el lado bueno, sabemos dónde están nuestras opciones preferidas, cómo modificar el perfil o acceder a Game Pass. También estamos familiarizados con otras opciones, como añadir al inicio nuestros juegos y aplicaciones favoritos. Sin embargo el inconveniente es que se pierde la sensación de novedad que suele acompañar al estreno de una nueva consola.

EMBARGO interfax xbox series x

De hecho sí que hay novedades respecto a Xbox One, pero sólo las hemos encontrado en configuración general, en el apartado TV y opciones de pantalla. Series X es una "bestia" técnica, y en modos de vídeo añade opciones únicas: permitir 50 Hz, permitir 24 Hz, modo de latencia baja, frecuencia de actualización variable, 4K, HDR 10 y Dolby Vision. La consola se configura automáticamente para sacar el máximo partido de nuestra TV y es capaz de detectar si el monitor es compatible con 120 Hz (para mostrar juegos a 120 FPS), con resolución 4K de 10 bits a 50 y 60Hz, HDR10 o Dolby Vision. 

EMBARGO interfax xbox series x

En cuanto a la descarga de juegos; con una conexión de 600 Mbps simétricos y por cable, hemos descargado juegos a una velocidad de 470 Mbps, aunque en el test alcanza hasta 567,12 Mbps de bajada. Esta velocidad depende de la conexión de cada uno, pero Series X también se comporta muy bien. 

EMBARGO interfax xbox series x

Pero ¿cómo funciona el reanudado rápido o "quick resume"? Esta es una de las opciones que esperábamos con más interés; la posibilidad de dejar nuestra partida suspendida para reanudarla en cuestión de segundos. El test de Hobbyconsolas ha resultado en una velocidad de 7 segundos, desde el menú de la consola a nuestra partida en DOOM Eternal, apenas 3 segundos desde el menú a nuestra partida en Ori and the Will of the Wisps. Y con Gears 5, sólo es necesario esperar 11 segundos, desde que lo seleccionamos en el menú hasta que empezamos a jugar en el punto en que lo habíamos dejado.

Si nos encontramos jugando y queremos cambiar de título, la espera también es mínima. Desde que presionamos el botón Xbox -en medio de un nivel de Doom Eternal- hasta que estábamos jugando nuestra partida a Ori and the Will of the Wisps, han transcurrido tan sólo 11 segundos, y 13 segundos, para arrancar Fortnite y llegar al menú de juego (de hecho el juego de Epic es uno de los que más aligera las cargas). La sensación es que se trata de algo casi inmediato. Cuando volvemos a jugar con una de las consolas actuales nos preguntamos cómo hemos vivido todo este tiempo sin quick resume. 

EMBARGO interfax xbox series x

La utilidad de esta función no es tanto para ir saltando de un juego a otro en una misma sesión (algo que es poco habitual), sino para tener "a punto" los cuatro o cinco juegos que utilizamos de forma habitual, y poder arrancar cualquiera de ellos diferentes días sin problema. Y por supuesto, reducir los tiempos de espera en las cargas.

Compartir contenidos

El mando de control de Xbox Series X y Series S incorpora el botón share en la zona central, lo que facilita la captura de contenidos (pantallas o vídeos) mientras jugamos. La consola nos permite configurar la función básica del botón "share", Por defecto, si lo presionamos una vez tomará una captura, y si lo mantenemos pulsado un instante, grabará un vídeo con lo que ha pasado en los últimos segundos de juego. 

EMBARGO interfax xbox series x

También podemos utilizar la configuración clásica de Xbox One. Presionando el botón Xbox, podemos desplegar el menú Capturar y compartir, que nos da tres opciones; grabar lo que ha pasado, realizar captura de pantalla o comenzar a grabar. Si utilizamos el almacenamiento interno de la consola, la duración de los contenidos está limitada dependiendo de la resolución (hasta 2 minutos en resolución 1080p, y 30 segundos en resolución 4K) pero si conectamos un almacenamiento externo (en nuestro caso un disco duro SSD a través de USB) podemos multiplicar la duración de los clips hasta 60 minutos.

Para compartir nuestras capturas y vídeos de juego, podemos vincular cuentas sociales de Facebook, Twitter y Discord. Y además contamos con la posibilidad de subir el contenido a Xbox Live o a nuestro almacenamiento en la nube a través de One Drive. El sistema de capturas está vinculado a los juegos: Xbox Series X y Series S no permiten capturar vídeos e imágenes de los menús de la consola.

El mando de control

El análisis de Xbox Series X y Series S continúa hablando del nuevo mando de control. El gamepad de Xbox Series X es una ligera evolución del mando de control de Xbox One, con la misma forma, las mismas dimensiones, y algunas mejoras que consiguen que nuestra experiencia sea todavía mejor (y eso que ya era uno de los mejores mandos que se ha diseñado).

Análisis Xbox Series S

Estas mejoras se traducen en la superficie rugosa en la parte posterior, por donde agarramos en gamepad y en los gatillos posteriores LT y RT (que cuentan con su propio motor para ofrecer una vibración más precisa, por ejemplo en juegos de conducción). Los gatillos LB y RB se han redondeado  para que sean más fáciles de utilizar por usuarios con las manos más pequeñas, aunque la diferencia apenas se aprecia. Ahora están construidos en el mismo tono mate que el resto del mando. El tacto es sensacional.

Análisis mando Xbox Series S

En el frontal nos encontramos con un botón "share" que facilita la captura de contenido (como hemos mencionado más arriba) justo en el centro. Pero sobre todo, aplaudimos el cambio en la cruceta de control. Esta cruceta digital está inspirada en una de las posibilidades que incluye el mando elite de Xbox One, y añade un área que podemos presionar en las diagonales, lo que hace que, por ejemplo, mejore el control en los juegos de lucha.

Análisis Xbox Series X cruceta mando

La alimentación del mando de control, requiere dos pilas AA, aunque podemos comprar un kit carga y juega por separado. Si lo vamos a utilizar con cable (no incluido en la consola), en el frontal hay un puerto USB tipo C (recordad que en la consola anterior era tipo B), situado junto al botón para la sincronización inalámbrica. 

Análisis Xbox Series X mando puerto USB-C

Y se trata de un mando pensado para conectarse a través de Bluetooth con diferentes dispositivos, como PC y smartphone, para facilitar el juego por streaming. 

Aumento de almacenamiento

Una parte esencial del análisis de Xbox Series X y Series S se refiere a las posibilidades de ampliación de la máquina. Xbox Series X nos permite ampliar la capacidad de almacenamiento por dos vías. La tarjeta propietaria de almacenamiento SSD que funciona como una ampliación del disco duro interno (por ahora disponible el modelo de 1TB) y los discos duros USB.

Nosotros hemos probado conectando un disco USB SSD a la consola. Primero tenemos que formatear el disco desde el menú de configuración (hay que tener en cuenta que el formato para instalar juegos es diferente del formato multimedia, para guardar contenido capturado). En la pestaña sistema, almacenamiento, seleccionamos el disco que acabamos de conectar y le damos formato. Sólo podremos instalar juegos y aplicaciones en las unidades que tengan una capacidad de 128 GB o más

EMBARGO almacenamiento Xbox Series X

La tasa de transferencia a un USB 3.1 es muy rápida, como muestra, hemos transferido DOOM Eternal (tamaño de 64,46 GB) en 3 minutos y 10 segundos. Pero, ¿cómo afecta tener un juego instalado en un disco duro respecto a tenerlo en el almacenamiento interno de la consola? En el test de Hobbyconsolas hemos probado a ejecutar el juego de Bethesda desde disco USB y tarda apenas 2 segundos, casi no se nota la diferencia respecto a tener el juego en el almacenamiento interior.

EMBARGO almacenamiento Xbox Series X

Evidentemente, el rendimiento de los juegos es el mismo, independientemente de dónde los hemos colocado. Este sistema funciona sólo para juegos retrocompatibles pero no para los juegos mejorados de Series X. 

EMBARGO almacenamiento Xbox Series X

Retrocompatibilidad

ATENCIÓN. Los vídeos de esta sección del análisis de Xbox Series X y Series S muestran los juegos en modo retrocompatible. 

La retrocompatibilidad en Xbox Series X es uno de los puntos fuertes de la máquina. En primer lugar, el hecho de que podamos jugar miles de títulos de las tres generaciones anteriores en una consola es una gran ventaja, tanto para aquellos que ya posean una biblioteca de juegos de Xbox, 360 y One, como para quienes se hagan ahora con su primera Xbox (que gracias al mercado de segunda mano o a las descargas a través de la store pueden recuperar joyas).

La lista completa de juegos retrocompatibles en Xbox Series X y S (miles de títulos) se puede consultar en la página oficial de Microsoft.

Todos los juegos retrocompatibles disfrutan de HDR de forma automática, gracias al hardware. Los desarrolladores no necesitan tocar el código para implementar más profundidad de color (dependiendo del juego es más notable). Pero no es la única mejora que vamos a disfrutar en nuestros "viejos" juegos. Los tiempos de carga también se reducen de manera alarmante, se aplica un filtro anisotrópico 16x (mejora la calidad de las texturas oblicuas y sirve también como antialiasing para que no haya bordes de sierra) y hay mejoras en la tasa de FPS y en la resolución. 

Esto es lo que respecta a los juegos de las dos primeras consolas, pero ¿cómo mejoran los juegos de Xbox One retrocompatibles? Hay que advertir que las mejoras dependen de cada título. Por ejemplo, Microsoft ya ha mostrado juegos de Xbox One, como Fallout 4 corriendo a 60 FPS en la máquina (respecto a los 30 FPS originales).

Halo Master Chief Collection alcanzará 120 FPS (campaña y multijugador) y resolución 4K en Series X. Estos juegos, sin embargo, no se benefician del disco duro SSD, y se pueden ejecutar a la misma velocidad desde el almacenamiento externo a través de USB.

Juegos de lanzamiento

Nuestra review de Xbox Series X y Series S se completa con la experiencia de juego. Las consolas de Microsoft no cuentan con ningún juego exclusivo de lanzamiento. Microsoft ha apostado por una transición suave, lo que significa que todos los juegos con versión "next gen" se podrán jugar también en las consolas de la anterior generación. Sin embargo, hay un puñado de juegos de Microsoft con mejoras exclusivas y juegos "thrid party" con versión para la nueva generación.

La lista de juegos de lanzamiento para Xbox Series X incluye los siguientes títulos que incluirán mejoras específicas para la consola. Todos los juegos de Microsoft ofrecen Smart Delivery, es decir, que se descargará de forma automática y sin coste adicional, la mejor versión para nuestra plataforma. Podemos hacernos con el juego de Xbox One y después disfrutar de la versión mejorada para Series X gratis. 

  • Assassins Creed Valhalla (Smart Delivery)
  • Borderlands 3 (Smart Delivery)
  • Bright Memory 1.0
  • Cuisine Royale (Smart Delivery)
  • Dead by Daylight (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • Devil May Cry 5: Special Edition
  • DIRT 5 (Smart Delivery)
  • Enlisted
  • Evergate
  • The Falconeer (Smart Delivery)
  • Fortnite
  • Forza Horizon 4 (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • Gears 5 (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • Gears Tactics (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • Grounded (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • King Oddball (Smart Delivery)
  • Maneater (Smart Delivery)
  • Manifold Garden (Smart Delivery)
  • NBA 2K21 (sólo con la Mamba Forever Edition)
  • Observer: System Redux
  • Ori and the Will of the Wisps (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • Planet Coaster (Smart Delivery)
  • Tetris Effect: Connected (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • The Touryst (Xbox Game Pass + Smart Delivery)
  • War Thunder (Smart Delivery)
  • Warhammer: Chaosbane Slayer Edition
  • Watch Dogs: Legion (Smart Delivery)
  • WRC 9 FIA World Rally Championship (Smart Delivery)
  • Yakuza: Like a Dragon (Smart Delivery)
  • Yes, Your Grace (Smart Delivery)

A todos estos juegos podemos añadir Call of Duty Black Ops Cold War (lanzamiento el 13 de noviembre) o Immortals Fenyx Rising (3 de diciembre) y títulos que se actualizarán a lo largo de 2021, como The Witcher 3 Wild Hunt y Cyberpunk 2077 (ambas actualizaciones gratis a través de Smart Delivery). Entre los lanzamientos confirmados para los primeros meses de 2021 aparecen Outriders, Far Cry 6, Balan Wonderland o Lego Star Wars The Skywalker Saga. Aquí os contamos cómo será jugar a Fortnite en Xbox Series X.

En el test de Xbox Series X y Series S de Hobbyconsolas hemos probado Gears 5 (mejora en la iluminación con resolución dinámica hasta 4K, hasta 120 FPS en el modo multijugador, secuencias 4K y 60 FPS), , Forza Horizon 4, Yakuza Like a Dragon (1440p y 60 FPS)... podéis ver nuestra comparativa de rendimiento comparando Xbox One X y Xbox Series X. Se notan las mejoras. Los tiempos de carga se reducen drásticamente, y se puede apreciar el "upgrade". Sin embargo, aún tendremos que esperar al lanzamiento de juegos más optimizados para tener una experiencia auténtica de nueva generación. 

Reproducción DVD, Blu-Ray  y Blu-Ray 4K

Sólo en el modelo Series X, el que cuenta con unidad de disco, podemos reproducir películas en DVD, Blu-Ray y Blu-Ray 4K UHD. Para ello, primero debemos instalar el reproductor desde Microsoft Store (nos dirigirá de forma automática al introducir un disco y tratar de reproducirlo). Tras 108 MB de instalación, que es muy rápida, podemos ver nuestras películas. 

En este caso, la consola si emite un ruido (mínimo) mientras lee el disco, la velocidad de acceso a las películas es la misma que en Xbox One X (hemos probado varios títulos) y los menús de reproducción también son iguales. La calidad es excelente, dependiendo del máster de la película. 

Lo mejor

  • La retrocompatibilidad con juegos de las tres generaciones anteriores: Xbox, Xbox 360 y Xbox One. Si nunca habéis tenido una consola de Microsoft, esta es la oportunidad de disfrutar de los juegos más relevantes de 4 generaciones. Por otra parte, si ya tenéis juegos de cualquiera de las máquinas anteriores, es una forma de poder seguir disfrutando de ellos, con mejoras en títulos seleccionados (tiempos de carga reducidos, aumento de la resolución o aumento de la tasa de FPS). Las partidas de los juegos guardadas en la nube se trasladan a la nueva máquina. 
  • Xbox Series X es una consola que hace mucho más fácil y cómoda la experiencia del usuario. La velocidad del disco duro SSD, permite un arranque casi inmediato y el cambio entre juegos, a través de quick resume, supone un paso de gigante en la comodidad para jugar.
  • La consola es muy silenciosa y no emite demasiado calor, siempre que la tengamos en un espacio abierto.
  • Xbox Series S permite que muchos usuarios -que no se pueden permitir un gran desembolso, den el salto a la nueva generación, con la única salvedad de que no podrán disfrutar de los juegos en resolución 4K y que no contará con unidad de disco. 

Lo peor

  • No cuentan con ningún juego exclusivo, diseñado para Xbox Series X y Series S, que aproveche al máximo sus prestaciones. Todavía no hay juegos que incorporen iluminación por Ray Tracing, por ejemplo.
  • La capacidad del disco duro de Series S, para tratarse de una consola sólo digital, se queda muy corta. 
  • Xbox Series S muestra algunas carencias dependiendo de los juegos que van más allá de la resolución (como menores tasas de FPS o ausencia de Ray Tracing...)
  • No posee una interfaz propia, ni cambios en el diseño del mando o en las funciones básicas del hardware que hagan la experiencia más rompedora. Demasiada familiaridad con la generación anterior.

Opinión de David Martínez

Hacer la review de Xbox Series X y Series S ha sido algo muy emocionante. Siempre es motivo de celebración la llegada de una nueva consola (y en mi caso he vivido profesionalmente 4 recambios generacionales). Es normal que la comunidad de jugones esté tan revuelta en este grandísimo final de año. 

Mi experiencia con Xbox Series X ha sido excelente, aún cuando tenía que analizarla y no comportarme como un fan más. No sé cómo hemos conseguido vivir todo este tiempo sin funciones como el reanudado rápido y los tiempos de carga reducidos... ya no quiero volver atrás. Mi sensación es que se trata más una evolución de lo que había experimentado con Xbox One X que una revolución (esta familiaridad se debe en gran parte a compartir el interfaz de usuario, el diseño del gamepad e incluso la línea de diseño de la máquina). Al enchufar la máquina me he sentido demasiado "familiarizado" con algunos aspectos, lo que hace que se pierda algo de sorpresa.

xbox series x spot halo

Xbox Series X me parece una gran máquina, y sólo lamento que no haya contado con ningún juego exclusivo de salida que aprovechase la potencia de la consola. Me imagino lo diferente que hubiera sido este análisis de Xbox Series X si hubiese llegado acompañada de Halo Infinite (retrasado hasta 2021). Por cierto, olvidad todos los rumores sobre que el hardware se calentaba demasiado o el ruido... es una pieza increíble de ingeniería. Una última cosa, en mi opinión, merece la pena el esfuerzo extra, y pasar directamente a Series X en lugar de Series S por varios motivos (unidad de disco, capacidad del disco duro y comportamiento con los juegos). Pero aplaudo la política de consolas baratas que faciliten el acceso a la nueva generación.

Opinión de Alberto Lloret

Microsoft tiene clara su línea, hacia donde quiere ir, y estas nuevas máquinas son un claro reflejo de ello. Disfrutar de su catálogo en cualquier,sitio, con cualquier máquina, y sin concesiones, atacando al mismo tiempo a todos los segmentos. Game Pass es el centro de la experiencia, y da igual si sólo tienes PC, un móvil o piensas comprar Series S o Series X. 

La convergencia entre todas estas plataformas ha sido determinante en algunas decisiones, como que compartan un interfaz idéntico, o adaptado. Personalmente, es lo que menos me ha gustado: le quita "la parte de novedad", de descubrimiento, inherente a estrenar un hardware nuevo. Todo es conocido y está en el mismo sitio, si ya has tenido antes una Xbox. 

Me pasa un poco lo mismo con el mando: el Xbox Controller es un gran mando, y ahora con el simple añadido del botón Share/Captura es todavía más cómodo. Pero, de nuevo, se echa en falta alguna novedad más, de diseño, funcionalidad... Entiendo que no lo han modificado más por unificar el ecosistema, pero quizá un sucesor al estilo del mando Elite, con cuatro botones o palancas traseras, hubiera bastado para dejar sensaciones más novedosas.

Aun con esto, basta con estar un rato con ellas, en especial Series X, para comprobar lo que supone el Quick Resume para retomar un juego en apenas segundos, aún con la consola apagada, o saltar entre dos títulos distintos. Durante las pruebas que he podido hacer he encontrado fallos, juegos que han perdido el sonido al usar Quick Resume (Yakuza Like a Dragon) o que no arrancaban... Pero no me cabe la menor duda de que todo esto se solucionará con actualizaciones, bien de sistema, bien por juego, y será uno de los puntos estrella de los nuevos sistemas.

Desde el punto de vista de diseño son dos MAQUINONES. Preciosos, compactos (Series S es una monada), y por mucho "jiji jaja" con que parece un frigorífico, ambas tienen un gran diseño, Silenciosas hasta decir basta, puedo decir que la parte "física" me gusta más que en PS5. Series X es voluminosa (me entra justo debajo de la tele), pero infinitamente más pequeña que cualquier ordenador gaming.

Por último, aunque las mejoras técnicas en la pila de juegos actuales y retro de anteriores generaciones son más que evidentes, y suponen un aliciente para recuperar ese juego viejo "que vuelve a ser nuevo", echo en falta EL JUEGO de lanzamiento que me venda la consola con los ojos cerrados. Hubiera bastado una "virguería" para demostrar todo lo que podemos esperar. Un "esto es lo que está en camino"... y no juegos intergeneracionales con mejoras.

Aun con todo, no me cabe la menor duda de que las novedades que traen Xbox Series X, y Series S, junto con Game Pass, son un punto de partida inmejorable, infinitamente mejor de lo que fue Xbox One, con su dicotomía hacia la TV o Kinect. Xbox sabe hacia dónde va, y qué tiene que hacer para llegar... y los primeros pasos no podían ser más firmes. Sólo hace falta tiempo para que sus estudios, y los third parties, expriman todo el poder y nos asombren como merece una nueva generación.  

Opinión de Daniel Quesada

Creo que hay dos palabras que definen perfectamente Xbox Series X: elegancia y eficiencia. La nueva generación de Microsoft no busca asombrar con un aspecto o posibilidades jugables "de otro mundo", sino que se ha apostado por aprovechar toda la experiencia acumulada hasta ahora en la familia Xbox y potenciarla al máximo. El resultado es una consola sobria pero atractiva por fuera e incontestable en su rendimiento técnico.

Por supuesto, aún faltan juegos propios que nos demuestren su personalidad única, pero probar los anteriores con sus nuevas posibilidades me han recordado a cuando vi los gráficos HD por primera vez: cuando lo experimentas dices "sí, está mejor, pero tampoco es para tanto, ¿no?". Sin embargo, cuando "bajé" a ver gráficos en definición estándar me di cuenta de la enorme diferencia.

Lo mismo sucede aquí con los tiempos de carga de Series X. Cuando experimentas las cargas prácticamente nulas y juegos que se muestran ante ti al instante, con solo pulsar un botón, no puedes evitar sentirte en el "pleistoceno" al regresar a la generación que ahora acaba y apoyar el mentón en la mano mientras esperas muuuuchos segundos a que se cargue tu juego. 

A todo esto, claro, hay que sumar la "estrategia de ecosistema" de Microsoft, con un Game Pass que cada vez convence a más amigos con los que hablo. De nuevo, sí, faltan juegos first party nuevos que atraigan, pero el fondo de catálogo es taaaaan amplio, que eso solo importa al que sea muy insider del sector y lo pruebe todo al día. Pero ese no es el caso de la inmensa mayoría del mercado...

En el caso de Xbox Series S no lo tengo tan claro. La consola es muy bonita por fuera, sí (atrás quedaron los memes sobre su enorme círculo negro, muchos de nuestros lectores aseguran que es el diseño que más les gusta de la nueva generación), pero no me convence que la diferencia de precio justifique quedarse sin lector de disco y con menos potencia. Sinceramente, por ese precio prefiero la aún estupenda Xbox One X con su lector. Pero oye, desde luego, no será por opciones...

Hemos realizado este análisis de las nuevas Xbox Series X & Series S gracias a las consolas que nos ha proporcionado Microsoft.

Y además