Ir al contenido principal
The Boys
Análisis

Crítica de The Boys temporada 1 - La serie del cómic en Amazon

The Boys temporada 1 llega a Amazon Prime Video el 26 de julio de 2019. Analizamos la temporada 1 de la serie protagonizada por Karl Urban y producida por Evan Goldberg, Eric Kripke y Seth Rogen, que se basa en el cómic de Garth Ennis.

Hará unas horas, os presentamos la crítica del episodio 1 de The Boys. Ya sabéis la nueva serie de Amazon Prime Video que trata de adaptar el cómic de culto publicado en EEUU por Wildstorm/DC y Dynamite Entertainment y que es una crítica brutal a los superhéroes y a la industria generada en torno a ellos.

Consigue ya las ediciones integrales del cómic The Boys

Al igual que en el cómic original de The Boys, la serie plantea el siguiente escenario: Un mundo poblado por superhéroes que existen de verdad, cuya explotación de derechos de imagen está en manos de un gigante empresarial llamado Vought American. Esta empresa se dedica a comercializar muñecos, cómics, series y películas, basadas en estas celebridades. Y, claro, cuando uno de ellos hace alguna barbaridad o algo que podría poner en peligro su marca, Vought se encarga de taparlo.

Sirva como ejemplo el caso de Hugh Campbell (Jack Quaid), cuya novia Robin (Jess Salgueiro) muere arrollada por A-Tren (Jessie T. Usher), un popular superhéroe velocista similar a Flash. La empresa intenta cubrir el suceso de todas las maneras posibles, encubriendo la negligencia del héroe. Esto hace que Hughie clame venganza y atraiga la atención del misterioso Carnicero (Karl Urban), que busca la manera de acabar con Vought y con sus prodigiosos protegidos.

De esta modo, arranca la serie de The Boys, cuya crítica os hacemos en dos partes. Una para los que venís de leer el cómic original y otra, dedicada a quienes os da igual el cómic y queréis ver una serie en la que se destripe el concepto de superhéroe. A continuación, nuestra opinión acerca de esta temporada 1 de The Boys, constituida por ocho episodios.

Si te gusta el cómic...

... te va a dar una úlcera. Lo más seguro es que, si eres un purista o un fan descarado del cómic original como el autor de estas líneas, te vayas a mosquear bastante. Como hicieran con Preacher (otra colección de Ennis llevada a serie también por Evan Goldberg y Seth Rogen), sus creadores han remezclado los arcos argumentales, cambiando la continuidad, el carácter y la implicación de los personajes. Pero en donde la serie de Predicador mantuvo algún atractivo, esta no acaba de cuajar ni como adaptación.

En este sentido, el cambio de etnia y sexo de algunos personajes es algo accesorio.De hecho, como dijimos recientemente, da bastante igual. Que el Profundo pase de ser afroamericano a ser caucásico y esté interpretado por Chace Crawford o que Stillwell ahora sea una mujer, encarnada por Elisabeth Shue, son detalles menores. Son decisiones justificables incluso, que podrían haber dado bastante juego.

Comparación poster y portada de The Boys
Montaje original: Den of Geek

El problema principal es que la obra de The Boys es un cómic de espías y un thriller, y, al cambiar ciertos eventos, ejes y personalidades, encontramos una serie con un enfoque opuesto, hacia la acción y la comedia negra. Sí, está inspirada en el cómic, pero solo araña la superficie del profundo fondo de su historia. Además, ciertos recursos claves y giros argumentales importantes, la verdad sea dicha, desmerecen mucho y están muy mal aprovechados y abordados. Sobre todo, porque los guiños al cómic están implícitos y buscan esa complicidad del fan espectador, que no acaban de conseguir.

A saber, la importancia del 11-S, la evolución de la personalidad de Wee-Hughie (nada que ver, amigos), la relación de este con Annie, el concepto de superhéroes que hacen proselitismo de la religión, la situación familiar de Leche Materna, el plot twist final del antepenúltimo volumen, el origen de La Hembra, etc... Ciertos conceptos supuestamente provocadores se quedan en aguas de borrajas.  La sensación que nos queda es la siguiente. Es como si la serie de The Boys se tratase de un adolescente que pretende aparentar madurez quedándose desnudo de cintura para abajo en público, en lugar de adoptar una actitud y un discurso que le ganen el reconocimiento que busca. 

¿Es importante que una serie sea fiel al cómic? En este blog hablamos de ello

Que personajes como Terror o La Leyenda, claves en la historia, hayan sido laminados o apartados, también hacen que la serie pierda atractivo para el fan de grupo duro ¿Quizá no hubo valor de insertar a la parodia de Stan Lee y Julius Schwartz? Posiblemente, no lo descartemos. Nadie quiere meterse ahora con la todopoderosa Marvel y arriesgarse a perder el pleito.

Además, la elección de Jack Quaid como Hughie, verdadero protagonista del cómic, no ha sido nada acertada. Físicamente, Quaid es demasiado imponente para el concepto de "hombre mediocre entre letales asesinos y superhombres", y su personalidad y motivaciones están forzadas. Su evolución no acaba de encajar en el planteamiento narrativo de la serie. Sus remordimientos y reservas no están explotados y  la vis cómica y patetismo que desprende el personaje no acaban de generar simpatía. En general, su personaje no está bien escrito, en tanto es excesivamente insulso.

En conjunto, el seguidor medio de Ennis sentirá que la serie de The Boys desaprovecha muchas cuestiones claves del cómic y, en tanto, desarrolla otras independientes, nacidas en la propia adaptación. Algunas de estas, incluso dan vida y están muy bien llevadas. Pero, en su mayoría, dudamos que agraden a este perfil de lector. Cierto es que una serie o película sea fiel al cómic no es sinónimo de éxito. En esta caso, desgraciadamente, esto juego mucho en su contra.

Dicho de otro modo, y resumiendo todo lo dicho anteriormente: si te gustó el cómic original y quieres pasar un mal rato, soltando sapos y culebras, gritando "TRAICION" por la calle y escribiendo discursos en incendiarios en foros de Internet, lo tienes fácil. Adelante, no te cortes, ve la serie de The Boys y tendrás tu perfecta excusa para convertirte en guardián de las esencias y poner a parir a Seth Rogen en Internet.

Ahora, dicho esto, si a ti el cómic te da igual...

Un oasis en el desierto

Para los que sois de un perfil más seriéfilo, y os importa un bledo el cómic, aquí viene nuestra ottro enfoque, que debe también tenerse en mente. Tras el cierre de las primeras temporadas de La Patrulla Condenada de HBO y The Umbrella Academy de Netflix, The Boys temporada 1 se postula como una paradita en el desierto, un oasis en mitad del camino, mientras las dos mejores series de superhéroes disfuncionales regresan a los catálogos de sus respectivas plataformas en España. 

Sin ser tan genial, fresca o atrevida como estas dosseries  anteriormente citadas, The Boys va a dar lo que busca a un público no especializado. Eso sí, sin volvernos locos. Como serie de superhéroes disfuncionales, este título es correcto y tiene elementos chulos muy aprovechados. Empezando por un presupuesto y unos trucos de cámara bastante bien llevados para simular los superpoderes. Aunque, tampoco muy novedosa, ya que aquello de los superhéroes/celebridades ya lo vimos hace poco en Powers, la serie de Sony inspirada en el cómic de Brian Michael Bendis (creador de Alias, el cómic original de Marvel de Jessica Jones).

Por un lado, tenemos a un reparto bien aprovechado, salvo el pobre Jack Quaid, cuyo personaje no acaba de estar ni bien escrito ni tampoco defendido. Por otro, una localización de escenarios bastante óptima, aunque se sobreexploten los almacenes abandonados y zonas industriales. Y, en cualquier caso, los exteriores juegan un papel importante, demostrando un aprovechamiento del presupuesto.

Por otro, la agenda de temas está correctamente planteada, de acuerdo a los problemas sociales que los medios reflejan: acoso sexual en el trabajo, el mal uso de Redes Sociales, la sobreexplotación y saturación del mercado con productos de superhéroes, el racismo simbólico y la xenofobia, la política militar de EEUU, etc... Estos temas, si no conoces el cómic, los verás como elementos muy bien introducidos en la historia, y te resultarán hasta polémicos, controvertidos y arriesgados. De ahí que los reconozcamos como un punto a su favor.

En este marco, podemos entender que hay un intento de modernizar el relato del cómic (de aquella manera) que pasa por mostrar el punto de vista de los súpers. Estos son tanto perpetradores y compinches de un sistema que los utiliza y explota, como a la vez víctimas de él. Las exigencias del mundo del espectáculo, los contratos e, incluso, lo intachable de su imagen pública refleja en gran medida lo que estrellas de Hollywood y celebridades pagan para ser ricos y famosos. Es decir, su alma e integridad. Una crítica que, hemos de admitir, ha sido reflejada de forma certera. 

Cierto es que la dirección, edición y el ritmo de la serie es tremendamente irregular, un precio a pagar por una excelente cinematografía. Lástima que el ritmo narrativo no sea algo fluido. Entre episodios, se dan mucha vueltas a temas que hace que la acción pierda dinamismo y encontramos varios giros de guión bastante desquiciantes y de los que no sabemos cómo sus guionistas pretenden salir. De hecho, la temporada 1 se queda con un cliffhanger que puede reescribir todo el espíritu e intencionalidad del show, haciendo que la serie de The Boys tenga, como mucho, una temporada 2 con la que concluir de forma, más o menos, digna. 

The Boys Amazon Prime

En resumen, The Boys no es nada nuevo más allá de ciertas novedades accesorias de la historia. Juega con elementos cómodos de polémica, lo suficientemente atrevidos para que el espectador se sienta cómplice, pero no demasiado revolucionaria como para ser atrevida o controvertida. Es una serie que se enmarca dentro del género de crítica a los superhéroes, presentando un modelo de personajes "humanizados o traumados", al tiempo que ataca a la propia industria en cómic y en medios audiovisuales. No es lo más rompedor en forma y fondo, pero para los que busquen algo de este palo, lo encontrarán en The Boys.

Valoración

Hobby

Lo mejor

Lo peor

Y además