Transference
Análisis

Análisis de Transference para PS4, Xbox One, PSVR y PC

Por Alberto Lloret

Versión comentada: PS4

Análisis de Transference, una nueva aventura que podemos jugar tanto con el visor PS VR como sin él que nos invita a bucear en la mente de una persona, recreada digitalmente. Una propuesta original, que combina exploración, puzles y momentos con toques de terror, que resulta mucho más impactante si lo juegas en realidad virtual.

Quizá muchos no se acuerden, pero en el E3 de 2017, Ubisoft anunció un enigmático proyecto que llamó la atención del público interesado en la realidad virtual. Se trataba de Transference, que con su trailer de imagen real, protagonizado por Elijah Wood y otros actores, fue capaz de dejarnos con muchas intrigas.

Su propuesta era a priori de lo más interesante: utilizar el casco de realidad virtual para ser capaces de meternos en la mente, recreada virtualmente, de otras personas. De revivir "lo que vio". Una forma de recrear y preservar digitalmente los recuerdos y vivencias de otras personas.

Tras esta atractiva propuesta se esconde Spectravision, una productora fundada por Elijah Wood y otros socios que está especializada en thrillers y, sobre todo, cine de terror, que nos ha dejado producciones como Open Windows o Cooties: Dulces Criaturas, entre otras muchas cintas.

Su alianza con Ubisoft les ha permitido crear su primer videojuego, Transference, que justo aborda esos géneros para contarnos la historia de un obstinado investigador dispuesto a crear un sistema para preservar digitalmente la mente y recuerdos de otras personas.

Transference Analisis 2

Pero, como suele suceder en este tipo de experimentos, las cosas se tuercen y comienzan a pasar "cosas raras". No ahondaremos mucho más en la historia por no destripar sorpresas, pero comenzamos entrando en la mente, recreada digitalmente, del investigador, para intentar descubrir qué ha pasado.

Por decirlo de una forma rápida, Transference ofrece un planteamiento propio de las aventuras. No hay acción, ni armas de ningún tipo. Tan sólo recorremos una casa, interactuando con cientos de objetos (fotos, cajones...) y, como en las aventuras gráficas, recogiendo algún ítem y utilizándolo en los lugar correcto.

Transference Analisis 3

La gracia del asunto es que estamos en una mente "virtual", digital, en la que puede pasar de todo. Por ejemplo, que falten archivos relativos a una zona o que haya zonas corruptas, que podemos reparar de distintas maneras, por ejemplo, resolviendo un puzle (como descubrir una contraseña, encontrar la frecuencia exacta en una emisora de radio...). 

Además, el juego introduce otro elemento "disruptor" para jugar con nuestra mente y despistarnos, y son los interruptores de la luz: cuando los pulsamos, la casa cambia, bloqueando y abriendo caminos y modificando algunas habitaciones, en ocasiones como si visitáramos otra época, momento o recuerdos de otra persona.

Transference Analisis 1

Lo cierto es que estos puzles y situaciones ni son especialmente difíciles ni buscan atrapar al jugador. Normalmente nos movemos por una zona de la casa más o menos limitada, y explorando un poco resulta sencillo descubrir qué hacer para seguir avanzando. No es un juego difícil, que busque dejarnos atrapados.

Sobra decir que jugando con el visor de realidad virtual, la experiencia gana muchísimo en intensidad. No es un juego que busque asustarnos a cada paso, pero tiene momentos bastante intensos, que incluso nos han recordado por ambientación a P.T., el anticipo de lo que iba a ser el cancelado Silent Hills. Asustar, asusta, sobre todo con el casco de realidad virtual.

Transference Analisis 4

¿Y todo esto en qué se traduce? Pues que en unas 2-3 horas, en una sentada de una tarde, es posible dar carpetazo al juego. Quizá no consigas todos los trofeos, ni desbloquearás todas las cintas de vídeo que dan más datos sobre la historia, pero creo que queda claro: Transference es una experiencia de juego bastante breve, para los 24,99 euros que cuesta.

Pero lo peor de todo es que ése no es su único problema: por extraño que parezca, el juego llega sólo con los textos en castellano (las voces se han quedado en inglés). Así pues, saca un poco de la experiencia estar viendo un vídeo de imagen real y que los subtítulos aparezcan sobreimpresos en la pantalla. O que oigas voces en la casa... y tengas que leer qué dicen (si no entiendes inglés).

Transference Analisis 5

Las interpretaciones de estos vídeos son, por decirlo de un modo un poco suave, dignas de telefilm del domingo a las 16:00 en Antena 3. No llegan al nivel de Night Trap, pero... por poner un ejemplo, el actor que da vida al investigador, o su esposa, resultan poco convincentes, y eso tampoco termina de ayudar a que nos veamos arrastrados por la trama.

La cosa no acaba ahí. Aunque se puede trastear con las opciones de control, el manejo resulta bastante lento y algo tosco, quizá para evitar mareos jugando con el visor PlayStation VR. Se echa en falta un botón para correr o movernos un poco más rápido. Si Resident Evil 7 lo logró, teniendo bastante acción, ¿por qué no exigirlo aquí? 

Transference Analisis 7

Dado su pausado desarrollo, incluso podrían haber casado bien los controles por movimiento con dos mandos Move para interactuar con los objetos y realizar algunas acciones que ofrece el juego, como rotarlos o examinarlos, que aquí se realiza con los sticks del Dual Shock 4.

Todas estas cosas se vuelven especialmente evidentes cuando jugamos sin PlayStation VR, opción que por algunos detalles parece haberse añadido a última hora para intentar llegar a un público más amplio. Aquí el control sigue siendo igual de lento y tosco, y pierde el atractivo de la inmersión, resultando una experiencia bastante más plana, y menos espectacular o aterradora (los sustos no lo son tanto).

Transference Analisis 6

Por suerte, no todo es negativo. Transference cuenta con una ambientación bastante notable, tanto visual como sonora. La casa es capaz de sorprender con algunos rincones bastante tétricos y con algunos momentos que, sí, inquietan bastante. Si te fijas en sus detalles, como las pintadas en las paredes, se nota que está bastante trabajada.

El sonido también ayuda a reforzar estas sensaciones, sobre todo si juegas con PS VR y su posicionamiento 3D del sonido. Hubiéramos agradecido que las voces hubieran llegado dobladas, pero el doblaje original es bastante convincente y si dominas el idioma inglés, no echarás en falta la pista en castellano (los subtítulos se pueden desactivar).

Por todo ello, Transference es una propuesta que disfrutarán sobre todo quienes posean un visor PlayStation VR. Si aún no tienes claro si este juego es para ti, o si te puede gustar, puedes probar la demo que lleva disponible unas semanas (el vídeo que hay encima de estas líneas pertenecen a la demo), y que cuenta hechos previos al juego.

Puede que no sea el juego que defina el catálogo de PS VR, pero sin duda, tiene ideas interesantes y demuestra el potencial narrativo de Spectravision en este medio. Para ser su primer juego, es una propuesta más que digna y que nos deja soñando con lo que podrán conseguir en el futuro, si siguen avanzando en esta línea. No es perfecto, de hecho puede resultar bastante sencillote como juego... pero tiene "algo" que, esperemos, crezca en futuras producciones del estudio.

Valoración

No definirá el catálogo de PS VR, pero tiene ideas interesantes y demuestra el potencial de Spectravision en el medio. Para ser su primer juego, es una propuesta digna y que nos deja soñando con lo que podrán conseguir en el futuro. Como juego es bastante sencillote... pero tiene "algo" que, esperemos, crezca en futuras producciones del estudio.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

La atmósfera. Los sustos y momentos de tensión. Las "locuras" que nos esperan en la casa. La "corrupción" del entorno. El sonido y la música.

Lo peor

Es corto: en unas 2-3 horas lo puedes finiquitar. El control es algo tosco y el avance, lento. Jugando en VR, puede marear. No llega doblado.