Annabelle vuelve a casa
Análisis

Crítica de Annabelle vuelve a casa, el regreso de la terrorífica muñeca

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Annabelle vuelve a casa (Annabelle Comes Home) escrita y dirigida por Gary Dauberman en base a una historia de James Wan. En cines a partir del 12 de julio.

Ya queda poco para el estreno de una de las películas de terror más esperadas del año: Annabelle vuelve a casa es la tercera cinta spin-off de Expediente Warren centrada en la diabólica muñeca y está dedicada a la memoria de Lorraine Warren, fallecida este mismo año.

Las mejores ediciones de toda la saga de Expediente Warren

Para situarnos cronológicamente, se ubicaría justo después de la presentación que de ella hizo James Wan en Expediente Warren: The Conjuring, la primera película de la franquicia madre. De hecho, las dos jóvenes que casi se mueren de un infarto al descubrir las capacidades de la muñeca, la dejan en poder de los demonólogos para que la custodien. A continuación, os ofrecemos una guía de visionado del universo Warren mientras que aquí encontraréis todas las películas de la saga por orden de estreno:

Esto quiere decir que Annabelle vuelve a casa está ambientada en los años 70, si bien es cierto que a nivel estético y de dirección artística dedica menos esfuerzos que otras películas similares a recrear la época. De hecho, prácticamente en su totalidad, se desarrolla en el interior del hogar familiar.

Tras un largo viaje hasta su casa en el que el matrimonio tiene ocasión de percatarse hasta qué punto Annabelle es una suerte de imán para las almas en pena, "contienen el mal", encerrándola bajo llave en una urna bendecida en la conocida como la "sala de los artefactos". Concebida casi como un Museo del Ocultismo, esta estancia que, en la ficción, se ubica en el sótano del hogar familiar, contiene toda clase de objetos malditos, usados en rituales o con una historia paranormal a sus espaldas.

Los Warren tendrán que ausentarse durante una noche en la que su hija Judy queda al cuidado de una nanny de confianza: la joven Mary Ellen. Una de sus amigas, Daniela, espoleada por la curiosidad y con el ánimo de contactar con su difunto padre, se internará en los oscuros secretos que alberga la familia y desatará, muy a su pesar, todo el poder de la muñeca.

Una montaña rusa del terror

Annabelle vuelve a casa saca toda la artillería pesada recordando poderosamente las películas corales de Expediente Warren. Gary Dauberman, guionista de AnnabelleIt (Eso) o La monja, debuta en esta cinta como director, mientras que James Wan se mantiene en su puesto de productor además de haber contribuido a la creación de la película escribiendo la historia en la que se basa el guión desarrollado por Dauberman.

Lo primero que hay que señalar es el sello de autor. A menudo, nos referimos a toda esta saga como el Warrenverso y qué duda cabe que su gran artífice es James Wan, que ha sabido rescatar los casos en los que estuvieron implicados los personajes reales para darles un nuevo eco terrorífico en la gran pantalla. Hay muchos aspectos de la realización que nos traen a la cabeza sus películas: desde la planificación de algunas escenas hasta la forma de medir los tiempos para proporcionar el susto final en el momento más apropiado.

En un momento dado, la película se convierte en un pasaje del terror. Los poderes latentes de la sala de los artefactos se desatan y las eran meras historias documentadas y suprimidas vuelven a cobrar vida: desde el barquero de Essex hasta el vestido de novia maldito o el hombre lobo (no todas funcionan con la misma intensidad ni tienen la misma carga sentido) y todo ello sin olvidarnos del influjo maquiavélico de Annabelle.

La película no se salta la premisa de mostrar a la muñeca como un ente inanimado: nunca la vemos moverse aunque es evidente que se desplaza y sirve de canal a los espíritus que se apoderan de ella. Como explican en el prólogo los objetos no pueden estar poseídos sino que son utilizados como avatares por presencias que buscan un alma que habitar.

Queda patente que se busca una gran originalidad a la hora de generarnos inquietud: sí, están presentes objetos ya conocidos como la caja de música o el mono de los platos pero también el juego de mesa Feely Meely, una pantalla que se adelanta en el tiempo, una máquina de escribir embrujada, una armadura samurai depositaria de una barbarie y toda una serie de efectos en los que se utiliza el color, las luces y las sombras para crear secuencias pavorosas. El sonido es uno de los grandes aliados de esta película, sobre todo en escenas difíciles de olvidar como la de la novia que recorre una estancia desde fuera y va desantando un cataclismo a su alrededor.

Para entrar en la película, también hay que decirlo, hay que hacerle muchas concesiones. La primera de ellas es obviar las situaciones forzadas y exagerados efectos. No parece muy coherente que el salón se llene de humo y a la canguro de Judy le parezca lo más normal del mundo, por poner un ejemplo simple, o que encuentre en su cama a la muñeca más creepy del mundo y se limite a taparla con una manta.

En cualquier caso, Annabelle vuelve a casa es, de largo, la mejor película spin-off de Expediente Warren que cuenta con Annabelle como protagonista y eso es así, probablemente, porque han sabido acompañarla muy bien de otras amenazas a la altura saliendo un poco del estrecho corsé de "peli sobre muñeca maldita". Aunque nos muestre en pequeñas dosis a los progenitores de la niña, es tal el cariño que se les profesa ya a Vera Farmiga y Patrick Wilson encarnando a Lorraine y Ed que deja buen sabor de boca su mera presencia y ese amor que se profesan y que irradia luz más allá de las sombras que se encargan de contener.

Valoración

El nuevo episodio de Annabelle consigue crear momentos de verdadera tensión y tiene imaginación: si fuese más constante podría ser terrorífica de veras.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Cómo la película explora muchos de los objetos malditos de la famosa "sala de los artefactos" despertando la curiosidad del espectador.

Lo peor

Que algunas criaturas, como el Hombre Lobo te sacan de la historia principal y hasta te hacen reír, rompiendo el clima de terror.

Y además