¿Shoot 'em up? ¿Visual novel? ¿Investigación y puzles? Yurukill es una de las cosas más locas que he jugado en mucho tiempo

Yurukill

Os traemos el análisis de Yurukill: The Calumniation Games, una obra singular que mezcla géneros tan dispares como shoot 'em up o visual novel y que cuenta con una historia escrita por el creador de la popular Kakegurui.

¿Alguna vez habéis empezado a jugar a algo a ciegas, sin tener muy claro en qué consistía o de qué trataba, y os dejado con la boca abierta cada cinco minutos? Si nunca habéis experimentado esa maravillosa sensación (o algo parecido), tenemos el juego para vosotros: Yurukill: The Calumniation Games.

Si, como nosotros, nunca habíais oído hablar de Yurukill hasta el momento en que nos dijeron "te toca analizar esto", os bastará con saber que se trata de un videojuego desarrollado por Izanagi Games (responsables de Death Come True y World's End Club) que llega a PS4, PS5, Nintendo Switch y PC el próximo 8 de julio (y en edición física, por si os interesa).

VIDEO

Gameplay de Yurukill: The Calumniation Games

¿Qué es exactamente Yurukill? Se podría decir que es ante todo lo que los japoneses denominan como "Escape Adventure": una novela visual con toma de decisiones, investigación, puzles, etc., muy en la línea de la saga Danganronpa. 

Pero, en un giro inesperado de los acontecimientos, Yurukill también cuenta con fases de shoot 'em up (matamarcianos de toda la vida) estilo bullet hell que han sido desarrolladas por G.rev, un veterano estudio dentro del género.

¿Qué tal funciona esta combinación? Y lo qué es más importante: ¿cómo narices justifican la mezcla de géneros tan distintos? En nuestro análisis de Yurukill: Tha Calumniation Games, os lo explicamos.

El juego del perdonar (o matar)

Imaginad que un día os despertáis y descubrís que os han encerrado en una celda y os han colocado un collar que, bajo ciertas circunstancias (como intentar quitároslo), os clavará un aguijón cargado de veneno. Pues eso es lo que le sucede a Sengoku Shunju, un joven japonés que lleva diez años cumpliendo condena por unos crímenes que asegura que no cometió.

Como Sengoku, otros cinco supuestos criminales se encuentran en esta situación, y no tardan en descubrir que alguien les ha llevado hasta Yurukill Land, una suerte de parque de atracciones en una isla remota, para participar en un juego muy retorcido: si superan las pruebas que les han preparado, podrán librarse de su condena... Incluso aunque sean culpables de verdad.

Yurukill

Pero no están solos: cada uno de los criminales debe formar equipo con otra persona... Que es nada más y nada menos que la víctima colateral de los crímenes que (supuestamente) cometieron. Con semejante alianza incómoda, ambos deben superar las pruebas para, finalmente, determinar si el acusado debe ser perdonado (yuru) o morir (kill).

Como veis sólo la premisa ya es tremendamente interesante y os aseguramos que la cosa no deja de mejorar en todo momento. No en vano, el guion de Yurukill está escrito por Homura Kawamoto, autor de la popular Kakegurui - Compulsive Gambler. Vamos, que la historia es uno de sus puntos fuertes y, como se suele decir, engancha de principio a fin.

Yurukill

El juego está dividido en capítulos centrados en cada uno de los cinco grupos de prisioneros y verdugos, permitiéndonos profundizar en los crímenes y sus implicados. Uno de los aspectos más entretenidos es ir conociendo a los personajes, la relación que los une e ir desentrañando poco a poco su implicación (o no) en los crímenes... entre otros muchos misterios.

La historia está presentada a modo de novela visual, lo que significa que la narración se realiza casi en su totalidad con retratos de los personajes y cuadros de diálogo. Ahora bien, lejos de ser algo aburrido o poco trabajado, los retratos cuentan con un gran número de expresiones y mueven los labios al hablar (con voces en japonés).

Yurukill

El diseño artístico de todos y cada uno de los personajes derrocha carisma, y nos ha recordado bastante al particular estilo de Vanillaware. Y lo mismo se puede decir de la interfaz de usuario, el diseño de menús y las "cajas" de diálogo (que cambian según el estado de ánimo del personaje), pues también tienen mucha personalidad, en este caso con reminiscencias de la celebrada IU de Persona 5.

Dentro de las conversaciones, en ocasiones, también tenemos la posibilidad de dar diferentes respuestas; a veces, simplemente para obtener reacciones... y otras con implicaciones mucho mayores. 

Porque la faceta de novela visual no consiste sólo en leer: en las atracciones, Yurukill se transforma en un juego de misterio que nos lleva a explorar una ubicación compuesta por distintas salas, cada una con objetos con los que podemos interactuar mediante una retícula y un buen puñado de puzles.

Yurukill

Los hay de todo tipo: desde puzles matemáticos hasta rompecabezas que ponen a prueba nuestro nivel de atención. Si nos quedamos atascados, Yurukill nos permite seleccionar hasta tres pistas (cada una más reveladora que la anterior) en cada rompecabezas. No hay penalización por usarlas, así que es una forma muy chula de ajustar la dificultad de los puzles sobre la marcha.

Llegados a cierto punto, en ocasiones también nos enfrentamos a una sesión mortal de preguntas y respuestas conocida como Maji-Kill. A grandes rasgos, se trata de momentos en los que la tensión entre los Prisioneros y los Ejecutores alcanza el punto álgido y debemos responder correctamente, manteniendo la tensión dentro de un porcentaje, para evitar ser ejecutados.

Yurukill

Todo estos elementos acaban culminando con la fase shoot 'em up, que está explicada dentro del universo de Yurukill como un juego de realidad emocional (que es como la virtual, pero más intensa) donde el Prisionero controla la nave atacante y el Ejecutor a los enemigos a los que se enfrenta.

Haber contado con un estudio diferente para encargarse de estas secciones jugables ha sido una idea muy acertada, pues las fases de disparos son francamente buenas. Tenemos los elementos habituales de este tipo de juegos (naves con diferentes tipos de disparo, power-ups, ataques especiales...), aderezados con una buena dosis de bullet hell cuando toca pelear contra los jefes.

Yurukill

Yurukill presenta además una mecánica muy interesante: al destruir enemigos podemos recoger un recurso para rellenar el indicador Outburst, que sirve tanto para realizar ataques especiales que destruyen los disparos enemigos como para resistir los impactos (cuando el indicador alcanza o supera el 20%), lo que nos invita a valorar si los utilizamos o los reservamos para un momento peliagudo.

Para rizar el rizo, si somos muy hábiles y logramos resistir hasta rellenar el medidor al 100%, podemos utilizar una poderosa bomba EX que puede tumbar a los jefes de golpe y plumazo. Es una manera muy satisfactoria de recompensar la habilidad del jugador.

La gracia está en que estas fases están salpicadas con "momentos visual novel" en los que debemos formar frases relacionadas con los acontecimientos o presentar pruebas que demuestren la inocencia del personaje, todo con el objetivo de penetrar en la mente del Ejecutor y acabar con sus prejuicios. Y si respondemos de forma incorrecta, perdemos tres valiosas vidas.

Yurukill

Si, por el contrario, queremos disfrutar de las fases shoot 'em up sin interrupciones, desde el menú principal podemos jugar todas las que hayamos desbloqueado hasta el momento con la nave que prefiramos y, de paso, competir en el ranking mundial por la mejor puntuación.

Llegados a este punto, no hace falta que os digamos que Yurukill: The Caluminiation Games nos ha gustado MUCHO. Pero hay dos aspectos negativos muy a tener en cuenta: el primero es que el juego nos llega con textos en inglés; hay posibilidad de cambiar el idioma a francés o alemán... Pero nada de español

Y dado que estamos ante un juego que nos obliga a leer enormes cantidades de texto, no dominar o entender el idioma puede ser una barrera de entrada gigantesca.

Yurukill

Puede que estéis pensado: "bah, me lo voy a comprar sólo por las fases de disparo y para eso no me hace falta leer nada", pero como comentábamos hace un momento, para desbloquearlas primero hay que progresar en la historia. De lo contrario, sólo vais a poder jugar a la primera fase desde el menú principal.

El otro aspecto negativo es que la versión de Nintendo Switch, que es a la que hemos jugado a la hora de realizar este análisis, presenta unas brutales ralentizaciones en las fases de disparo... Hasta el punto de que la acción llega a ir a cámara lenta durante varios segundos (lo que, por otro lado, facilita un tanto las cosas a la hora de esquivar disparos).

Yurukill

No hemos tenido oportunidad de probar las versiones de PS4, PS5 o PC, pero dadas las características técnicas de dichas plataformas, suponemos que el resto de versiones no presentan estos problemas técnicos (o, al menos, no creemos que sean tan graves).

Pese a esto, hemos disfrutado como enanos de Yurukill, de su historia cargada de giros y de sus trepidantes secuencias de acción. Si os van este tipo de juegos o si estáis cansado de "lo mismo de siempre", os aseguramos que aquí tenéis un juego como nunca antes habíais visto.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Combinar cosas tan distintas parece una mala idea, pero Yurukill se las apaña para convencernos de que su mezcla de géneros casa a la perfección. Pero lo mejor es que logra despuntar en todos los aspectos, lo que significa que estamos ante una gran visual novel... y un fantástico shoot 'em up.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La historia, llena de giros inesperados. El diseño artístico de los personajes y la UI. Las trepidantes fases de shoot 'em up.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Graves problemas de rendimiento en las fases de disparos. Textos en inglés.

Plataformas:

Nintendo Switch,

PC,

PS4,

PS5

Versión comentada: Nintendo Switch

Hobby

80

Muy bueno

Y además

Yurukill: The Calumniation Games

Carátula por defecto

Plataformas:

Nintendo Switch, PC, PS4, PS5

Lanzamiento: